Reginald Johnston: El escocés que se enamoró de China

Reginald Johnston comenzó a trabajar en China en 1898 como oficial de la administración británica y se enamoró de la cultura y lenguas del país. Estudió el Confucianismo, investigó en las tradiciones, aprendió el mandarín y llegó a ser el profesor de inglés del último emperador.