Vargas Llosa y su vínculo con la China literaria

Mario Vargas Llosa, escritor peruano premiado con un Nobel, goza de gran predicamento en China, donde sus obras empezaron a publicarse hace más de 35 años.

Mario Vargas Llosa China

Reportaje de
Wang Wen
王文
El 7 de octubre 2010, la Academia Sueca anunció que se le concedía el Premio Nobel de Literatura a Mario Vargas Llosa , escritor peruano de nacimiento y nacionalizado español, por su “cartografía de las estructuras de poder y sus imágenes mordaces de la resistencia del individuo, su rebelión y su derrota”. El escritor asume además varios cargos como político. De entre su vasto trabajo, sus obras más representativas son La ciudad y los perros, La casa verde y Cartas a un joven novelista.

Vargas Llosa empezó en el otoño de 1958 a escribir La ciudad y los perros, la obra que le reportó una gran fama, en una tasca situada en la calle Menéndez y Pelayo de Madrid, llamada el “Jute”. A los 22 años que tenía en aquel entonces, la presión de casarse y mantener un nivel de vida le obligó a ejercer distintos trabajos. Después de presentarse en un concurso de cuentos organizado por La Revue Française, su relato titulado El desafío obtuvo el primer premio, que consistió en quince días de visita a París. En el invierno de 1961, se instaló en la capital francesa a los 25 años y terminó de escribir la obra La ciudad y los perros en una buhardilla de un viejo edificio. Sin embargo, la publicación de esta obra no fue nada fácil, pasando el manuscrito de una editorial a otra sin éxito. Al final, con la ayuda de varios de sus amigos, Vargas Llosa encargó la publicación de su obra a la editorial española Seix Barral, empresa bajo la dirección del poeta barcelonés Carlos Barral.

La sensación no esperada que provocó la obra y el gran éxito alcanzado no tardaron en extenderse por todo el mundo hispánico. El mismo año de la publicación ganó el Premio Biblioteca Breve y más tarde se tradujo a más de veinte idiomas para promover la difusión mundial. El autor nunca imaginó que esta novela encauzaría el auge de la literatura latinoamericana de la época junto con otras obras famosas como Cien años de soledad. Asimismo, Vargas Llosa está considerado como uno de los cuatro escritores más representativos de la literatura latinoamericana junto con Carlos Fuentes, Julio Cortázar y Gabriel García Márquez.

A los 74 años, Mario Vargas Llosa se convirtió en el quinto galardonado latinoamericano con un Nobel de Literatura después de la chilena Gabriela Mistral (1945), el guatemalteco Miguel Ángel Asturias (1967), el chileno Pablo Neruda (1971) y el colombiano Gabriel García Márquez (1982).

Las obras de Vargas Llosa fueron introducidas en China hace más de 30 años. A partir de 1979, sus principales obras fueron traducidas al idioma chino y publicadas por las editoriales distribuidas por todo el país.

Mario Vargas Llosa China
Mario Vargas Llosa recibe el premio Nobel de manos del rey Carlos Gustavo de Suecia.

El primer hispanista que empezó a seguir e investigar las obras de Vargas Llosa fue Zhao Deming, catedrático de español de la prestigiosa Universidad de Pekín. En la actualidad, hay un grupo de eruditos que se dedica a la traducción e investigación sobre las obras del escritor peruano, entre los cuales destacan, además del propio Zhao Deming, Sun Jiameng, Yin Chengdong, Jiang Zongcao, Li Deming, Meng Xianchen, Zhao Zhengjiang, Duan Yuran, Zhang Guangsen y Zhu Jingdong. Según Zhao Zhengjiang, aparte de Wang Yangle, editor de la Editorial Popular de Literatura, y él mismo, existen varios especialistas en temas literarios tales como Li Yian, Dai Jian, Zhao Xiesheng, Liu Cunpei y An Chunhai, quienes han seguido investigando e introducido a Vargas Llosa y sus obras en China a lo largo de estos años.

A pesar de que Vargas Llosa ya gozaba de cierta reputación en todo el mundo en los años 60 del siglo pasado, su fama no llegó a China hasta un poco más tarde, hecho que no influyó para que sus obras no fueran investigadas exhaustivamente por los expertos chinos en literatura extranjera. Zhao Deming recordó que en 1978 la Universidad de Pekín invitó a un lector peruano, llamado Miguel Ángel, a impartir un seminario. Durante el mismo, afirmó que era un pariente lejano de Vargas Llosa y le recomendó dos libros de ese autor a Zhao Deming: La ciudad y los perros y Conversación en la Catedral. Zhao se quedó sorprendido al desconocer la existencia de este escritor a pesar de llevar varios años estudiando en Chile (1964-66), donde consiguió conocer bastantes escritores famosos de literatura latinoamericana. Más tarde, se enteró a través de un lector peruano de que la obra La ciudad y los perros fue publicada en España, al contrario de lo sucedido en Chile o Perú, donde el libro estaba censurado por las dictaduras militares de la época. Nada más acabar la lectura de esta novela, Zhao Deming elaboró un artículo titulado “El camino de creación literario de Vargas Llosa”, que tuvo mucha repercusión en la inauguración de la Asociación de Investigación Literaria de España, Portugal y América Latina, una reunión que tuvo lugar en la Universidad de Nanjing en 1979.

A pesar de que Vargas Llosa ya gozaba de cierta reputación en todo el mundo en los años 60 del siglo pasado, su fama no llegó a China hasta un poco más tarde, hecho que no influyó para que sus obras no fueran investigadas exhaustivamente por los expertos chinos en literatura extranjera.

Más tarde, Dai Ji’an, editor de la revista Arte Extranjero, le pidió el artículo a Zhao, lo redujo hasta las 2.000 palabras y luego lo publicó con un título nuevo: “El escritor peruano Vargas Llosa y sus obras”, suponiendo este hecho la presentación del escritor ante la sociedad literaria china y los lectores de ese país. Fue precisamente Zhao Deming quien tradujo su nombre al chino, llamándolo finalmente: Mǎlǐaò·Bāěrjiāsī·Luèsà, traducción que logró el consenso entre los especialistas en la inauguración de esa asociación y que ha perdurado hasta hoy en día. Además, Zhao se encargó de la traducción al español de La ciudad y los perros, la primera novela de Vargas Llosa publicada en China en 1981.

Igual que muchos escritores occidentales, la China que percibe Vargas Llosa es como los misterios que aparecen en los cuentos de Las mil y una noches. Además de haber leído las obras de Lu Xun, Mao Dun y Ba Jin, también conoce novelas clásicas como Romance de los Tres Reinos y otras del estilo. La afición a este país oriental también se ve reflejada en un ensayo suyo titulado Cartas a un joven novelista, donde Vargas Llosa utiliza la caja china para referirse a las técnicas aplicadas en la creación literaria. Una de las obras favoritas del escritor peruano es Sorgo Rojo de Mo Yan, así como las novelas de Wang Meng.

Mario Vargas Llosa China

En julio de 1994, un grupo de ocho familiares de Vargas Llosa, repartidos en distintos lugares del mundo, se reunió en China para hacer un recorrido por el país de una semana. Debido a que su viaje tenía carácter turístico, pasando por Beijing, Xi’an y Shanghai, el escritor peruano no aceptó ninguna entrevista con periodistas ni participó en ninguna charla con sus homólogos chinos. Vargas Llosa aprovechó su estancia en Beijing para visitar la Gran Muralla, la Ciudad Prohibida, el Templo del Cielo, el Palacio de Verano, etc., monumentos “magníficos y espléndidos”, según palabras del propio escritor. Sin embargo, el 12 de julio invitó al hotel Wangfu de Beijing, donde se alojaba, a dos hispanistas: Yin Chengdong, de la Oficina Central de Traducciones de China, y Zhao Deming, de la Universidad de Pekín, autoridades que han traducido e investigado su obra con profundidad. Según estos dos eruditos, Vargas Llosa, siendo un gran escritor de fama mundial, se mostró en todo momento muy simpático, accesible, modesto y generoso, lo que provocó la admiración de sus interlocutores.

En 1995, Zhao Deming fue invitado a una conferencia internacional que tuvo lugar en la Universidad de Murcia (España) para pronunciar delante de miles de personas un discurso titulado “Vargas Llosa en China” y a la que asistió el propio escritor latinoamericano. El ponente chino indicó en un español perfecto que si Vargas Llosa hubiera ganado la campaña electoral por la presidencia del Perú, “el mundo hubiera sufrido la pérdida de un gran escritor, por lo que el fracaso en las urnas nos ha permitido seguir teniéndolo a nuestro lado”. Esta afirmación obtuvo el consenso de muchos especialistas presentes y hasta el mismo Vargas Llosa asintió con la cabeza sonriendo.

Vargas Llosa escribió: “Ahora soy consciente de la existencia de China como una nación floreciente, por lo que para mí supone una gran alegría la difusión y el compartir del mundo milagroso creado en mi obra entre los numerosos lectores chinos.”

Sin embargo, el primer encuentro entre un hispanista de la China continental y el escritor peruano se remonta, en realidad, al otoño de 1984, cuando Yin Chengdong coincidió con el famoso escritor en Bogotá (Colombia) y mantuvo una larga y fructífera conversación con él. Más tarde, en 1987, Yin Chengdong se entrevistó con Julia Urquidi Illanes, la primera esposa de Vargas Llosa, en La Paz (Bolivia). Ella le regaló su libro titulado Lo que Varguitas no dijo, en el que narra su vida durante el matrimonio con Llosa, siendo la repuesta de su esposa a la novela del escritor La tía Julia y el escribidor. Más tarde, ese libro fue traducido por Yin al chino.

Algunos comentarios nos han indicado que Llosa es uno de los escritores más representativos del estructuralismo realista, cuya narración se desarrolla a partir de una estructura y distribución bien elaborada, donde se encuentran en paralelo varios hilos de relato con una técnica magnífica de narración. En las obras de Llosa podemos encontrar un amplio conjunto de figuras pertenecientes a distintos estratos sociales, como indígenas de América Latina, habitantes del pueblo llano, intelectuales, artistas, funcionarios, soldados, etc. Además, muchas realidades sociales como la dictadura política, la burocracia, el desigual reparto de la riqueza, la lucha de clases, la discriminación racial, la policía, los soldados, la corrupción, la pelea entre los partidos políticos, etc. están reflejadas también de un modo fiel en sus obras.

Mario Vargas Llosa China
Mario Vargas Llosa pronuncia en la Academia Sueca su discurso “Elogio de la lectura y la ficción”

Cumplidos 30 años de la publicación de la primera versión en chino de La ciudad y los perros en 1981, las obras de Vargas Llosa han influido en la literatura china de una manera silenciosa y profunda, al igual que pasara con su homólogo Gabriel García Márquez. La única obra que los chinos conocen del escritor colombiano es Cien años de soledad, mientras que en las estantería de las librerías chinas se puede conseguir varias versiones distintas de La casa verde o La tía Julia y el escribidor. Además, el mundo literario chino nunca ha dejado de perseguir e investigar las obras de Vargas Llosa, como la escritora hongkonesa Xixi, quien ha redactado varios comentarios sobre el escritor peruano, o el erudito taiwanés Chen Changfang, especializado en sus novelas. Al mismo tiempo se pueden encontrar más o menos huellas de Vargas Llosa proyectadas en las obras de escritores de la China continental, como Su Tong, Mo Yan, Ge Fei o Yu Hua, entre otros. Tanto Xi Xi como los escritores chinos Jia Pingwa, Yu Hua y Su Tong, han manifestado en distintas circunstancias haber recibido influencia de este maestro literario.

Vargas Llosa realizó tres viajes a Taiwán. El primero de ellos fue cuando lo invitaron en diciembre de 1977 a visitar la isla siendo director del Pen Club Internacional. Durante el viaje admiró el Museo del Palacio Imperial de Taipéi. Durante el segundo, realizado en 1989, el escritor aprovechó para tener una charla con sus homólogos taiwaneses Yin Zhanglanxi y San Mao. Después de perder las elecciones a la presidencia de Perú, Vargas Llosa volvió a hacer su tercer viaje a Taiwán. La introducción del cuento Hermano menor de Vargas Llosa en la recopilación titulada “Entre Márquez y Vargas: Selección de cuentos latinoamericanos”, libro traducido y seleccionado por Zhang Qingbai bajo la dirección de Chen Yingzhen, supuso la primera vez que se introdujo su obra en Taiwán y en ser traducida desde el español, la lengua original. En la actualidad están disponibles en el mercado taiwanés las novelas traducidas al chino tradicional, como La casa verdad, La guerra del fin del mundo y La tía Julia y el escribidor.

Mario Vargas Llosa China
“La ciudad y los perros”, una de las novelas más reconocidas de Vargas Llosa

En el libro Travesuras de la niña mala, publicado por la Editorial Popular de Literatura en diciembre de 2010, hay adjunta una carta escrita por Vargas Llosa fechada el 30 de abril del mismo año y dedicada a sus futuros lectores chinos, donde manifiesta su entusiasmo diciendo: “Nunca llegué a imaginar que las historias por mí escritas pudieran llegar jamás a un lugar tan lejano, un país que formaba parte de mis sueños de pequeño, donde abundan las ficciones, igual que muchos países increíbles y extraños que aparecen en los cuentos aventureros que he leído. Ahora soy consciente de la existencia de China como una nación floreciente, por lo que para mí supone una gran alegría la difusión y el compartir del mundo milagroso creado en mi obra entre los numerosos lectores chinos.” De hecho, lo que quiere transmitir Vargas Llosa a los leedores del gigante asiático es la amistad y la comprensión a través de sus obras.

En una rueda de prensa con sus lectores que tuvo lugar en París en 2010, Vargas Llosa, de pelo cano y rebosante de vitalidad, manifestó su intención de regresar a China ese mismo año, aunque todavía no lo ha hecho. Asimismo, mostró su interés por los éxitos y los cambios que se había logrado en China desde la reforma política, en concreto la mejora de nivel de vida y del bienestar social. Huang Yuhai, director del Club de Lectura Jiujiu, quien adquirió los derechos literarios de cinco obras de Vargas Llosa para la versión en chino simplificado, reveló que el escritor “pronto volvería a Beijing y Shanghai en un próximo viaje a China”. En vista de que Vargas Llosa es Catedrático Honoris Causa de muchas universidades prestigiosas de todo el mundo –entre ellas la Universidad de Cambridge, la Universidad de Harvard o la Universidad de Londres-, fue también invitado a varias universidades chinas a dar discursos.

Mario Vargas Llosa China

Según el propio Vargas Llosa, al igual que hiciera Don Quijote lanzando un ataque contra los molinos de viento, la literatura se ha convertido en un sustituto de la vida real, conforme a su función de consolar las ambiciones que no se pueden alanzar. La sospecha sobre la realidad construye, sin duda alguna, el secreto por el que aún perdura la literatura hasta hoy en día. A partir de estas ideas, el escritor peruano-español insiste en el retorno a la lectura a pesar de la situación en la que se encuentra la literatura de hoy. “A través de la lectura de las obras de Cervantes, Shakespeare, Dante o León Tolstoi, conseguimos alcanzar la comprensión mutua y es precisamente en sus obras donde encontramos el espíritu de los seres humanos”, manifestó el escritor ante sus seguidores.

Bibliografía:

1. Zhao Deming: El desayuno con Vargas Llosa, Noticias mundial, 2010.10.13.

2. Jiang Xiao: La carta de Vargas Llosa, galardonado Premio Nobel de Literatura, para sus lectores chinos. Personaje Global, 2010.11.3.

3. Yu Xiaobo, Pang Chunjie: Zhao Deming: la primera persona en introducir a Vargas Llosa en China, Diario Popular, 2010.10.15.


Revista Instituto Confucio 6

pdfPublicado originalmente en: Revista Instituto Confucio.
Número 6. Volumen III. Mayo de 2011.
Ver / descargar el número completo en PDF 

Comentarios

Otros artículos de interés

By 

Boletín de noticias

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR

Suscríbete al boletín quincenal de la Revista Instituto Confucio

Cada 15 días te informamos en tu mail de los mejores reportajes publicados en ConfucioMag

¡Te has suscrito con éxito!

Pin It on Pinterest

Share This