influencia del chino cantonés en el mandarín

El idioma chino mandarín toma los dialectos del norte del país como base de su estructura lingüística, pero incluye algunas palabras provenientes de otros dialectos del sur. Desde 1978, las nuevas palabras que más enriquecen el vocabulario del chino mandarín provienen en su mayoría del dialecto yuè, más conocido como cantonés.

Reportaje de
Pan Jie
潘杰
El idioma chino mandarín toma los dialectos del norte del país como base de su estructura lingüística e incluye algunas palabras provenientes de otros dialectos del sur, tales como el yuè (), hakka (客家), (), mǐn (), gàn () o xiāng (), entre otros.

Cantonés, el idioma más cantarín del mundo

Sin embargo, desde la reforma política y la apertura de China a partir de 1978, las palabras que más enriquecen el vocabulario del chino mandarín provienen en su mayoría del dialecto yuè, más conocido como cantonés. Entre los neologismos incluidos en la quinta edición del Diccionario del Chino Moderno, publicado en 2005 por la Prensa Comercial, los nuevos términos cantoneses ocuparon un gran peso. Según diversas estadísticas incompletas, el número de neologismos cantoneses se acercó a la centena, así tenemos ànjiē (hipoteca, 按揭), lóuyǔ (edificio, 楼宇), zhìyè (adquirir un inmueble, 置业), duànmǎ (carencia de una talla, 断码), dǎbiǎo (poner el taxímetro, 打表), dàbā (autobús, 大巴), huìsuǒ (club, 会所), liánzū (alquiler barato, 廉租), bàoliào (dar noticias sorprendentes, 报料), bànkù (simular que se es guay, 扮酷), dàowèi (estar todo preparado, 到位), diānfēng (cima, 颠峰), gǎodìng (estar todo resuelto, 搞定), etc. En la cuarta edición de 1996 del Diccionario del Chino Moderno ya se incluían palabras nuevas cantonesas como dīshì (taxi, 的士), shēngměng (fresco, vivo, 生猛), chǎoyóuyú (despedirse, 炒鱿鱼), bāodiànhuàzhōu (hacer una llamada de larga duración, 煲电话粥) entre otras. En consecuencia, se ve que la influencia del cantonés en el mandarín es cada vez mayor.

Entre los neologismos incluidos en la quinta edición del Diccionario del Chino Moderno, publicado en 2005, los nuevos términos cantoneses ocuparon un gran peso. Según diversas estadísticas incompletas, el número de neologismos cantoneses se acercó al centenar

Según las estadísticas, además de los neologismos cantoneses incluidos en el Diccionario del Chino Moderno, existen otras palabras conocidas comúnmente por la mayoría de los jóvenes y que alcanzan unos 600 vocablos, algunos de ellos procedentes del sector económico, comercial y de los medios de comunicación. Los redactores del Diccionario del Chino Moderno creen que aunque estas palabras son populares, todavía no son ampliamente conocidas por los habitantes del norte, por lo que todavía no las han incluido en su compendio. Estos términos se dividen en las siguientes categorías:

Medios de comunicación y entretenimiento: jīndié (disco de oro, 金碟), jīnqǔ (canción de oro, 金曲), jìngē (canción rítmica, 劲歌), gèchàng (concierto, 个唱), zhǔdǎgē (canción de moda, 主打歌), guàndié (grabar un disco, 灌碟), chuánméi (medios de comunicación, 传媒), zīxùn (información, 资讯), páihángbǎng (clasificación, 排行榜), fěiwén (noticias del corazón, 绯闻) o bāguà (cotilleo, 八卦) entre otras.

influencia del chino cantonés en el mandarín
Yánqíngpiàn (películas románticas, 言情片)

Cine y televisión: gōnggūpiàn (películas de artes marciales, 功夫片), yánqíngpiàn (películas románticas, 言情片), qiāngzhànpiàn (películas de acción, 枪战片), jǐngfěipiàn (películas de gánsteres, 警匪片), wúlítóu (humor hongkonés, 无厘头), etcétera.

De la vida cotidiana: zǎochá (desayuno cantonés, 早茶), xiājiǎo (ravioles de gambas, 虾饺), zhělí (gel de baño, 啫喱), etc.

Economía y comercio: wàngpù (tienda próspera, 旺铺), shōuyíntái (caja registradora, 收银台), liánsuǒdiàn (cadena de almacenes, 连锁店), biànlìdiàn (colmados de 24 horas, 便利店), etc.

Otras categorías: liàngnǚ (chica guapa, 靓女), dàdiēyǎnjìng (asombrarse, 大跌眼镜), yìtóuwùshuǐ (caer en la confusión, 一头雾水), etc.

