El vino en China y su poso histórico y cultural

26_vino_01_featured

El  vino en China es consumido desde hace más de dos mil años. Comenzó siendo un producto de lujo para el disfrute de la familia imperial y de la clase noble, pero durante la dinastía Tang  (618-907) su consumo se popularizó más allá de la corte.

Reportaje de
Zhao Yuehan
赵悦含
La historia del cultivo de la vid y la elaboración del vino es casi tan antigua como la de la civilización humana, prueba de ello son obras como La Ilíada y La Odisea de Homero, donde se mencionan varias veces la uva y el vino. Los testimonios arqueológicos apuntan a que la cultura del vino se originó en Persia (actual territorio de Irán). Con el tiempo, se hizo popular en Europa hasta alcanzar su difusión global alrededor del siglo XIX. Así, el vino se convirtió en una especie de lenguaje universal. Aunque China se encuentra en el Lejano Oriente, el interés que los chinos han manifestado por esta bebida se remonta a miles de años atrás, cuando se la consideraba un licor valioso y delicioso.

En la primera recopilación de poesía china, el Libro de las Odas (诗经 Shījīng), anterior a la dinastía Han ( 206 a.C.), ya aparecen descripciones sobre la recogida y el consumo de la vid, una planta silvestre que se pensaba que favorecía la longevidad y la salud. Pero fue en la obra maestra Memorias Históricas del erudito Sima Qian (马迁) de la dinastía Han ( 206 a.C.-220d.C.), donde aparecieron por primera vez relatos sobre la uva y el vino en China en la región Xiyu (西域 Xīyù o las Regiones Occidentales es el término específico empleado antiguamente en China para referirse tanto a las regiones del oeste como a las situadas en el límite occidental de sus fronteras).

26_vino_04
Diferentes momentos de la producción del vino.

26_vino_02En el año 119 a.C., el diplomático Zhang Qian (张骞) dirigió su segunda misión hacia Xiyu, y encontró numerosos viñedos y vino en el estado de Da Yuan (大宛 actual Valle de Fergana). Cuatro años después, en el año 115 a.C., la expedición regresó a su patria llevando consigo semillas de uva, nogal, granada, sésamo, haba, pepino, ajo y zanahoria para la siembra a gran escala en el oeste de China. La introducción de las técnicas empleadas por los países vecinos para el cultivo y la elaboración del vino hicieron que se convirtiera en un producto de lujo para el disfrute de la familia imperial y de la clase noble. Según la leyenda, Meng Tuo (孟名佗, también llamado Meng Boliang), un hombre acaudalado, fue nombrado gobernador provincial de Liangzhou (en Gansu) tras una recepción en la que sirvió vino a las autoridades. Cientos de años más tarde, el gran literato de la dinastía Song (), Su Shi (苏轼), elaboró un poema en tono irónico en el que hacía mención a este hecho histórico: “Por muchas batallas que haya ganado, no hay general que se pueda comparar con el adinerado Bo Liang, quien consiguió gobernar Liangzhou gracias al vino.” Se demuestra, por tanto, la importancia y la fascinación que ya existía entonces por el fruto de la vid.

El vino en China llegó a su máximo apogeo durante la dinastía Tang (, 618-907) cuando la producción y el consumo se popularizaron y dejó de ser un producto exclusivo de la corte. Otra prueba de ello es su frecuente mención en los poemas escritos durante dicha dinastía. En el año 640, las tropas de los Tang conquistaron la capital del estado, Gao Chang (高昌), que ocupa hoy en día la zona de Turfán en la provincia de Xinjiang. Allí fue donde el emperador Tai Zong (太宗) descubrió una nueva especie de uva y aprendió de los lugareños técnicas para la elaboración del vino. Una vez adquiridos estos conocimientos ordenó la plantación de vid en el jardín real para elaborar el apreciable vino.

En el año 640, las tropas de los Tang conquistaron la capital del estado, Gao Chang. Allí fue donde el emperador Tai Zong escubrió una nueva especie de uva y aprendió de los lugareños técnicas para la elaboración del vino.

La estabilidad social y la apertura al exterior, junto con el elevado bienestar social, permitieron en esta época la consolidación y el fomento del vino entre toda la sociedad. Este fenómeno se refleja en la poesía de la dinastía Tang, en concreto con el poema de Wang Han (王翰): “Beber vino y de inmediato recordar el sonido de la pipa”, una frase que significa que los oficiales y soldados, a punto de emprender la expedición, levantaban sus copas llenas de vino tinto y recordaban el sonido de la pipa (琵琶 un instrumento tradicional chino). Li Bai (李白), otro prestigioso poeta de la misma dinastía, recurrió a las siguientes líneas: “El vino y las copas doradas acompañan a Wu Ji mientras monta a caballo”. Este fragmento explica como Wu Ji, una joven que se va a casar, lleva en su dote vino, lo cual indica que era un producto muy valioso. Liu Yuxi (刘禹锡) describió, en su obra literaria “Canciones de Pu Tao”, todos los procesos llevados a cabo desde la siembra hasta la cosecha pasando por la poda, el emparrado, el abonado y el regadío. En Chang’an (长安), la capital de la dinastía Tang, había tiendas occidentales donde se comercializaban productos vitivinícolas procedentes de las regiones de Asia occidental.

Recipientes tradicionales de cerámica para vino y licores.
Recipientes tradicionales de cerámica para vino y licores.

Los gobernantes de la dinastía Yuan (, 1271-1368) también mostraron su agrado por el vino y establecieron instituciones oficiales que se dedicaban al cultivo de la vid y a la elaboración del apreciado caldo. Concedieron beneficios fiscales a las entidades vitivinícolas. De hecho, Marco Polo, en la narración sobre sus viajes al Lejano Oriente, mencionaba los numerosos viñedos y la cantidad de gente dedicada a la viticultura alrededor de Beijing y Taiyuan. Li Shizhen (时珍), célebre herborista y acupunturista durante la dinastía Ming (, 1368-1644), en su obra Compendio de la materia médica (本草纲目, Běn cǎo gāng mù), hizo varias referencias a los métodos aplicados en la preparación del vino en China y a los beneficios medicinales de esta bebida: la mejora de la salud y la belleza.

Los gobernantes de la dinastía Yuan establecieron instituciones oficiales que se dedicaban al cultivo de la vid y a la elaboración del apreciado caldo.

Xu Guangqi (徐光), también perteneciente a la dinastía Ming, registró en su Enciclopedia Agrícola las principales variedades de uva que se cultivaban en China: la “cristal”, la morada y la verde. Además, tanto en las obras de teatro de la dinastía Yuan como en las novelas publicadas durante las dinastías Ming y Qing, encontramos fragmentos descriptivos sobre la producción y el consumo de vino en China. Sin embargo, en la milenaria cultura china siempre han predominado el bái jiǔ (白酒 licor blanco) y el huáng jiǔ (黄酒 licor amarillo). Las exigencias en cuanto a la cosecha de la vid y la dificultad de conservar la uva, junto con las limitaciones geográficas y las técnicas e instalaciones necesarias para su cultivo, hicieron que el vino en China no llegara a ser tan popular como en la sociedad europea.

26_vino_11
Bodega Chang Yu en Yan Tai.

26_vino_16La situación no cambió hasta finales de la dinastía Qing (, 1644-1911). En 1892 el patriota chino residente en Indonesia, Zhang Bishi (张弼士), invirtió 3 millones de liang (1) de plata para crear en Yan Tai (provincia de Shangdong) la primera bodega moderna de China a la que llamó Chang Yu (张裕). En esta bodega se contrató a viticultores austríacos que introdujeron desde Europa las técnicas, las instalaciones y más de un centenar de especies de uva para la elaboración de vino, así como la elección de barricas de roble como alternativas a los recipientes tradicionales de cerámica. Durante la Exposición Internacional Panamá-Pacífico de 1915, el vino tinto, el brandy y el vermú elaborados por esta bodega china, con marcas registradas de “Riesling” y “Cabernet Sauvignon”, denominaciones de las prestigiosas especies de uvas europeas, ganaron medallas de oro, un hecho que confirió una mayor reputación para el vino chino de Yan Tai. Las especialidades de “Cabernet Sauvignon” y “Chardonnay” elaboradas en la Bodega Chang Yu han sido seleccionadas como bebida oficial en muchos eventos institucionales relevantes. Destacan entre estos la inauguración de la Expo de Shanghái el 30 de abril de 2010; la Conferencia de Ministros de Finanzas y gobernadores del Banco Central del G-20, que tuvo lugar en Nanjing en 2011, o la Tercera Cumbre BRICS 2011 en Hainan.

26_vino_13

En la actualidad la industria occidental del vino, encabezada por países como Francia, Australia, Chile, España, Italia, Estados Unidos, Nueva Zelanda, Sudáfrica o Argentina, ya está enfocada hacia Asia, en particular a China, como un nuevo mercado potencial y estratégico. Se puede afirmar que casi todas las bodegas de mayor prestigio a nivel mundial están ya presentes en el mercado chino o intentando entrar. Mientras tanto, a lo largo y ancho del territorio, cada vez se fomenta y consolida más la cultura del vino en China, caracterizándose por la combinación de las tradiciones occidentales con las autóctonas chinas. Este hecho implica que el colectivo de consumidores no se limita sólo a la élite social sino también a la clase media. Al comprar 1.800 millones de botellas de vino en 2013, China se ha convertido en el mayor consumidor de esta bebida del mundo.

Nota:

(1). Liang (), unidad de peso equivalente a 50 gramos.


ic_ESP_26

Publicado originalmente en: Revista Instituto Confucio.
Número 26Volumen V. Septiembre 2014.

Comentarios

Otros artículos de interés

By 

Boletín de noticias

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Suscríbete al boletín quincenal de la Revista Instituto Confucio

Cada 15 días te informamos en tu mail de los mejores reportajes publicados en ConfucioMag

¡Te has suscrito con éxito!

Pin It on Pinterest

Share This