Monte Lu

El monte Lu desvela su rostro

El monte Lu (庐山), en la provincia de Jiangxi, es un paisaje rebosante de belleza que está cubierto por una densa niebla durante casi doscientos días al año. Desde la antigüedad ha recibido el aprecio de numerosos escritores y artistas, y ha sido el refugio de ermitaños y monjes, por lo que este lugar posee unas características culturales especialmente ricas que le han merecido la declaración de Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Reportaje de
Shang Shengnan 
尚胜男
“No es posible conocer la verdadera cara del monte Lu si solo se mira desde el centro”. Así describía el célebre poeta Su Shi, el monte Lu, en su obra Inscripción en los muros del Templo Xilin (题西林壁), una frase que encierra un eterno legado. Actualmente, este famoso monte de China ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, y va sumando poco a poco fama internacional.

Monte Lu

El monte Lu (庐山) se encuentra en Jiujiang (九江), en la provincia de Jiangxi, entre el río Yangtsé y el lago Poyang, en un paisaje rebosante de belleza que incluye relieves kársticos y glaciares. El monte está cubierto por una densa niebla durante casi doscientos días al año. Estas excepcionales circunstancias geológicas y atmosféricas lo convierten en un monte con “una cima de color ceniza, de aspecto húmedo, alta y de una extraordinaria magnificencia, como una belleza que emerge del sureste”.

Monte Lu

Monte Lu

Desde la antigüedad ha recibido el aprecio de numerosos escritores y artistas, y ha sido el refugio de ermitaños y monjes, por lo que este lugar posee unas características culturales especialmente ricas. Hay más de cuatro mil poemas que llenan de elogios al monte Lu. El famoso poeta chino Tao Yuanming (陶渊明) vivió en reclusión en este lugar y allí fue donde inició la poesía pastoril. La obra Mirando las cascadas del monte Lu del poeta de la dinastía Tang (, 618-907) Li Bai, ha tenido también mucha fama. Al mismo tiempo que la poesía de temática paisajista, conocida como “shanshui” (山水诗, literalmente “poesía de montañas y agua”) brillaba en el monte Lu, también lo hacía la pintura de este estilo. “La pintura del monte Lu” del famoso pintor de Jin del Este (东晋, 317-420), Gu Kaizhi, se convirtió en el primero que plasmó los parajes de la historia de China y también abrió un nuevo capítulo en la historia de esta disciplina pictórica en todo el país.  En la actualidad, cuando se contempla el monte Lu, no solo nos asombra su elegancia natural sino que también impresiona la cultura e historia que encierra.

Monte Lu

En esta zona se encuentran muchas residencias con unas características singulares. Desde finales del siglo XIX hasta los años 30 del siglo pasado, el monte Lu recibió a comerciantes y emisarios de hasta diecisiete países diferentes que construyeron más de un millar de villas, de las cuales hoy en día se conservan aproximadamente poco más de la mitad. Penetrar en una de estas casas es como estar en un museo.   

Monte Lu

Monte Lu

Con el gradual desarrollo y la internacionalización del turismo, cada vez más gente está familiarizada con las vistas que proporciona esta montaña. Las cuatro estaciones se pueden distinguir claramente en los paisajes del monte Lu, cada una con sus características únicas. No importa en qué temporada del año se acuda, porque en cualquier época se tendrá una sensación diferente. En primavera, el monte está cubierto por nubes y niebla, una capa tras otra, como si fuera un velo, igual que una fina cortina. En verano, el clima es muy fresco, las plantas crecen verdes en medio de la montaña y los pájaros cantan entre los árboles. Nada más comenzar el día, el cielo es azul, pero al cabo de un rato, se cubre de oscuras nubes y cae un aguacero. En otoño, el tiempo es refrescante, ausente de nubes, el amanecer brilla en el oeste y los arces son rojos como el fuego, y se iluminan con mucha fuerza. En invierno, parece un peculiar mundo de cerámica, con la nieve cayendo, las estalactitas colgando, el cielo cubierto de niebla, los árboles hermosos como el jade, como los perales en flor. Aquí los profundos cañones, el hermoso puente Guanyin, el pico Tiechuan y el romántico lago Lulin son sus paisajes más apreciados.

Monte Lu
Fotograma de la película “Romance en el monte Lu”

Y si nos ponemos sentimentales, la película Romance en el monte Lu (庐山恋) es también sorprendente. La romántica cinta de 1980, ambientada en el monte Lu, tuvo una gran acogida en los cines de China y adquirió una gran fama una escena como la del “primer beso en la historia del cine chino”. A tanto llegó su impacto que incluso se construyó en el monte la sala de cine “Romance en el monte Lu” que, desde los años 80, muestra esta película las veinticuatro horas del día ininterrumpidamente. Un hecho que le ha permitido entrar en la lista de los récords Guinness como la “película que más veces se ha proyectado en el mismo cine de manera continua”. El filme y este cine se han convertido en un símbolo del monte Lu.


Revista Instituto Confucio 36

pdfPublicado originalmente en: Revista Instituto Confucio.
Número 36. Volumen III. Mayo de 2016.
Ver / descargar el número completo en PDF 

Otros artículos de interés

By 

Boletín de noticias

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Suscríbete al boletín quincenal de la Revista Instituto Confucio

Cada 15 días te informamos en tu mail de los mejores reportajes publicados en ConfucioMag

¡Te has suscrito con éxito!

Pin It on Pinterest

Share This