Isla de los tres estanques

La isla de los tres estanques que reflejan la luna

La isla más grande situada en el centro del lago del Oeste (西湖, Xīhú), es conocida como “la isla de los tres estanques que reflejan la luna” (三潭印月岛), pues es en este lugar donde se encuentra el paisaje del lago con el que comparte nombre. La ínsula goza de una belleza envidiable pues, no en vano, es comúnmente considerada el emplazamiento más hermoso del estanque. Está conectada por un puente de nueve arcos de norte a sur y por un dique de tierra construido de este a oeste.

Reportaje de 
Peng Yirui
彭伊睿
Es imposible hablar del lago del Oeste (西湖, Xīhú) en Hangzhou, sin hacer mención a los paisajes más famosos a los que da cabida, como “el alba en el dique Su en primavera” (苏堤春晓), “la luna sobre el lago apacible en otoño” (平湖秋月), “el puente roto cubierto de nieve” (断桥残雪), “la puesta del sol desde la pagoda Leifeng” (雷峰夕照) o “los tres estanques que reflejan la luna” (三潭印月), entre otros. A diferencia de lo que pueda parecer, los nombres de estos lugares no pertenecen a traducciones de proverbios o expresiones idiomáticas del chino. Estos conjuntos de cuatro caracteres son fórmulas originadas en la dinastía Song Meridional (南宋, 1127-1279) específicamente para describir los hermosos paisajes del lago del Oeste y sus alrededores. El uso de vocablos, en los que se busca una perfecta coordinación entre los tonos y el ritmo de su pronunciación, permite recitar cada una de sus sílabas de forma armoniosa para evitar su olvido. Son un total de diez expresiones que designan otros tantos lugares y sus peculiaridades más notables, como los diez paisajes más pintorescos del lago del Oeste. Los cinco antes mencionados son probablemente los más conocidos, pero no los únicos. Todo su conjunto se ve completado por: “el loto a la brisa en el patio Quyuan” (曲院风荷), “los peces del muelle de las flores” (花港观鱼), “las oropéndolas cantando en los sauces” (柳浪闻莺), “los picos gemelos atravesando las nubes” (双峰插云) y “la campanada de la noche en Nanping” (南屏晚钟). Todos ellos sirven al turista de referencia para que, durante su visita al lugar, no deje pasar la oportunidad de contemplar cada uno de los rincones de este fascinante atractivo turístico.

Isla de los tres estanques

La isla más grande situada en el centro del lago del Oeste es conocida como “la isla de los tres estanques que reflejan la luna” (三潭印月岛), pues es en este lugar donde se encuentra el paisaje del lago con el que comparte nombre. La ínsula goza de una belleza envidiable pues, no en vano, es comúnmente considerada el emplazamiento más hermoso del estanque. Está conectada por un puente de nueve arcos de norte a sur y por un dique de tierra construido de este a oeste.

Isla de los tres estanques

Los tres estanques que reflejan la luna han sido protagonistas de diversas leyendas a lo largo de la historia de China. Hay quien sostiene que su origen procede del mito, según el cual el gran escritor Su Dongbo (苏东坡) dragó el lago del Oeste y, posteriormente, construyó en el centro tres pagodas de piedra para comprobar la calidad de los sedimentos del lago. Las pagodas presentaban forma de calabaza de peregrino y cada una de ellas tenía cinco cavidades. Al encenderse llamas dentro de ellas proyectaban en la lejanía una imagen muy parecida a la luz de la Luna. De hecho, era casi imposible discernir si la imagen era real o no cuando se veía reflejada sobre la superficie del lago.

Cuenta otra leyenda que una vez el famoso carpintero chino Lu Ban (鲁班) se llevó a su hermana pequeña a Hangzhou. Allí alquiló una tienda y reclutó a una gran cantidad de jóvenes como aprendices. El negocio le hizo prosperar y sus alumnos progresaban de forma muy satisfactoria. Un día, de repente, se desató una intensa tormenta, numerosas nubes negras cubrieron el cielo y, en cuestión de segundos, descargaron toda el agua que almacenaban e inundaron una parte importante de lo que entonces era la ciudad de Hangzhou (杭州), la capital de Zhejiang. El responsable de la catástrofe resultó ser, en realidad, un monstruoso pez cabeza de serpiente que esporádicamente despertaba de su letargo bajo las profundidades del lago del Oeste y salía a la superficie para provocar grandes tormentas. Lu Ban, aterrorizado, decidió llevar a su hermana y a sus aprendices a la montaña, gracias a lo cual lograron sobrevivir.

