Zhujiajiao: Agua, canales y tradición

Zhujiajiao

Zhujiajiao es un poblado antiguo de canales, puentes y agua situado en el distrito Qingpu de la ciudad de Shanghai, a unos 50 kilómetros de la gran urbe, entre el lago Dianshan y Zhouzhuang.

Artículo de Oliver Martínez

Zhujiajiao (朱家角 o Zhūjiājiǎo) es un poblado antiguo de canales, puentes y agua situado en el distrito Qingpu de la ciudad de Shanghai, a unos 50 kilómetros de la gran urbe, entre el lago Dianshan y Zhouzhuang. Fundada hace unos 1700 años, poseía un total de 36 puentes de piedra –en la actualidad quedan tan solo 20 en pie– e innumerables canales navegables entre miles de edificios centenarios alineados en ambas orillas. Sus residentes habitan todavía esas construcciones de igual manera que hicieran siglos atrás sus antepasados, dedicados sobre todo a la confección, a las especias y al cultivo del arroz.

Entre las curiosidades de la aldea, además de un idílico centro histórico repleto de tiendas de todo tipo y puestos de comida rápida –los platos más típicos son las manos de cerdo cocidas (猪蹄) y los zòngzi (粽子) al vapor rellenos de arroz glutinoso–, podemos encontrar también una oficina de correos de la dinastía Qing (1664-1911) y varios bancos centenarios.

Zhujiajiao
Los puentes de piedra conectan ambos lados de la población.

Zhujiajiao, que literalmente significa “asentamiento de la familia Zhu”, imaginamos que porque originariamente fue fundada por ellos, es una de las seis aldeas del delta del río Yangtsé (长江), en el triángulo formado entre Shanghai, Suzhou y Hangzhou, que poseen el título de Patrimonio de la Humanidad otorgado por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO). Las otras cinco son: Tongli, Luzhou, Zhuozhuang, Xitang y Wuzhen.

Paseando por entre sus calles empedradas y olfateando los olores de la comida que se cocina en los restaurantes locales –destaca el imperecedero aroma del tofu apestoso o chòu dòufu (臭豆腐)– llegamos al puente Chenghuangmiao (城隍庙), que nos conduce al templo del mismo nombre (o Templo del Dios Protector de la Ciudad).

La calle más antigua de la aldea, repleta de puestos de venta de recuerdos, restaurantes, museos varios y banderolas amarillas anunciando con un gran caracter el tipo de tienda de la que se trata, es la Beidajie o calle del Norte, pues discurre en dirección norte-sur. Ella nos lleva directamente hasta el puente Fangsheng (放生桥), que con sus 72 metros de largo y sus cinco arcos es el mayor de toda la zona y nos recuerda vagamente al Puente del Rialto que cruza el Gran Canal de Venecia. Construido originalmente en 1571 con las limosnas recogidas de un templo cercano, fue reconstruido la última vez en 1814 y se extiende altivo sobre el río Caogang.

Al pie de este puente hay un pequeño malecón desde donde los lugareños venden pececillos para ser liberados en las aguas del canal, pues el nombre de este puente significa literalmente “soltar animales cautivos”, práctica budista que proporciona mérito espiritual y buena suerte.

Zhujiajiao
Embarcaciones tradicionales de Zhujiajiao con las que se puede dar un paseo por los canales.

Otros puentes de renombre de la ciudad son el Langqiao (廊桥 o Puente de la Galería), todo él de madera; el Tai’anqiao (泰安桥 o de la Gran Tranquilidad), también llamado Puente de la Familia He (何家桥), de un solo bloque de piedra y construido en 1584; y el Qijiaqiao (戚家桥 o Puente de la Familia Qi), también conocido entre los lugareños como el Puente de la Paz, debido a que durante la dinastía Ming (1368-1644) era cruzado por las tropas que salían a defender a la población. Todavía hoy en día, la gente de Zhujiajiao conserva la costumbre de atravesar dicho puente cuando sale de viaje, pues se piensa que así regresaran en paz.

Es muy recomendable darse un paseo en barca, así mientras el barquero rema nosotros podemos contemplar la panorámica de la ciudad, disfrutar de las viviendas blancas de techos grises puntiagudos, admirar el Puente Yongfeng (永丰桥 o de la Abundancia Eterna) y del Puente Guanyin (观音桥), dedicado a la Diosa de la Misericordia.

Zhujiajiao
En el centro histórico se pueden degustar platos típicos como los zòngzi en puestos de comida rápida.

Para acceder a las vistas panorámicas de toda la ciudad, es recomendable subir al Monasterio Yuanjin (园津禅院), y para conocer las técnicas de elaboración de la seda durante la dinastía Tang (618-907), se puede visitar el Museo de la Ruta de la Seda. También vale la pena conocer la antigua residencia Zhuxi (珠溪园), con sus interesantes grabados, libros antiguos, vasijas, puertas de madera y estelas funerarias, y pasear por sus tranquilas calles admirando la vida diaria de sus moradores mientras se toman cientos de fotografías de un paisaje bello y placentero. 


Revista Instituto Confucio 9

pdfPublicado originalmente en: Revista Instituto Confucio.
Número 9. Volumen VI. Noviembre de 2011.
Leer este reportaje en la edición impresa

Comentarios

Otros artículos de interés

By 

Boletín de noticias

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Suscríbete al boletín quincenal de la Revista Instituto Confucio

Cada 15 días te informamos en tu mail de los mejores reportajes publicados en ConfucioMag

¡Te has suscrito con éxito!

Pin It on Pinterest

Share This