“Por la gracia del Cielo”

La frase hecha “el emperador, por la gracia del Cielo, declara que…” era utilizada por los emperadores en la China antigua al comienzo de sus edictos, cuyo origen proviene de la dinastía Qin

Ilustración de Xavier Sepúlveda
Ilustración de Xavier Sepúlveda

“Por la gracia del Cielo” (Fèngtiānchéngyùn)

奉天承运

Shenyang, antiguamente denominada “Shengjing” y también conocida como “Fengtian”, transmitía una especie de bello ideal que provenía directamente del Mandato del Cielo. La frase hecha “el emperador, por la gracia del Cielo, declara que…” era utilizada por los emperadores en la China antigua al comienzo de sus edictos, cuyo origen proviene de la dinastía Qin, y que empezó a ser empleada oficialmente por el emperador Zhu Yuanzhang (朱元璋) durante la dinastía Ming.

Al final de la dinastía Yuan el emperador, tras una revuelta popular, estableció el régimen de la dinastía Ming. El soberano pensó que había puesto fin a la tiranía del cumplimiento de la voluntad divina, diciéndose a sí mismo: “Obedece la orden divina y no te atrevas a arbitrar según tu propia idea”. Además, se autoproclamó “emperador que acepta el mandato divino” (奉天承运皇帝, Fèngtiān chéngyùn huángdì). Después de aquello, la emisión de los edictos comenzaba así: “El emperador, por la gracia del Cielo, declara que…”

Su intención era nombrarse a sí mismo como “el emperador por la gracia del Cielo”, que ahora “por orden imperial declara que…” Por tanto, la pronunciación correcta de esta fórmula es: 奉天承运皇帝,诏曰 (Fèngtiān chéngyùn huángdì, zhào yuē, “el Emperador, por la gracia del Cielo, declara que”). Después de decir 皇帝 (huángdì, emperador), se debe hacer una pausa antes de decir 诏曰 (zhào yuē, declarar por orden imperial).

La dinastía Qing continuó con las políticas de la dinastía Ming y estableció que su entrada en la llanura central estaba conectada al Mandato del Cielo, por lo que el nombre de la cuna de su etnia, Shengjing (la actual Shenyang), fue cambiado a Fengtian (奉天, fèngtiān).

(fèng): “acorde y cumpliendo con la voluntad del Cielo”, señala que el emperador recibe la gracia del Cielo.

承运 (chéngyùn): ”por el poder otorgado del Cielo”, se refiere al derecho divino de los emperadores.

La fórmula introductoria “El emperador, por la gracia del Cielo, declara que” (奉天承运皇帝) fue usada hasta la abdicación de Xuantong, último emperador Qing.

Más modismos chinos en Revista Instituto Confucio – ConfucioMag:

  1. Un hombre del reino de Zheng comprando zapatos”
  2. “Tratar de dirigirse al sur con el carruaje orientado al norte”
  3. “Aprender a caminar en Handan”
  4. “Gastar mil piezas de oro comprando huesos
  5. “Pensar en 3 por la mañana y 4 por la noche”
  6. “Utilizar la lanza más aguda para atacar el escudo más resistente”
  7. “El talento de Bo Le con los caballos”
  8. “Devolver intacto el jade al reino de Zhao”
  9. “Tragarse un dátil entero”

Todos los recursos para aprender chino publicados en ConfucioMag:


Instituto Confucio 35

pdfPublicado originalmente en: Revista Instituto Confucio.
Número 35. Volumen II. Marzo de 2016.
Leer este reportaje en la edición impresa

Comentarios

Otros artículos de interés

By 

Boletín de noticias

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR

Suscríbete al boletín quincenal de la Revista Instituto Confucio

Cada 15 días te informamos en tu mail de los mejores reportajes publicados en ConfucioMag

¡Te has suscrito con éxito!

Pin It on Pinterest

Share This