Hotel Astor de Taijin

El Hotel Astor de Tianjin: más de cien años de lujo en cinco estrellas

El Hotel Astor fue desde 1863 hasta finales del siglo XIX, el lugar más importante para realizar las actividades políticas y diplomáticas en Tianjin. Se trata del primer hotel con carácter internacional en la historia moderna de China y en su momento fue el edificio más alto de Tianjin y el primero en toda China en instalar un ascensor.

Reportaje de
Wang Wen
王文
La China moderna se desarrolla con ímpetu, lo cual ha empujado a Tianjin a colocarse entre las metrópolis más grandes del país, a pesar de tener una historia poco conocida. El secular Hotel Astor, situado en el centro de la ciudad, parece una ventana al pasado con una perspectiva de futuro, testigo único de los profundos cambios sufridos por esta urbe durante el último siglo. Al entrar en su vestíbulo tenemos la sensación de caminar en un túnel del tiempo que atraviesa la historia de una forma viva, así los sucesos y las personas pasadas aparecen claramente ante nuestra vista.

Actualmente, el Hotel Astor es el único de su clase que ha sido aprobado por el Consejo de Estado chino como entidad bajo la protección de reliquias nacionales. Se trata de un edificio con la típica arquitectura de corte británico situado en el número 199 de la calle Jiefang Norte –conocida a principios del siglo pasado con la Wall Street china– y el 33 de la calle Tai’erzhuang, del distrito de Heping. La estructura general del Hotel Astor es rectangular y se divide en dos partes: la antigua y la nueva, conectadas por el interior. El antiguo marco de la entrada principal del viejo edificio de más de cien años es la zona más protegida del hotel y está catalogada como reliquia nacional.

Hotel Astor de Taijin
El Astor es el único hotel de China que posee un museo donde se cuenta su historia.

En 1860, las tropas británicas y francesas expugnaron Tianjin y la reina Victoria del Reino Unido (1837-1901) ordenó a sus subordinados elaborar un “contrato de arrendamiento” sobre cómo vender a plazos el suelo perteneciente a la concesión británica en la ciudad de Tianjin. En la primavera de 1863, John Innocent (1829-1904), misionero metodista británico, firmó un contrato de compra de tierras con John Gibson, máxima autoridad británica en Tianjin, por un valor de 600 liang(1).

Unos meses después, John Innocent, con el propósito de incorporar el estilo de construcción occidental en la ciudad, levantó un sencillo edificio mezcla de estilo británico e indio que sirvió las veces de almacén, empresa comercial, hotel y restaurante. Esa fue la forma embrionaria del Hotel Astor, llamado en aquel entonces “casa de barro” o “casa vieja”. De acuerdo con la traducción fonética de su nombre al chino, se le denominó Lìshùndé (利顺德), lo cual coincidía sutilmente con el pensamiento del gran pensador Mencio (孟子, 370-289 a.C.) de la China antigua.

Hotel Astor de Taijin
Busto de Gustav von Detring.

En 1886, John Innocent, junto con el germano británico Gustav von Detring (1842-1913), segundo presidente del consejo administrativo del hotel y comprador de la Tianjin Jardine Matheson Liang Yanqing, recaudó fondos para reconstruir el edificio y transformarlo en un hotel de tres pisos y cinco en las esquinas con forma de torres, ampliándose la superficie de construcción a 6.200 metros cuadrados, convirtiéndolo así en el edificio más alto de Tianjin en aquel momento.

El Hotel Astor es el primero de su categoría con carácter internacional en la historia moderna de China. Desde 1863 hasta finales del siglo XIX, siempre fue el lugar más importante para realizar las actividades políticas y diplomáticas en Tianjin. Posteriormente, se convirtió en el lugar de residencia de mayor categoría de los diversos representantes nacionales y extranjeros que acudían a la ciudad. Así, países como el Reino Unido, Estados Unidos, Canadá, Japón, etc. establecieron sucesivamente su consulado en este hotel. Además, muchos tratados entre China y Occidente se firmaron aquí.

