Jon Huntsman, el diplomático que encandiló a los políticos chinos

Jon Huntsman, fue embajador estadounidense en Beijing entre 2009 y 2011, período durante el que dejó una huella imborrable en la clase política china. Su vinculación con China se remontaba a su juventud, cuando aprendió a hablar chino con fluidez. Tiene una hija adoptada china y acostumbraba a desplazarse por Beijing en bicicleta.

Jon Huntsman
Jon Huntsman junto a su hija china adoptada Yang Leyi.

Reportaje de
Wang Wen
王文
Hong Bopei, nombre en chino de Jon Huntsman, ex-embajador estadounidense acreditado en Beijing, es un diplomático atípico especializado en desafiar los protocolos plenipotenciarios internacionales. A menudo asistía en bicicleta a las convocatorias del Ministerio de Asuntos Exteriores de China. Según él, es el único gobernador americano capaz de hablar chino con fluidez. Hijo del multimillonario y filántropo Jon Huntsman, dueño de la empresa química Huntsman Corporation, tiene una hija china adoptada nacida en Yangzhou (provincia de Jiangsu). Estableció un vínculo con China cuando tenía tan sólo once años de edad. El desarrollo de su vida se vio siempre relacionado con el devenir de las relaciones entre China y los Estados Unidos. A finales de abril de 2011 renunció a su cargo como representante diplomático de su país en Beijing, dejando una huella imborrable en la clase política china.

Su nombre original en inglés es Jon Huntsman, igual que su padre. Hong Bopei(1) es, sin embargo, su nombre chino. Nació en Palo Alto (California) el 26 de marzo de 1960 en el seno de una familia mormona. En un principio estudió en la Universidad de Utah (Salt Lake City), donde se afilió a la fraternidad Sigma Chi, y después fue a la Universidad de Pennsylvania (Filadelfia) a completar su licenciatura en política internacional y a estudiar una Maestría en Administración de Negocios. En 1992, fue nombrado embajador de los Estados Unidos en Singapur. De 2001 a 2003, desempeñó el cargo del vice-delegado de Comercio Exterior del Gobierno de su país. En 2004 fue elegido decimosexto gobernador del estado de Utah como candidato republicano y ganó la reelección en 2008. En mayo de 2009, fue nombrado por el presidente Barak Obama embajador estadounidense acreditado en la capital china. Llegó a Beijing el 22 de agosto de ese mismo año.

Jon Huntsman
Jon Huntsman participó en Shanghai en una concentración de motocicletas Harley Davidson junto con otros 14 motoristas.

Ya en la universidad, Jon Huntsman empezó a estudiar chino y a partir de ese momento se enamoró de la cultura china. En 1979, junto con su esposa y sus hijos pequeños, se fue a evangelizar en Taiwán las doctrinas mormonas. Vestido con camisa blanca y pantalón negro recorría las calles de Taipéi montado en bicicleta. Pronto aprendió a hablar con fluidez el mandarín, e incluso el dialecto local minnan, también conocido como hokkien. Más tarde cuando se convirtió en gobernador de Utah, llenó la residencia oficial con caligrafías y cerámicas chinas. Le gusta mucho afirmar que él es “el único gobernador americano capaz de hablar en chino”. Cada vez que se encuentra con ciudadanos chinos, Jon Huntsman muestra su fluidez en mandarín. En junio de 2007, cuando la selección nacional de fútbol de China fue a jugar con el Real Salt F.C. en Salt Lake City (Utah), Jon Huntsman invitó al equipo chino a su residencia. Al encontrarse con ellos, les pidió que le llamaran por su nombre chino. Su alto nivel de mandarín y su esmerada pronunciación sorprendieron a todos los jugadores.