Según diversos análisis de algunos investigadores, la difusión de tantos nuevos términos cantoneses en el chino mandarín y su popularidad en poco tiempo ha sido debido a la especial importancia de la región cantonesa en el marco nacional. En primer lugar, la provincia de Guangdong es la vanguardia de la reforma y apertura de China. Así, Shenzhen y Zhuhai fueron las primeras Zonas Económicas Especiales establecidas del país. Al estar próximas a Hong Kong y Macao, las ventajas económicas y políticas prioritarias han convertido a la zona del cantonés (tomando Hong Kong y Guangzhou como su centro) en una de las regiones más desarrolladas económicamente de China. El intercambio cultural y las relaciones comerciales entre la China continental, Hong Kong, Macao y Guangzhou son cada vez más frecuentes e intensas.

influencia del chino cantonés en el mandarín
Gèchàng (concierto, 个唱)

En segundo lugar, con la ampliación de la apertura hacia el exterior, las relaciones económicas y culturales entre China y el resto del mundo se han estrechado considerablemente. Las nuevas tendencias y extranjerismos occidentales llegan primero a Hong Kong y a Macao, después de un tiempo, se introducen en el Delta del Río de la Perla y luego poco a poco se extienden hacia el interior del país hasta el norte. Los extranjerismos se traducen así al cantonés y de ahí emigran al mandarín. Como el inglés es uno de los idiomas oficiales de Hong Kong, la mayoría de esos nuevos extranjerismos proceden de esa lengua y son traducidos directamente según se pronuncian, tales como: dīshì (taxi), bāshì (bus), fěnsī (fan, seguidor, entusiasta), etc.

El 22 de enero de 2012, con motivo del Año Nuevo del Dragón, Boris Johnson, entonces alcalde de Londres, pronunció un discurso de buenos deseos hacia el pueblo chino. Al final de su mensaje, Johnson dijo en chino mandarín y en cantonés: xīnniánkuàilè (Feliz Año Nuevo, 新年快乐) y gōngxǐfācái (Que obtenga muchas riquezas, 恭喜发财), con eso se demuestra que el cantonés también posee cierta influencia en el extranjero. 


ic_ESP_12-1

pdfPublicado originalmente en: Revista Instituto Confucio.
Número 12. Volumen III. Mayo de 2012.
Ver / descargar el número completo en PDF 

Guisado chino

El guisado es la técnica culinaria favorita de los habitantes del noreste de China, pues es una forma idónea para combatir las bajas temperaturas sufridas durante el crudo invierno. Conocida en chino como dun (), la técnica del guisado consiste en un paso previo donde a los ingredientes principales, que son una combinación de carnes y verduras, se les añade la medida justa de sopa para, en primer lugar, hervirlas a fuego fuerte, más tarde a fuego lento y, finalmente, volverlas a cocinar en un fuego de gran intensidad, con el fin de conseguir que absorban el jugo producido durante el proceso.

Reportaje de
Simon Ma
Tras, aproximadamente, cinco milenios de historia, la cultura china ha desarrollado multitud de disciplinas consideradas artísticas, como la poesía, la literatura, los ritos, la cortesía, la música, el qin, el ajedrez chino, la caligrafía o el dibujo tradicional. Pero, además de ellas, también es digna de mención la excepcional cultura culinaria del país, pues, no en vano, una gran cantidad de sus platos gozan ya de una enorme popularidad en todo el planeta. Debido a la ubicación geográfica de cada una de sus regiones y a los diferentes contextos y ambientes que coexisten su gastronomía, transmitida de generación en generación, presenta diversas características en cada uno de sus rincones.

Guisado chino
Fideos guisados con carne de cerdo (猪肉炖粉条)

Al hablar del noreste de China, lo primero que se nos viene a la mente es su singular posición geográfica, compartida por tres provincias: Heilongjiang, Jilin y Liaoning y la parte oriental de Mongolia Interior. Su norteña localización le confiere un clima monzónico continental templado, caracterizado por la existencia de cuatro estaciones muy diferenciadas. Sin embargo, es su invierno, con sus copiosas nevadas y sus paisajes cubiertos por una espesa capa blanca, el que destaca sobre los demás para alzarse como su más célebre distintivo.

Guisado chino
Judías guisadas con costillas y patatas (排骨炖豆角)

Las artes culinarias de China atesoran una enorme diversidad de técnicas que dan origen a platos fritos (), salteados (), hervidos (), fritos en abundante aceite (), cocidos (), hervidos a fuego lento (), guisados (), asados (), y un largo etcétera. Los habitantes del noreste prefieren los guisados, pues los consideran una forma idónea para combatir las bajas temperaturas sufridas durante el crudo invierno. Conocida en chino como dun (), la técnica del guisado consiste en un paso previo donde a los ingredientes principales, que son una combinación de carnes y verduras, se les añade la medida justa de sopa para, en primer lugar, hervirlas a fuego fuerte, más tarde a fuego lento y, finalmente, volverlas a cocinar en un fuego de gran intensidad, con el fin de conseguir que absorban el jugo producido durante el proceso. Este tipo de cocción no solo permite mantener los sabores originales de cada ingrediente sino que, además, es capaz de preservar, en la medida de lo posible, sus valores nutritivos.

Guisado chino
Costillas de cerdo guisadas con chucrut (酸菜炖排骨)

Muchos de los platos con mayor renombre del noreste de China, como las setas guisadas con pollo, la carne guisada a fuego lento, las costillas de cerdo guisadas con chucrut, las verduras guisadas con carne y vísceras de cerdo, las judías guisadas con costillas y patatas, los fideos guisados con carne de cerdo, los pasteles de maíz con pescado guisado y otros, obedecen a una elaboración basada en las más tradicionales técnicas del guisado de la zona. Los hábitos alimenticios de un pueblo vienen determinados por la flora y la fauna de su entorno, así como por los gustos y preferencias de las personas que han formado parte de él a lo largo de diferentes generaciones. La gastronomía es, por tanto, una herencia cultural que representa de forma fidedigna las características locales de una región.

Guisado chino
Pasteles de maíz con pescado guisado (铁锅炖鱼贴饼子)

Son la sequedad del aire y las temperaturas extremadamente bajas las que hacen que los norteños prefieran guisos bien calientes, pues resulta perfecto para cocinar los ingredientes secos que, al quedar sumergidos en agua y caldos calientes durante un largo periodo de tiempo, absorben los líquidos perdidos, creciendo y recuperando su forma, así como el color y el exquisito sabor que tenían antes. Quien prueba las costillas con patatas y judías guisadas, un plato típico de la zona, puede comprobar que, aún después de secadas al sol, las judías, aunque no cuentan con la frescura de la que gozan en verano, sí que consiguen recuperar su sabor original e, incluso, llegan a adquirir un gusto aún más intenso. Cuando de la olla comienza a emerger un delicioso olor a carne de cerdo, significa que el guiso ha logrado ya devolver el color y la frescura a las verduras secas. Las verduras deshidratadas obtenidas con la práctica durante mucho tiempo, así como el delicioso sabor de guisos cocinados a fuego lento, son en verdad todo un regalo de la naturaleza.

Guisado chino
Setas guisadas con pollo (小鸡炖蘑菇 )

Otro de los platos más típicos del noreste es un tipo de guisado denominado luandun (乱炖), en el que se mezclan de forma arbitraria diferentes ingredientes. Su elaboración consiste en el corte despreocupado, a veces incluso con las manos, de las verduras más típicas del noreste de China como berenjenas, pimientos, judías, tomates, patatas y otras, para luego introducirlas en una olla, cocinarlas durante un breve periodo de tiempo a fuego alto y, posteriormente, continuar a fuego lento. Se trata de un plato muy sencillo, pero a la vez muy heterogéneo, en el que los ingredientes se mezclan sin seguir ningún tipo de pauta para representar con gran fidelidad el carácter cándido, franco y directo de un pueblo que se decanta por una vida informal, exenta de preocupaciones por asuntos sin importancia.

Guisado chino
Carne guisada a fuego lento (汆白肉)

En el noreste, un banquete no puede considerarse completo sin verduras guisadas. Dispuestos sobre la mesa, todo tipo de grandes cuencos e incluso ollas actúan como representantes del estilo de vida de la región. Sus gentes suelen vivir en comunidad y adoran los valores y la convivencia familiar. Alcanzada la vejez, el mayor deseo de los ancianos es, precisamente, poder rodearse de sus descendientes para celebrar la prosperidad y la felicidad de sus extensas familias. Llegado un día festivo o el cumpleaños de un anciano, sus familiares se reúnen para conversar y compartir sus más divertidas experiencias. Son comportamientos que, además de encarnar el carácter afable y afectuoso de estas personas, también muestran su devoción por los mayores y su profunda piedad filial.

Guisado chino
Verduras guisadas con carne y vísceras de cerdo (熘三样 )

La gastronomía es, por sí misma, un exponente de la cultura y la copiosidad de los alimentos que conforman los banquetes es, a menudo, un indicador de la felicidad y el bienestar de los habitantes de una región concreta. La felicidad de las personas que habitan el noreste de China se asemeja a sus platos guisados en aquello simple, real, honesto y en el hecho de que, de la misma forma en que lo hace el aroma de sus ingredientes, esta también se ha extendido de forma silenciosa a lo largo del tiempo para nutrir a todas y cada una de las generaciones que han formado parte de este pueblo. 


ic_ESP_50

pdfPublicado originalmente en: Revista Instituto Confucio.
Número 50. Volumen V. Septiembre de 2018.
Ver / descargar el número completo en PDF 

Götheborg

Durante el siglo XVIII se realizaron más de un centenar de expediciones comerciales navales desde Gotemburgo hasta Guangzhou. El más conocido de estos barcos suecos, el Götheborg, naufragó en 1745 de regreso al puerto de Gotemburgo, con una la valiosa carga de 700 toneladas de té, seda, metal y porcelana. Esta es su historia.

