Placido Domingo

Plácido Domingo y los “Tres Tenores chinos”

El tenor español Plácido Domingo mantiene una estrecha amistad con China, donde ha actuado en numerosas ocasiones. En 2011 realizó un concierto especial en Beijing en el que le acompañaron los tres tenores más famosos de China: Dai Yuqiang, Wei Song y Mo Hualun.

Un reportaje de
Li Qiushi 
李秋实
El 21 de septiembre de 2011 se conmemoró el XXX aniversario del Día Internacional de la Paz y Plácido Domingo viajó a Beijing para participar en un concierto en el Palacio Huabin de Ópera junto con otros famosos cantantes chinos y extranjeros. A pesar de que el tenor español tenía ya más de 70 años, todavía conservaba en perfecto estado su preciosa voz y su atractivo artístico. Hay que destacar que los tres tenores más famosos chinos: Dai Yuqiang, Wei Song y Mo Hualun, compartieron escenario con Domingo aquella noche.

Cuando los tres empezaron a representar las canciones, Domingo, de forma completamente improvisada, cogió la batuta de la mano del maestro Eugene Kohn y dirigió él mismo la Orquesta Municipal de Beijing. Los tres tenores chinos interpretaron sucesivamente varias arias de óperas italianas y francesas entre las que se encontraban piezas tan prestigiosas como Recondita Armonia, E lucevan le stelle y Ah! Non mi ridestar, y acabaron con la famosa y apasionante Nessun dorma, que consiguió alcanzar el clímax de toda la velada musical.

Placido Domingo
Plácido Domingo canta con Song Zuying en Chengdu, capital de la provincia de Sichuan, donde fue invitado a actuar en 2009.

Su amistad con China

Hace diez años, en junio de 2001, Luciano Pavarotti, José Carreras y Plácido Domingo, conocidos mundialmente como “Los Tres Tenores”, ofrecieron juntos por primera vez un concierto en la Ciudad Prohibida de Beijing, escenario en el que el ambiente profundo, sereno y misterioso se integró perfectamente en la representación cálida, efusiva y apasionante. Precisamente fue este concierto el que supuso el inicio de su profunda amistad con China, aunque Domingo ya había actuado en el país en numerosas ocasiones.

El 21 de diciembre de 2006, la ópera Qin Shi Huang, compuesta por Tan Dun, dirigida por Zhang Yimou y protagonizada por Plácido Domingo, fue estrenada en el Metropolitan de Nueva York (Estados Unidos). La manera tan peculiar y única de su excelsa interpretación hizo que el personaje de este famoso emperador de la sociedad feudal china mostrase un toque y aspectos muy especiales.

En la ceremonia de clausura de los Juegos Olímpicos de Beijing 2008, la canción Las llamas del amor, representada por Domingo junto con Song Zuying, una de las cantantes más famosas de China, conquistó a millones y millones de espectadores chinos y extranjeros.

En septiembre de 2009, Plácido Domingo fue invitado a actuar en Chengdu, capital de la provincia de Sichuan, durante su gira por China que le llevó a Beijing, Shanghái y Hong Kong. Allí interpretó la canción escocesa Auld Lang Syne junto con cien niños procedentes de Wenchuan, región azotada por el terremoto, momento en el que recordó a los cuatro familiares que el propio cantante español perdió en el seísmo que tuvo lugar en México en 1985. Para fomentar el nivel de formación de los artistas chinos y de otros países asiáticos, y desarrollar la unión entre la cultura oriental con ciertas óperas occidentales, ese mismo año Domingo fue invitado a ejercer el cargo de director artístico del Palacio Huabin de Ópera de Beijing, donde también actuó por primera vez.

Placido Domingo
Plácido Domingo junto con Song Zuying en la ceremonia de clausura de los Juegos Olímpicos de Beijing 2008.

La noche del 1 de agosto de 2010, Plácido Domingo, acompañado de varios colaboradores suyos y cantantes jóvenes chinos, ofreció la ópera clásica Rigoletto, dirigida por el prestigio maestro estadounidense Eugene Kohn. En abril del mismo año, el tenor español asumió además el cargo de director honorario de la Academia de Ópera de la Universidad de Beijing.

El primer viaje que hizo Plácido Domingo a China se remonta a 1988, cuando estuvo representando zarzuela en la Gran Salón del Pueblo de Beijing. Posteriormente, en 2001 volvió a actuar tanto en Shanghái como en la capital china.

Además, a Domingo, como buen sibarita que es, le gusta mucho la gastronomía china y maneja perfectamente los palillos. En los últimos años, el cantante español se ha puesto a aprender chino y, siempre que puede, demuestra sus avances en público. Asimismo, ha establecido lazos de amistad con numerosos artistas chinos y famosos de este país asiático. El apoyo constante que ha prestado a los tres tenores chinos se ha convertido en una anécdota que transciende dentro del mundo de la música.

El 20 de septiembre de 2011, sentado en la butaca de dirección del salón de ensayo de la Orquesta Municipal de Beijing, junto con los tres cantantes chinos Dai Yuqiang, Wei Song y Mo Hualun, Domingo dirigió la orquesta para ensayar las canciones que, bajo el lema El cielo de la paz, se iban a representar en el concierto de esa misma noche. El tenor madrileño no solo supo fijarse en las capacidades sobresalientes de los tres cantantes chinos, sino que también se mostró generoso con ellos y les dio varios consejos prácticos. Al saber que iban a compartir escenario con él, tuvo la idea de dirigir la orquesta un momento para entregarles todo el protagonismo. “Les conozco muy bien y sé que son un excelente grupo de tenores”, comentó Domingo esa misma noche.

Placido Domingo
Los tres tenores chinos, Wei Song, Mo Hualun y Dai Yuqiang, en el Gran Salón del Pueblo de Beijing el 21 de octubre de 2011.

Empieza la gira de los “Tres Tenores chinos”

La noche del 21 de octubre de 2011, el concierto de los tres tenores chinos, grupo compuesto por Dai Yuqiang, Wei Song y Mo Hualun, se estrenó en el Gran Salón del Pueblo de Beijing, marcando así oficialmente el inicio de la gira llamada “La preciosidad del paisaje – la gira de los Tres Tenores Chinos”. Este concierto fue organizado conjuntamente por la Oficina Municipal de Cultura de Beijing, la Asociación Cultural de Beijing y el Grupo Artístico de Beijing, y dirigido por Li Xincao, famoso director chino de orquesta.

Al mismo tiempo, la velada contó con la participación de 120 músicos de la Orquesta Municipal de Beijing y otros 150 cantantes del coro de la Academia Nacional de Ópera. Las melodías interpretadas, incluyeron, aparte de las arias nombradas anteriormente, canciones folklóricas chinas y extranjeras como Zai na yaoyuan de difang (En un lugar remoto), Xiao he tang shui (El río fluye), Daban cheng de guniang (La chica de Danban), O sole mio, Come back to Sorrento y Troika, e incluso varias canciones originales chinas como Na jiu shi wo (Así soy yo), Beijing songge (El himno de Beijing) y Gen ni zou (Ir contigo).

Placido Domingo
Los tres tenores, Luciano Pavarotti, José Carreras y Plácido Domingo, en el concierto que ofrecieron en la Ciudad Prohibida en 2001.

Aprovechando la coincidencia con el X Aniversario del concierto de los Tres Tenores –Luciano Pavarotti, José Carreras y Plácido Domingo–, que tuvo lugar en la Ciudad Prohibida en 2001, el Gobierno chino quiso promover, con la ayuda del ayuntamiento de Beijing, a los tres tenores líricos chinos más destacados de la actualidad. La evolución desde los Tres Tenores hasta los “Tres Tenores chinos” es un reflejo de la confianza, vitalidad, innovación y ambición de China en el ámbito cultural, constituyendo a su vez una plataforma nueva de intercambio entre la cultura china y extranjera.

Según Pavarotti, el tenor Dai Yuqiang “muestra mucha flexibilidad en su estilo a la hora de interpretar las piezas musicales y es muy apasionado”. De Wei Song dijo que era “hábil en la combinación de la voz con la expresión artística”. Y, por último, de Mo Hualun comentó que es el tenor chino “más activo en los escenarios mundiales de ópera y está especializado en interpretar multitud de personajes”. La unión de estos tres cantantes supone el momento cumbre de los tenores chinos en la actualidad. 

Es bien sabido que las arias suponen la mayor dificultad para los tenores. En la gira mundial  “Los Tres Tenores chinos”, las piezas musicales y las canciones que interpretaban se ajustaban según el país donde actúaban y el público que les recibía. Así, interpretaron tanto canciones chinas como arias occidentales, lo que ayudó al fomento del intercambio entre la cultura china y occidental.

El triunfo en el Gran Salón de Pueblo no fue más que el inicio de la larga gira de “Los Tres Tenores Chinos” que recorrió todo el mundo, y asimismo marcó el comienzo de los esfuerzos de China por conseguir un posicionamiento superior en el ámbito de la música mundial. A lo mejor, en un futuro no muy lejano, igual que los avances del deporte chino en el atletismo y el tenis, lo que va a presentar China al mundo consistirá no solo en las acrobacias, las artes marciales o la Ópera de Beijing, sino también óperas occidentales o ballet clásico.


Revista Instituto Confucio 10

pdfPublicado originalmente en:
Revista Instituto Confucio.
Número 10. Volumen I. Enero de 2012.
Leer este reportaje en la edición impresa

Otros artículos de interés

By 

Boletín de noticias

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Suscríbete al boletín quincenal de la Revista Instituto Confucio

Cada 15 días te informamos en tu mail de los mejores reportajes publicados en ConfucioMag

¡Te has suscrito con éxito!

Pin It on Pinterest

Share This