Cuando en 2004 fue elegido gobernador de Utah, aprendió las técnicas y los métodos negociadores con los funcionarios chinos a través de varias visitas a China. Jon Huntsman se dedicó con especial entusiasmo a expandir el intercambio entre Utah y China en los aspectos referentes al comercio, turismo y cultura. Por esta razón, alcanzó bastante reconocimiento en China en aquel entonces. En una ocasión, se atrevió a clasificar el chino como “lenguaje estratégico”. El número de personas que estudiaban dicho idioma en Utah se situaba en los primeros puestos de todo el país. Cada año, durante la celebración del Año Nuevo chino en Salt Lake City, Jon Huntsman les felicitaba en mandarín diciéndoles: wàn shì rú yì, gōng xǐ fā cái(2).

Ya en la universidad, Jon Huntsman empezó a estudiar chino y a partir de ese momento se enamoró de la cultura china. En 1979, junto con su esposa y sus hijos pequeños, se fue a evangelizar en Taiwán las doctrinas mormonas. Vestido con camisa blanca y pantalón negro recorría las calles de Taipéi montado en bicicleta. Pronto aprendió a hablar con fluidez el mandarín, e incluso el dialecto local minnan, también conocido como hokkien.

En un congreso sobre el idioma chino celebrado en los Estados Unidos, ante más de 800 profesores de chino y educadores, dijo: “Buenos días, yo soy el único gobernador americano que sabe hablar chino”. Anteriormente en un programa de la China Central Television (CCTV) utilizó la misma frase para hacer propaganda de Utah. En dicho congreso Jon Huntsman expresó que el idioma y la cultura es el canal más importante para ampliar la mente y establecer puentes. Así, aseguró que para los Estados Unidos hay cuatro países con una gran importancia de cara al futuro: México, Canadá, China y la India. La razón de la importancia de México y Canadá se debe a sus situaciones geográficas. Son países limítrofes con los EE.UU., con los que siempre han tenido una estrecha relación. Sin embargo, China “es importante, porque lo es en sí misma”. En sus discursos, siempre utiliza frases hechas y proverbios chinos, tales como lǎo jì fú lì, zhì zài qiān lǐ (3) o jiāng shì lǎo de là (4). Siempre habla de la integración del confucianismo y del taoísmo, de las teorías de Confucio y de Mencio, etc.

Jon Huntsman
Zhou Wenzhong, ex-embajador chino en los Estados Unidos; Barack Obama, presidente estadounidense; y Jon Huntsman, ex-embajador norteamericano en China posan durante su visita a la Gran Muralla en Badaling el 18 de noviembre de 2009.

La vida de Jon Huntsman también tiene un vínculo muy estrecho con China. Él y su esposa tienen siete hijos, incluyendo una hija adoptada en China, Grace Mei (nombre chino Yang Leyi). Jon Huntsman dijo que en chino se llamaba así porque la niña fue encontrada por la policía en un mercado de hortalizas sonriendo sin ser consciente de haber sido abandonada(5). Ahora, Yang Leyi tiene ya diez años, es muy guapa y simpática. Estudia en una escuela primaria en Salt Lake City. Jon y su esposa prepararon una habitación para la niña y le compraron ropa de estilo chino y occidental. Cada noche le ponen música de Mozart. Si una noche no la escucha, no quiere irse a dormir, llegando incluso a llorar por ello. Jon Huntsman está muy orgulloso de esta hija china. En una ocasión dijo que quería que su hija contribuyera a la promoción de las relaciones entre los EE.UU. y China cuando fuera mayor.

Jon Huntsman ha tenido en su vida gran cantidad de experiencias de gran valor. Trabajó en la compañía química de su padre como directivo, pero pronto cambió su rumbo profesional hacia el mundo de la política. Fue asesor del presidente Ronald Reagan en la Casa Blanca. En los años 1980, cuando Reagan visitó China, él llegó antes para entablar los primeros contactos e inspeccionar la situación. Se alojó en el Hotel Estatal Diaoyutai y luego se reunió con Deng Xiaoping, Hu Yaobang, Zhao Ziyang, Li Xiannian y otros líderes chinos. En 1992, con sólo 32 años, fue nombrado embajador americano acreditado en Singapur, lo cual lo convirtió en el embajador más joven de los EE.UU. en los últimos cien años. Además de Reagan, también trabajó para otros dos presidentes: George H.W. Bush y George W. Bush. Curiosamente, el padre de Jon también trabajó para el presidente Richard Nixon.

Él y su esposa tienen siete hijos, incluyendo una hija adoptada en China, Grace Mei (nombre chino Yang Leyi). Jon dijo que en chino se llamaba así porque la niña fue encontrada por la policía en un mercado de hortalizas sonriendo sin ser consciente de haber sido abandonada.

Por eso, la relación entre Jon Huntsman y China se puede remontar a 1971. En aquel entonces, su padre desempeñó la función de asistente especial de Nixon. Jon, acompañado de su padre, visitó la Casa Blanca por primera vez con tan sólo once años de edad. Henry Kissinger, el secretario de Estado norteamericano estuvo a punto de iniciar un viaje secreto. Jon Huntsman le ayudó a llevar las maletas al coche y le preguntó a dónde iba. El presidente le respondió: “no se lo digas a nadie, pero me voy a China”. Desde entonces, China apareció por primera vez en su mente y le sirvió como inspiración a su imaginación infantil.

Desde agosto de 2009 hasta abril de 2011, ha ejercido como embajador estadounidense en Beijing, siendo el periodo de tiempo más breve en este cargo. Durante estos veinte meses, visitó diversas provincias y ciudades de China, tales como Shanghai, Tianjin, Sichuan, Chongqing, Guangdong, Fujian, Jiangsu, Hubei, Guangxi, Hainan, Henan, Hunan, Qinghai, Tíbet, Xinjiang, Zhejiang o Liaoning, además pronunció varios discursos y celebró numerosas conferencia en la Universidad de Qinghua, en la Universidad de Beijing, en la Universidad de Xiamen, en la Universidad de Nanjing, en la Universidad de Zhongshan, en la Universidad de Hunan, en la Universidad de Qinghai y en otros institutos famosos. Desde Zhou Qiang, secretario del Comité del Partido de la provincia Hunan, hasta Bo Xilai, secretario del municipio de Chongqing, Jon mantiene buenas relaciones con los oficiales locales de toda China. Durante este período, las relaciones chino-estadounidenses han tenido altibajos, pero siempre ha habido giros que han permitido recuperar las relaciones y seguir mejorando.

En 2010, acudió en su bicicleta a una convocatoria del Ministerio de Asuntos Exteriores de China. Cuando llegó a la puerta principal, los guardias, asombrados de no verlo entrar con su Cadillac blindado, le dejaron estacionar su bicicleta en la puerta lateral, donde le puso el candado, y le llevaron dentro. En el último año, este padre de siete hijos ha ido al ministerio en bicicleta en multitud de ocasiones.

Jon Huntsman
Huntsman durante un discurso sobre las relaciones entre EEUU y China.

En noviembre de 2009, el presidente norteamericano Barack Obama visitó China por primera vez. En enero de 2011, el presidente chino Hu Jintao, fue invitado a visitar los Estados Unidos, siendo la primera visita oficial de un primer presidente chino a los Estados Unidos desde 1997. Durante este plazo de tiempo, Jon Huntsman asesoró en repetidas ocasiones a ambos líderes sobre cómo explicar a los pueblos de ambos países la importancia de las relaciones sino-americanas. Al mismo tiempo, ayudó al presidente Hu Jintao a planificar su visita de Estado para asegurar el éxito de la misma. Justamente después de esta visita del presidente chino ,Jon Huntsman entregó su renuncia como embajador norteamericano en China al presidente Obama.

Jon Huntsman solía pasear entre las callejuelas de Beijing en bicicleta. Él y su esposa a menudo hacían cola en un restaurante típico de olla mongola. Unas de sus comidas favoritas son los platos al estilo de la provincia de Sichuan de un puesto cercano a la embajada. Por eso, dicho humilde local, lleno de trabajadores chinos, tiene el sobrenombre de “El segundo restaurante de la embajada americana”. A la pareja le encanta comer Gongbao jiding –dados de pollo con cacahuetes- y Mapo toufu –cuajada de soja picante-. Cuando Jon era gobernador de Utah, siempre montaba en su bicicleta o paseaba por las calles de Salt Lake City para hablar con los ciudadanos. Creía que de esta manera podía enterarse en persona de qué estaba pasando realmente, sus pensamientos y los problemas que tenían en sus vidas diarias. En realidad, hace 37 años, el predecesor de Jon, George Bush, jefe de la oficina de enlace acreditada en China, ya empezó a pasear en las calles de Beijing en bicicleta. Solía recitar un lema de Zhou Enlai que le gustaba mucho: “se ayudan mutuamente, se conocen mutuamente, trabajan y prosperan juntos”.

El 21 de abril de 2011, Xi Jinping, vicepresidente chino, se reunió con una delegación de senadores norteamericanos en Beijing. Ante todos ellos, elogió a Jon Huntsman presentándolo como “un viejo amigo del pueblo chino” y expresó su agradecimiento por su incansable contribución al desarrollo de las relaciones entre China y los EE.UU. En ese momento aprovechó para desearle lo mejor en su nuevo puesto de trabajo y que, hiciera lo que hiciera, siempre se acordara de volver a China.

Jon Huntsman solía pasear entre las callejuelas de Beijing en bicicleta. Él y su esposa a menudo hacían cola en un restaurante típico de olla mongola. Unas de sus comidas favoritas son los platos al estilo de la provincia de Sichuan de un puesto cercano a la embajada. Por eso, dicho humilde local, lleno de trabajadores chinos, tiene el sobrenombre de “El segundo restaurante de la embajada americana”.

El 15 de marzo, algunos responsables del municipio de Yangzhou visitaron al ex-embajador Jon Huntsman y a su hija china, Yang Leyi. El 3 de diciembre de 2009, Jon y su esposa llevaron a Yang Leyi a su pueblo natal. Fue la primera vez que volvió al lugar donde nació desde que se fuera diez años antes. El 18 de abril de 2001, en la ceremonia de inauguración de la Feria de Turismo y Comercio Internacional de Yangzhou, el alcalde Xie Zhengyi se refirió a Jon como “el estimado invitado de la ciudad” y le otorgó el título de “Embajador de amistad de Yangzhou”, al mismo tiempo le regaló a Yang Leyi la Llave de Oro de la ciudad.

El 23 de marzo de 2011,Jon Huntsman visitó el Museo Stilwell en Chongqing, lugar donde se coleccionan muchos objetos usados por el general Joseph Warren Stilwell (6). Al verlos, le hizo pensar en las hazañas logradas por el militar estadounidense durante sus años en China y otras partes de Asia. En esos momentos, Jon Huntsman deseó que la amistad entre China y los EE.UU. durara para siempre. En Chongqing también se reunió con su viejo amigo Bo Xilai. El 7 de abril, Jon Huntsman participó en Shanghai en una concentración de motocicletas Harley Davidson junto con otros 14 motoristas. En la clausura de esta actividad, celebrada en la entrada del imponente Hotel Portman Ritz-Carlton, Jiang Xixiang, presidente del Club Harley Davidson de China ofreció una breve pero solemne ceremonia de bienvenida al equipo de motocicleta encabezado por el todavía embajador norteamericano Jon Huntsman . Ese día, el diplomático estadounidense se reunió además con Yu Zhengsheng, secretario general del Partido Comunista de China (PCCh) en Shanghai. Al día siguiente, voló hasta la ciudad de Zhujiang (provincia de Guangdong) a visitar e inspeccionar el nuevo consulado americano acreditado en Guangzhou.

El 19 de abril, Jon Huntsman fue al Ministerio de Asuntos Exteriores chino por última vez. Se despidió de Cui Tiankai, viceministro encargado de los asuntos relacionados con América. Esa misma noche celebró una fiesta de despedida en la embajada de los EE.UU. Yang Jiechi, ministro de Asuntos Exteriores y sus amigos, en total unas 200 personas, asistieron a la fiesta.