Un reportaje de
Li Qiushi 
李秋实
Tras que lo hiciera España, Reino Unido y los Países Bajos, Suecia estableció también en 1731 la Compañía Sueca de las Indias Orientales (SOIC) en la ciudad de Gotemburgo con el propósito de fortalecer los intercambios comerciales y económicos con los países del Asia Oriental. Desde 1731 hasta 1806, período en que el emperador Qianlong (1711-1799) de la dinastía Qing (1644-1911) estaba en el trono, dicha empresa envió un total de 37 buques comerciales y se realizaron 132 viajes de larga distancia desde Gotemburgo hasta Guangzhou, de los cuales sólo tres de ellos se detuvieron en la India. En esta gran flota había un navío que no era especialmente conocido en aquel entonces y que se hizo famoso posteriormente en todo el mundo por diversas razones, se trató del antiguo buque comercial Götheborg. Para muchos suecos, China era un país lejano y desconocido, sin embargo en la ciudad de Gotemburgo casi todos conocen China, e incluso la ciudad de Guangzhou. Esto está en mayor medida estrechamente relacionado con el Götheborg.

Götheborg
El Götheborg III es la réplica del Götheborg, construido por la Compañía Sueca de las Indias Orientales en la ciudad de Gotemburgo para fortalecer los intercambios comerciales y económicos con los países del Asia Oriental.

Alrededor del siglo XVIII, el gobierno de la dinastía Qing impuso muchas restricciones importadoras y eludió intencionadamente el comercio marítimo. Incluso hubo un momento en el que Guangzhou era el único puerto chino autorizado a comerciar con otras naciones mientras los países europeos pasaban a la Gran Era de los Descubrimientos abriendo nuevas rutas y destinos lucrativos. En los ojos de los europeos de aquel entonces, China se convirtió en el sinónimo de la moda, la fortuna y el misterio. Casi toda la gente se peleaba por conseguir cualquier objeto que proviniera del continente oriental. Los banquetes de alta categoría si no contaban con porcelanas importadas de China, no podían considerarse como elegantes y todos los aristócratas intentaban conseguir algunas piezas de mobiliario chino para la decoración de sus mansiones. Guangzhou, el único puerto de China ya era bastante próspero en ese momento. Los barcos extranjeros iban y venían por el río de la Perla, estaba tan concurrido como si se tratara del Támesis de Londres. Desde aquí, los buques comerciales extranjeros transportaban constantemente productos como té, porcelana, seda, etc. a Europa y a todo el mundo.

Götheborg
Utensilios cartográficos y marinos rescatados del Götheborg hundido frente las costas suecas.

En aquel tiempo, Suecia poseía la mejor técnica de construcción naval. En 1739, el buque comercial Götheborg, con unos 40 metros de eslora, más de veinte metros de manga, dieciocho velas y una capacidad de carga de más de mil toneladas empezó su viaje inaugural hacia Guangzhou, desde donde regresó dos veces con abundantes productos chinos y una considerable fortuna. En 1743, el Götheborg comenzó su tercer viaje hacia Oriente. Como en otras veces, cargado con productos típicos de Suecia, recaló en España para estibar metales, viajó a lo largo de la costa oeste de África e intercambió en la isla de Java (Indonesia) sus artículos por plata, hasta llegar a Guangzhou.

El 8 de septiembre de 1744, el Götheborg por fin llegó a puerto chino y después de cargar cien toneladas de porcelana, 366 de té, 19 cajas de seda y 133 toneladas de metal, además de otros artículos, sumando un total de más de 700 toneladas de mercancías, empezó su viaje de regreso a Suecia el invierno de ese mismo año. Nadie imaginó que este sería su último viaje. El 12 de septiembre de 1745, cuando el Götheborg entró poco a poco en el puerto de Gotemburgo, de repente se desvió de su ruta inexplicablemente y chocó contra el famoso arrecife Hannibadan (el cual ya no existe). El agua entró en la nave y en pocos minutos se hundió bajo las aguas suecas con toda la valiosa carga en su panza.

Götheborg
Interior de la embarcación.

El antiguo proverbio chino “un gigantesco buque zozobra en un riachuelo” es muy apropiado para describir el accidente del Götheborg. Viajó tres veces entre China y Suecia y pese a las innumerables dificultades y aterradores oleajes salió siempre victorioso. Sin embargo, esta vez se hundió a las puertas de su propia casa ante la mirada atónita de todos, lo cual le añade al navío un matiz legendario que provoca muchas versiones y especulaciones de todo tipo. Esto junto con los tesoros orientales enterrados en el fondo del mar le ha otorgado una legendaria fama amparada en su inexplicable desgracia.

Tras el hundimiento del Götheborg, la Compañía Sueca de las Indias Orientales construyó otro buque comercial bautizado como Götheborg  II, que poco después naufragó en las costas de Sudáfrica cuando iba precisamente de camino a China. En 1813, la empresa se cerró definitivamente, aunque excepcionalmente nunca ni vendió ni transportó opio a China. Eso es justamente lo que la gente de Gotemburgo quiere contar al pueblo chino y a todo el mundo.

Las Trece Casas Comerciales de Cantón

Desde el comienzo del siglo XX, a medida que fueron avanzando la exploración marítima y la excavación submarina del Götheborg nació una idea audaz y maravillosa: construir el Götheborg III a escala e imagen del antiguo buque comercial y viajar de nuevo a China a lo largo de la misma ruta de aquel año para poner un punto final al viaje inacabado. Así pues en 1995 se comenzó su construcción en un muelle vacío de la ciudad sueca, sin embargo, nadie se imaginó que desarrollar dicho proyecto fuera una misión casi imposible que hizo que se tardara diez años en acabarlo.

Götheborg
Para la construcción del Götheborg III fueron necesarios 4.000 obreros.

El 2 de octubre del 2005, el Götheborg III, construido por más 4000 obreros utilizando las técnicas originales del siglo XVIII y tras haber supuesto una inversión de treinta millones de dólares, desplegó sus velas cargado con algunas de las porcelanas y las sedas recuperadas del buque original, poniendo rumbo a Guangzhou. Tras un viaje de 300 días y más de treinta mil kilómetros, dicho barco llegó al puerto de Guangzhou exitosamente el 18 de julio de 2006 y disparó una salva de 14 cañonazos 261 años después. A las 12 de la mañana, al compás de la salva el rey de Suecia Carlos XVI Gustavo y la reina Silvia desembarcaron del buque y pisaron la alfombra roja de veinte metros de largo.

Dos años después, el 9 de junio de 2007, Hu Jintao, presidente del Gobierno chino, y Carlos XVI Gustavo, rey de Suecia, asistieron juntos a la ceremonia de retorno del Götheborg III celebrada en Gotemburgo. El 28 de marzo de 2010, cuando el vicepresidente chino Xi Jinping visitó Suecia, acudió también a la ciudad de Gotemburgo a visitar la réplica original del primer navío Götheborg.


ic_ESP_12-1

pdfPublicado originalmente en: Revista Instituto Confucio.
Número 12. Volumen III. Mayo de 2012.
Ver / descargar el número completo en PDF 

De cien disparos, hacer cien dianas (百发百中)

El proverbio “De cien disparos, hacer cien dianas” expresa que la técnica de tiro con arco es elevadísima, que siempre se da en el blanco. Con el tiempo se viene usando para indicar que al hacer alguna cosa con habilidad o repetidamente se tiene un completo dominio de ello, y siempre se alcanza la meta esperada.

De cien disparos, hacer cien dianas

百发百中

En el Periodo de Primaveras y Otoños (770-476 d. C.) había un hombre llamado Yang Youji cuya técnica en el tiro con arco era brillante. Un hombre lo puso a prueba escogiendo tres hojas de un sauce situadas a diferentes alturas marcándolas con un “1”, un “2” y un “3”. Yang Youji se plantó a más de cien pasos del lugar, tomó una flecha, tensó su arco y, como se esperaba, la primera flecha dio de lleno en la hoja “1”, la segunda flecha lo hizo en la “2” y la tercera en la “3”, sin desviarse lo más mínimo. 

El proverbio “De cien disparos, hacer cien dianas” expresa que la técnica de tiro con arco es elevadísima, que siempre se da en el blanco. Con el tiempo se viene usando para indicar que al hacer alguna cosa con habilidad o repetidamente se tiene un completo dominio de ello, y siempre se alcanza la meta esperada.

Más modismos chinos en Revista Instituto Confucio – ConfucioMag

“Aquí no hay 300 onzas de plata” (此地无银三百两)

“Quedar por detrás de Sun Shan” (名落孙山)


ic_ESP_50

pdfPublicado originalmente en: Revista Instituto Confucio.
Número 50. Volumen V. Septiembre de 2018.
Ver / descargar el número completo en PDF 

Jilin

El nombre de la provincia de Jilin (吉林), ubicada en el noreste de China, significa “a lo largo del río”. Su extensión forestal ocupa más de la mitad de su territorio y dispone de un gran número de praderas con abundantes recursos minerales e hídricos.  Entre sus maravillosos paisajes destaca la Reserva Natural Changbaishan, patrimonio universal de la UNESCO.

Reportaje de
Clara Serer Martínez
克莱拉
La provincia de Jilin (吉林), ubicada en el noreste de China, limita con las provincias de Heilongjiang al norte, con Rusia al este, y colinda al sureste con Corea del Norte, al suroeste con Liaoning y al oeste con Mongolia Interior. Esta provincia, que literalmente significa “a lo largo del río”, cuenta con una superficie total de 187.400 km2. Su extensión forestal ocupa más de la mitad de su territorio provincial lo que la convierte en una de las seis zonas más extensas de China en este aspecto. Además, dispone de un gran número de praderas con abundantes recursos minerales e hídricos. 

Jilin

Aquí se dan cita parajes naturales como el embalse de la Luna, los lagos Chagan y Songhua, o la mundialmente conocida Reserva Natural Changbaishan, en la que se esconde el lago Celestial a la considerable altura de 2.189 m, así como el cañón Changbaishan.  

En la antigüedad, fueron diversos los pueblos que habitaron las tierras de la actual provincia de Jilin, entre los que cabe mencionar a los mohe, los wuji o a los del Reino de Balhae (渤海). Más tarde, esta zona fue dominada por los khitan de la dinastía Liao o la Yuan de los mongoles. Durante algún tiempo Jilin estuvo gobernada, en determinadas áreas, por diversos reyes coreanos. La pequeña ciudad de Jian fue declarada Patrimonio Mundial por la UNESCO debido a los hallazgos de importantes vestigios pertenecientes al reino de Koguryo, de la dinastía Wang (37 a.C. – 668 d.C.), ubicado al lado de la orilla del río Yalu. 

Jilin
El parque Jingyuetan en Changchun

Larga primavera

Changchun (长春, literalmente “larga primavera”), es la capital de la provincia de Jilin. Con una extensión de más de 20.000 km² representa uno de los centros industriales más importantes de la provincia, entre los que sobresalen el sector automovilístico, el cinematográfico, el cultural y el científico. Es por ello que a Changchun se la conoce como la “ciudad del automóvil”, ya que la primera fábrica de esta industria del país se estableció aquí en 1953. En 1955 se fundaron los estudios cinematográficos conocidos como el “Hollywood chino”. 

Jilin
Changchun

Uno de los puntos de interés turístico más populares de la capital es la antigua residencia del emperador Puyi, el último de la dinastía Qing, en lo que ahora se conoce como el Museo del Palacio Imperial Manchukuo. En sus 137.000 m² hay una decena de edificios con un estilo arquitectónico que va desde el chino tradicional hasta el gótico o el japonés. Entre las joyas de Changchun se debe mencionar el parque Jingyuetan, un lago ubicado a las afueras de la ciudad con una extensión de 90 km² o el Templo de Banruo, uno de los templos budistas más grandes del noreste de China. 

 

Jilin
Museo del Palacio Imperial Manchukuo en Changchun

Paisajes de ensueño

Son numerosos los paisajes de ensueño que abundan en este lugar, como los preciosos saltos de agua que forma la catarata Changbai, profundos lagos, manantiales termales o enormes volcanes inactivos. Uno de los lugares más visitados es el Lago Celestial, que cuenta con una extensión aproximada de 5 km² y que tiene su origen dentro del cráter del Pico Bogda. Este lago es además el lugar de nacimiento de tres importantes ríos: el Tumen, el Songhua y el Yalu.   

Jilin
Changbaishan

En la zona de Changbaishan existen más de 2.300 especies de plantas, de las cuales aproximadamente 870 son medicinales y 200 comestibles. Destaca el cultivo del ginseng, considerado como uno de los mejores de China, así como también el astragalus monglolicus, el hericium erinaceus, la telia amurensis, o la gastrodia elata. Su fauna supera las 400 especies. De sus recursos minerales se cuentan más de 130 variedades, entre las que destacan carbón, petróleo, bacilariofitos o bentonita. 

Jilin
Una vista panorámica del cañón Changbaishan

El lago Songhua se encuentra al sudeste de la ciudad de Jilin y cuenta con diversas áreas de interés turístico, como la plataforma Aohua, las Cinco Islas del Tigre, la Piscina del Dragón o el Muro de Piedra del Dragón. Otro de los encantadores lugares de la provincia es la Isla Wusing o de la Escarcha, ubicada al norte de la ciudad de Jilin junto al río Songhua, a la que se reconoce como uno de los escenarios paisajísticos más bellos de toda China. Esta isla debe su nombre al fenómeno natural que se produce cuando los árboles se llenan de escarcha, y que provoca un hermoso escenario paisajístico, en el que se pueden ver flores y ramas congeladas. En los días de frío, cuando las gotas de niebla están a cero grados centígrados y no llegan a congelarse, se mueven con el viento. Cuando impactan con objetos como las ramas de lo árboles que están a bajo cero, se acumulan en un proceso de congelación convirtiéndose en cristales de hielo blanco formando los árboles escarchados, llamados también “árboles colgantes”. Este fenómeno natural es un tipo de helada, que suele darse en los inviernos del noreste de China, que representa un tipo más de paisaje de nieve y hielo. Por todo ello la isla, con casi 6 km2 de extensión, se convierte en un paraje idílico en invierno.

Jilin
Amanecer helado en la isla Wusing

Otro de los lugares de interés turístico, cerca del lago Songhua, es la estación de esquí Beidahu. Ubicada a 56 km de la ciudad de Jilin, ofrece enormes pistas de esquí para principiantes y expertos. Aquí se desarrollaron los Juegos Asiáticos de Invierno de 2007. Por norma general, las pistas de esquí están abiertas desde mediados de noviembre hasta principios de abril. No se debería abandonar este lugar sin realizar antes una visita al enorme puente Lingjiangmen que cruza el río Songhua.

Jilin
Vista nocturna de la ciudad de Jilin

La cocina del Dongbei  

A la cocina típica de Jilin se la denomina “gastronomía del Dongbei” (noreste). Un estilo que abarca las provincias de Jilin, Heilongjiang y Liaoning. Sus platos se caracterizan por utilizar distintos productos exóticos, como los hongos hericium, el esturión, la cola de ciervo o la garra de oso. Su refrescante aroma y su sabor exquisitamente sazonado adornan sus recetas. Los platos “de cuchara”, entre los que destacan sus famosos estofados y guisados, son los más característicos. 

Jilin
Dumplings

En sus raciones, siempre abundantes, predominan los sabores fuertes y los alimentos suelen aderezarse con cebolla, ajo, semillas de sésamo, salsa de judías o puerros. La gastronomía del Dongbei utiliza cereales como maíz, trigo o mijo, que se emplean en la elaboración de fideos de harina, masa para las empanadillas o dumplings, un tipo de empanada. La carne de cerdo sirve no sólo en los estofados sino también como relleno en diferentes panecillos o masas empanadas. 

Jilin
Guobaorou

Entre sus platos más apreciados cabe mencionar asimismo un estofado de carne de cerdo con pasta, las galletas “yang”, el hot pot del Dongbei, la carne de cerdo rebozada con salsa agridulce, las costillas de cerdo con judías, la patata caramelizada, el pan al vapor, el pollo al vapor con ginseng, el pescado al vapor o el pan de maíz.

Viajar a China: descubra destinos diferentes


ic_ESP_50

pdfPublicado originalmente en: Revista Instituto Confucio.
Número 50. Volumen V. Septiembre de 2018.
Ver / descargar el número completo en PDF 

Comida de Wuhan

La comida de Wuhan (capital de la provincia de Hubei) se caracteriza por los sabores salados y picantes. También por la importancia que se le da al desayuno. El desayuno más famoso de Wuhan son los reganmian, elaborados mezclando fideos y aceite de sésamo. Son deliciosos y sacian el hambre y, a la vez, son baratos y fáciles de hacer.

Reportaje de
Wang Yuqing
王雨晴 
Aquellos que han vivido en Wuhan conocen las particulares costumbres alimenticias de este lugar: el desayuno. Antes de comenzar la jornada laboral, la gente va a la calle a llenarse el estómago: a veces tres yuanes de tofu, o nuomiji (arroz glutinoso con pollo envuelto en una hoja de loto) recién frito; a veces un bol de tallarines calientes por cinco yuanes, acompañado de un vaso de leche de soja muy caliente. Cuando amanece, se puede ver en las calles de Wuhan a la gente de la ciudad sosteniendo boles de tallarines con ternera aderezados con aceite de guindilla, comiendo al mismo tiempo que se apresuran ataviados con trajes a su trabajo. La gente de Wuhan a menudo compra youtiao (similar a los churros) y douhua (pudin de tofu dulce). Gente de todo tipo se sienta en el callejón Hubu para disfrutar de un desayuno tradicional. En Wuhan hay un dicho que dice: “Por la mañana se degusta el callejón Hubu, por la noche se come en la calle Jiqing”. El callejón Hubu, escondido en la calle Ziyou, en el distrito de Wuchang, es un callejón con cientos de años de antigüedad. Construido durante la dinastía Qing (, 1644-1911), es el punto de encuentro para tomar el desayuno. Actualmente, tiene cada vez más y más tiendas que se han ganado aquí su reputación, y cada vez hay más gente que viene a este callejón a probar las delicias de Wuhan. El callejón Hubu se ha convertido en un lugar sagrado para el desayuno de la gente de Wuhan. Algunos locales como el “Xu Sao Hu Tang Fen” (徐嫂糊汤粉), “Cai Lin Re Ganmian” (蔡林记热干面) o “Siji Mei Tangbao” (四季美汤包) se han convertido en señas culturales de la ciudad.

Comida de Wuhan

Comida de Wuhan

El desayuno más famoso de Wuhan son los reganmian (热干面, lit. “fideos secos calientes”), elaborados mezclando fideos y aceite de sésamo. Para esta receta se utilizan jianmian (un tipo de fideo). Se puede decir que son “suaves y elásticos, amarillos y húmedos, aromáticos y deliciosos”. Los reganmian son deliciosos y sacian el hambre y, a la vez, son baratos y fáciles de hacer. En la década de 1930, este tipo de comida era el desayuno de la gente con salarios más bajos, pero tras la década de los 80 se popularizó en las calles de Wuhan.

