La Fiesta de la Primavera (el Año Nuevo chino), narrado a través del espejo occidental

Es difícil para un occidental saber qué se siente en la Fiesta de la Primavera, el Año Nuevo Chino. La festividad más semejante que conocemos es nuestro propio Año Nuevo y en cierta manera guarda similitudes con este, pero no ha de caerse en el error de restarle relevancia por ello. Su naturaleza y sabor son distintos, y los variados colores de uno se reducen en el otro a un intenso y vivo rojo que por doquier celebra el fin del invierno y da la bienvenida a la esperada primavera.