Yuan Longping

Yuan Longping: el científico padre del arroz híbrido

El científico chino Yuan Longping consiguió en 1974 crear la primera espiga de arroz híbrido, lo que supuso una solución urgente al hambre en todo el mundo, incrementando las cosechas más del 30%. Durante los años 60 del siglo pasado, China sufrió una gran hambruna producida por diversas calamidades naturales con la consiguiente escasez de cereales, mientras que hoy en día no hay escasez de cereales, y el país se ha convertido en la tercera nación más importante en la donación de víveres.

Reportaje de
Wang Wen
王文
Yuan Longping, miembro de la Academia Nacional China de Ingeniería y el científico agrónomo de mayor prestigio del país, es famoso en todo el mundo por ser el “padre del arroz híbrido”. La nueva especie de arroz descubierta por este investigador chino ha hecho aumentar consideradamente la producción de arroz, ofreciendo una solución real para el problema del hambre de millones de personas en todo el planeta. Por ello se le conoce como el actual Shennong (1) chino.

Yuan Longping
Yuan Longping entre arrozales.

Existen multitud de estudios que indican que casi la mitad de la población global consume arroz como alimento básico y se cultiva en más de 120 países y regiones con un promedio de producción de alrededor de 200 kilos por hectárea. Durante los años 60 del siglo pasado, China sufrió una gran hambruna producida por diversas calamidades naturales con la consiguiente escasez de cereales, un desastre que afectó a todos los chinos de aquella época. Esto produjo que quedara en la población una sensación de miedo que dura todavía hoy en día. En los años 90 del siglo pasado, el economista americano Brown, planteó la cuestión de cómo alimentar a toda la población china. Según él, conforme aumenta la población y la saturación de las tierras cultivadas, el problema del hambre también se incrementa, lo que puede llegar a afectar a China, y al mundo, en todos los aspectos sociales. Sin embargo, después de la primera década del siglo XXI China ha conseguido alimentar a más de un veinte por ciento de la populación mundial con solo un siete por ciento de los cultivos del mundo. Además de padecer más hambre, los chinos comen cada vez mejor. De hecho, en la China de hoy no hay escasez de cereales, y el país se ha convertido en la tercera nación más importante en la donación de víveres en todo el mundo. En este sentido China ya no supone una sobrecarga para el planeta en cuando a suministros de alimentos, sino que participa cada vez más activamente en las ayudas internacionales a zona necesitadas. A finales de 2005, el Programa Mundial de Alimentos anunció oficialmente en Beijing que a partir de 2006 terminaba definitivamente la ayuda alimentaria para China. Esta declaración marcó el fin de una historia de 26 años en la que el gigante asiático recibió cereales como ayuda alimenticia. Todo esto tiene que ver con el interés por el descubrimiento y la amplia difusión del arroz híbrido inventado por Yuan Longping.

Criado en la ciudad pero relacionado con el arrozal

Yuan Longping nació en 1930 en una familia de nivel social medio alto residente en la ciudad de Beijing, aunque se crio entre Chongqing y Wuhan. Su padre era un licenciado de la Universidad del Sureste de Nanjing y su madre, alumna sobresaliente de un instituto religioso que dominaba perfectamente el inglés. Ella siempre enseñaba a sus hijos bajo la doctrina del amor, la honestidad y las virtudes, lo que influyó profundamente en Yuan. A los seis años, una visita familiar a un huerto situado en a las afueras de Wuhan le produjo una impresión muy agradable y le quedó el recuerdo de una infancia con flores y frutos tiernos, lo que más tarde le situó hacia el camino profesional de las ciencias agrónomas en contra de la voluntad de su madre. Tras licenciarse, asumió en 1953 el cargo de profesor del Instituto de Agricultura de Anjiang, provincia Hunan. El hambre que sufrió China en los años 60 le hizo tomar la decisión de centrarse en el estudio del arroz, pues para Yuan Longping es el alimento básico por excelencia y podría solucionar el problema de hambre.

Después de más de diez años de duras investigaciones, en 1974 lograron crear la primera espiga de arroz híbrido que integraba numerosas ventajas, como mejorar la producción de arroz por hectárea hasta los 500 o 600 kilos.

Un día en el arrozal experimental de su instituto, una espiga le llamó mucha atención debido a su aspecto físico y al tamaño del grano con cáscara. Etiquetó esta espiga y reservó todos sus granos como semillas para su próximo ensayo. Sin embargo, el resultado obtenido el año siguiente fue un tanto inesperado, puesto que los plantones, de peor calidad de generación en generación, demostraban alturas diferentes y producían grano en fechas variadas. Yuan reflexionó sobre el resultado sin poder encontrar una explicación razonable acuerdo a las Leyes de Mendel, puesto que la segregación no debería tener lugar en la segunda generación pura, sino en las híbridas. Así, pensó que todo se debía a la aparición de una espiga natural híbrida. No obstante, la conclusión autorizada de aquella época indicó que el arroz pertenecía a plantas de autopolinización y no mostraba ninguna ventaja híbrida. Yuan hizo caso omiso a sus superiores y decidió investigar este misterio por sí mismo. De hecho, en 1966 publicó un trabajo titulado La esterilidad y el sexo masculino del arroz, en el que no solo desarrollaba las características del arroz, sino que también afirmaba que con una selección minuciosa se podría aumentar notablemente la producción de arroz aprovechando las ventajas de arroz híbrido de primera generación. Así fue el origen de esta nueva especie de arroz.

Yuan Longping en un arrozal con campesinas del sur de China.
Yuan Longping en un arrozal con campesinas del sur de China.

Después de más de diez años de duras investigaciones, lograron en 1974 crear la primera espiga de arroz híbrido que integraba numerosas ventajas, como mejorar la producción de arroz por hectárea hasta los 500 o 600 kilos. Además, con el estreno continuo de nuevas variedades, la producción por hectárea nunca ha dejado de crecer hasta alcanzar los 800 y 900 kilos. La divulgación y aplicación de este nuevo producto en China empezó en 1976 y se extendió a más de 2 millones de hectáreas ese mismo año, lo que supuso un aumento de alrededor de 20 por ciento de la producción. Hasta 2009 la técnica de cultivo del arroz híbrido llevaba más de treinta años en territorio chino, contribuyendo a su vez al crecimiento productivo de los cereales.

El 19 de febrero de 2001, tuvo lugar en el Gran Palacio del Pueblo de Beijing la celebración de la Conferencia Nacional de las Ciencias y Tecnologías, donde Yuan Longping, que tenía 71 años entonces, recibió la primera edición del Premio Nacional de Ciencias y Tecnologías. A lo largo de estos últimos años, el proyecto de arroz híbrido dirigido por Yuan, aparte de haber recibido subvenciones de millones de yuanes del Estado chino, ha sido también un tema muy importante que preocupa a los dirigentes chinos.

La difusión del arroz híbrido en el mundo como solución urgente al hambre

Durante la visita en 1979 a China de Welch, director de una empresa estadounidense de semillas, la empresa estatal de semillas del Ministerio de Agricultura chino le regaló un kilo y medio de semillas de arroz híbrido. Eso hizo que Welch se diera cuenta de las ventajas de esta especie de arroz capaz de aumentar la producción como mínimo un 30 por ciento. En enero de 1980 se firmó el primer contrato de transferencia de tecnología a un país extranjero en el sector agrícola, en el que se exponía que China transfería la tecnología del cultivo de semillas de arroz a Estados Unidos para que más tarde se elaborase tal producto en el territorio norteamericano y se vendiese en su propio país y otros como Brasil, Egipto, Italia, España y Portugal. En julio de 1981, la Occidental Petroleum Corporation llegó a China con propósito de rodar el documental En el jardín de la República Popular China: historia del arroz híbrido chino, en el que el agrónomo trabajaba tanto de actor protagonista como de traductor. Esta película no solo estrenó en países americanos y europeos, sino que también llegó hasta Japón en 1983. En una conferencia internacional del arroz celebrada en Filipinas en 1982 Yuan fue reconocido como “el padre del arroz híbrido”.

En enero de 1980 se firmó el primer contrato de transferencia de tecnología a un país extranjero en el sector agrícola, en el que se exponía que China transfería la tecnología del cultivo de semillas de arroz a Estados Unidos para que más tarde se elaborase tal producto en el territorio norteamericano y se vendiese en su propio país y otros como Brasil, Egipto, Italia, España y Portugal.

A principios de los años 90 del siglo pasado, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) llevó a cabo una campaña de divulgación del arroz híbrido como medida estratégica para solucionar la escasez de víveres en quince países en vías de desarrollo con la concesión de subvenciones asignadas para tal actividad. Yuan Longping, que asumía el cargo de asesor superior de esta organización, viajó en diversas ocasiones a la India, Filipinas, Vietnam, Birmania y Bangladesh para compartir su experiencia, técnica y materias primas. Hasta 2009 Yuan y su equipo impartieron multitud de cursillos, bien en solitario, bien en colaboración con el Gobierno chino, para más de dos mil agrónomos provenientes de una cincuentena de países. Además, él mismo visitó Estados Unidos, Japón, Francia, Reino Unido, Alemania, Egipto y Australia con el fin de presentar su fruto científico. Más de cuarenta países y regiones repartidos por Asia, Sudamérica, África y Norteamérica poseen ya la técnica del cultivo del arroz híbrido. 

Yuan Longping en la recogida de un premio por su carrera.
Yuan Longping en la recogida de un premio por su carrera.

Desde 1985 el agrónomo chino ha sido galardonado con diversas recompensas internacionales, tales como el premio de oro “Inventor Distinguido” de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual, el premio de la ciencias de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), el premio de “Agricultura y Nutrición” de la Fundación Lanck del Reino Unido, el premio honorario “Salvar el hambre mundial” de Estados Unidos, la medalla honoraria “Garantía de seguridad para los cereales” concedida por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), el galardón “Científico piloto en aprovechamiento de las ventajas híbridas” otorgado por México, el premio israelí Wolf en Agricultura, el premio real tailandés “Hoz dorada”, el premio “contribución extraordinaria” del ASAP, la medalla francesa en agricultura y premio Mahathir de Ciencias de Malasia, entre otros. El 29 de abril de 2007, Yuan Longping fue elegido como miembro extranjero de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos. A la hora de exponer la razón de su elección, el presidente de la academia, Cicerone, explicó que la técnica del cultivo del arroz híbrido descubierta por Yuan “ha garantizado la paz mundial gracias al crecimiento de la producción de arroz y resuelve el problema de la alimentación para más de 70 millones de personas”.

Grandes aspiraciones

Hoy en día, el huerto que una vez visitara Yuan Longping cuando era pequeño es un campo inmenso de arroz. Continuamente se le repite un mismo sueño: el de conseguir que el arroz tenga la misma altura que el sorgo, largos como escobas y con granos del tamaño de cacahuetes, capaz de cobijar bajo su sombra a sus amigos y a él mismo. Debido a las horas que pasa Yuan trabajando en el campo, su piel está curtida y es oscura, lo que hizo que en su primer viaje a Estados Unidos se le confundiera con un campesino, y eso a pesar de hablar perfectamente inglés. Sus aficiones, como consecuencia de su carácter alegre y positivo, son practicar la natación y el voleibol, tocar el violín y escuchar música. Yuan tiene un genio apacible y adora a su familia. Sabe devolver los favores que ha recibido, a la vez que mantiene un estilo humilde en su enfoque público. A pesar de que dispone de una gran fortuna, prefiere vivir una vida simple y sencilla, y dedica el dinero obtenido de los premios a la fundación que lleva su nombre, cuyo objetivo consiste en galardonar a otros agrónomos sobresalientes. De hecho, Yuan es el científico ideal para los campesinos gracias a su simpatía y sencillez, pero a la vez posee una gran capacidad de solucionar sus problemas prácticos. Eso hace que sea bastante popular entre la población, quien piensa que para conseguir el bienestar social se ha de recurrir a dos “Ping”: Deng Xiaoping y Yuan Longping, incluso para algunos campesinos, Yuan es el Shennong de hoy en día y le dan la bienvenida con ruidosos petardos.

Debido a las horas que pasaba Yuan trabajando en el campo, su piel estaba curtida y era oscura, lo que hizo que en su primer viaje a Estados Unidos se le confundiera con un campesino, y eso a pesar de hablar perfectamente inglés.

Durante la Expo de Shanghái 2010, Yuan Longping visitó el pabellón nacional de España, donde conoció a Ignacio Nino, director de la exposición sobre Madrid, con quien mantuvo una agradable conversación en la que intercambiaron diversos puntos de vista sobre multitud de temas, desde la paella valenciana hasta el cultivo del arroz. El 18 de enero de 2011 la imagen de Yuan Longping apareció en Times Square de Nueva York en un vídeo promocional con los rostros más importantes de China dedicado a la difusión de ese país en los Estados Unidos.

En 2012, el científico de 82 años dijo que aún tenía dos deseos por cumplir: el primero era dirigir una investigación sobre la nueva generación de un arroz híbrido capaz de aumentar la producción hasta los mil kilos por hectárea; y el segundo consistía en la difusión del arroz híbrido por todo el mundo, haciendo que la superficie total de cultivo de esta especie de arroz se incremente de un 10 a un 20 por ciento, mejorando al mismo tiempo el bienestar de todo el planeta. Si la totalidad de la superficie de cultivo de este arroz híbrido alcanza los 15 millones hectáreas, se incrementaría la producción en 30 millones de toneladas de arroz teniendo cuenta que cada hectárea podría producir dos toneladas más. De esta manera se podría solucionar el problema del hambre para millones de personas. Según Yuan Longping, la ciencia nunca tiene fronteras, con lo cual su arroz híbrido no solo es de China, sino más bien pertenece a todo el mundo.

Nota: (1) Shennong (神农), El divino granjero, conocido como el Emperador Yan (炎帝), es uno de los personajes principales de la mitología china que transmitió a los antiguos chinos la práctica de la agricultura.


pdfPublicado originalmente en: Revista Instituto Confucio.
Número 16. Volumen I. Enero de 2013.
Leer este reportaje en la edición impresa

Comentarios

Otros artículos de interés

By 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies