Gran Canal de China

El Gran Canal: El gran logro de la ingeniería china del siglo VI

El Gran Canal de China es el río navegable artificial más largo del mundo, con 1700 kilómetros de longitud. Data del siglo VI y es una de obras de ingeniería impresionante que contó con el trabajo de más de seis millones de obreros chinos.

Reportaje de
José Vicente Castelló 
维柯
El Gran Canal de China (京杭大运河, Jīngháng dàyùnhé) es el río navegable artificial más largo del mundo, pues mide  más de1700 kilómetros de longitud, lo que lo convierte en una de las obras de ingeniería más impresionantes del planeta –junto con la Gran Muralla-, sobre todo si tenemos en cuenta que se realizó en el siglo VI bajo la dinastía Sui (隋, 581-618) con la única ayuda de las manos de sus más de seis millones de obreros y con la tecnología que poseían los chinos de aquél entonces.

Gran Canal
Instantánea del Gran Canal a lo largo de su extenso recorrido.

Partiendo desde Hangzhou, capital de la provincia de Zhejiang en el sur del país, llega hasta Beijing, en el norte, atravesando diferentes sistemas montañosos y conectando diversos ríos, lo que jugó un papel clave en el comercio de la China antigua y, sobre todo, en la vida de las millones de personas que habitaban ambas orillas.

En realidad, los primeros 85 kilómetros fueron construidos ya en el año 495 a.C., durante el periodo Primavera y Otoño (春秋, 770-476 a.C.) posiblemente con objetivos militares bajo el reinado del emperador Fu Chai del estado de Wu, sin embargo, la tarea colosal de conectar el río Amarillo (黄河Huánghé) con el Yangtsé (长江Chángjiāng) fue llevada a cabo durante los años 605 a 609 bajo el reinado de la dinastía Sui por orden del emperador Yang Guang (569-618) y por un cuantioso ejército de trabajadores forzados.

Gran Canal
Instantánea del Gran Canal a lo largo de su extenso recorrido.

De nuevo, bajo la dinastía Yuan (, 1271-1368) sufrió un fuerte impulso que permitió a los gobernantes capitalizar el desarrollo de China e incrementar el intercambio comercial entre el norte –más poblado– y el sur –productor en gran escala de arroz– mediante el uso de cargueros de distinto calado que transportaban mercancías de todo tipo, sobre todo de grano y sal, entre esas dos zonas, contribuyendo así al desarrollo equitativo de todo el país, especialmente durante las dinastía Tang (618-907) y Song (960-1279).

Esto hizo que el poder político y comercial se trasladara al sur y la cuenca del río Amarillo se consolidó como la fuente principal de las finanzas del imperio chino, lo que llevaría a Hangzhou y a Nanjing a convertirse en las ciudades más pobladas y poderosas del imperio.

El paso del tiempo, el deterioro, las diversas inundaciones, los asaltos, la destrucción de multitud de esclusas, el traslado de la capital china al norte, el crecimiento naval en la costa con la conexión de puertos marítimos de gran relevancia, la llegada de las líneas ferroviarias, el desarrollo de una red de carreteras y el mal gobierno de algunos dirigentes hicieron que la importancia y uso del Gran Canal cayeran considerablemente. Esto contribuyó a que buena parte del canal se obstruyera con sedimentos.

Gran Canal
Instantánea del Gran Canal a lo largo de su extenso recorrido.

Actualmente está dividido en siete subcanales y los más grandes –el canal Li y el Jiangnan– son todavía utilizados para el transporte del carbón y otros materiales. Se estima que todavía hoy en día unos 1100 kilómetros son navegables, aunque en algunos puntos su profundidad alcanza tan solo tres metros de calado y nueve metros de ancho, por ello las barcazas de suelo plano y los cruceros turísticos son lo que más hacen uso de este río artificial, sobre todo en el tramo sur del Yangtsé.

Gran Canal
Instantánea del Gran Canal a lo largo de su extenso recorrido.

Dar un paseo en barca por el Gran Canal es una de las mejores formas de obtener una panorámica del paisaje rural y de los pueblos y aldeas del sur de China, entre los que se incluyen viviendas antiguas, puentes de piedra y otras reliquias de diversa índole. Además, existe todavía un servicio fluvial nocturno de pasajeros entre la ciudad de Hangzhou y Suzhou llevado a cabo por paquebotes acondicionados que ofrece la oportunidad de realizar una excursión única con características chinas, además de degustar la comida local a la vez que se admira el paisaje húmedo y verdoso de la zona rural.


ic_ESP_18-1

pdfPublicado originalmente en: Revista Instituto Confucio.
Número 18. Volumen III. Mayo de 2013.
Leer este reportaje en la edición impresa

Comentarios

Otros artículos de interés

By 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies