Los árboles escarchados de Jilin

Los árboles escarchados de Jilin

Los “árboles escarchados” de Jilin son un fenómeno natural de condensación del frío que deja cristales de escarcha sobre la superficie de ramas y hojas, lo que la gente del lugar conoce como “árboles con témpanos”. Son esculturas translúcidas de extraordinaria blancura y belleza, como flores de peral que brotan en pleno invierno.     

Un reportaje de
Jin Yiwen 
金漪雯
En China hay cuatro escenarios naturales que destacan entre todos los demás: los árboles escarchados de Jilin, los paisajes de montañas cársticas de Guilin, el bosque de piedra de Yunnan y las Tres Gargantas del río Yangtsé. Todos conforman extraordinarias obras de la naturaleza, pero el de Jilin constituye sin duda el paraje de mayor singularidad y rareza, ya que la combinación de factores naturales y humanos hace que se logre una total armonía entre la naturaleza y el ser humano.

Los árboles escarchados de Jilin

China es el país en el que aparecieron los primeros testimonios escritos sobre el fenómeno natural de los árboles escarchados. Ya durante el periodo de Primaveras y Otoños (770-476 a.C.) se menciona en el libro Los anales de primavera y otoño, el clásico tradicionalmente atribuido a Confucio. A través de los siglos numerosos apelativos se han empleado para referirse a este maravilloso fenómeno natural como es el caso de Huang Zhen, erudito de finales de la dinastía Song, que hablaba de un “regalo de ensueño”, porque según él los dioses lo habrían entregado a los humanos mientras dormían. Aparte de ello, también se han utilizado nombres como “flor escarchada” o “flor de viburnum” (también llamado “bola de nieve”), que simboliza por su semejanza a una flor nacida en lo más crudo del invierno, entre campos nevados y cielos ventosos. Zhang Dai, escritor de finales de la dinastía Ming y principios de la Qing, también lo menciona en su célebre obra “La escarcha se asemeja a una niebla blanquecina que tiñe de blanco el cielo, las nubes, las montañas y los ríos”. En dicho pasaje se describe la aparición del fenómeno cuando tierra y cielo se funden en un solo color y el paisaje se asemeja a un poema o una pintura.        

Los árboles escarchados de Jilin

En las famosas montañas de Huangshan o de Lushan también se puede apreciar este prodigio. “La razón por la que los árboles escarchados de Jilin han adquirido semejante renombre tanto dentro como fuera de China hay que buscarla en la forma de su escarcha.” Para explicarlo, hay que comenzar por cómo se genera. En realidad, las condiciones para su aparición son extremadamente severas, pues hace falta en primer lugar que se produzca un largo y gélido invierno sobre el terreno y, en segundo lugar, se requiere un alto contenido de vapor de agua en la atmósfera. Debido a la existencia de la cercana presa de Fengman, el río Songhua no llega a congelarse en invierno a su paso por la ciudad de Jilin, lo que hace que se produzca una diferencia térmica entre la superficie del agua y la de la tierra de alrededor de 30 ºC; el contraste entre ese aire helado y la temperatura templada del río favorece así la creación del fenómeno de los árboles escarchados.

La neblina blanca formada por encima del Songhua se condensa sobre las ramas y hojas de los árboles y esculpe así sus espléndidas figuras escarchadas. Comparada con otros lugares de China donde se produce este mismo fenómeno, la escarcha blanca de Jilin resulta más frecuente y se prolonga más en el tiempo. Y, además, es la que presenta un mayor espesor, un menor grado de densidad y la estructura interna más laxa de todas ellas, lo que la hace extremadamente singular.       

