Radicales de los caracteres chinos

Los radicales de los caracteres chinos, las claves de la escritura china

El conocimiento de los radicales de los caracteres chinos facilita mucho el estudio y la comprensión del idioma escrito. Los trazos para escribir los caracteres chinos son limitados y algunos adoptan formas estilizadas, comprimidas o simplificadas que forman parte de otros caracteres más complejos.

Reportaje de
Carlos Planchadell
西班牙瓦伦西亚大学孔子学院  学生
Cuando se inicia el estudio de la lengua china lo que más llama la atención son los caracteres, los cuales se nos presentan, a simple vista, como un jeroglífico indescifrable. Asimismo, buscar un caracter desconocido en el diccionario se hace una tarea farragosa y larga, pero ese escollo, para los que en particular se sienten atraídos por la caligrafía china, se transforma en todo un reto.

Letras chinas o caracteres “hanzi”: curiosidades de los logogramas chinos

Durante el aprendizaje a través de los cursos que comprenden el ciclo llamado Chino Básico, primero se enseña que los trazos para escribir los caracteres son limitados, posteriormente se percibe que algunos adoptan formas estilizadas, comprimidas o simplificadas, que van situados normalmente en primer lugar, como si fueran prefijos, que forman parte de otros caracteres más complejos y que se repiten en todas las palabras que tienen algo en común, como si se tratara de una familia lingüística. Esas formas estilizadas, comprimidas o simplificadas, son los radicales, la raíz o las “claves”. Si bien, como nos tiene acostumbrados la lengua china, no es una regla fija.

Los radicales proceden en su inmensa mayoría de sustantivos y verbos que podríamos llamar básicos, fundamentales o elementales. Su conocimiento facilita mucho el estudio y la comprensión del idioma escrito, máxime cuando se empieza el estudio del Chino Intermedio, donde los textos se presentan sólo con caracteres chinos.

Radicales de los caracteres chinos

Por un lado, nos permiten acceder a los diccionarios con mayor facilidad, debido a que las entradas se organizan en función de los radicales ordenados por número de trazos de 1 a 17 –algunos estudiosos occidentales comparan los radicales con nuestro abecedario–; por otro lado, nos permite intuir en un texto (con las naturales reservas), la materia de la que se está tratando.

Vamos a comentar algunos de los radicales más comunes en el vocabulario que corresponde al nivel de Chino Básico, siguiendo lógicamente el orden por número de trazos.

Dos trazos

En principio, con dos trazos, encontramos el radical que proviene de o yán (palabra, caracter), que forma parte al inicio de los caracteres que tienen que ver con su significado, tales como huà (palabra, hablar), (palabra, voz, término), o shuō (decir, hablar, explicar).

También con dos trazos tenemos que es la simplificación de rén (persona). Este radical, aparece en los caracteres de pronombres, tales como (tú, tuyo) o (él, suyo) y se incluyen también en caracteres de actividades propias de personas como zhù (vivir, residir) o jiàn (clasificador de prenda de vestir).

Tres trazos

Con tres trazos analizaremos diversos casos: primero comentaremos el radical que como vemos no se trata de una simplificación o compresión del caracter matriz, sino que es la parte superior de cāo (hierba) y aparece en frutas como 葡萄 pútao (uva), hierbas e infusiones de las mismas como chá (té) y, englobándolo todo, como si las hierbas (vegetales) fueran el menú ideal, en cài (comida, verduras, plato). Si nos detenemos en este caso, aparece también en la parte inferior el carácter (arroz), el alimento por antonomasia en China. De igual modo en la Medicina China se utilizan muchas hierbas y no es de extrañar que aparezca este radical en yào (medicamento).

Con tres trazos también tenemos relativo a shŏu (mano), que encontramos en caracteres relacionados directamente con actos realizados con las manos, tales como (golpear, jugar), dān (cargar) o (levantar).

Otro radical importante de tres trazos es (mujer, sexo femenino), que pierde el extremo derecho del héng (trazo horizontal), que forma parte al inicio de los caracteres genuinamente femeninos como 妈妈 māma (mamá), năi (leche), 奶奶 năinai (abuela paterna), 姐姐 jiĕjie (hermana mayor), y como sumun hăo (bien, bueno, amable), que une madre e hijo.

Los radicales han mantenido un proceso de simplificación dentro del conjunto de la lengua china. Durante la dinastía Han (207 a.C-220 d.C.) los diccionarios contaban con 540 radicales, en la dinastía Ming (1368-1644) se redujeron a 214, mientras que en la actualidad algunos tratadistas los fijan en 186, de los cuales los más frecuentemente utilizados se condensan a unos cien

Por último, con tres trazos nos encontramos con dos radicales también muy importantes: primero, el radical que proviene de la reducción de kŏu (boca), que pasa a formar parte de caracteres tan ordinarios como chī (comer), (beber) o 咳嗽 késou (toser); y terminamos con que es el correspondiente a shuĭ (agua, líquido), que aparece en todos los caracteres relacionados con ella, como hăi (mar), (lavar) y para su segunda acepción tāng (sopa) o zhī (zumo, jugo).

Cuatro trazos

Con cuatro trazos tenemos el radical de (madera, árbol), que como se puede apreciar, se trata del mismo grafismo pero comprimido. Este radical hay que situarlo en el momento de su origen, cuando muchos objetos se hacían de madera, pues no se entendería que forme parte de caracteres como bēi (vaso, taza), (máquina) o lóu (edificio), aunque es más comprensible en (silla). Con la segunda acepción aparece en caracteres de árboles y también de sus frutos como 桔子 júzi (mandarina) o en 樱桃  yīngtáo (cereza).

Cinco trazos

Como último ejemplo expondremos un radical de cinco trazos que es la simplificación de (ropa), y por tanto aparece en múltiples prendas de vestir, como 裤子 kùzi (pantalones), 裙子 qúnzi (falda) o 袜子 wàzi (calcetines).

Antes de concluir con esta breve introducción, cabe recordar, que los radicales han mantenido un proceso de simplificación dentro del conjunto de la lengua china. Durante la dinastía Han (207 a.C-220 d.C.) los diccionarios contaban con 540 radicales, en la dinastía Ming (1368-1644) se redujeron a 214, mientras que en la actualidad algunos tratadistas los fijan en 186, de los cuales los más frecuentemente utilizados se condensan a unos cien. Esta reducción, aun dentro de la complejidad del tema, nos facilita sustancialmente el aprendizaje de la lengua china.

El ‘Shuowen Jiezi’ y los caracteres chinos


Revista Instituto Confucio 15

pdfPublicado originalmente en: Revista Instituto Confucio.
Número 15. Volumen VI. Noviembre de 2012.
Leer este reportaje en la edición impresa

Comentarios

Otros artículos de interés

By 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies