Sima Qian

Sima Qian: Tres milenios de historia china en medio millón de caracteres

El historiador Sima Qian (c. 145 a. C. – 90 a. C.), tardó catorce años en escribir Memorias históricas (史记), una obra que ha tenido una profunda influencia en la historia de China y se ha convertido en imprescindible en las investigaciones realizadas durante generaciones.

Un reportaje de
Sun Li
孙莉 
La primera crónica general de la historia de China abarca el periodo desde el mítico emperador Amarillo hasta el soberano Wu de Han (156-87 a.C.), lo que comprende unos tres milenios de historia. El libro está dividido en cinco partes que incluyen doce “Anales imperiales” o Benji, diez “Cronografías” o Biao, ocho “Monografías” o Shu, treinta “Anales de personajes importantes” o Shejia y setenta “Biografías de mandatarios” o Liezhuan. En total conforman 130 capítulos, con aproximadamente 526.500 caracteres. Esta obra ha tenido una profunda influencia en la historia de China y se ha convertido en imprescindible en las investigaciones realizadas durante generaciones. Se trata de la brillante joya de la literatura histórica de China Memorias históricas (史记).

Este compendio fue escrito por el historiador de la dinastía Han (, 206 a.C.-220 d.C.) Sima Qian (también conocido como Taishigong) durante catorce años. La familia Sima eran historiadores de la corte y, por lo tanto, su principal trabajo consistía en documentar, organizar y dar fe de los hechos históricos. En aquella época, el padre de Sima Qian, llamado Sima Tan, ocupaba el cargo de historiador de palacio. Ordenar y registrar los diferentes eventos se convirtió en su misión pero, por desgracia, no pudo cumplir su meta.

En su lecho de muerte hizo saber a su hijo Sima Qian cuál era su deseo y le instó a heredar su puesto para completar su misión. Este aceptó el cargo que dejó vacante su padre y, así, en el año 104 a.C., comenzó a escribir el entonces denonimado Taishigong shu (太史公书) o Libro de Taishigong, que posteriormente se conocería como Memorias históricas.

Sima Qian

El trasfondo de toda leyenda tiene sus momentos no tan pintorescos y el de esta obra no es una excepción. En el citado año 104 a.C., Li Ling (general de la dinastía Han) perdió la batalla contra los xiongnu (tribus nómadas del norte) y su amigo Sima Qian pidió clemencia por él. Al defenderle, enfureció de tal manera al emperador Wu de Han, que encarceló a Sima Qian y le castigó con una cruel castración. El historiador se sentía deprimido y solo quería morir, pero entonces recordó que todavía no había terminado de escribir Memorias históricas, así que puso toda su determinación en seguir vivo para completar esta ingente obra y hacer realidad el sueño de su padre.

En el año 90 a.C., Sima Qian terminó finalmente su soberbio trabajo que “investiga la relación entre la naturaleza y el hombre, y los cambios entre el pasado y el presente, para establecer su propia visión de la historia”, según la descripción de muchos expertos.

Se afirma que “si Memorias históricas no hubiese registrado la vida de Confucio, no existiría la ‘Biografía de Confucio’, y ahora, miles de años después, la humanidad desconocería la existencia de este pensador universal”. Sima Qian fue el primero en escribir una biografía sobre el erudito chino. Los capítulos incluidos en la sección “Biografías de mandatarios” tratan sobre reyes, nobles, militares y ministros de estado, si bien el historiador incluyó la de Confucio como una excepción. Dicho capítulo narra la vida de este gran pedagogo y padre del confucianismo.

Xiang Yu
Xiang Yu

La “Biografía de Xiang Yu” también es un escrito muy valioso. En este capítulo se detalla la historia del general Xiang Yu, gran señor del oeste de Chu. Cada vez que se lee este episodio remite a una excelente frase del Cuartero veraniego de Li Qingzhao: “En vida debo ser excepcional y, en muerte, también”. Xiang Yu es un personaje histórico que genera mucha admiración, pero también empatía por sus desventuras. Cuando se enfrentó a Qin Shihuang, que quería unir los seis reinos, dijo sobre él: “Es reemplazable”. Aquí se puede apreciar su valentía, pero esta fue una batalla en la que se encontró solo y cantó a su mujer junto al río Wu: “Mi fuerza puede superar todo. Pero he nacido en la época equivocada, pues aun teniendo un buen caballo, este no se mueve. ¿Qué puedo hacer entonces, si no puedo ni cuidar a mi amada?”.

Al hablar de Memorias históricas, es imprescindible hacer mención al capítulo denominado “Autobiografía de Taishigong”, que sirvió al autor para relatar su propia historia. Además de resumir la estructura general de la obra, el capítulo final narra toda la vida del historiador. Es una completa recopilación de todos sus esfuerzos y anhelos que dota de un broche impecable al medio millón de caracteres que conforman la brillante obra. 


Instituto Confucio 45

pdfPublicado originalmente en: Revista Instituto Confucio.
Número 45. Volumen VI. Noviembre de 2017.
Ver / descargar el número completo en PDF 

Comentarios

Otros artículos de interés

By 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies