gabriel garcia marquez y china

Gabriel García Márquez y su influencia en la literatura china

El premio Nobel colombiano Gabriel García Márquez y su obra “Cien años de soledad” han ejercido una influencia insustituible en la literatura china contemporánea. Mo Yan, el primer chino en ganar el premio Nobel de Literatura en 2012, reconoció la inspiración de García Márquez en dos de sus novelas, al igual que otros muchos escritores chinos durante las últimas tres décadas.

Un reportaje de
Wang Danruo
王丹若
Desde la llamada “globalización de la literatura china”, abogada por Lu Xun en los años 30 del siglo pasado, la “literatura avanza por el mundo” en los años 80, hasta que Mo Yan se convirtiera en el primer chino en ganar el premio Nobel de Literatura en 2012, la literatura china ha tardado más o menos cien años en realizar inicialmente el sueño de integrarse en el Olimpo de la literatura mundial. Mientras tanto, en los últimos 30 años, un famoso escritor extranjero y su obra más reconocida han ejercido una influencia insustituible para la literatura china. Se trata del escritor colombiano recientemente fallecido, Gabriel García Márquez, y su obra más representativa, Cien años de soledad.

gabriel garcia marquez y china

Desde el anonimato hasta la popularidad  

La primera traducción al chino de Cien años de soledad fue realizada por Song Biyun, publicada por la editorial Yuanjing de Taiwan en 1971, cuyo título fue La soledad de cien años. En 1979, Chen Guangfu, del Instituto de Literatura Extranjera de la Academia China de Ciencias Sociales escribió un texto titulado Una ojeada a las novelas contemporáneas de Latinoamérica, de 1.500 palabras, en el que presentó a Gabriel García Márquez como “el escritor colombiano que mayor contribución hizo” y “el autor que abrió la nueva era de la literatura latinoamericana”. En ese artículo destacó especialmente la enorme sensación que produjo la aparición de Cien años de soledad en América Latina, Europa y América del Norte. Citó la afirmación del escritor colombiano Naxos Keya que considera que, a partir de esta novela, el círculo literario latinoamericano consolidó la nueva escuela del “realismo mágico”.

gabriel garcia marquez y china
Descubrimiento de la escultura a García Márquez en el museo de Jintai.

 

En la revista Literatura extranjera (1980) se publicaron cuatro novelas cortas de Márquez y eso significó el primer contacto de las obras del autor colombiano para los lectores de la parte continental china. En 1982, cuando Márquez ganó el premio Nobel de Literatura, en la revista Literatura Mundial se publicaron algunos capítulos de su obra maestra. En agosto de 1984, la editorial Shanghai Translation publicó por primera vez la versión en chino de Cien años de soledad, traducida por Shen Guozheng, Huang Jinyan y Chen Quan, tres profesores de español de la Universidad de Estudios Internacionales de Shanghái. En ese momento, Mo Yan estudiaba en la Academia de Arte del Ejército Popular de Liberación de China en Beijing. Oyó hablar de esta novela por primera vez a un amigo y fue a la librería Wangfujing a comprarla. Tras leer las primeras páginas exclamó apasionadamente: “¡hay otras maneras de escribir un libro! Hay muchas cosas en la vida, como los míticos cuentos tradicionales transmitidos oralmente durante generaciones, que constituyen buenos materiales para escribir novelas”. Desde ese momento, Mo Yan empezó a construir el reino literario de su pueblo natal, al nordeste de Gaomi, a través de las fabulosas narraciones que había retenido profundamente en su memoria.

gabriel garcia marquez y china
Han Shaogong.

Un mes después de su publicación en chino por la editorial Shanghai Translation, otra editorial, Literatura Octubre de Beijing, lanzó una traducción realizada por Gao Changrong desde la versión inglesa y la rusa. A partir de entonces, con Cien años de soledad a la cabeza, los libros de García Márquez y otras obras literarias latinoamericanas, se hicieron muy populares en China continental. Según los datos registrados, se vendieron 300 ejemplares en la librería de Xujiahui en solo un día.

En busca de un estilo propio desde la imitación  

Después de ganar el premio Nobel de Literatura, muchos escritores chinos empezaron a imitar a García Márquez. Años más tarde, Mo Yan admitió que había escrito Un rayo en forma de bola y El bebé rubio inspirándose en Cien años de soledad. En la primera novela describió a un viejo que se ilusionaba con ser capaz de volar hasta que se le llenó todo su cuerpo con plumas; mientras en la otra utiliza bastantes frases como “muchos años después”, “muchos días después”, igual que el famoso comienzo de la obra cumbre de Márquez: “Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía había de recordar aquella tarde remota en que su padre lo llevó a conocer el hielo”. Algunos críticos comentaron que, con solo una frase, contenía tres dimensiones del tiempo: el pasado, el presente y el futuro. Esto muestra las avanzadas técnicas de expresión del autor mientras el libro se convirtió en una especie de “Biblia” literaria para los escritores chinos.

gabriel garcia marquez y china
Mo Yan.

Estas dos obras de Mo Yan también reflejaron el hecho de que muchos escritores imitaron a Márquez de diferentes maneras. Por un lado, hay una clara imitación del comienzo de Cien años de soledad, en obras como Hermanos de Yu Hua, La llanura del ciervo blanco de Chen Zhongshi, Mujer mujer mujer de Han Shaogong, o Tranquila como el agua de Su Tong. Por otro lado, surgieron muchos libros que describían la tierra natal del novelista en el círculo literario chino y también fueron considerados como resultado de la gran influencia que ejerció Cien años de soledad. Como ejemplos podemos citar Shangzhou, el pueblo de Jia Pingwa; Gao Mi, el pueblo de Mo Yan; y las novelas Barco viejo, de Zhang Wei; y Tibet, años ocultos, de Tashi Dawa, que fueron creados por aquella época.

gabriel garcia marquez y china
Yu Hua.

Chen Zhongjiang, director del Instituto de Literatura Extranjera de la Academia China de Ciencias Sociales y Zhao Zhenjing, traductor de español de la Universidad de Beijing, son los primeros eruditos que introdujeron a Márquez entre los lectores chinos en los años 80 del siglo pasado. En aquel momento, ambos estudiaban en México, y conocieron personalmente a García Márquez y su obra. Chen asistió a la fiesta del 62 cumpleaños de Márquez, y también fue invitado a la casa del autor colombiano. Cuando se enteró de que Cien años de soledad era muy popular en China, Márquez se puso muy contento. Chen publicó la Biografía de Gabriel García Márquez en 1999. Merece la pena mencionar que Márquez trabajó un tiempo como corresponsal, en el despacho acreditado en La Habana, para la Agencia de Noticias Xinhua; y que en sus novelas hay descripciones sobre costumbres culturales de los chinos como la afición a tirar petardos, la medicina tradicional china, la porcelana o la seda.

gabriel garcia marquez y china
Su Tong.

En Hong Kong y Taiwán ocurre lo mismo. La escritora taiwanesa San Mao, quien se enamoró de un español llamado José, escribió un artículo en 1982 sobre Márquez e hizo una comparación entre Cien años de soledad y El sueño del pabellón rojo. Creía que las obras del escritor colombiano eran profundas y tristes, lo que refleja la compasión y la emoción del autor hacia toda la humanidad. El escritor Zhang Dachun se consideraba a sí mismo como un “hijo adoptivo literario” de Márquez. Hizo atrevidas imitaciones de las obras del Nobel en algunos de sus libros como Monumento del gerente, en los años 80. Además, líderes del círculo literario de Hong Kong, como Xi Xi y Ye Si, también contribuyeron a introducir y difundir las obras del gran maestro colombiano.

En 1986, Mo Yan se dio cuenta de que: “Márquez es como un alto horno mientras nosotros somos como cubitos de hielo. Si nos acercamos a él nos evaporamos. La única manera de sobrevivir es mantenernos a distancia y explorar nuestro propio camino.” Parecía obvio que, desde aquel momento, algunos escritores vanguardistas chinos empezaron a buscar con mucho ahínco sus propias características literarias y sus más hondas raíces culturales.

Según los análisis de algunos expertos, la causa principal de la popularidad de Márquez y Cien años de soledad se debe a la propia China. En aquel entonces, China iniciaba nuevas políticas de reforma y apertura. Tenía curiosidad de cualquier cosa que se moviera en el mundo. América Latina y China pertenecían al Tercer Mundo y, además, tenían semejantes experiencias como colonias en el pasado histórico, sus pueblos sufrieron la ignorancia y la pobreza, los grandes poderes controlaron sus gobiernos y las guerras civiles duraron mucho tiempo. Esto facilitó una mayor resonancia en el aspecto cultural. Otra causa se debe a las obras de Márquez, en las que se puede encontrar una nueva manera de expresar la complejidad de la sociedad tradicional, al tiempo que reflejan y utilizan algunos sentimientos y técnicas literarias del modernismo occidental. Todo ello inspiró a los escritores chinos. A través de las obras de este autor universal, encontraron un camino para interpretar la sociedad en la que vivían y construyeron un “puente” comunicativo con la literatura mundial. En este sentido, fue Márquez quien acompañó inconscientemente a la literatura china hasta que ésta salió de una soledad que duró cien años; y fue Márquez también quien cumplió el sueño centenario del círculo literario chino de integrarse en el Olimpo de la literatura mundial.

De las impresiones no oficiales a la protección de la propiedad intelectual

En 1990, Márquez visitó Beijing y Shanghái. Junto a su agente, la señora Carmen Balcells, encontraron por todas partes versiones no oficiales de algunos de sus libros como Cien años de soledad, El amor en los tiempos del cólera… Márquez se asombró muchísimo y se puso muy furioso hasta que en Beijing, y ante todos los célebres del círculo literario chino que vinieron a verle, dijo: “¡Ustedes son piratas!” “¡No autorizo a China la publicación de mis obras aunque pasen 150 años después de mi muerte!” Esas fueron las palabras que dejó Márquez cuando terminó su visita por China.

gabriel garcia marquez y china
Gabriel García Márquez, y una edición de su obra más representativa, Cien años de soledad, traducida al chino.

gabriel garcia marquez y china

En ese momento, China continental aún no se había unido a la Convención Universal sobre Derechos de Autor, con lo que el problema que denunció Márquez existía verdaderamente. Tras ingresar en dicha convención en 1992, este fenómeno empezó a desaparecer gradualmente. Por lo tanto, a partir de ese año muchas editoriales solicitaron sucesivamente derechos de autor a Gabriel García Márquez, a su agente Carmen, a la embajada colombiana en China, o hasta en la embajada de México en China, pero sin obtener ninguna respuesta.

Chen Mingjun, redactor general de la empresa Nueva Cultura Clásica de Beijing, pidió la autorización para introducir la versión china de Cien años de soledad. Envió correos electrónicos a la señora Balcells casi todos los años desde 2002 hasta 2008 sin recibir ninguna respuesta. Puede que, por la insistencia y la sinceridad de Chen, en 2008 la agente literaria enviara secretamente a algunas personas para que hicieran una investigación oculta en China sobre este asunto durante 60 días. En ese momento, China continental ya había empezado a prestar más atención a la protección de la propiedad intelectual y el círculo editorial conseguía derechos de autor de libros extranjeros a través de un canal comercial regulado. Esta situación satisfizo a Márquez y a Carmen Balcells. El escritor retiró sus palabras de 1990 y el último día laborable antes de la Fiesta de la Primavera china de 2010, la señora Balcells envió el mejor regalo de Año Nuevo a Chen Mingjun: la autorización de la publicación de la versión china de Cien años de soledad. Chen escribió en su microblog: “es un día que quedará en la historia editorial de China.”

Con anterioridad a este hecho, el número de diversas versiones no autorizadas de Cien años de soledad que se vendieron en China continental superó varios millones de copias. Sin embargo, el escritor no obtuvo ninguna compensación económica. La empresa Nueva Cultura Clásica de Beijing decidió pagarle esta “deuda”, abonándole más de un millón de dólares sólo por los derechos de autor. Afortunadamente, y hasta el momento, de la versión china ya se han vendido más de 2,6 millones de copias.

El 30 de mayo de 2011, la versión china oficialmente autorizada de Cien años de soledad se estrenó en una ceremonia que tuvo lugar en la Universidad de Beijing. Mo Yan, Chen Zhongyi, Zhao Zhenjiang, el embajador colombiano, la directora del Instituto Cervantes en Beijing, Yi Ma, la jefa de la sede china de la agencia EFE, entre otros célebres personajes del mundo de la cultura, asistieron a la misma. El traductor de la versión china autorizada, uno de los mejores alumnos del señor Zhao Zhenjiang, Fan Ye, doctor en la especialidad de español de la Universidad de Beijing, estuvo especialmente feliz y destacó entre el resto de celebridades. Fue interesante comprobar que tanto Fan Ye, como uno de los primeros traductores de Cien años de soledad, Chen Quan, tenían experiencia de enseñar chino en el Instituto Confucio en el extranjero. Chen fue el director chino del Instituto Confucio de la Pontificia Universidad Católica de Perú, mientras que el Fan fue el director chino del Instituto Confucio de la Universidad de Granada. En 2010, éste empezó a traducir Cien años de soledad.

Más sobre la relación de China con la literatura hispanoamericana:

Neruda y sus lazos de amistad con la nación china


pdf

Publicado originalmente en: Revista Instituto Confucio.
Número 24. Volumen III. Mayo de 2014.
Leer este reportaje en la edición impresa

Comentarios

Otros artículos de interés

By 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies