El Festival de la Luna: Mitos y leyendas

El Festival de la Luna o del Medio Otoño (中秋节) se celebra el día 15 del octavo mes del calendario lunar chino. Desde tiempos remotos, existen diferentes mitos y leyendas en torno a la luna dentro de las 56 etnias diferentes que componen el país.

Festival de la Luna

Reportaje de
Mu Xiuwen 
牟秀文
El día 15 del octavo mes del calendario lunar chino coincide con el Festival de la Luna o del Medio Otoño (中秋节). “La luna del Medio Otoño es excepcionalmente brillante” destaca un refrán chino, pues esa noche resalta la luna clara que, acompañada de pocas estrellas, inspira a los seres humanos. De hecho, desde tiempos remotos, existen diferentes mitos y leyendas en torno a la luna.

En la mitología griega, la diosa de la Luna, llamada Artemisa (o Diana según la mitología romana), también fue identificada como la diosa helena de la caza por sus técnicas y poderes. Cuenta la leyenda que se enamoró de Endimión –un joven pastor– y que para no suscitar la oposición de otros dioses, ella le escondió en una cueva. Además, para tener una historia de amor eterna, Artemisa hizo que el joven pastor durmiese para siempre. La leyenda del sueño de Endimión ha inspirado a muchos artistas.

Festival de la Luna

Chang’e (嫦娥) es uno de los personajes más famosos de la mitología china. Cuenta la leyenda que, tras robar y tomarse la pócima de la inmortalidad, comenzó a levitar hasta llegar a la luna.

Hay que tener en cuenta que China es un país que comprende 56 etnias diferentes, lo que redunda en la proliferación de diferentes leyendas sobre la luna. Por lo que al género se refiere, las divinidades de la luna no siempre son femeninas.

Festival de la Luna
Ceremonia para recibir la “bendición de la luna”

La “bendición de la luna” en la etnia dai de Yunnan

Curiosamente, la divinidad lunar de la etnia dai es masculina.

Según la leyenda de ese pueblo, el tercer hijo del Emperador Celestial, Yan Jian (岩尖), se convirtió en la luna. Yan Jian era un joven valiente y fuerte que dirigió a los dai para derrotar al ejército enemigo y así fue se como ganó la confianza y el respeto de su gente. Sin embargo, el joven murió accidentadamente y entonces se convirtió en la luna, para iluminar con su luz cálida y suave a todo el pueblo que se encontraba en la oscuridad.

Cuando llega el día del Festival de la Luna, los chicos jóvenes se van de caza mientras las chicas se acercan a los lagos o riachuelos a pescar. Como un elemento imprescindible del ritual y de la cena, las mujeres mayores se dedican a preparar arroz glutinoso con el que se elaboran diferentes platos. Antes de la ceremonia, hay que colocar encima de los cuatro cantos de la mesa cuatro pasteles redondos hechos de arroz glutinoso con incienso sobre cada uno de ellos. Cuando asciende la luna al cielo por encima del bosque, encienden el incienso y toda la familia procede a la bendición de la luna. Más tarde los lanzan al cielo para rendir homenaje y mostrar sus respetos al héroe del pueblo: Yan Jian. La ceremonia acaba con una suculenta cena, en la que la familia se reúne alrededor de la mesa degustando la comida y contemplando la luna.

Festival de la Luna
El Festival de Medio Otoño se celebra con canciones y danzas bajo la luna

La tradición de “saltar la luna” de la etnia miao de Guangxi

La noche del Festival del Medio Otoño, la luna ilumina el pueblo de la etnia miao. Los chicos y chicas, tras la reunión familiar, acuden al campo para “saltar la luna” con canciones y bailes.

Cuenta una antigua leyenda de esa etnia que la luna era un chico joven, leal, honesto, diligente y valiente. Había una hermosa muchacha llamada Shui Qing que se enamoró de la luna tras rechazar a 99 pretendientes llegados de 99 lugares distintos. Finalmente, Shui Qing superó todas las pruebas que le puso el Sol y consiguió estar junto con la luna.

Con el fin de conmemorar este amor puro y feliz, generación tras generación los miao han conservado la tradición de celebrar cada Festival de Medio Otoño con canciones y danzas autóctonas bajo la luna. Esta costumbre conocida como “saltar la luna” también consiste en conseguir un ambiente distendido en el que los jóvenes puedan buscar pareja y manifestar sus sentimientos. Así, pretenden seguir el ejemplo de la luna y Shui Qing para abanderar un amor puro, transparente y eterno. 

Festival de la Luna
Durante el Festival de la Luna se enciende incienso para recibir su bendición

La tradición de “robar verduras bajo la luna” de la etnia dong

Durante la noche del Festival de la Luna, la etnia dong lleva a cabo la curiosa tradición de “robar verduras bajo la luna”.

Dicen que las deidades que viven en el palacio de la luna bajan a la tierra para purificar a los seres humanos con agua sagrada. Esa noche la gente comparte y disfruta las verduras y frutas bañadas en esa agua purificada. De hecho, las chicas de la etnia dong eligen intencionadamente las huertas que pertenecen a chicos a quienes quieren conocer para recoger allí frutas y verduras.

No se trata de un robo real sino más bien de una forma de manifestación amorosa. Además, en la misma huerta ellas dicen en voz alta: “Ya he recogido las verduras y frutas de tu huerta, a cambio puedes venir a mi casa a tomar té”. El “robo de verduras” es solo una excusa para encontrar el amor. De esta manera, el rocío que esparcen las deidades de la luna se asemeja a los hilos rojos del amor que unen a las parejas (en China el dios Yuelao une a las parejas mediante hilos rojos). En esa noche, recoger verduras que compartan el mismo receptáculo simboliza el amor perfecto y feliz. 

Festival de la Luna
Durante la noche del Festival de la Luna, el robo simulado de frutas y verduras por parte de las chicas es una forma de manifestación amorosa

La etnia mongol “persigue la luna”

Durante la noche del Festival de la Luna la etnia mongol juega a “perseguir la luna”. Montando a caballo, los jinetes mongoles recorren con nocturnidad la pradera de una punta a otra hasta la madrugada, cuando desaparece la luna.

A pesar de que no se sabe con exactitud la razón por la que esta etnia celebra la “persecución de la luna” en un día tan señalado, se puede asociar a otra leyenda mitológica parecida a una que existe en la etnia han, que habla de un hombre llamado Kua Fu que perseguía al sol. Ambas leyendas podrían estar relacionadas con la idea de aprovechar el momento y de vivir la vida al máximo. 

En efecto, a lo largo y ancho de China, las diferentes etnias ocultan muchas más leyendas que radican en la Luna y que aún no conocemos.  

Festival de la Luna

Más sobre el Festival de la Luna en ConfucioMag:


Revista Instituto Confucio 32

pdfPublicado originalmente en: Revista Instituto Confucio.
Número 32. Volumen IV. Marzo de 2015.
Ver el reportaje original en PDF 

Comentarios

Otros artículos de interés

By 

Boletín de noticias

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR

Suscríbete al boletín quincenal de la Revista Instituto Confucio

Cada 15 días te informamos en tu mail de los mejores reportajes publicados en ConfucioMag

¡Te has suscrito con éxito!

Pin It on Pinterest

Share This