Wushu, una gran ventana a China

El wushu ( 武術 “wǔshù” o “arte marcial”) o gongfu es un arte marcial oriundo de China que posee cerca de 2.000 años de desarrollo y evolución. La estandarización de los antiguos estilos tradicionales del gongfu o kung-fu, en lo que hoy se denomina Wushu Contemporáneo, ha logrado representación organizada en más de cien países de los cinco continentes. Así ocurre en el Instituto Confucio de la Universidad Nacional de La Plata (Argentina) donde se imparten cursos de esta disciplina para adolescentes y adultos desde hace más de 5 años.

Wushu

Artículo de
Leandro Martinaschi
Instituto Confucio de la Universidad Nacional de La Plata
拉普拉塔国立大学孔子学院
El wushu o gongfu es un arte marcial oriundo de China que posee cerca de 2.000 años de desarrollo y evolución. Su punto álgido fue su inclusión como deporte de exhibición en las pasadas Olimpiadas de Beijing 2008. Aunque, en realidad, el wushu lucha desde hace años por ser declarada disciplina oficial olímpica. Su debut en Beijing 2008, reabrió las posibilidades de concreción del sueño de millones de practicantes en el mundo, si bien la tarea es harta difícil.

El proyecto chino de convertir este arte marcial en deporte de masas ha llegado a su cometido. La estandarización de los antiguos estilos tradicionales del gongfu o kung-fu, en lo que hoy se denomina Wushu Contemporáneo, ha logrado representación organizada en más de cien países de los cinco continentes.

El crecimiento del wushu tocó también a las puertas del Instituto Confucio de la Universidad Nacional de La Plata (provincia de Buenos Aires, Argentina). Desde 2011 han comenzado en este centro con éxito los cursos de esta disciplina para adolescentes y adultos.

La relación del wushu con la cultura china se respira en cada movimiento. En el proceso de reorganización y estandarización de los estilos tradicionales del gongfu, los entes gubernamentales chinos incluyeron en el bagaje técnico muchas técnicas, posturas y saltos de la Ópera China. Este desarrollo tuvo lugar a mediados del siglo XX. La ópera tuvo desde sus comienzos aspectos marciales indispensables para representar batallas, luchas y acrobacias, así los héroes de sus obras teatrales efectúan saltos y destrezas de increíble belleza y dificultad.

El proceso de reorganización y estandarización de los estilos tradicionales del gongfu, los entes gubernamentales chinos incluyeron en el bagaje técnico muchas técnicas, posturas y saltos de la Ópera China. Este desarrollo tuvo lugar a mediados del siglo XX. La ópera tuvo desde sus comienzos aspectos marciales indispensables para representar batallas, luchas y acrobacias

El así llamado boxeo pictórico en el wushu, muestra esa relación implícita y mutua entre la ópera y las artes marciales chinas. Los estilos que imitan el movimiento de ciertos animales -también llamado boxeo de apariencia- tienen singular similitud con obras famosas como la del El Rey Mono y con el estilo del mono en el gongfu.

Otros estilos pictóricos conocidos y aclamados por los practicantes del wushu son la figura del águila (yīngquán), la mantis religiosa (tánglángquán), el boxeo del ebrio (zuìquán), la serpiente (shéquán) o la del tigre (hŭquán) entre otros. Cada uno de ellos posee además una profunda relación con la cultura cinematográfica, siendo representados muchas veces en películas de acción. Tal es el caso del boxeo del ebrio, inspirado en Los Ocho Inmortales Borrachos —deidades de la antigüedad china que influyeron en la creación del estilo zuìquán— y que fue inmortalizado por los famosos actores Jackie Chan y Jet Li en multitud de largometrajes rodados en Hong Kong.

Las antiguas armas de batalla, algunas con miles de años de antigüedad, forman parte de la práctica cotidiana y gozan de un lugar privilegiado en el gusto de los adeptos al gongfu, a diferencia de otras artes marciales conocidas que no poseen práctica con armas. Así, las seis armas principales del wushu moderno –que también tiene su versión de competición más espectacular y menos relacionada con la salud- son el palo (gùnshù), el sable (dāoshù), la espada (jiànshù), la lanza (qāngshù), el sable del sur (nándāo) y el palo del sur (nángùn). Por su parte, la versión de espada del taijiquan es practicada a diario en los parques y plazas de China por multitud de personas de todas las edades, pero particularmente por adultos. Su contribución a la salud ha hecho que sea uno de los ejercicios preferidos por los mayores.

La versión de espada del taijiquan es practicada a diario en los parques y plazas de China por multitud de personas de todas las edades, pero particularmente por adultos. Su contribución a la salud ha hecho que sea uno de los ejercicios preferidos por los mayores.

También encontramos armas especiales como son el látigo de nueve secciones (jiŭjiébiān), el bastón de tres secciones (sānjiégùn), el abanico (shànzi) y la alabarda (en sus versiones pūdāo y kuāndāo).

Por otro lado, las artes marciales chinas poseen principios filosóficos derivados del Confucianismo. Así, algunos estilos tradicionales de wushu poseen además principios religiosos y morales, tales como la versión del Templo Shaolin, que seguiría las enseñanzas budistas, la de Wutang, enfocada hacia el taoísmo, o la Chaquan -boxeo de la familia Cha-, de religión musulmana vertiente hui. Las tradicionales Danzas del León y del Dragón que se efectúan en los días festivos, como por ejemplo durante las celebraciones del Año Nuevo Chino, son practicadas generalmente por escuelas de wushu, fundiendo de ésta manera lo marcial con la música y la danza. Vemos así un aspecto que excede a lo meramente marcial, característica única de las artes marciales chinas.

La enorme profusión de estilos de lucha chinos refleja las distintas manifestaciones culturales de cada minoría étnica existentes en este país. El wushu moderno buscó resumir esa abundancia en una forma estandarizada, sistematizada y ordenada por rangos de dificultad que, gracias a un método jerárquico, facilita su aprendizaje.

Hoy en día, un gran número de Institutos Confucio repartidos por todo el mundo difunden la enseñanza del que podríamos llamar “Padre de las Artes Marciales”. Argentina no es ajena a esta corriente. Es por ello que en el Instituto Confucio de la Universidad Nacional de La Plata se ha abierto esa gran ventana a la lejana y admirable China ofreciendo cursos de wushu para todas las edades y niveles impartidos por los mejores maestros del mundo de las artes marciales chinas.

Más sobre el gongfu en ConfucioMag:


Revista Instituto Confucio 6

pdfPublicado originalmente en: Revista Instituto Confucio.
Número 6. Volumen III. Mayo de 2011.
Ver / descargar el número completo en PDF 

Otros artículos de interés

By 

Boletín de noticias

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR

Suscríbete al boletín quincenal de la Revista Instituto Confucio

Cada 15 días te informamos en tu mail de los mejores reportajes publicados en ConfucioMag

¡Te has suscrito con éxito!

Pin It on Pinterest

Share This