Isla de los tres estanques

Inesperadamente, el monstruo quedó cautivado por la belleza de la hermana de Lu Ban, por lo que tomó la forma de una persona y amenazó al carpintero: “si no casas a tu hermana conmigo, desataré el diluvio más grande que haya existido jamás. ¡La ciudad de Hangzhou quedará sumergida bajo el agua!” Ante la comprometedora situación, Lu Ban fue capaz de reaccionar astutamente y engañó al pez: “mi hermana no es una muchacha cualquiera, si de verdad deseas casarte con ella, tendré que prepararle una buena dote. Cuando lo haga, te concederé su mano si así lo deseas”. Lu Ban comenzó entonces a estudiar en secreto las dimensiones del lago del Oeste y, posteriormente, se llevó de nuevo a su hermana y a sus aprendices a la montaña, pero, esta vez, a preparar la dote de la boda. La afanosa tarea duró 49 días, tras los que logró reunir el obsequio: un quemador de incienso de gran tamaño.

Isla de los tres estanques

La siguiente ocasión en la que el monstruoso pez se dejó ver, la hermana de Lu Ban le dijo: “primero has de llevarte el quemador de incienso al que será nuestro hogar y colocarlo en un buen sitio. Luego deberás ir a buscarme con un palanquín nupcial”. Tras escuchar sus demandas, el pez originó un remolino en el que envolvió el quemador de incienso para transportarlo a las profundidades del lago. Sin embargo, una vez depositado en su interior, el enorme objeto tapó completamente la superficie que el lago ocupaba. El monstruo quedó atrapado bajo el inmenso objeto y, siendo incapaz de ascender a la superficie para respirar, murió bajo el agua. El quemador también acabó confinado bajo el lodo del lago, quedando tan solo expuestas tres de sus esquinas, que forman las tres pagodas que se han mantenido erguidas hasta hoy.

Isla de los tres estanques

En la noche del Medio Otoño, cuando la luna es más grande, redonda y brillante, es el momento más adecuado para remar por las aguas del lago. En esa noche, 15 velas resplandecen en cada una de las tres pagodas, protegidas por finas capas de papel que tapan las cavidades en las que se encuentran. Cuando su luz abandona las siluetas para iluminar el lago, es posible contemplar cómo sobre su superficie se dibujan 33 lunas: la que nos alumbra desde el firmamento y su reflejo en el agua, las 15 pequeñas que salen de las pagodas y los 15 destellos que proyectan en el lago y, por último, aquella que brilla en el corazón de todos sus espectadores. La luna del cielo, las de las pagodas, las del agua y la del corazón están estrechamente vinculadas, pues los visitantes del lugar no solo se deleitan con la belleza de la imagen que tienen ante sí, sino también, por el afecto que provoca en lo más profundo de sus corazones. Esta es, precisamente, la mayor peculiaridad de los tres estanques que reflejan la luna. Más que un bello paisaje, se trata de una perfecta fusión entre la naturaleza y la cultura.

Isla de los tres estanques

Desde tiempos remotos este paisaje ha fascinado a todos sus visitantes. A finales de la década de los setenta, los certificados de intercambio de divisas del banco de China, equivalentes a 1 yuan, llevaban impresa en una de sus caras una imagen de los tres estanques que reflejan la luna. Más adelante en el tiempo, también pasó a ser protagonista de la parte posterior de los billetes de 1 yuan de la quinta generación de la divisa nacional china. Ello constituye una muestra inequívoca del valor que este lugar ha adquirido a lo largo de los siglos para este pueblo.

Zhejiang: El hogar de la seda


Instituto Confucio 45

pdfPublicado originalmente en: Revista Instituto Confucio.
Número 45. Volumen VI. Noviembre de 2017.
Ver / descargar el número completo en PDF 

Comentarios

Otros artículos de interés

By 

Boletín de noticias

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Suscríbete al boletín quincenal de la Revista Instituto Confucio

Cada 15 días te informamos en tu mail de los mejores reportajes publicados en ConfucioMag

¡Te has suscrito con éxito!