Academias de Jiangxi

Las academias de Jiangxi

La provincia de Jiangxi recibe el nombre de “Tierra de las Humanidades” porque aquí se construyeron desde muy pronto muchas academias que ejercieron una gran influencia cultural y se hicieron mundialmente famosas. Una de las grandes características de la enseñanza en estas escuelas fue establecida por Zhu Xi: jiǎnghuì zhìdù (讲会制度), un sistema de lecciones basado en el debate.

Reportaje de
You Zhichao
尤智超 
Desde la antigüedad, los chinos se han preocupado mucho por la educación. En los huesos oraculares ya se mencionaban las diferentes palabras que existían en la dinastía Shang (, 1600-1046 a.C.) para referirse a la escuela, como xiáng (), () y xué (), entre otras. Llegada la dinastía Zhou (, 1046-256 a.C.), el sistema educativo ya había sido mejorado, así como la estructura de sus centros que disponían de una mayor dimensión. Durante el Periodo de Primaveras y Otoños (770-476 a.C.), comenzó el desarrollo de las escuelas privadas cuando Confucio fundó la primera de ellas. En aquella época, los intelectuales se reunían en ellas para dar charlas y difundir sus ideas y opiniones. Tras la dinastía Han (, 206 a.C.-220 d.C.), su desarrollo fue cada vez más rápido y eficiente, convirtiéndose en la principal corriente educativa de la sociedad. Sin embargo, desde la dinastía Song (, 960-1279) hasta finales de la dinastía Qing (, 1644-1911), las academias (书院, shūyuàn) se alejaron completamente de la cultura tradicional china si bien mantuvieron una importante influencia en la historia de la educación del país. La provincia de Jiangxi recibe el nombre de “Tierra de las Humanidades” porque aquí se construyeron desde muy pronto muchas academias que ejercieron una gran influencia cultural y se hicieron mundialmente famosas. La Academia de la Gruta del Ciervo Blanco (白鹿洞书院), situada al pie sur del monte Lu, es más conocida como la “primera academia del mundo”.

Academias de Jiangxi
Academia de la Gruta del Ciervo Blanco.

El término “academia” (书院, shūyuàn) empezó a utilizarse durante la dinastía Tang (, 618-907). El emperador Xuanzong estableció en Chang’an, la capital en aquel momento, las academias Lizheng y Jixian para recopilar y revisar libros. Pero no fue hasta la dinastía Song cuando estos centros del saber empezaron a realizar actividades educativas. Durante la dinastía Song del Sur (南宋, 1127-1279), China todavía no estaba completamente unificada y el principal objetivo era conquistar a los regímenes separatistas del sur. En aquel momento, hubo muchos intelectuales de gran talento afectados por la guerra que, debido a la inicial unificación y estabilidad del país, quisieron realizar el examen imperial para obtener un rango oficial y poder poner en uso todo su talento y ambición. Esto causó que cada vez más escuelas privadas y lugares de recopilación de libros se convirtieran en academias. Los líderes vieron que las que estaban administradas por el pueblo resolvían grandes problemas sociales y les ofrecieron su apoyo. Así, durante este periodo inicial de la dinastía Song, se crearon las Cuatro Grandes Academias, entre las cuales se encontraba la Academia de la Gruta del Ciervo Blanco de Jiangxi.

Academias de Jiangxi
Academia de la Gruta del Ciervo Blanco.

Precisamente esta última se encuentra donde el poeta Li Bo (李渤) estudió privado de libertad durante la dinastía Tang. Li Bo crió allí un ciervo blanco muy inteligente y obediente que, según dicen, le ayudaba a entregar cartas y otros objetos, lo que otorgó a Li Bo el mote de “Señor del Ciervo Blanco”. Más tarde, Li Bo comenzó su trabajo como gobernador provincial en Jiangzhou y construyó en su lugar de estudio un pabellón al que llamó “Gruta del Ciervo Blanco”. Cuando el poeta Bai Juyi (白居易) llegó a Jiangzhou, regaló a Li Bo un poema que decía: “He oído que en su hogar, la Gruta del Ciervo Blanco, incluso a la verdad le crece musgo”.

Academias de Jiangxi
Academia de la Gruta del Ciervo Blanco.

A principios de la dinastía Song, la gente de Jiujiang construyó aquí la Academia de la Gruta del Ciervo Blanco y el emperador Taizu ordenó que se otorgase a esta academia un ejemplar de los Nueve Clásicos impreso por la Universidad Nacional (国子监, Guózǐjiàn) y otros libros. La reputación y fama de la academia se extendió a lo largo y ancho del país, el número de estudiantes aumentaba a diario y fue entonces cuando la Academia de la Gruta del Ciervo Blanco fue nombrada una de las Cuatro Grandes Academias de China. Pero en el año 980 esta academia fue abandonada por muchos de sus integrantes hasta quedar prácticamente vacía. No será hasta el año 1002 cuando el emperador Zhenzong dictara un edicto en el que instaba a toda la nación a estudiar, y la Academia de la Gruta del Ciervo Blanco fue renovada. Más adelante, en el año 1054, fue destruida durante la guerra, el edificio se colapsó y la Academia se cerró. Hacia el final de la dinastía Song del Norte (北宋, 960-1127), los soldados de Jin (, 1115-1234) fueron hacia el sur y la abandonaron durante cien años.

Academias de Jiangxi
Academia Changli

La dinastía Song del Sur es la época en la que surgió y floreció el Neoconfucianismo en China. En ese tiempo, el renacimiento de las academias se convirtió en una importante actividad de los intelectuales y de la corte, siendo la era dorada de las academias. Pero la aparición de Zhu Xi (朱熹) determinó durante un siglo la posición en la enseñanza de la Academia de la Gruta del Ciervo Blanco, que duró hasta que el sistema de examen imperial finalizara en la dinastía Qing. Fue entonces llamada “primera Academia del mundo”.

Academias de Jiangxi
Academia del Lago de los Cisnes.

Una de las grandes características de la enseñanza en estas escuelas fue establecida por Zhu Xi: jiǎnghuì zhìdù (讲会制度), un sistema de lecciones basado en el debate. El neoconfucianismo estaba dividido en diferentes escuelas de pensamiento y el jiǎnghuì (讲会) de las academias enseñaba cómo debatir entre estas diferentes escuelas. La famosa “Reunión en el Lago de los Cisnes” (鹅湖之会, éhú zhī huì) sucedió en este tipo de contexto. Como existían diferencias teóricas entre la filosofía neoconfucianista de Zhu Xi y la filosofía de la mente de Lu Jiuyuan (陸九淵), este último propuso llevar a cabo un debate académico. Lu Jiuyuan también era un gran experto neoconfucianista de la época, representante de la filosofía de la mente. Era conocido como “Señor Xiangshan” y en los círculos académicos le solían llamar “Lu Xiangshan”. Esto se debía a que el lugar en el que daba lecciones era una escuela de Jiangxi que se hizo famosa gracias a él: la Academia de Xiangshan. Un centro que también tuvo éxito en su momento por la relevancia que obtuvieron sus enseñanzas mientras se convirtió, al igual que la Academia de la Gruta del Ciervo Blanco, en una de las Cuatro Grandes de la dinastía Song del Sur. La mencionada “Reunión en el Lago de los Cisnes”, la primera de este tipo en la historia china, fue un gran debate sobre la filosofía. Los posteriores estudiosos neoconfucianistas conmemoraron el debate de Zhu Xi y Lu Jiuyuan fundando la Academia del Lago de los Cisnes. En este debate, aunque no se alcanzó un consenso académico, no solo quedó claro que ambos filósofos no estaban enfrentados sino que, por el contrario, apreciaban mutuamente su talento. En febrero de 1181, Zhu Xi invitó a Lu Jiuyuan a dar una lección en la Academia de la Gruta del Ciervo Blanco. Lu Jiuyuan recitó las Analectas de Confucio (论语, Lúnyǔ): “El hombre superior busca la justicia; el hombre inferior busca el provecho”. Al leer el primer capítulo, la audiencia se emocionó y algunos incluso lloraron. En ese momento dijo Zhu Xi: “Cuando el maestro Xi se reúna con sus estudiantes, estos no deben olvidar las enseñanzas del señor Lu”. Por petición de Zhu Xi, Lu Jiuyuan apuntó esta parte de su discurso, y la grabó en una estela. Por ello, este intercambio académico es conocido como la “Reunión de la Gruta del Ciervo Blanco”.

Recreación de la "Reunión en el Lago de los Cinses"
Recreación de la “Reunión en el Lago de los Cinses”

Además de la Academia de la Gruta del Ciervo Blanco, la Academia de Xiangshan y la Academia del Lago de los Cisnes, también existieron en Jiangxi la famosa Academia Changli, fundada por grandes nombres de las letras durante la dinastía Tang; la Academia Lianxi establecida por el precursor del Neoconfucianismo Zhou Dunyi (周敦颐), cuya famosa obra Amor al loto (爱莲说) fue escrita en esta época. Además, la Academia Bailuzhou, situada en Jian (Jiangxi), dio lugar al aclamado héroe nacional Wen Tianxiang (文天祥). Siguiendo las ideas y defensas tradicionales de “cultivar el carácter moral, gobernar a tu familia, regir el país, apaciguar a la nación” de las creencias ortodoxas confucianas, luchó de forma ardua y extraordinaria contra la invasión de los mongoles. Tras convertirse en prisionero, no se rindió en absoluto y, antes de morir, dejó la perfecta y eterna frase: “Nadie ha podido nunca escapar de la muerte, así que deja que mi leal corazón brille en los anales de la historia”.

Academias de Jiangxi
Academia Changli

Durante los mil años restantes de la dinastía Song, y hasta finales de la dinastía Qing, las academias sufrieron las consecuencias de la guerra, pero renacieron de sus cenizas. Brillaron como lugares de fecundo intercambio de ideas en la antigua China y como espacios en los que germinaron grandes talentos. Se puede decir, pues, que dejaron una imborrable marca en la historia de la educación de China. Durante la dinastía Qing, en la Academia de Bailuzhou tuvo lugar la lectura de un poema por el famoso erudito Shi Runzhang (施闰章): “El lago de los cisnes y la cueva del ciervo tienen una cosa en común: no creen en poner límites entre lo antiguo y lo moderno”.   Esta fue la principal aportación de las academias: una muestra de fe y de visión para el futuro del conocimiento y el talento, así como un elogio al estudio e interpretación de la historia propia.


Revista Instituto Confucio 36

pdfPublicado originalmente en: Revista Instituto Confucio.
Número 36. Volumen III. Mayo de 2016.
Ver / descargar el número completo en PDF 

Comentarios

Otros artículos de interés

By 

Boletín de noticias

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR

Suscríbete al boletín quincenal de la Revista Instituto Confucio

Cada 15 días te informamos en tu mail de los mejores reportajes publicados en ConfucioMag

¡Te has suscrito con éxito!

Pin It on Pinterest

Share This