Hotel Astor de Taijin
Sus cuadros muestran escenas que han marcado la historia de Tianjin.

Su inauguración coincidió con el movimiento de auto fortalecimiento de la China moderna, por lo que muchos de los sucesos de la modernización de Tianjin fueron planificados o ensayados aquí. En 1879, Gustav von Detring sugirió al estadista chino Li Hongzhang (1823-1901) instalar una centralita telefónica en dicho hotel. Li aceptó su sugerencia y estableció una línea telefónica desde la casa señorial del virrey hasta Gegu, barrio de los suburbios del sur de la ciudad, haciendo el Hotel Astor de punto intermedio en la conexión. Así fue como el Hotel Astor se convirtió además en la primera empresa en Tianjin en utilizar un teléfono.

La carretera moderna de asfalto que unía Tianjin con Beijing se originó sobre una base de grava, subvencionada por el hotel en 1887. Un año más tarde, el Astor contaba con su propio generador eléctrico, convirtiéndose así en el primer local de la ciudad en utilizar iluminación eléctrica.

En 1920, Estados Unidos fabricó por primera vez una docena de máquinas estadísticas que utilizaba tarjetas perforadas. Y el hotel compró una de ellas para llevar el registro de la información de clientes. Debido a su valor y curiosidad, ahora se ha convertido en un tesoro mundial, pues fue el origen de lo que actualmente se conoce como IBM (International Business Machines).

Hotel Astor de Taijin
El ascensor del Hotel Astor, todavía en uso, es el más antiguo de toda China.

El ascensor del Hotel Astor es el más antiguo de toda China. En otoño de 1924 el edificio sufrió una ampliación y la empresa estadounidense de ascensores Otis Elevator Company le fabricó uno específicamente y envió un equipo de técnicos a China para instalarlo. Durante más de 80 años el ascensor ha sido utilizado por personalidades de la talla de Sun Yat-sen, Zhou Enlai, etc. Hoy en día, dicho ascensor continúa en funcionamiento y mantiene su estado intacto.

El propio Hotel Astor es un museo vivo de la historia moderna de China. Desde su fundación en 1863, ha sido testigo de la dinastía Qing (1644-1911), del Ejército de Beiyang (北洋军), de la República de China (1912-1949), del régimen títere japonés de Manchukuo (1932-1945) y de la República Popular de China. Durante más de cien años han sucedido muchos acontecimientos históricos importantes en el hotel y se han alojado multitud de personajes y políticos ilustres tanto chinos como extranjeros, tales como Li Hongzhang, Sun Yat-sen, Song Qingling, Zhou Enlai, Song Jiaoren, Huang Xing, Puyi, Cai E, Yuan Shikai, Duan Qirui, Liang Qichao, Zhang Xueliang, Zhao Yidi, Mei Lanfang, Charlie Chaplin, Herbert Clark Hoover, el rey Eduardo VIII de Inglaterra, Ito Hirobumi, etc.

Las autoridades del hotel restauraron las habitaciones en las que residieron esos célebres personajes y las denominaron “suite de los famosos”, decorándolas con fotografías de dichos ilustres. De entre ellas, la 288 fue donde vivió Sun Yat-sen y tiene el nombre de “suite presidencial”. En la habitación 302 residió Mei Lanfang y lleva su nombre. El trigésimo primer presidente de los Estados Unidos de América, Herbert Clark Hoover, vivió cinco años en el hotel ocupando la habitación 388, dedicándose en Tianjin al mundo de la minería de oro.

El establecimiento abrió su propio museo en una zona específica de unos 700 metros cuadrados. Dicha exhibición habla de la historia del hotel y expone fotos, retratos y documentos históricos de sus célebres clientes, así como los primeros teléfonos, la iluminación eléctrica, el ascensor y la máquina estadística que utilizaron durante mucho tiempo. También cuenta con reliquias de gran valor, como el sombrero imperial para los oficiales de primera categoría que concedió la emperatriz Cixi al accionista del hotel Gustav von Detring, una estatua de oro de un buda tibetano, una silla italiana tallada de estilo renacentista de más de cien años, el fonógrafo con el que Puyi y la emperatriz Wanrong bailaron y apreciaron la música, el antiguo piano que tocaban Song Qingling y la señorita Zhao Si, etc.

Hotel Astor
En 1886 se transformó en un hotel de tres pisos y cinco en las esquinas con forma de torres, convirtiéndolo así en el edificio más alto de Tianjin en aquel momento.

Vale la pena mencionar que Gustav von Detring (apodado en chino Dé Cuǐlín, 德璀琳), uno de los fundadores y accionistas del Hotel Astor, ocupó una posición muy importante en la historia moderna de China. Trabajó en la división de impuestos de la Aduana de Tianjin durante 22 años a finales del siglo XIX. Fue nombrado asesor diplomático y del movimiento de auto fortalecimiento por Li Hongzhang. En 1878, por medio de Li Hongzhang y con la ayuda del británico Hurd, Gustav decidió el color del primer sello chino –el famoso “sello del gran dragón”– y desarrolló el sistema de correos moderno en China. En 1896, Cixi le concedió el sombrero imperial de primera categoría y Li presidió el acto. Esta escena fue pintada al óleo y está colgada en una pared del vestíbulo del Hotel Astor. Dicho sombrero imperial está guardado en una vitrina del restaurante “Palacio Buckingham”. Además, Gustav von Detring convenció a Li para desarrollar el ferrocarril en China y los dos presidieron la inauguración de la línea de tren de Tianjin a Tanggu. Por su parte, su yerno comandó el acorazado que pagó el Hotel Astor para atacar a los enemigos y rindió servicios sobresalientes en la guerra del Mar Amarillo entre China y Japón.

En 2002, De Yixin y Adolf Lange, bisnietos de Gustav von Detring, y sus respectivas esposas, visitaron por primera vez el Hotel Astor, momento que siempre habían anhelado. De Yixin, arquitecto de profesión y residente en Estados Unidos, se emocionó al ver la grandiosidad y majestuosidad del edificio que ayudó construir su bisabuelo.

La carretera moderna de asfalto que unía Tianjin con Beijing se originó sobre una base de grava, subvencionada por el hotel en 1887. Un año más tarde, el Astor contaba con su propio generador eléctrico, convirtiéndose así en el primer local de la ciudad en utilizar iluminación eléctrica.

Hace un tiempo, una pareja británica de unos 80 años visitaron el hotel y les gustó tanto que se quedaron una larga temporada. Un día, le contaron la realidad del porqué de su estancia a un camarero curioso: en la década de los 40 del siglo XX la pareja se casó precisamente en este mismo hotel y ahora revivían de nuevo aquéllos emotivos momentos.

Tianjin: la ciudad portuaria china que brilla con luz propia

En una ocasión, una delegación de empresarios estadounidense se alojó en el hotel y el gerente les comentó: “¡Nuestro hotel tuvo el honor de formar a un presidente estadounidense!” Los norteamericanos se quedaron atónitos, así que les contó cómo Herbert Clark Hoover trabajo a principios del siglo XX como ingeniero en una empresa minera con capital del Hotel Astor. Fue en este momento cuando los huéspedes comprendieron sus palabras iniciales.

El pabellón de Tianjin en la Expo Shanghái 2010 fue diseñado tomando el Hotel Astor como modelo, lo cual reveló la importancia de dicho edificio en el seno y la vida de la ciudad.

Nota:

(1).   En la antigua China se utilizaba la plata como moneda corriente, y el liang era su unidad monetaria.


ic_ESP_13-1

pdfPublicado originalmente en: Revista Instituto Confucio.
Número 13. Volumen IV. Julio de 2012.
Ver / descargar el número completo en PDF 

Comentarios

Otros artículos de interés

By 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies