Las cuatro bestias de la mitología china: Dragón Azul, Tortuga Negra, Pájaro Bermellón y Tigre Blanco, junto con sus nombres en chino. Las figuras están realizadas a partir de las imágenes neolíticas encontradas en China y realizadas con conchas de cauri. Ilustración: Javier Pérez.

Las cuatro bestias en la cosmología china

Las cuatro bestias mitológicas de la astronomía china representan los cuatro puntos cardinales, los cuatro elementos naturales y las cuatro estaciones del año: el Dragón Azul en el este, la Tortuga Negra en el norte, el Tigre Blanco en el oeste y el Ave Bermellón en el sur.

Desde tiempos remotos la astronomía china se ha manifestado mediante una forma de expresión que incluye a los conocidos como Cuatro Símbolos. Se trata de cuatro bestias mitológicas, que a veces llegan a cinco, y que representan en sí mismas los cuatro puntos cardinales, los cuatro elementos naturales y las cuatro estaciones del año. Cuatro seres que aparecen de manera constante en la cultura popular china y que cuentan con una larga y a veces desconocida historia.

La astronomía tradicional china divide las constelaciones en 28 mansiones, que reflejan el movimiento de la luna alrededor de la tierra, y que sirven para su localización y uso en el calendario. A su vez se subdividen en cuatro grupos de siete mansiones llamados Cuatro Símbolos, cada uno representado por una entidad animal: el Dragón Azul en el este, la Tortuga Negra en el norte, el Tigre Blanco en el oeste y el Ave Bermellón en el sur.

Estas cuatro bestias o símbolos, como se les suele llamar normalmente, forman parte de un corpus muy antiguo que se extiende desde la Prehistoria hasta hoy en día, de ahí su importancia en la mitología y el folklore chino. Existiría una quinta bestia, Huanglong, un dragón de tierra amarillo, que representaría el centro del universo guardado por los Cuatro Símbolos.

Las cuatro bestias de la mitología china: Dragón Azul. Ilustración: Javier Pérez.
Las cuatro bestias de la mitología china: Dragón Azul. Ilustración: Javier Pérez.

La primera de estas bestias es el Dragón Azul o Qinglong que aparece representado por un largo cuerpo serpenteante y escamas de color azul intenso. Es el símbolo del este, por ello es posible que su color tenga que ver con el azul que podemos ver en el océano Pacífico. Junto al Tigre Blanco, es uno de los más importantes, pues aparece en tumbas del periodo Neolítico o incluso en banderas como la de China durante las últimas décadas de la dinastía Qing. Está vinculado a la primavera y al elemento natural de la madera. 

Las cuatro bestias de la mitología china: Tigre Blanco. Ilustración: Javier Pérez.
Las cuatro bestias de la mitología china: Tigre Blanco. Ilustración: Javier Pérez.

En el oeste, encontramos al Tigre Blanco o Baihu, que representa el otoño y el metal. Su color blanco parece provenir de la meseta tibetana, por sus altas montañas y su nieve permanente. Su ferocidad y potencia le convirtieron en espíritu protector y en parte del mundo asiático hasta el punto que podía encontrarse en la entrada de los templos.

Las cuatro bestias de la mitología china: Tortuga Negra. Ilustración: Javier Pérez.
Las cuatro bestias de la mitología china: Tortuga Negra. Ilustración: Javier Pérez.

El norte lo representa la Tortuga Negra o Xuanwu, caracterizada por ser una gran tortuga de cuya parte trasera surge una serpiente. Desde la antigüedad la tortuga ha sido símbolo de longevidad y así queda demostrado por objetos de jade con la forma de este animal que han aparecido en multitud de yacimientos arqueológicos en China. A este animal se le vincula en la bóveda celeste al invierno y al agua.

Las cuatro bestias de la mitología china: Pájaro Bermellón. Ilustración: Javier Pérez.
Las cuatro bestias de la mitología china: Pájaro Bermellón. Ilustración: Javier Pérez.

Finalmente, el Ave Bermellón o Zhuque cierra el círculo protegiendo el sur celestial. Espíritu del verano y del fuego, su color rojo sin duda representa las altas temperaturas del sur de China.

Historia de los Cuatro Símbolos

Hay constancia histórica de estas bestias desde el Neolítico. En el yacimiento de Xishuipo, en la actual provincia de Henan, se encontraron representaciones del Dragón Azul y del Tigre Blanco. Se trata de un enterramiento de cuatro cadáveres, un adulto y tres jóvenes, posiblemente uno de ellos sacrificado. El adulto forma el elemento principal de la composición. Con la cabeza dirigida hacia el sur y los pies hacia el norte, al este se recreó la figura del dragón y al oeste la del tigre, realizadas todas ellas por conchas de cauri.

Los guardianes de los 4 puntos cardinales. Foto: Wikipedia.
Los guardianes de los 4 puntos cardinales. Foto: Wikipedia.

Según los análisis, este enterramiento tuvo lugar durante la cultura Yangshao, que se extendió por el río Amarillo entre el 5000 y el 3000 a.C. La posición del esqueleto adulto y las figuras que lo acompañan han creado mucha discusión entre los especialistas, pero no cabe duda que durante esta época ya existía una preocupación por el devenir y posiblemente a su vez una vinculación con la muerte. Tal vez el tigre y el dragón eran considerados espíritus protectores que podrían ayudar al difunto en su viaje al más allá.

Los 4 puntos cardinales, representados por las 4 bestias de la mitología china.
Los 4 puntos cardinales, representados por las 4 bestias de la mitología china.

Pero estas representaciones antiguas del dragón y el tigre no acaban aquí. Durante el periodo de los Reinos Combatientes (475-221 a.C.), ambos animales vuelven a aparecer en otra sepultura. Esta vez no se trata de un ornamento hecho con conchas sino de un cofre de madera lacada, datado en el 433 a.C. y procedente de la tumba del marqués Yi de Zeng, que contuvo la ropa del difunto. En este enterramiento se han encontrado gran multitud de objetos de bronce, instrumentos musicales y campanas que indican que el propietario era un personaje importante de la sociedad del momento.

Campanas encontradas en la tumba del marqués. Foto: Wikipedia.
Campanas encontradas en la tumba del marqués. Foto: Wikipedia.

En esta sepultura se puede observar la misma disposición que en la de las dos bestias de Xishuipo, con una representación de la estrella polar donde se encuentra el esqueleto adulto. De nuevo se aprecia esta conexión con los astros y las constelaciones que permanecerá hasta la actualidad. A partir de la dinastía Han, la Tortuga Negra y el Ave Bermellón se incorporaron al grupo convirtiéndose así en los Cuatro Símbolos de la constelación que completan el panteón de estas bestias sagradas.


ic_ESP_48

Publicado originalmente en: Revista Instituto Confucio.
Número 48. Volumen III. Mayo de 2018.

By 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies