Ningxia

Ningxia: Una provincia de contrastes

Ningxia, que literalmente significa la “pacífica Xia”, está situada en la zona noroeste de China. La provincia, en gran parte formada por paisajes áridos, posee marcados contrastes culturales y naturales con tesoros históricos únicos que no dejará indiferentes a sus visitantes.

Un reportaje de
Carolina Navarro Plata
罗悦柔

La Región Autónoma Hui de Ningxia (宁夏回族自治区), una de las cinco regiones autónomas de China, concentra alrededor del 30% de la población de la etnia musulmana hui del país. Los hui son descendientes de los comerciantes árabes que transitaban por la Ruta de la Seda, que unía Oriente y Occidente, en un intercambio no solo comercial, sino también cultural e intelectual. En esta provincia podemos observar campos de arroz bañados por las aguas del río Amarillo desde una duna del desierto Tengger, visitar las tumbas de la misteriosa dinastía Xia Occidental o subir la Gran Muralla. Esta es, sin lugar a dudas, una provincia de contrastes culturales y naturales con tesoros históricos únicos que no dejará indiferentes a sus visitantes.

Ningxia
Tumbas imperiales de la dinastía Xia Occidental

Ningxia, que literalmente significa la “pacífica Xia”, está situada en la zona noroeste de China. Al norte limita con Mongolia Interior; al este con Shaanxi (famosa por albergar los Guerreros de Terracota); y al oeste, sur y parte del este está rodeada por la provincia de Gansu. Vista desde el aire, su orografía se asemeja a un ave en pleno vuelo que se dirige hacia el oeste.

La provincia, en gran parte formada por paisajes áridos, está dividida en dos zonas: la meseta de Loess en el sur y la llanura de Ningxia en el norte. En el sur de esta meseta se encuentra la cadena montañosa Liupan (六盘山). La zona norte, en la llanura de Ningxia a unos 1.100 m sobre el nivel del mar, donde se sitúa la capital Yinchuan, es menos elevada que el sur. El río Amarillo entra desde Gansu y recorre la provincia de oeste a norte, hasta adentrarse en Mongolia Interior. Al oeste, la cadena montañosa Helan (贺兰山) transcurre a lo largo de 200 km.

Ningxia
Cadena montañosa Helan

La región, situada a más de 1.000 km del mar y con una elevación media de 1.000 m, tiene un clima continental con inviernos largos y fríos y veranos calurosos y secos. Las máximas y mínimas anuales pueden llegar hasta los 40ºC en verano y -30ºC en invierno. La mejor época del año para visitarla es la primavera, aunque la variación térmica durante el día puede llegar a los 17ºC de diferencia.

Ningxia
Tramo de la Gran Muralla en Ningxia

Gracias al río y a los sistemas de regadío que se construyeron hace cientos de años, la agricultura es uno de los principales sustentos de esta árida provincia debido a la escasez de lluvias. La llanura produce diferentes cultivos, entre los que destacan el arroz, el trigo, la remolacha para la producción de azúcar, el sorgo y los melones.

Ningxia
Rocas talladas de Helan

Pinceladas de historia

Las excavaciones arqueológicas que se realizaron a principios del siglo XX en Shuidonggou (水洞溝), a unos 20 km de la capital, apuntan a que la zona ya era habitada durante el Paleolítico superior, hace unos 30.000 años.

En el siglo III a.C., por su gran importancia estratégica para sostener las invasiones de las tribus nómadas del norte, fue incorporada al imperio Qin por las tropas del emperador Amarillo. Fue entonces cuando se comenzaron a desarrollar los sistemas de irrigación del río más importante de toda China.

En 1038 Li Yuanhao (李元昊), líder de la tribu tangut, estableció aquí el imperio Xia Occidental (西夏, 1038- 1227). El poder de esta misteriosa dinastía se extendía a una parte de las provincias de Gansu, Shaanxi, Qinghai y Mongolia Interior. En 1227 los mongoles dirigidos por Genghis Khan se hicieron con el poder en el área y acabaron con el imperio Xia Occidental.

Entre 1914 y 1929 Ningxia pasó a formar parte de la vecina provincia de Gansu. Las fronteras actuales datan de 1958 cuando se constituyó como Región Autónoma Hui de Ningxia.

A partir de mediados del siglo XX la provincia, que hasta entonces basaba su economía mayoritariamente en la producción agrícola, experimentó un desarrollo económico e industrial sin precedentes.

Ningxia
Estación de tren de Yinchuan

Yinchuan, el “río de plata”

Su capital, Yinchuan (银川), cuyo nombre significa literalmente “río de plata” proviene del efecto producido por la luz de la luna sobre las aguas de río Amarillo. Con 2.030.000 habitantes (est. 2013), es una capital bastante pequeña para los estándares chinos. Es ahí donde reside uno de sus mayores encantos. Yinchuan guarda en sus calles la amalgama de las culturas han y hui.

La capital, con más de 1.300 años de historia, fue fundada en el año 678 durante la dinastía Tang (, 618- 907), en la zona que hoy ocupa el distrito Xingqing. En el siglo XI la dinastía Xia Occidental la convirtió en la capital de su reino. Uno de sus tesoros más importantes data de esta época de esplendor: las tumbas imperiales de dicha dinastía.

Ningxia
Museo provincial de Ningxia
Ningxia
Museo provincial de Ningxia

Esta ciudad posee un único y privilegiado enclave en toda la provincia, pues está situada en un altiplano, entre el río Amarillo al este, que la provee de agua y es el motor de su producción agrícola, y las montañas Helan (贺兰山) al oeste, que frenan de manera natural las tormentas de arena provenientes del desierto de Tengger (腾格里沙漠). Este paisaje sin igual, de desierto, frondosos árboles verdes y el río Madre, hace que la ciudad brille como un oasis en medio del páramo.

Ningxia
Mezquita Nanguan
Ningxia
Pagoda del templo budista Chengtian

En la actualidad Yinchuan es el centro político, económico, cultural y educativo de la provincia. La ciudad está dividida en tres distritos: Xixia (西夏区), Jinfeng (金风区) y Xinqing (兴庆区). El pr imero se encuentra al oeste de la estación de tren y es donde se concentra la mayor parte de la actividad económica. El distrito de Jinfeng alberga el museo provincial de Ningxia (宁夏博物馆), situado en la plaza del Pueblo. El edificio cuenta con tres salas de exhibiciones permanentes sobre la historia de la provincia, la cultura de la etnia hui y las rocas talladas de la cadena montañosa Helan. En el distrito de Xingqing, conocido también como la ciudad antigua, encontramos la mayoría de lugares de interés turístico y se puede saborear el auténtico ambiente de la cultura hui. La calle Jiefang es la principal arteria del distrito y en ella se puede admirar la torre del tambor. Al oeste de la torre, en los jardines del templo budista Chengtian, se desvela una pagoda, de forma octogonal y 13 pisos de altura, desde la cual se puede observar la ciudad. A escasos minutos caminando se llega a la mezquita Nanguan, una de las más famosas de las más de 2.000 que hay en la provincia. Es una construcción de más de 2.000 m² con dos plantas y con capacidad para unas miles de personas. La zona al sur de la mezquita es un buen punto de salida para explorar la cultura hui de la ciudad.

Ningxia

Al oeste de Yinchuan se alza la cadena montañosa Helan. A los pies de estas montañas se encuentra uno de los principales tesoros de la provincia: las tumbas imperiales de la dinastía Xia Occidental (西夏王陵), una de las pocas reliquias de esta época que han llegado hasta nuestros días. Otro de los puntos más interesantes que explorar en estas montañas son las rocas talladas que se calcula podrían datar de hace más de 10.000 años. Las condiciones meteorológicas hacen de este un lugar perfecto para el cultivo de la vid, por lo que aquí se producen desde finales del siglo XX algunos de los mejores vinos de China bajo la denominación Xixia.

Ningxia
Dunas del desierto de Tengger junto al río Amarillo en Zhongwei

Explorando Ningxia

Cerca de la ciudad de Qingtongxia (青铜峡), en la ladera de una montaña encontramos las 108 estupas o dagobas (青铜峡108), uno de los conjuntos de estupas antiguas de mayor envergadura que se conservan en China. Las estupas son monumentos espirituales budistas con una estructura en forma cónica. Están colocadas en 12 filas formando un triángulo y mirando al río Amarillo. Se piensa que fueron construidas durante la dinastía Yuan (, 1271- 1368), aunque se desconoce el año exacto de su construcción. El número 108 es muy importante en la numerología china y en la simbología budista. Es el número de cuentas de un rosario budista, que coincide con el número de tipos de pecados o preocupaciones. Cuenta la leyenda que 108 guerreros perecieron aquí en una batalla y este es el lugar donde les enterraron.

Ningxia
Las 108 estupas de Qingtongxia
Ningxia
Las 108 estupas de Qingtongxia

La ciudad de Zhongwei (中卫) es el lugar de partida perfecto para visitar las dunas del desierto de Tengger y disfrutar de las espectaculares vistas de la frondosa ribera del río Amarillo al sur de la ciudad. También aquí podemos visitar el templo Gao (高庙), que se alza en el centro de la ciudad con una estructura imponente de varias alturas y más de 200 salas. Construido por primera vez durante la dinastía Ming (, 1368-1644), y posteriormente reconstruido en diferentes ocasiones, el templo acoge las doctrinas budista, taoísta y confucianista.

Ningxia
Templo Gao en Zhongwei
Ningxia
Templo Gao en Zhongwei

Al sur de la provincia, cerca de la ciudad de Guyuan (固原), es el lugar perfecto para explorar las grutas del monte Xumi (须弥山) y los vestigios de la Gran Muralla. Las grutas fueron construidas durante la dinastía Wei Septentrional (北魏, 386-534) y ampliadas durante las dinastías Sui (, 581- 618) y Tang (, 618-907), por ello cada una de las más de 130 cuevas refleja el estilo de la época en que fueron construidas. Fue durante la dinastía Tang cuando alcanzaron su edad dorada ya que se encontraban en un lugar de tránsito de la Ruta de la Seda.

Ningxia
Shuidonggou

De los más de 1.500 km que la Gran Muralla recorría en Ningxia, tan solo poco más de 500 se conservan a día de hoy. La Gran Muralla de Ningxia, cuyo fin era proteger las tierras de la Llanura Central de las invasiones de las tribus nómadas del norte, se construyó entre el periodo de los Reinos Combatientes (战国时代, 475-221 a.C.) y la dinastía Ming. En los alrededores de Guyuan, se puede visitar parte de la muralla más antigua de la provincia, construida durante el Periodo de los Reinos Combatientes, que fue extendida y renovada durante posteriores dinastías.

Ningxia
Sopa con bayas de goji

Recetas milenarias

La gastronomía de Ningxia (宁夏菜) tiene como pilar fundamental las tradiciones culinarias de la etnia hui, aunque también fusiona características de la cocina tradicional china en sus platos. Como los hui son de religión musulmana son especialistas en cocinar cordero y ternera en diferentes formas y con variados aromas. Los tentempiés de la etnia hui son famosos en los puestos de comida de los mercados nocturnos a lo largo y ancho de China.

La cocina de la provincia se beneficia de los productos frescos provenientes del río Amarillo y sus alrededores. A diferencia de otras zonas del sur de China, donde el arroz no puede faltar en la mesa, en Ningxia la pasta es la base para muchos de sus platos. Los ingredientes más recurrentes son el cebollino, el tomate, el ajo, el anís estrellado, el jengibre, las bayas de goji, la pimienta picante y una gran variedad de especias.

Ningxia
Costillas shouzhua

Dos de los platos más famosos que tienen al cordero como su ingrediente principal son las costillas shouzhua (手抓羊肉) y la sopa con bayas de goji (枸杞羊肉汤). Shouzhua significa “agarrar con las manos”, y la preparación se llama así porque no se utilizan cubiertos para comerlo. Esta receta, con más de 1.000 años de historia, se puede servir tanto fría como caliente y, al estar simplemente hervido sin prácticamente ningún condimento, preserva al máximo el sabor y el aroma del cordero. La sopa de cordero con bayas de goji es un plato muy nutritivo y que aúna dos de los más famosos productos de la provincia.

Ningxia
Arroz de los ocho tesoros

Otro plato que cabe destacar es el arroz de los ocho tesoros (八宝饭), un postre típico de la ciudad de Wuzhong (吴忠). Aunque los ingredientes pueden variar, los “ocho tesoros” suelen incluir pasas, nueces, dátiles rojos, semillas de sésamo, bayas de goji, piña, manzana y el fruto del ojo del dragón (龙眼, lóngyǎn). Debido a la laboriosidad en su elaboración suele servirse solo en ocasiones especiales.


ic_ESP_37

pdfPublicado originalmente en: Revista Instituto Confucio.
Número 37. Volumen IV. Julio de 2016.
Ver / descargar el número completo en PDF 

Comentarios

Otros artículos de interés

By 

Boletín de noticias

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR

Suscríbete al boletín quincenal de la Revista Instituto Confucio

Cada 15 días te informamos en tu mail de los mejores reportajes publicados en ConfucioMag

¡Te has suscrito con éxito!

Pin It on Pinterest

Share This