“El talento de Bo Le con los caballos”

“El talento de Bo Le con los caballos”. En la actualidad esta frase hecha se utiliza para mencionar el individuo o colectivo que sabe descubrir, recomendar, preparar y utilizar el personal capacitado.

El talento de Bo Le con los caballos

El talento de Bo Le con los caballos 

伯乐相马 (BóLèxiàngmă)

Según las leyendas antiguas chinas el dios encargado de los caballos se llamaba Bo Le (BóLè 伯乐).

En el período de Primaveras y Otoños (770 a.C. – 476 a.C.) había una persona llamada Sun Yang (孙阳) que se dedicaba a la crianza y selección de caballos. De hecho, al final la gente olvidó su verdadero nombre y pasó a ser conocido como Bo le (juez talentoso). Un día, por encargo del rey del Chu (楚国), Bo Le emprendió un viaje en búsqueda de caballos que fueran capaces de recorrer mil li () (1) al día. El maestro estuvo en reinos como Yan () y Zhao (), conocidos por ser la cuna de extraordinarios caballos, pero no encontró nada interesante. Durante el camino de vuelta, vio por casualidad un caballo que estaba tirando de un carro cargado de sal, subiendo dificultosamente una cuesta.

Al ver que Bo Le se le estaba acercando, el caballo enseguida levantó la cabeza con los ojos bien abiertos y relinchó con todas sus fuerzas como si tuviese algo que contarle. Bo Le no tardó nada en descubrir, mediante el aspecto físico y la voz, que éste era un caballo extraordinario y se dirigió al dueño diciéndole que quería comprarlo. El dueño accedió a venderle el caballo sin la más mínima objeción. Pensó que Bo Le era un ignorante porque quería comprar un caballo normal y corriente, flaco, glotón y sin mucha fuerza para tirar del carro.

Más tarde, Bo llevó el animal hasta el palacio real y le dijo al caballo, dándole unas palmaditas en el cuello con cariño, “chico, te he encontrado un dueño mucho mejor.” Parecía que el corcel le había entendido, subió las pezuñas delanteras para golpear fuertemente el suelo e irguió la cabeza para relinchar. Al oír el relincho del caballo, el rey salió del palacio pero quedó muy descontento pensando que Bo Le le había engañado con un caballo demasiado delgado y débil.

Sin embargo, el maestro se defendió explicando: “Su Majestad, éste es realmente un caballo potente. Lo que pasa es que lleva una temporada tirando del carro y no está nada bien cuidado, por eso tiene un aspecto horroroso. Si le alimentamos bien habrá un cambio radical en menos de medio mes.”

Aunque el rey no se quedó convencido, ordenó que lo cuidasen bien y, en efecto, el caballo cada vez presentaba mejor aspecto. Cuando el rey lo montaba, sólo escuchaba el soplo del viento pues iba muy rápido. Más tarde, este caballo acompañó al rey en muchas batallas y tuvo notables contribuciones.

Nota: (1) Li (, ), unidad china de longitud, que equivale a medio kilómetro.

Más modismos chinos en Revista Instituto Confucio – ConfucioMag:

  1. Un hombre del reino de Zheng comprando zapatos”
  2. “Tratar de dirigirse al sur con el carruaje orientado al norte”
  3. “Aprender a caminar en Handan”
  4. “Gastar mil piezas de oro comprando huesos

Todos los recursos para aprender chino publicados en ConfucioMag:


Revista instituto Confucio 25

pdfPublicado originalmente en la Revista Instituto Confucio.
Número 25. Volumen 4. Julio de 2014.
Ver / descargar el número completo en PDF 

Comentarios

Otros artículos de interés

By 

Boletín de noticias

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Suscríbete al boletín quincenal de la Revista Instituto Confucio

Cada 15 días te informamos en tu mail de los mejores reportajes publicados en ConfucioMag

¡Te has suscrito con éxito!

Pin It on Pinterest

Share This