Zhōngguó (中国): Porqué los chinos llaman a China el “País central”

Zhōngguó (中国) “País central” es el nombre con el que los chinos llaman tradicionalmente a China. El concepto Zhōngguó proviene del período previo a la unificación del imperio, dando a entender la primacía cultural de los territorios en torno al Río Amarillo, los más ricos, poblados y civilizados, frente a los pueblos tribales de de la periferia.

Zhōngguó (中国)
Paisaje típico de la provincia de Yunnan.

Artículo de
Gabriel Terol Rojo
瓦伦西亚大学语言理论系
Departamento de Teoría de los Lenguajes Universidad de Valencia
La palabra española China —similar en la mayoría de las lenguas europeas— es, en realidad, un término moderno, y su sentido original en chino es Zhōngguó (o 中国), compuesto por dos caracteres: zhōng () y guó (). Mientras el primero significa “central”, el segundo tiene dos sentidos: por un lado, “territorio, comarca, región” en sentido geográfico y, por el otro, “estado, nación, patria” en sentido político. Por eso, la palabra tiene una doble interpretación: “tierra central” y “estado central”. Repasemos pues brevemente la historia de estos términos.

El concepto Zhōngguó viene a constituirse en la primera dinastía Xia (2070-1600 a.C.) haciendo mención a la ciudad de Luoyang (actual provincia de Henan) como su epicentro. En aquel entonces su significado principal era el geográfico y venía a significar “tierra central”, siendo la más rica, más poblada y más civilizada. Al mismo tiempo, se constituían otros cuatro conceptos geográficos: el de “tierra del este”, “tierra del sur”, “tierra del oeste” y “tierra del norte”, formando en total “cuatro tierras periféricas” mencionadas en los documentos históricos de la época. Esta conceptuación entre la “tierra central” y las “cuatro tierras periféricas” seguiría desarrollándose durante la dinastía Shang (1600-1046 a.C.), añadiéndosele al concepto de “tierra central”, el político de “estado central” al principio de la dinastía Zhou (1046-256 a.C.).

Zhōngguó (中国)
Ejército de Terracotas del emperador Qin Shihuan en Xi’an

Durante la unificación a lo largo de estas tres dinastías —Xia, Shang y Zhou—, los habitantes de la “tierra central” vinieron a identificarse como un pueblo con rasgos similares. Es en este momento cuando China, entendida como “tierra central”, aparece como una civilización culturalmente uniforme. Esta noción viene a simplificarse en el término Hua (1), mientras que todo lo relacionado con la actividad ritual, se engloba en el concepto Xia (2). Ambas percepciones se combinan para formar la palabra “Huaxia” (huáxià o 华夏), con la que se representaba antiguamente a China, por tanto a la etnia Han. Durante este período la convivencia con el resto de reinos en un régimen feudal fue muy fructífera y en consecuencia se reforzó una territorialidad que concluyó en la formación de los llamados Reinos Combatientes (3) allá por la dinastía Zhou.

Zhōngguó (中国)
Río Amarillo, cuna de la civilización china.

En el año 221 a.C., el reino de Qin conquistó a los otros seis, acometiendo la unificación preliminar de la tierra central y estableciendo la conocida dinastía Qin (221-206 a.C.). Tras esta unificación los antiguos reyes pasaron a convertirse en emperadores y con ello se inauguró la cadena dinástica china (4). Aunque los Qin tuvieron un mandato muy corto —de tan sólo 15 años— sus medidas políticas y sociales fueron de gran calado institucionalizando el concepto de “la tierra central”. Entre estas disposiciones podemos destacar: la unificación de la escritura, la estandarización de la distancia entre las ruedas de los carruajes, la unificación de los sistemas métricos, la estandarización y sistematización de las escuelas académicas y sus enseñanzas, la generalización de una única administración y un único sistema penal, etc. Se puede decir que el Primer Emperador Qin fue quien inició una política de unidad nacional para establecer un Estado-Nación en el mismo territorio. De este modo formalizó un mecanismo de identidad entorno a una misma administración, mismas leyes, una misma cultura y una misma lengua, el huàyŭ.

Tras la caída de la dinastía Qin, la dinastía Han (206 a.C.-220 d.C.) asume al completo el sistema vigente. Con ambas dinastías se inicia la historia de la unificación del país y a pesar de darse situaciones de fragmentación del mismo durante estos mandatos, se debe observar que en todo momento fueron para rivalizar por el dominio del territorio y en ningún caso para volver a su fragmentación original. Tras cada división acontecía una reunificación mayor. Como ejemplo cabe repasar la caída de la dinastía Han (tras el periodo dividido de los Tres Reinos (5) y la unificación de la dinastía Jin (265-420); tras ésta vino el periodo llamado de las Dos Dinastías del Sur y del Norte (420-589) y su posterior unificación en las dinastías Sui (581-618) y Tang (618-907); a continuación el período dividido de las Cinco Dinastías y los Diez Reinos (907-960) y la unificación de la dinastía Song (960-1279); y las tres últimas dinastías: la Yuan (1279-1368), la Ming (1368-1644) y, finalmente, la Qing (1644-1911), caracterizadas por la ausencia de fragmentación alguna.

Zhōngguó (中国)
Miembro de la minoría étnica kazaka en China.

China, entendida como el país de la “tierra central”, presenta en esta convulsa evolución una gran prosperidad cultural, económica, social y política, lo que despierta los recelos de sus vecinos periféricos y les hace ser objetivo de ocupación por parte de éstos. Por ello, es común que tras la dinastía Han (206 a.C.-220 d.C.), distintos reinos limítrofes ocuparan la “tierra central” estableciéndose en ella y constituyéndose en dinastías centrales. Los mejores ejemplos son las dinastías originarias de pueblos extranjeros, por un lado, de los mongoles y, por otro, de los manchúes, quienes posteriormente establecieron las dinastías Yuan (1279-1368) y Qing (1644-1911). Ambas dinastías representan un papel importantísimo en la historia de China, hasta el punto de ser consideradas por algunas teorías modernas como la primera y la segunda gran unificación nacional. En consecuencia, si tenemos en cuenta que la unificación preliminar de China durante la dinastía Qin (221-206 a.C.) también fue llevaba a cabo por un pueblo no Han, podemos concluir con el reconocimiento a la actual unificación de China como el resultado de los esfuerzos y las voluntades de todos los pueblos chinos nativos. Sin duda, la base de la formación de la nación moderna china.

Caracterizar brevemente lo acontecido en la modernidad de China pasa por mentar que entre el siglo XIX y XX —desde el comienzo de la Guerra del Opio (1839-1842) hasta la victoria de la Guerra anti-japonesa en 1945—, el país estaba sumergido en un período de cien años de sufrimiento debido a las sucesivas ocupaciones de las potencias extranjeras. Estos acontecimientos pudieron justificar la unión de los diversos pueblos chinos ante la evidencia de un enemigo común extranjero. Posteriormente, durante los siguientes cincuenta años, la intelectualidad china afrontó el reto de estudiar las causas del retraso del progreso del país, esforzándose por hallar los medios para despertar a la sociedad china. Durante este proceso, descubrieron el vigor y la iniciativa, el valor de la noción de la unidad y la identidad del concepto de “sociedad civil” de los países occidentales y se interesaron por 1os conceptos de “nación”, “nación-estado” y “nacionalismo”. Entonces trataron de usar estos conceptos para explicar el caso chino conceptuando el término Zhōnghuá como “nación” (la nación china) para convocar en reunión a todos los chinos en torno a una idea común de identidad nacional.

Zhōngguó (中国)
Retrato de Sun Yat-sen en la plaza de Tian’anmen de Beijing.

El giro conceptual de este término se debe al gran reformador Liang Qichao (1873-1929), aunque posteriormente esta idea se extendió gracias a la excelencia del ideólogo y padre espiritual de la China moderna Sun Zhongshan, más conocido popularmente como Sun Yat-sen.

Debido a que Zhōnghuá era en realidad un concepto tan antiguo como el de Zhōngguó, no tuvo ningún problema a la hora de ser aceptado por todos los pueblos chinos, de manera que, tras la caída de la dinastía Qing (1644-1911), el Partido Nacionalista Chino (6) estableció la República de China (Zhōnghuá Mínguó o 中华民国) y tras su derrota en 1949 frente al Partido Comunista Chino , se mantuvo el término Zhōnghuá estableciendo la República Popular China (Zhōnghuá Rénmín Gònghéguó o 中华人民共和国). Ambos términos se pretenden sinónimos y se pueden traducir al español igualmente por “China”. Sus diferencias, no obstante, siguen determinando un “sentido geográfico” (Zhōngguó) y otro “social” (Zhōnghuá). Por ello, es posible hablar de la nación “Zhōnghuá”, pero no de la nación “Zhōngguó”.

Dicho todo esto debemos repasar brevemente la riqueza étnica de china. Para ello comenzaremos mencionando al grupo étnico de los Han, el cual constituye el 92 por ciento de la población china y aproximadamente el 20 por ciento de la mundial. Siendo la mayor de las 56 etnias chinas, actualmente cuenta con una población de más de 1.200 millones de personas y una historia acumulada entorno a su civilización de unos 5.000 años de antigüedad. Originaria del centro del país, de la región que hemos determinado como Huaxia, durante su larga vida se mezcló con otras etnias chinas y su historia, sin duda, es la historia de China.

Según encontramos en la obra Crónica de Zuo —primer escrito chino que recoge datos históricos recopilados de forma fehaciente y llamado en chino Zuǒzhuàn o 左传—, antes de la aparición del término Han, ya se utilizaba la denominación Huaxia referida a la etnia o pueblo “grandioso” o “verdaderamente chino” que habitada la “tierra central”.  Y a pesar de que existen diferentes opiniones con respecto al momento cronológico de la formación de este pueblo en el área de la zona central del curso medio del río Amarillo, la teoría más actual sostienen que se originó a partir de la confederación de tribus y clanes locales durante el período neolítico de la denominada Cultura Yangshao, en estrecha conexión con los legendarios Cinco Soberanos. De entre los pueblos destacados que vivieron a su alrededor podemos mencionar a los Yi del Este, los Man del Sur, los Rong del Oeste y los Di del Norte, todos ellos conocidos como los “Yi de las cuatro direcciones”, que a su vez también se dividía en varios pueblos o tribus con diferentes nombres.

Zhōngguó (中国)
Vista nocturna de la Ciudad Prohibida.

Con el establecimiento de la dinastía Qin (221-206 a.C.), a los habitantes de la “tierra central” se les conocía como los Qin, aunque también se siguió usando el término Hua para referirse a ellos. Las diversas rivalidades alternaron la gobernabilidad del territorio pero todos los conquistadores conservaron el término Hua para identificarse con la finalidad de legitimar su dominio, hasta el establecimiento de la dinastía Han en 206 a.C. Desde entonces este término ha sido usado hasta nuestros días.

La actualidad del pueblo Han pasa por haberse convertido en el primer grupo por población y distribución territorial, de manera que los Hua-Han constituyen el núcleo de unificación de todos los pueblos chinos hasta la creación del estado moderno de la actual China.

Notas:

  1. Huá (), además de “China”, significa también “magnífico, espléndido, excelente, próspero, floreciente, quintaesencia, ostentoso o lujoso”, lo que da una idea clara del poder de ese caracter.
  2. Xià (), se refiere al nombre de esa dinastía.
  3. El periodo de los Reinos Combatientes (Zhànguó Shídài o 战国时代) tuvo lugar en la franja de tiempo que comenzó en algún punto del siglo V a.C. y que acabó en la unificación de China por parte de la dinastía Qin en el 221 a.C. Se le considera como la segunda parte de la dinastía Zhou del Este, siguiendo al periodo Primavera y Otoño. Los siete estados que protagonizaron este periodo fueron: Qi (), Chu (), Yan (), Han (), Zhao (), Wei () y Qin ().
  4. El primer emperador de la dinastía Qin (221-206 a.C.) fue Qinshihuang (秦始皇帝), famoso por el Ejército de Terracotas de Xi’an que custodia su mausoleo.
  5. El periodo de los Tres Reinos (en chino Sānguó o 三国) se refiere a la época comprendida entre la fundación del estado Wei (220-265) en el año 220, el reino de Shu (221-263) y la conquista de los Wu (229-280) por la dinastía Jin en 280.
  6. En chino Zhōngguó Guómíndǎng o 中国国民党.
  7. En chino Zhōngguó Gòngchǎndǎng o 中国共产党.

Zhōngguó (中国)


Revista Instituto Confucio 6

pdfPublicado originalmente en: Revista Instituto Confucio.
Número 6. Volumen III. Mayo de 2011.
Ver / descargar el número completo en PDF 

Comentarios

Otros artículos de interés

By 

Boletín de noticias

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR

Suscríbete al boletín quincenal de la Revista Instituto Confucio

Cada 15 días te informamos en tu mail de los mejores reportajes publicados en ConfucioMag

¡Te has suscrito con éxito!

Pin It on Pinterest

Share This