Weiqi (Go), el juego estratégico por excelencia

El juego de mesa estratégico weíqí (围棋, también conocido como go) se originó en China hace más de 4000 años y se introdujo en la península coreana y en Japón hace más de mil años, formando una parte tradicional del intercambio cultural entre los tres países.

Weiqi

Artículo de
Sun Hongwei
Instituto Confucio de la Universitat de València
孙洪威
El juego de mesa estratégico weíqí (围棋, también conocido como go) se originó en China y cuenta con una larga historia. El (), que se refería antiguamente al actual juego del weiqi, estaba considerado como una de las Cuatro Artes Tradicionales de los eruditos chinos, junto con el qín (, antiguo instrumento de cuerda), el shū (, la caligrafía) y la huà (, pintura). El go fue inventado hace más de 4000 años y se introdujo en la península coreana –donde se le conoce como baduk– y en Japón –llamado allí igo– hace más de mil años, donde se hizo popular enseguida entre los nobles y la corte. En la actualidad, se celebran cada año numerosos torneos de weiqi de distintos niveles entre China, Japón y Corea, formando una parte tradicional del intercambio cultural entre los tres países. Con el tiempo, y teniendo en cuenta las reglas de ataque y defensa, su nombre cambió al de wéiqí, que se traduce literalmente como el “juego de tablero de envolvimiento”.

Weiqi

El tablero y las fichas

El tablero de juego, en su forma cuadrada, está compuesto por una cuadrícula de 19 líneas verticales por 19 horizontales con 361 intersecciones, constituyendo un dibujo geométrico y simétrico. De hecho, entre las teorías que intentan justificar el origen del tablero, encontramos una que dice que se trata de una imitación a los 360 días celestes, más las estrellas, que serían los puntos marcados en la superficie, y el espacio central llamado tiānyuán (天元 o el origen del cielo). Otra teoría reside en la apariencia cuadrada del tablero, símbolo de la tierra, de manera que el weiqi, tanto en lo referente al tablero como a las fichas redondas, corresponde a la versión tradicional sobre el mundo, donde la tierra es cuadrada y el cielo redondo. Asimismo, el color blanco y negro de las fichas –llamadas piedras- representan el día y la noche.

Weiqi

En consonancia con la cultura idiosincrásica que manifiesta el weiqi, es imprescindible contar con un juego hecho de los mejores materiales. Las piedras más utilizadas para fabricar el weiqi provienen de la provincia de Yunnan y se llaman yúnzǐ (云子), cuya característica principal consiste en su delicado brillo y su tacto, ni frágil ni resbaladizo. Al mismo tiempo las piedras negras (181 en total) y blancas (180) tienen cada una cualidades individuales únicas y suelen ser de forma convexa. Las blancas, que se hacen de color blanco puro, tienen el resplandor típico del jade, mientras que las negras son opacas y oscuras. El tablero más apreciado es el de madera de torreya que, al ser una conífera, tiene vetas claras amarillas y exhala un aroma especial. El sonido que se produce al colocar las piedras en el tablero es suave y agradable. Otros materiales ampliamente utilizados para la elaboración de los tableros son el cinamomo, el ginkgo biloba y la picea.

Weiqi

Las reglas del juego

Las reglas básicas para jugar al weiqi son sencillas y consisten en que los dos jugadores colocan alternativamente las piedras negras y blancas sobre las intersecciones libres en vez de en las casillas vacías. El orden siempre empieza por las fichas negras –por eso tienen una más que las blancas- y cada jugada solamente permite colocar una piedra. El objetivo final del juego es controlar una porción más grande del tablero que el oponente. Cuanto mayor sea esa porción, más probabilidades tiene de ganar la partida. Las intersecciones del tablero en chino se llaman () y las fichas negras no ganan una partida hasta conseguir un total de 185 intersecciones, mientras que las blancas lo hacen capturando 177 intersecciones, como compensación por haber empezado la partida después de las negras. Asimismo, no está permitido hacer una jugada ocupando una libertad en el interior de una formación enemiga (suicidio), a no ser que esta jugada capture piedras del oponente. Por último, se retiran las piedras muertas de cada bando.

Weiqi
Las fichas del weiqi se llaman “piedras” y son blancas y negras.

