Tao Yuanming

Tao Yuanming: precursor del género poético de “campos y jardines”

Tao Yuanming (陶渊明), fue un excelente poeta y maestro del género narrativo cifu de la antigua China. Está considerado el precursor del estilo poético “campos y jardines” que, más tarde, junto al de “agua y montañas”  desarrollado por Xie Lingyun, daría pie a una de las principales corrientes literarias: la poesía paisajística.

Reportaje de 
Peng Yirui
彭伊睿
Tao Yuanming (陶渊明), también conocido como Tao Qian (陶潜), cuyo nombre de cortesía era Yuan Liang (元亮) y a quien él mismo se hacía llamar el señor Wu Liu (五柳先生), fue un excelente poeta y maestro del género narrativo cifu (辞赋) de la antigua China. Está considerado el precursor del estilo poético “campos y jardines” (田园诗派) que, más tarde, junto al de “agua y montañas” (山水诗) desarrollado por Xie Lingyun (谢灵运), daría pie a una de las principales corrientes literarias: la poesía paisajística (山水田园诗). Dichos géneros tenían como tema la descripción de las montañas, del agua y de los campos y jardines. Son narraciones de preciosos paisajes naturales a través de unas sencillas composiciones escritas en un lenguaje llano. A través de ellos, el poeta trata de expresar su amor por la naturaleza, así como su anhelo por una vida sobria y por la búsqueda del verdadero yo.

Tao Yuanming (365 o 372 – 427) nació en el seno de una familia noble que se encontraba en declive, por lo que tuvo una infancia humilde en el campo que despertó en él un profundo amor por la naturaleza y los paisajes rurales junto a una gran pasión por la lectura. Debido al ambiente de su hogar, decidió iniciarse en la senda del funcionariado y desde pequeño comenzó a predicar el noble ideal de la “ambición que pretende los cuatro mares” (猛志逸四海, Měngzhì yì sìhǎi). Por desgracia, vivió durante las dinastías Wei, Jin y las dinastías Meridionales y Septentrionales (魏晋南北朝, 220-589), un caótico periodo de incesantes guerras e inestabilidad política en el que, a pesar de su ambición, nadie apreció su capacidad y le fue imposible ascender profesionalmente.

Tao Yuanming

Finalmente, muchos años de ardua lucha por conseguir sus objetivos no pudieron evitar una difícil carrera política marcada por continuos altibajos de su cargo. En aquella época, los ideales confucianos estaban en declive y en la sociedad comenzaban a florecer teorías metafísicas y de veneración a la naturaleza. En este contexto, Tao Yuanming se cansó de seguir luchando contra las trabas burocráticas que le impedían ascender en su carrera profesional y encarriló su vida hacia la tranquilidad rural. Dejó su puesto y volvió al campo que lo había visto nacer para hacer de él su forma de subsistencia.

Consiguió unos diez acres de tierra y una casa de paja con siete u ocho habitaciones. Detrás de la casa había plantado sauces y olmos y, delante de ella, había un patio con árboles de duraznos y ciruelos. Mientras divisaba el horizonte alcanzaba a ver una aldea y el humo que desprendía el fuego con el que sus gentes cocinaban. En lo más profundo del valle se escuchaban ladridos de perros y quiquiriquíes de gallos. Su nuevo hogar era muy tranquilo y no tenía grandes responsabilidades que lo agobiaran. Había permanecido demasiado tiempo en la vida mundana y ahora, por fin, convivía en armonía con la naturaleza.

El poeta Tao utiliza los términos “redes” y “jaula” para referirse al funcionariado. Para describirse a sí mismo acude a las metáforas de un pájaro enjaulado y un pez confinado en su pecera, lo que muestra sus sentimientos de decepción y frustración provocados por su oficio. Sin embargo, en ningún momento se queja de su falta de oportunidades sino que se centra en describir la alegría de poder disfrutar de los paisajes del campo y de la vida agrícola. Utiliza un estilo sencillo para esbozar un idílico paisaje en el que el lector parece poder visualizar el humo de las chimeneas y oír el canto de los gallos y el alboroto de los perros. Es, en definitiva, una descripción precisa de cómo el autor logró encontrar su lugar en este mundo.

Tao Yuanming

Poco después, continuó escribiendo una gran cantidad de poemas del género “campos y jardines”. En todos ellos emplea un lenguaje extremadamente sencillo para describir paisajes y emociones, alcanzando armonía entre el contenido y la forma. Las montañas del sur, los pájaros que vuelven a sus nidos, la vida sosegada del campo y el sentido de la vida misma están representados en los versos de Tao que, además de permitir una placentera lectura, están cargados de filosofía. El autor quiere convencer al lector para que no se deje arrastrar por la ambición funcionarial, para no contaminarse por la burocracia ni perder la simpleza y pureza naturales y, en definitiva, para que no olvide sus orígenes y que vuelva a la naturaleza al encuentro de su verdadero yo.

Los poemas del género “campos y jardines” de Tao Yuanming son un maravilloso tesoro que ha legado la historia de la cultura china. Su estilo y sus obras tuvieron una gran influencia en los poetas ulteriores que siguieron desarrollando el género lírico que él había creado. Tao Yuanming acumuló en su personalidad las virtudes de la honradez, la bondad, la sinceridad, el amor por el trabajo y por la naturaleza, unas características que han establecido un prototipo de literato en China que se ha convertido en protagonista destacado del amplio espectro de la cultura escrita en verso.


ic_ESP_43

pdfPublicado originalmente en: Revista Instituto Confucio.
Número 43. Volumen IV. Julio de 2017.
Ver / descargar el número completo en PDF 

Otros artículos de interés

By 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies