“Tratar de dirigirse al sur con el carruaje orientado al norte”

“Tratar de dirigirse al sur con el carruaje orientado al norte”. Una frase hecha que recuerda que para hacer cualquier cosa, primero hay que estar bien orientado.

Tratar de dirigirse al sur con el carruaje orientado al norte (Nán yuán běi zhé)

Tratar de dirigirse al sur con el carruaje orientado al norte 

(Nán yuán běi zhé南辕北辙

Hace mucho, mucho tiempo, había un señor que quería viajar al reino de Chu desde el reino de Wei. El abundante dinero que llevaba encima le permitió contratar una carroza y unos buenos caballos, así como un cochero veterano. Pese a que el reino de Chu estaba al sur de Wei, él dirigía su carroza hacia el norte.

Durante el trayecto, la gente le preguntaba cuál era su destino y él contestaba en voz alta: “voy rumbo al reino de Chu”. Un transeúnte lo detuvo diciendo: “para ir a Chu debería dirigirse al sur y es obvio que ahora va en una dirección errónea”. No obstante él dijo: “no pasa nada, pues mis caballos corren mucho”. El transeúnte paró a sus animales y continuó diciendo: “por muy rápido que corran sus caballos, si va en una mala dirección, nunca llegará al reino de Chu”. El hombre, aferrado a su idea, dijo: “no pasa nada, tengo dinero de sobra”. Otros caminantes, algo inquietos, respondieron: “en ese caso va a malgastar su dinero”. Al final el hombre, algo molesto, contestó: “no importa, mi cochero tiene mucha experiencia”. Al ver que sus palabras no servían para nada, el transeúnte soltó las riendas y vio cómo este hombre continuaba por el camino que le apartaba cada vez más de la ruta hacia el reino de Chu.

Yuan (, yuán), una pieza de madera con la que se maneja a los animales, hace referencia a la carroza en esta frase hecha, mientras que Zhe (, zhé), las huellas que marcan las ruedas, simboliza el camino. La carroza se dirigía rumbo al sur pero las huellas de ésta indicaban la dirección hacia el norte: es decir, tenían que dirigirse ‘hacia el norte’ para llegar al sur. Esta fábula quiere transmitir que, para hacer cualquier cosa, primero hay que estar bien orientado, pues de esta manera se pueden explotar las condiciones favorables de las que disponemos para alcanzar finalmente los objetivos. De lo contrario, los esfuerzos y las condiciones favorables sólo causan un alejamiento cada vez mayor del propósito original.

Más modismos chinos en Revista Instituto Confucio – ConfucioMag:

  1. “Un hombre del reino de Zheng comprando zapatos”
  2. “Tratar de dirigirse al sur con el carruaje orientado al norte”
  3. “Aprender a caminar en Handan”
  4. “Gastar mil piezas de oro comprando huesos”
  5. “Pensar en 3 por la mañana y 4 por la noche”
  6. “Utilizar la lanza más aguda para atacar el escudo más resistente”

Todos los recursos para aprender chino publicados en ConfucioMag:


ic_ESP_27

Publicado originalmente en la Revista Instituto Confucio.
Número 27
Volumen VI. Noviembre de 2014.

Comentarios

Otros artículos de interés

By 

Boletín de noticias

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Suscríbete al boletín quincenal de la Revista Instituto Confucio

Cada 15 días te informamos en tu mail de los mejores reportajes publicados en ConfucioMag

¡Te has suscrito con éxito!

Pin It on Pinterest

Share This