Los árboles escarchados de Jilin

Cristalinas aguas

“Un río de frías y cristalinas aguas y dos orillas de escarcha condensada” es una frase que describe bien el paisaje blanco de ambas riberas del río Songhua a su paso por la ciudad de Jilin. Los árboles escarchados no sólo pueden presumir de su gran interés desde el punto de vista paisajístico, sino que también poseen un importante valor medioambiental; la escarcha ejerce también una función natural de “humidificador”, “purificador” y “generador de iones negativos”. Las conocidas como PM 2,5 son partículas en suspensión de menos de 2,5 micras, cuanta mayor es su concentración en el aire, peor es la calidad del aire.

La escarcha es capaz de absorber esas partículas sedimentadas en la tierra y limpiar así el aire. Los iones negativos también repercuten en la calidad de la atmósfera; cuando se condensa esa capa de escarcha, la cantidad de iones negativos puede llegar a ser más de cinco veces superior a la que existía previamente y esa es la razón por la que, al disfrutar de este paisaje, las personas sienten que sus pulmones están más oxigenados y que respiran mucho mejor. Al mismo tiempo, la escarcha sirve para reducir sensiblemente el ruido ambiental, ya que con ella disminuye el índice de reflectividad de las ondas sonoras, que son en gran parte absorbidas y neutralizadas. Todo aquel que pasea entre los bosques cubiertos de escarcha se ve embargado por una tremenda calma y sosiego.      

Los árboles escarchados de Jilin

Si se desea disfrutar de este fenómeno en Jilin se debe acudir allí entre finales de diciembre y finales de enero. La mejor hora para tomar fotografías es de diez a once y media de la mañana, ya que a partir de mediodía el ascenso de las temperaturas y el fuerte viento hacen que la escarcha se vaya disolviendo gradualmente. Por otro lado, hay que tener en cuenta que no se produce todos los días. Según un dicho popular, “como una súbita ráfaga de viento primaveral en mitad de la noche, miles de árboles ven brotar sus flores blancas”. 

La llegada de la escarcha es tan repentina como su desaparición, por lo que si se quiere contemplarla también hace falta un poco de suerte. El proceso de formación consta normalmente de tres fases: como se suele decir, “por la noche te rodea la bruma, de madrugada cuelgan los témpanos y en torno al mediodía se caen las hojas”. A menudo la noche anterior se forma sobre la superficie del Songhua una espesa capa de neblina que cubre todo el río y la ciudad, creando un paisaje onírico propio de cuento de hadas; esa niebla es la que anuncia la llegada de la escarcha y, cuanto más espesa sea aquélla, mayor será ésta y más bello el espectáculo. “De madrugada cuelgan los témpanos” alude a la mañana del día posterior, durante la que se pueden admirar las ramas de los sauces y olmos de las orillas recubiertas de flores de escarcha relucientes de un blanco inmaculado que, vistas desde lejos, componen un horizonte de blancura espectacular. En cuanto a la última fase, “en torno a mediodía se caen”, quiere decir que llegada esa hora y debido al ascenso de las temperaturas y las ráfagas de viento, la escarcha empieza a disolverse lentamente, un espectáculo también digno de contemplación.

Los árboles escarchados de Jilin

El mejor lugar para disfrutar de este fenómeno es la isla de escarcha aguas abajo del río Songhua, un emplazamiento famoso por la cantidad de rocío condensada en ella. La topografía de la isla es muy baja, rodeada por las aguas del Songhua, y la persistente neblina invernal hace que casi todos los días se puedan contemplar los helados árboles; incluso hay días en los que dicha niebla no llega a desprenderse del todo. Este incomparable fenómeno hace que sean innumerables los turistas llegados de todos los rincones que acuden cada invierno aquí, sin dejarse arredrar por el viento o la nieve, para disfrutar su paisaje y llevarse un testimonio gráfico de vuelta a casa.

La gran diversidad del clima en China


ic_ESP_50

pdfPublicado originalmente en: Revista Instituto Confucio.
Número 50. Volumen V. Septiembre de 2018.
Ver / descargar el número completo en PDF 

Comentarios

Otros artículos de interés

By 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies