36_zhu_da_big

Zhu Da: gran maestro de la pintura china

Zhu Da (朱耷) vivió en el siglo XVII y tuvo un papel muy importante en la historia de la pintura china. Experto en pintura paisajista y pintura de pájaros y flores, su estilo era libre y relajado, con trazos simples y concisos.

Reportaje de
Mu Zuotong
牟佐童
En China se puede decir que todo el mundo conoce las pinturas de Bada Shanren (八大山人). Son tan apreciadas que han llegado a ser vendidas en subasta por el elevado precio de cien millones de yuanes. Pero poca gente conoce el verdadero nombre del artista: Zhu Da (朱耷). Vivió en el siglo XVII y fue descendiente de Zhu Yuanzhang (朱元璋), primer emperador de la dinastía Ming (, 1368-1644). Tuvo un papel muy importante en la historia de la pintura china y, con él, hubo un antes y un después, al tiempo que tuvo una influencia significativa que marcó su época. Por eso es conocido como “el Van Gogh de China”.

Zhu Da

Convertido en monje por la guerra

Zhu Da tenía un talento innato. Su abuelo, su padre y su tío fueron pintores, por tanto, fue influido desde pequeño por una atmósfera artística. Se dice que a los ocho años ya podía escribir poesía y a los once ya pintaba. Sin embargo, el prodigioso artista nació en una época turbulenta, justo a tiempo para vivir el caos de la guerra entre la dinastía Ming y la dinastía Qing (, 1644-1911). A sus 19 años, la dinastía Ming fue derrotada y su padre falleció. Como descendiente de la familia real de los Ming, Zhu Da se vio obligado a ocultar su identidad, buscando refugio en bosques y montañas. A la edad de 23, tuvo la desgracia de perder a su mujer, por lo que decidió abandonar su hogar acompañado de su madre y su hermano. Se afeitó la cabeza y se cambió el nombre a Xue Ge para ingresar en un monasterio budista y vivir una vida austera como monje.

Zhu Da

A sus 36 años, Zhu Da tenía un gran interés por la tradición taoísta china, así que acudió al monasterio taoísta Tianning, situado cerca de Nanchang. Cuando llegó, el monasterio ya había sido completamente destrozado, así que decidió reconstruirlo. Más de tres años de trabajo después, por fin terminó la construcción y le cambió el nombre a Qingyunpu (青云圃). Más tarde, pasó a llamarse Qingyunpu (青云谱; cambió el último carácter) y todavía lo mantiene así. Actualmente, el santuario de Qing-yunpu que cuenta con una estatua del artista y el memorial de Bada Shanren, se ha convertido en una popular atracción turística de la ciudad de Nanchang.

Zhu Da

Una vida complicada

A lo largo de su vida, Zhu Da tuvo muchos nombres diferentes como “Xue Ge”, “Ge Shan”, “Lü Wu”, “Liang Yue”, “Dao Lang”, etc. Pero el nombre “Bada Shanren” (八大山人) empezó a utilizarlo en sus pinturas a partir de los 59 años y hasta su muerte a la edad de 80 años. Se dice que le gustaba mucho el clásico budista Ba daren jue jin (八大人觉经), que copiaba y recitaba para sí mismo de memoria durante su meditación. La palabra shan ren (山人), presente en su nombre, significa “monje”. Era casi como si quisiera utilizar estos cuatro caracteres para condensar su agridulce vida. Cuando firmaba como Bada Shanren, escribía los caracteres de forma que asemejaban decir “persona que ríe y llora” (哭笑之人).

Esta firma única resumía muy vívidamente sus circunstancias. Zhu Da fue primero budista y, después, taoísta y compaginó ambos estilos de vida. Al final de sus días, sin embargo, sus creencias religiosas se revelaron como un medio para evitar la persecución del gobierno Qing.

Zhu Da

Más lágrimas que tinta

Zhu Da era experto en pintura paisajista y pintura de pájaros y flores. Su estilo era libre y relajado, con trazos simples y concisos. Se podría decir que “apreciaba la tinta como si fuera oro”. Su particular estatus como descendiente del clan imperial de los Ming influyó de forma directa en su estilo pictórico limitando su libertad de creación, por lo que solo podía expresar sus sentimientos de forma implícita. De ahí el comentario del pintor Zheng Banqiao (鄭板橋): más lágrimas que tinta.

Zhu Da

Las rocas que pintaba en sus cuadros siempre eran más grandes en la parte superior que en la inferior, haciendo una metáfora del frágil mandato de los Qing manchúes. Los árboles que dibujaba siempre tenían ramas marchitas y viejas, simbolizando su propia soledad. Y los peces y pájaros que plasmaba siempre ponían los ojos en blanco, mostrando desdén hacia todo, despreciando a cualquier ser vivo e ignorando el peligro o menospreciando al enemigo.

Para poder disfrutar verdaderamente de su obra, debemos prestar atención a los poemas escritos en sus pinturas y comprender el significado implícito que hay en ellos. Un buen ejemplo es el que refleja en el poema “Tiyu” (题芋), donde recuerda cómo un monje le ayudó cuando estaba en apuros: “en el acantilado hay un anciano que prende fuego a un taro, agachado y con aspecto de búho, y me lo ofrece en medio de un día nevado”. Sin duda, una verdadera muestra de hospitalidad.

Zhu Da


Revista Instituto Confucio 36

pdfPublicado originalmente en: Revista Instituto Confucio.
Número 36. Volumen III. Mayo de 2016.
Ver / descargar el número completo en PDF 

Otros artículos de interés

By 

Boletín de noticias

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Suscríbete al boletín quincenal de la Revista Instituto Confucio

Cada 15 días te informamos en tu mail de los mejores reportajes publicados en ConfucioMag

¡Te has suscrito con éxito!

Pin It on Pinterest

Share This