Antes de ubicar las piedras, el tablero se queda vacío por completo. Teniendo en cuenta que no existe una jerarquía ni funciones distintas entre las fichas, se pueden colocar libremente en la cuadrícula dando rienda suelta a la imaginación y a la creatividad de cada jugador. Sin embargo, el único objetivo es conseguir la mayor porción del tablero usando las propias piedras mediante planes estratégicos a largo plazo. Al mismo tiempo, una partida de weiqi presupone siempre cambios constantes de situación y búsqueda de alternativas complejas. Es por ello, que por el momento no existe ningún ordenador capaz de jugar al weiqi, al contrario de lo que sucede con otros juegos como el ajedrez.

Weiqi

Tres etapas fundamentales del juego

Las tres etapas más importantes del weiqi son: el inicio de la partida, la captura y suicidio, y la limpieza antes del final, donde se retiran las piezas muertas.

Un dicho popular sobre la estrategia del juego que dice “las esquinas del tablero valen oro; los cuatro lados, plata; y el centro, nada”, lo que nos indica que al iniciar la partida es recomendable ocupar primero las esquinas y después los lados, para finalizar en el centro. Debido a la importancia trascendental que tienen las esquinas, los jugadores siempre intentan colocar una gran cantidad de piedras en los huecos libres de esas zonas sin arriesgarse a ocupar el centro. Después de estos movimientos, se entra ya en la etapa de captura y suicidio, en la que los jugadores luchan entre sí de manera ofensiva y defensiva. La limpieza antes del final consiste en hacer algún pequeño arreglo o mejora tanto en sus propios territorios como en las fronteras para acabar la batalla.

Weiqi
Campeonato juvenil de weiqi en China

La sabiduría que demuestra el weiqi

El milenario juego del weiqi es un patrimonio bien conservado en la cultura tradicional de la etnia Han, que precisamente refleja la aspiración de la sabiduría del pueblo chino.

En realidad el weiqi no es sólo un simple juego, sino que también está considerado como una elegante competición deportiva, pues integra en sí mismo conocimientos científicos, artísticos y deportivos. Jugar al weiqi con frecuencia favorece el desarrollo de la inteligencia humana en aspectos tales como en la capacidad calculadora, en la creatividad, en la rapidez de pensamiento y en la sindéresis, asimismo mejorará el nivel de observación y autocontrol. De hecho este juego tradicional chino ha supervivido durante miles de años y hoy en día gana cada vez más popularidad en el resto del mundo como una actividad cultural y competitiva de gran importancia.

Weiqi
Distintas posiciones estratégicas durante una partida de weiqi.

En la antigüedad, el weiqi era una herramienta fundamental para formar las habilidades y facultades militares de los soldados. Con referencia al artículo Prosa de Weiqi, escrito por Ma Rong (79-166) de la dinastía Han del Este (25 a.C.-220 d.C.), el tablero fue concebido como un campo de batalla y las fichas como huestes. En aquel entonces muchos estrategas prestigiosos, tales como Cao Cao y Sun Quan, eran a su vez célebres jugadores de weiqi.

En la actualidad, este juego ya no está asociado a las batallas ni a las invasiones, al contrario la gente prefiere percibirlo como un pasatiempo popular, que por un lado ayuda a desarrollar la inteligencia y cultivar la moralidad, y por el otro sirve de entretenimiento. Un partido de weiqi destaca por su complejidad estratégica, lo que requiere de meditación, inteligencia y juicio. Hay un dicho chino que dice que “la vida pasa como un partido de weiqi”, reflejando el sentido de que la estrategia aplicada en este juego siempre refleja la actitud sobre la vida que toman cada uno de los jugadores. 


Revista Instituto Confucio 9

pdfPublicado originalmente en: Revista Instituto Confucio.
Número 9. Volumen VI. Noviembre de 2011.
Leer este reportaje en la edición impresa

Comentarios

Otros artículos de interés

By 

Boletín de noticias

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR

Suscríbete al boletín quincenal de la Revista Instituto Confucio

Cada 15 días te informamos en tu mail de los mejores reportajes publicados en ConfucioMag

¡Te has suscrito con éxito!

Pin It on Pinterest

Share This