Permanecer junto a un árbol esperando que más liebres se estrellen contra su tronco

“Permanecer junto a un árbol esperando que más liebres se estrellen contra su tronco” 

El proverbio chino “permanecer junto a un árbol esperando que más liebres se estrellen contra su tronco” (守株待兔, shǒuzhūdàitù) o, como diríamos en español, “esperar que las cosas nos caigan del cielo”, se suele emplear para referirse a quienes quieren conseguir logros a golpe de suerte sin esforzarse en absoluto.

“Permanecer junto a un árbol esperando que más liebres se estrellen contra su tronco” 

守株待兔

En algún momento del Periodo de las Primaveras y Otoños (770-476 a.C.) y de los Reinos Combatientes (475-221 a.C.), en el Reino de Song había un campesino que quería mejorar su vida, trabajaba duro cada día pero no deseaba tener que esforzarse tanto. De repente un día, mientras estaba labrando los campos, apareció una liebre corriendo como el viento que casualmente se golpeó contra el tronco de un árbol que había cerca y murió. El campesino estaba encantado de poder llevársela a casa y disfrutar del delicioso sabor de su carne. Por la noche se puso a pensar: “Ya no hace falta volver a trabajar duro nunca más. Solo con que cada día espere bajo el árbol a recoger una liebre tengo suficiente para comer.” A partir de entonces no volvió a labrar los campos y permanecía a diario sentado bajo el árbol esperando a que acudiesen más liebres. Pero, claro está, el campesino nunca volvió a conseguir ninguna pieza de caza de este modo, por lo que se ganó las burlas de todos los habitantes del Reino de Song.

El proverbio “permanecer junto a un árbol esperando que más liebres se estrellen contra su tronco” (守株待兔, shǒuzhūdàitù) o, como diríamos también en nuestra lengua, “esperar que las cosas nos caigan del cielo”, se suele emplear para referirse a quienes quieren conseguir logros a golpe de suerte sin esforzarse en absoluto.

Más modismos chinos en Revista Instituto Confucio – ConfucioMag

“La papada y la mandíbula están perfectamente coordinadas, pero sin los labios los dientes se enfriarían”

  1. “Un hombre del reino de Zheng comprando zapatos”
  2. “Tratar de dirigirse al sur con el carruaje orientado al norte”
  3. “Aprender a caminar en Handan”
  4. “Gastar mil piezas de oro comprando huesos”
  5. “El talento de Bo Le con los caballos”
  6. “Pensar en 3 por la mañana y 4 por la noche”
  7. “Utilizar la lanza más aguda para atacar el escudo más resistente”
  8. “Ver una serpiente reflejada en la copa”
  9. “El utópico manantial de los melocotoneros”
  10. “Tocar el ‘guqin’ a un buey”
  11. “Tragarse un dátil entero”
  12. “Devolver intacto el jade al reino de Zhao”
  13. “Por la gracia del Cielo”
  14. “Taparse los oídos para robar una campana”
  15. “Señalar un ciervo y decir que es un caballo”
  16. El zorro aprovecha el poder del tigre”
  17. “El hombre ingenuo mueve montañas”
  18. “Reparar el establo tras perder una oveja”
  19. “Matar dos águilas con una sola flecha” (一箭双雕)
  20. “Comprar la caja y devolver la perla” (买椟还珠)
  21. “Quedar por detrás de Sun Shan” (名落孙山)
  22. “Aquí no hay 300 onzas de plata” (此地无银三百两)
  23. “De cien disparos, hacer cien dianas” (百发百中)
  24. “Tirar de las plantas frescas para ayudarlas a crecer” (揠苗助长, yàmiáozhùzhǎng)
  25. “Dibujar una serpiente y añadirle patas” (“Huà shé tiān zú”)
  26. “La distancia pone a prueba la resistencia del caballo, el tiempo revela el verdadero corazón de las personas”
  27. “La papada y la mandíbula están perfectamente coordinadas, pero sin los labios los dientes se enfriarían”

pdfPublicado originalmente en: Revista Instituto Confucio.
Número 53. Volumen I. Marzo de 2019.
Ver / descargar el número completo en PDF 

Comentarios

Otros artículos de interés

By 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies