La imagen típica de las pinturas de Yangliuqing consiste en un niño gordinflón con una carpa en sus brazos.

Las pinturas de Año Nuevo de Yangliuqing, embajadoras de alegría y felicidad

En el pueblo de Yangliuqing se conserva la tradición de decorar las casas durante el Año Nuevo Chino. La imagen típica que aparece frecuentemente en los cuadros de Yangliuqing consiste en un niño gordinflón con una carpa en sus brazos, transmitiendo el deseo de prosperidad durante el año próximo. La elaboración de los dibujos consisten en una combinación de grabado e impresión en una tabla de madera que después se pinta manualmente.

Un reportaje de
Wang Danruo
王丹若
En China, todavía hoy en día, especialmente en las zonas rurales, se conserva la tradición de colocar pareados en las puertas y de decorar las casas durante el Año Nuevo Chino a fin de destacar el ambiente festivo de esas fechas. Los dibujos del año nuevo, siendo una variedad de la pintura tradicional china, se originaron a partir de los retratos del Dios de la puerta cuya imagen se pegaba en la entrada de los hogares como talismán en la China antigua y no se les llamó niánhuà (年画 o estampa de Año Nuevo) hasta la época del emperador Guangxu (1873-1908) de la dinastía Qing (1644-1911).

Pinturas de Yangliuqing

Pinturas de Yangliuqing

Pinturas de Yangliuqing
La elaboración de un dibujo consiste en una combinación de grabado e impresión en una tabla de madera que después se pinta manualmente. Primero se esculpen los perfiles en una lámina de madera y se aplican varias capas de tinta de colores distintos y al final se pinta con pinceles.

La pintura tradicional y popular de año nuevo recurre mayoritariamente a las estampas como herramientas con que se lleva a cabo su elaboración. Estas obras destacan por la aplicación de un estilo sencillo que expresa plena felicidad y fortuna mediante perfiles multicolores y simples. El contenido temático de estos dibujos, aparte de coincidir con las características rústicas típicas chinas, se centra por lo general en las flores, los pájaros, los niños gruesos, las carpas de colores, las leyendas mitológicas o los cuentos históricos, con el objetivo de transmitir la ilusión que tiene la gente de obtener una buena cosecha, salud, prosperidad y una vida feliz.

Yangliuqing (杨柳青, conocida antiguamente como Guliukou) es un precioso pueblo situado a unos 15 kilómetros al oeste de la ciudad de Tianjin, alrededor de la cuenca inferior del río Daqing. Debido a las sucesivas guerras que estallaron a finales de la dinastía Yuan (1271-1368), un escultor de la época se refugió en dicho pueblo y comenzó a realizar retratos y pareados en madera del Dios de la puerta que vendía durante las fiestas tradicionales. Como el negocio prosperó, cada vez más personas del pueblo se dedicaron a esa labor. A partir de la dinastía Ming (1368-1644), el dragado del Gran Canal hizo que llegase el papel de arroz y las pinturas del sur, lo que aceleró el desarrollo artístico de Yangliuqing. A mediados de la Dinastía Qing, todo el pueblo, junto con otros de los alrededores, gozaba de cierta prosperidad patente en el número de tiendas dedicadas a la venta de dibujos y en el número de profesionales que ejercían esta disciplina artística. La diversidad de los dibujos y la gran aceptación por parte de los clientes han hecho de Yangliuqing el pueblo natal de este arte, consiguiendo así su papel fundamental en la historia de los grabados reconocidos junto con los de Taohuawu, poblado cercano a Suzhou, provincia de Jiangsu. Por eso los expertos dicen: “admirad la variedad Liu en el norte y la Tao en el sur”. El máximo apogeo de Yangliuqing se alcanzó durante el reinado del emperador Guangxu (1873-1908), superando la venta anual de estos dibujos los 20 millones de monedas, sobre todo gracias a las ventas realizadas en el norte del país.

La diversidad de los dibujos y la gran aceptación por parte de los clientes han hecho de Yangliuqing el pueblo natal de este arte, consiguiendo así su papel fundamental en la historia de los grabados reconocidos junto con los de Taohuawu, poblado cercano a Suzhou, provincia de Jiangsu.

Los dibujos del año nuevo de Yangliuqing han heredado la tradición estilística de la pintura de la dinastías Song (960-1279) y Yuan (1271-1368), asimismo han incorporado elementos artísticos de grabados de la dinastía Ming y de otras formas de artesanía procedentes del teatro. La elaboración de un dibujo consiste en una combinación de grabado e impresión en una tabla de madera que después se pinta manualmente. Primero se esculpen los perfiles en una lámina de madera y se aplican varias capas de tinta de colores distintos y al final se pinta con pinceles. De hecho, el dibujo acabado destaca por las características del grabado y por el aspecto multicolor y vivo, expresando su gusto folklórico y la peculiaridad china.

Pinturas de Yangliuqing

En 1926, Huo Yutang creó el taller más grande de pintura en Yangliuqing llamado Yu Cheng Hao. Después de la fundación de la República Popular China, el primer ministro, Zhou Enlai, visitó el taller y ayudó en la adquisición de un colorante amarillo que se precisaba urgentemente. En la actualidad, Huo Qingyou, heredero de la sexta generación e hijo de Huo Yutang, sigue llevando a cabo el proyecto ambicioso que su padre creara en el siglo pasado, estudiando y recuperando las técnicas tradicionales que estaban en peligro de extinción, tales como la de trazar, grabar, pintar, dibujar y montar un cuadro. Hoy en día, Huo Qingyou dedica su propia residencia a la construcción de un museo-taller donde se exhibe una colección de más de 400 grabados y un centenar de valiosos cuadros antiguos.

En 1995, durante la celebración de la IV Conferencia Mundial sobre la Mujer de Beijing, Huo Xiuying, sucesora del arte familiar, fue invitada a la representación nacional de las cien artes más destacadas donde enseñó sus dibujos de colores. A lo largo de la primavera del año 1994, aprovechando la exposición cultural que organizó el Museo de Ciencias y Tecnologías Chinas en Suiza, Huo Chengshun, como representante de la pintura folklórica china, permaneció cuatro meses en Lucerna mostrando su peculiar arte.

Teniendo en cuenta que los niños son los más queridos de la familia, se presenta en estos dibujos un niño mofletudo con un cuerpo rollizo, una cara complaciente y un gran pez entre los brazos. Durante el Año Nuevo Chino, el hecho de colocar un dibujo en casa no solo significa la celebración del éxito del año pasado, sino también el deseo de mejorar en el año próximo

Además, la Televisión Central de China (CCTV), la Televisión de Tianjin (TJTV) y una de Taiwán filmaron en varias ocasiones en el taller entrevistas y emitieron programas específicos sobre este tipo de arte. A lo largo de los últimos años han acudido aquí numerosos aficionados extranjeros provenientes de Japón, Corea del Sur, Francia, Suiza, Polonia e Italia, entre otros, quienes han mostrado su interés tanto en el estudio del arte chino como en la propia pintura.

Numerosas obras únicas de Yangliuqing circularon por el extranjero durante la dinastía Qing, con lo que hay diversas colecciones de miles de piezas de este arte en museos británicos, franceses, rusos, japoneses, alemanes, americanos, austriacos y taiwaneses. En efecto, en la mayoría de los libros publicados en el extranjero sobre arte chino se pueden encontrar contenidos relacionados con Yangliuqing. El taller de pintura Yu Cheng Hao, debido a su experiencia, prestigio y tradición, vende sus obras a países como Alemania, Inglaterra, Francia, Italia, Singapur, Malasia, etc.

Pinturas de Yangliuqing
Este tipo de pinturas también se pueden ver en museos y exposiciones de renombre.

En 2006, los grabados de Yangliuqing fueron declarados Patrimonio Nacional Cultural Inmaterial. En 2008, la exposición de los dibujos de Yangliuqing que tuvo lugar en Corea del Sur patrocinada por el Gobierno chino logró una enorme repercusión. Por su parte, un restaurante chino de Múnich (Alemania) muestra en sus paredes varios dibujos de Yangliuqing como motivos decorativos.

En la Expo Shanghái 2010 se exhibió la obra elaborada por Huo Qingyou titulada Celebrando la Expo con alegría, donde podemos ver a varios niños encantadores vestidos con ropa multicolor y bailando danzas tradicionales chinas en compañía de otros que están tocando trompetas y batiendo tambores.

La imagen típica que aparece frecuentemente en los cuadros de Yangliuqing consiste en un niño gordinflón con una carpa en sus brazos, transmitiendo el deseo de prosperidad durante el año próximo (1). Teniendo en cuenta que los niños son los más queridos de la familia, se presenta en estos dibujos un niño mofletudo con un cuerpo rollizo, una cara complaciente y un gran pez entre los brazos. Durante el Año Nuevo Chino, el hecho de colocar un dibujo en casa no solo significa la celebración del éxito del año pasado, sino también el deseo de mejorar en el año próximo. Igual que el pez vivo y el niño gordo que nunca crecen en los dibujos, las pinturas de Yangliuqing han podido mantener su juventud en cuanto a la creación y al encanto artístico se refiere.

Utensilios de la caligrafía y la pintura chinas

Nota:

(1).  (, pez, pescado) es una palabra homófona a (, sobrante, excedente) en chino, lo que da el sentido de prosperidad y riqueza.


ic_ESP_13-1

pdfPublicado originalmente en: Revista Instituto Confucio.
Número 13. Volumen IV. Julio de 2012.
Ver / descargar el número completo en PDF 

Comentarios

Otros artículos de interés

By 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies