caldero ding

El caldero “ding”, el preciado utensilio de la civilización china

El caldero ding de bronce tiene su origen en las piezas similares realizadas en cerámica durante el Neolítico en China y disfrutó de su máximo esplendor a partir del tercer milenio a.C. El bronce es la más temprana aleación en la historia mundial de la metalurgia y representa una de las grandes invenciones de la humanidad. 

Un reportaje de
Wu Haiying
吴海英
El bronce es la más temprana aleación en la historia mundial de la metalurgia y representa una de las grandes invenciones de la humanidad. Las herramientas de bronce son preciados utensilios realizados a partir de dicho material que, gracias al empleo de una particular tecnología, constituyen uno de los transmisores de la espléndida civilización china de la Antigüedad.

caldero ding
Caldero ding

El caldero de tipo ding es uno de los utensilios de bronce más importantes, como instrumento para almacenar y cocinar la carne, que se empleó en un primer momento. El ding de bronce tiene su origen en las piezas similares realizadas en cerámica durante el Neolítico y disfrutó de su máximo esplendor durante el periodo de las Tres Dinastías (Xia, Shang y Zhou) y las dinastías Qin y Han, es decir, entre finales del tercer milenio a.C. y el siglo III d.C. En términos generales, los ding poseen un cuerpo bastante pesado y se puede distinguir entre los redondeados de tres pies y los cuadrangulares de cuatro apoyos, además de aquellos con o sin cobertura. Los más frecuentes son los ding de panza abultada, dos orejas, tres pies, boca grande y una cavidad interior.

caldero ding
Caldero ding

Con la llegada de las dinastías Xia, Shang y Zhou, se convirtió en un símbolo del poder estatal. Cuenta la leyenda que Yu el Grande, fundador de la semilegendaria dinastía de los Xia a finales del tercer milenio a.C., recogió metales de todos los territorios para fundir nueve calderos ding a los pies del monte Jing, como símbolo de las nueve regiones de China. Y, además, grabó en su superficie las figuras de seres extraños para alertar a la gente que evitara su maleficio. Desde ese momento esta pieza pasó de ser de un simple utensilio de cocina a convertirse en un importante tesoro nacional. A lo largo de más de dos mil años, desde la dinastía Xia a la Han, pasando por las Shang, Zhou y Qin; el ding siguió como la más común y peculiar de todas las vasijas rituales. Debido precisamente a esas particulares connotaciones, el caldero ding  fue considerado en tiempos antiguos como un tesoro nacional de China y un símbolo de su poder.

caldero ding
Caldero ding

El caldero ding, que representa la cultura del bronce de China, constituye asimismo un símbolo característico de su civilización, nobleza, prestigio, dignidad y regia autoridad. Solo mencionar su nombre remitía, en la idiosincrasia china de aquella época, a su representatividad como emblema del poder estatal, lo que poseía una gran carga alegórica de significado. En especial, durante las dinastías Shang y Zhou, se convirtió en un elemento de diferenciación jerárquica, un atributo de elevado status y un importante instrumento ritual de identificación social. Según recogen los antiguos documentos, “al Hijo del Cielo le corresponden nueve calderos ding, a los príncipes siete, a los funcionarios de alto rango cinco y a los funcionarios inferiores tres o uno”.

Caldero ding
Caldero “ding” rectangular de Simuwu (Mlogic/Wikipedia)

Por lo que se refiere a la transmisión de este importante elemento de la cultura nacional, son numerosos los ding de bronce más célebres que se han conservado hasta la actualidad. De entre ellos, el más popular es, sin duda, el famosísimo caldero ding rectangular de Simuwu, conocido también en la actualidad como ding de Houmuwu (“la reina madre Wu”). Fue realizado por el rey Zu Geng de Shang para ofrecer un sacrificio a su madre Fu Jing. Fue descubierto en la localidad de Anyang en la provincia central de Henan, y hoy en día se custodia en el Museo Nacional de China, siendo considerada una reliquia cultural de primer nivel.Su boca tiene 112 cm de largo y 79,2 cm de ancho, sus paredes poseen un grosor de 6 cm, las dos asas laterales, que son su punto más alto, tienen una altura de 133 cm y su peso total es de 832,84 kg. En la pared interior del caldero están grabados los caracteres correspondientes a Houmuwu (“reina madre Wu”), de los que toma su nombre. El de Houmuwu no solo simboliza la cultura regia de China sino que también constituye buena prueba del excelente nivel de su tecnología metalúrgica durante la dinastía Shang, allá por el segundo milenio a.C. Para fundir este enorme objeto fue necesario más de una tonelada de metales y se emplearon avanzadas técnicas de aleación. Tras el análisis de los materiales se ha comprobado que se utilizó en su composición un 84,77% de cobre, un 11,64% de estaño, un 2,79% de plomo y un 0,8% de otros metales. Se trata, pues, del mayor y más pesado artilugio de bronce jamás desenterrado hasta la actualidad en todo el mundo, por lo que goza de prestigio como “tesoro nacional” y “rey de los bronces”. El caldero ding de Houmuwu es la pieza de bronce más destacada y representativa de la dinastía Shang, también conocida como Yin, y ocupa un importante lugar en la historia cultural de China.

caldero ding
Caldero ding

Puede afirmarse que los calderos ding son tanto un símbolo de la civilización china como un elemento transmisor de su cultura. A partir de las dinastías Qin y Han sus funciones rituales pierden peso a la vez que aumenta gradualmente su utilidad como instrumento de la vida cotidiana y, como tal, se amplía asimismo de manera progresiva su cantidad y variedad tipológica. Del mismo modo, el contenido de las inscripciones de estos objetos durante la dinastía Han es también diferente al de las Tres Dinastías (Xia, Shang y Zhou). Se limita a registrar el nombre del propietario y del utensilio, su peso y capacidad, así como algunas fechas, el nombre de los supervisores, el número de serie, el lugar de elaboración o el método de fundición, entre otros datos.

caldero ding
Caldero ding

Esa veneración del pueblo chino hacia el caldero ding ha pervivido hasta la actualidad y, así, el término ding llevaba aparejadas consigo las connotaciones de “eminencia”, “distinción” o “magnificencia”. Ello se comprueba en expresiones muy familiares al oído como “una palabra equivale a nueve ding” (promesa solemne), “da ming ding ding” (celebridad), “periodo dingsheng” (de gran prosperidad) o “ding li xiang zhu” (ayuda desinteresada), entre otras muchas. Desde la Antigüedad hasta nuestros días, este importante utensilio ha constituido en China tanto un tesoro doméstico como una joya nacional. El caldero ding ha sido testigo del auge y caída de la sociedad feudal y simboliza la supervivencia milenaria del ceremonial. Como suele decirse, se debe conseguir el ding para servir con él al pueblo y ganarse así su favor y respeto; regalarlo para pedir por la prosperidad y obtener el éxito; y conservarlo para traspasarlo a las siguientes generaciones y que se revalorice con el tiempo.


Revista Instituto Confucio 58

pdf

Publicado originalmente en: Revista Instituto Confucio.
Número 58. Volumen I. Enero de 2020.
Leer este reportaje en la edición impresa

Comentarios

Otros artículos de interés

By 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies