Las montañas taoístas Wudang

Las montañas taoístas Wudang

Las montañas Wudang de Hubei se convirtieron durante la dinastía Ming en el lugar de culto taoísta más importante de China. Sus edificios característicos están catalogados como Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. El paisaje se caracteriza por una sucesión de miles de precipicios y enigmáticas gargantas y por su amplia variedad de plantas empleadas en la medicina tradicional china.

Reportaje de
Zhang Daisheng 
张代生
Las montañas Wudang o Wudangshan (武当山) fueron declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO por el conjunto de edificios antiguos que decora sus laderas. Este paraje se encuentra en Wudang, en la ciudad de Danjiangkou, en el noroeste de la provincia de Hubei. Su extensión se abre del noroeste al suroeste a lo largo de más de 260 km y cubren un área de 312 km2. Este es un famoso destino vacacional en China y, según las estadísticas, en el año 2015 recibió a más de seis millones de turistas extranjeros y chinos.

Las montañas taoístas Wudang

Tierra y paisaje

Las rocas que forman esta cadena montañosa están principalmente compuestas por mica y esquisto que, con el paso de los años, han formado miles de peculiares precipicios y enigmáticas gargantas. La principal cima, el pico Tianzhu, tiene una altura de 1.612 m y es descrito como “el pilar que sostiene el cielo”. Está rodeado por más de 70 pequeñas cumbres entre las que se encuentran la del “niño dorado”, la de “la mujer de jade”, la del “incensario”, la de “la vela” que desprende vapor durante todo el año, la de los “cinco ancianos” encogida como un anciano, o la de “la bandera” como un ejército en movimiento. Se trata, en definitiva, de hermosos paisajes con miles de expresiones literarias.

Las montañas taoístas Wudang

Recursos naturales

Las montañas Wudang son ricas en una amplia variedad de recursos naturales. Entre ellos, son especialmente destacables los numerosos tipos de plantas empleados en la medicina tradicional china, que le confieren así la reputación de “almacén de medicina natural”. Durante la dinastía Ming (, 1368-1644), la obra Compendio de materia médica del famoso Li Shizhen describía más de 1.000 tipos de plantas medicinales, de las que más de 400 se encontraban en este paraje de montaña, como tianqi (Panax notoginseng, una especie de gingseng), tianma (Gastrodia elata, un tipo de orquídea terrestre), jinchai (Dendrobium nobile, un tipo de orquídea epífita) y estramonio, entre otras.

Las montañas taoístas Wudang

Sucesos históricos

Antiguamente, las montañas Wudang también eran llamadas “Taihe”, “Taishi”, “Shenshang” o “Luoxie”, su nombre definitivo no empezó a utilizarse hasta que, en la dinastía Han Oriental (东汉, 25-220), el historiador Ban Gu lo utilizó en su obra El libro de los Han (汉书). Desde los periodos de las Primaveras y Otoños y los Reinos Combatientes (春秋战国, 770-221 a.C.) hasta la dinastía Tang (, 581-618), se realizaron en estas cumbres constantes actividades religiosas. Con la llegada del periodo Ming estas montañas taoístas se convirtieron en las más importantes de China. Han sido clasificadas como la capital de las cuatro grandes montañas taoístas, siendo las otras tres Qingcheng, en la provincia de Sichuan; Longhu, en la provincia de Jiangxi; y Qiyun, en la provincia de Anhui. Desde las dinastías Sui y Tang, Wudang ha sido muy valorado por las familias imperiales y, gracias a la cultura Wudang obtuvo un desarrollo muy rápido. Durante el período Zhenguan (贞观, 627-649) de la dinastía Tang, el emperador Taizong ordenó la construcción del templo Wulong. Poco antes de finalizar la época Tang, fueron clasificados como una de las 72 tierras taoístas sagradas. Durante la dinastía Yuan (, 1271-1368) recibieron el título de “Dios Zhenwu” y se convirtieron en el lugar de celebración del cumpleaños del emperador. Con la llegada de la era Ming estas montañas recibieron el título de “Tai Yue” y “Zhi Shi Xuan Yue”, y se convirtieron en el lugar de culto taoísta más importante de China.

Las montañas taoístas Wudang

La herencia de las artes marciales

Las artes marciales son una parte importante de la cultura y encarnan la esencia de la filosofía tradicional china. Las sucesivas generaciones de maestros de las artes marciales Wudang han integrado las teorías del taichí, el yin-yang, la teoría de los Cinco Elementos y el bagua (los ocho estados de cambio) de la filosofía clásica china, junto con con el quanli (un tipo de kung-fu), la lucha con espadas, la práctica de kung-fu y la competición, y han formado la cultura única de las artes marciales de Wudang. Estas artes marciales prestan especial atención a la suavidad de los movimientos para proyectar fuerza. Un concepto que sitúa en primer lugar a la salud física y en último a la fuerza y que pone en valor una relación interpersonal en la que predomina el uso de la razón y rechaza el recurso a la violencia a la hora de resolver conflictos. Nadie sabía tanto sobre esto como Zhang Sanfeng (张三丰). Zhang Sanfeng, de quien no hay información precisa sobre su nacimiento y muerte, fue un monje taoísta de finales de la dinastía Yuan y comienzos de la Ming. Se dice que su creación del taichí de Wudang inspiró sabiduría, longevidad y salud mental y física, al elevarlo como uno de los tesoros de la cultura tradicional china.

Las montañas taoístas Wudang

Una arquitectura única

Los edificios característicos de las montañas Wudang son otro de los grandes tesoros culturales y fueron incluidos en 1994 en la lista de Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. Tras diversas construcciones a manos de diferentes dinastías, los edificios actuales de estas cumbres se presentan en enormes dimensiones, con muchas formas y estilos diferentes. Durante el mandato del emperador Yongle (永乐, r. 1403-1424) de la dinastía Ming, las edificaciones de Wudang experimentaron un gran desarrollo, hasta el punto de expresar la frase: “En el norte tienen la Ciudad Prohibida y en el sur tienen Wudang”. Se dice que más de 300.000 trabajadores contribuyeron a la construcción del complejo taoísta durante 12 años, que incluye 12 pagodas, 39 puentes, 72 conventos, 39 conventos budistas y 18 templos taoístas. Tras los avances durante el mandato del emperador Jiajing (嘉靖, 1522-1566) de la dinastía Ming, finalmente se convirtió en el complejo taoísta más grande del mundo. Hoy en día se conservan en perfectas condiciones 1.182 salas que componen el museo natural de edificios taoístas más importante de toda China. Esta serie de pabellones y templos se extienden por el paisaje de las montañas Wudang y, aunque han sufrido cambios con el paso del tiempo, todavía se mantienen en pie y con dignidad en las montañas, y son el emblema de la maravillosa maestría de la antigua arquitectura china.   


Instituto Confucio 38

pdfPublicado originalmente en: Revista Instituto Confucio.
Número 38. Volumen V. Septiembre de 2016.
Ver / descargar el número completo en PDF 

Comentarios

Otros artículos de interés

By 

Boletín de noticias

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR

Suscríbete al boletín quincenal de la Revista Instituto Confucio

Cada 15 días te informamos en tu mail de los mejores reportajes publicados en ConfucioMag

¡Te has suscrito con éxito!

Pin It on Pinterest

Share This