El 6 de abril, Jon Huntsman fue invitado a pronunciar un discurso en la VI Conferencia Barnett-Oksenberg sobre las relaciones sino-americanas. Esta fue su última disertación de su mandato y considerado como su discurso oficial de despedida en China. En sus palabras incluso planteó propuestas concretas sobre cómo se deben fortalecer las relaciones sub-nacionales mediante la comunicación entre provincias. Durante su estancia en China, viajó por muchas provincias para conocer en primera persona la situación real del país, promoviendo a la vez la humanización, la localización y el desarrollo de las relaciones sino-estadounidenses, e impulsando el diálogo e intercambio entre los pueblos. Eso es precisamente lo que no hicieron ni alcanzaron sus predecesores.

Jon Huntsman renunció a su cargo la medianoche del 30 de abril de 2011 y regresó a Washington junto con su familia, donde intentó lanzar su carrera a la presidencia de los Estados Unidos por el Partido Republicano en 2012.

En su despedida, le dijo al personal de la embajada: “voy a terminar hoy mi trabajo como embajador en China. Estos casi dos años con vosotros han sido muy hermosos y os agradezco de todo corazón lo que habéis hecho por el buen desarrollo de las relaciones entre China y los Estados Unidos”. Después de la renuncia de Jon Huntsman, Wang Xiaomin, ministro americano en China, asumirá temporalmente su cargo, pues Luo Jiahui, su sucesor oficial, nombrado por el presidente Barack Obama, no puede empezar su trabajo hasta verano. Aunque se despidió del cargo como embajador en China, Jon Huntsman volverá en un futuro, bien como turista, como personaje invitado o como un padre americano que tiene una hija adoptada en China.

Bibliografía:

  1. Zhang Zhe, El embajador atípico Hong Bopei, periódico del Fin del Sur, 21/04/2011.
  2. Enciclopedia Baidu: Hong Bopei.
  3. Entrevista de las noticias de Netease: “El embajador americano en China Hong Bopei: veo a China a través de los ojos de mi hija”.
  4. Noticia de Netease, “Hong Bopei: un rebelde embajador americano acreditado en China”, 01/05/2011.
  5. Diario La Red del Norte, “Hong Bopei fue elogiado por los líderes chinos, lo cual llama la atención a los medios de comunicación occidentales”, 23/04/2011.
  6. Revista Semanal del Sur: “Hong Bopei: aprender chino es una inversión importante de cara al futuro”, 23/05/2009.
  7. La Red de Noticias de China: “Xi Jinping transmite el mensaje a Hong Bopei: Espero que pueda volver a China de vez en cuando”, 22/04/2011.

Notas:

  1. Su nombre chino es 븅꺽텬 (Hóng Bópéi) y significa literalmente: “con una preparación rica, abundante y erudita”.
  2. La traducción sería: “que todo vaya según sus deseos” y “que obtengas muchas riquezas” respectivamente.
  3. Proverbio chino que significa que una persona de edad avanzada aún abriga altas aspiraciones, literalmente significa “un buen caballo viejo encerrado en el establo aún aspira a galopar mil li”.
  4. Proverbio chino que significa: Más sabe el diablo por viejo que por diablo.
  5. Lèyì significa literalmente “alegre, feliz, contento, satisfecho”.
  6. Joseph Warren Stilwell (1883-1946) fue un general de cuatro estrellas del ejército de los Estados Unidos famoso por su servicio en China y Birmania.

Revista Instituto Confucio 6

pdfPublicado originalmente en: Revista Instituto Confucio.
Número 6. Volumen III. Mayo de 2011.
Ver / descargar el número completo en PDF 

Comentarios

Otros artículos de interés

By 

Boletín de noticias

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR

Suscríbete al boletín quincenal de la Revista Instituto Confucio

Cada 15 días te informamos en tu mail de los mejores reportajes publicados en ConfucioMag

¡Te has suscrito con éxito!

Pin It on Pinterest

Share This