Comida de Wuhan
小龙虾 Cangrejos de río

El verano en Wuhan es extremadamente caluroso y húmedo, con temperaturas difíciles de soportar que quitan el apetito, por eso a menudo la gente de Wuhan toma picante para estimularlo y además eliminar la humedad del cuerpo. La gente de Wuhan suele decir que se puede prescindir de comer variado, pero no se puede comer sin picante. Con el tiempo, la cocina de esta ciudad ha incorporado sabores salado y picante a sus platos. Los cangrejos estofados de Wuhan se han convertido en un afamado plato de la cocina china. Por la noche, en la calle, los empleados de los restaurantes lavan los cangrejos que han pescado en el río. Estos grupos de gente lavando cangrejos ya se han convertido en una de las peculiares escenas veraniegas de Wuhan. La gente de Wuhan llama dàxiā (大虾, gambas) a los cangrejos de río.  Durante la temporada de pesca la gente se sienta en restaurantes de todos los tamaños donde disfrutan comiendo grandes cantidades de este manjar. En Wuhan se sirven los cangrejos en cuencos grandes y brillantes, y emanan desde lejos un rico y picante aroma que aviva el apetito de todos los comensales. Otra delicia picante de Wuhan, conocida en toda China, es el cuello de pato.

Comida de Wuhan
武昌鱼 Pescado de Wuchang

El pescado de Wuchang se cría principalmente en el curso bajo del río Yangtsé, por ello la región de Hubei es una gran productora. Este pescado se cocina de muchas maneras diferentes: al vapor, con caldo que refuerza el sabor dulce del pescado; frito a fuego lento, también es una de las delicias de la provincia de Hubei; y asado con salsa picante, muy de moda estos años, fusionando los sabores picante y salado.

Comida de Wuhan
莲藕排骨汤 Sopa de raíz de loto

El invierno en Wuhan es frío y gris, llegando incluso a cubrirse las hojas de los árboles de una gruesa capa de nieve. Durante esta época del año, la gente de Wuhan toma picante para disipar el frío y además toman sopa caliente para calentar el cuerpo. Desde siempre, la gente de Hubei ha tenido el dicho “si no hay sopa, no es un banquete”. La sopa más famosa de Wuhan es, sin duda, la sopa de raíz de loto. Debido a los numerosos lagos de Hubei, esta provincia es rica en raíces de loto, un tubérculo de sabor suave y dulce. Si se cocina con costillas de cerdo estofadas adquiere un sabor intenso y a la vez suave y dulce.  La cazuela de sopa caliente de costillas de cerdo y raíz de loto, nada grasienta, con un aroma dulce pero no insípido, deja un agradable sabor de boca y el cuerpo cálido. No es de extrañar que la gente diga a menudo que un bol de sopa de costillas de cerdo con raíz de loto representa el aroma de la larga cultura de Chu.

Comida de Wuhan

La salada y picante comida de Wuhan es muy gratificante, invitando a comer hasta llenarse el estómago y dejando un buen sabor de boca.  


Instituto Confucio 38

pdfPublicado originalmente en: Revista Instituto Confucio.
Número 38. Volumen V. Septiembre de 2016.
Ver / descargar el número completo en PDF 

Nan Rendong, el padre del “Ojo del Cielo”

El astrónomo chino Nan Rendong (1945-2017), fue el científico jefe del proyecto FAST, el radiotelescopio de forma esférica con el mayor diámetro de todo el mundo, conocido como el “Ojo del Cielo de China” (中国天眼). Inaugurado en 2016, el radiotelescopio FAST ocupa un área total equivalente a 30 campos de fútbol, y está destinado a  la exploración del origen del Universo, la observación de púlsares y otros procedimientos de gran relevancia para la ciencia actual.

Reportaje de
Chen Xinhao
陈心浩
El 15 de septiembre de 2017, el deterioro físico causado por un severo cáncer de pulmón le arrebató la vida a Nan Rendong (南仁东), astrónomo chino y científico jefe del FAST, a la edad de 72 años. Su muerte tuvo lugar a tan solo un año de la finalización del Telescopio de Apertura Esférica de 500 metros (FAST), el radiotelescopio de forma esférica con el mayor diámetro de todo el mundo, conocido popularmente como el “Ojo del Cielo de China” (中国天眼). Se trata de una colosal obra de ingeniería cuya existencia es la principal responsable de que la fama del gran científico se haya propagado ya a lo largo de todo el planeta. Su construcción se debe a la persistencia y habilidad de un hombre que dedicó su vida a la ciencia. La presión y la dureza sufrida durante el desarrollo del proyecto es inimaginable, como también el desmesurado júbilo que llegó a sentir durante su ejecución. Nan Rendong destacó sobre todos para brindarnos un puente de unión con el firmamento desde el que, hoy en día, seguimos explorando la vastedad del Universo.

Nan Rendong, el padre del “Ojo del Cielo”

Nan Rendong nació en febrero de 1945 en el distrito de Longshan, de la ciudad de Liaoyuan, en la provincia de Jilin, donde pasó sus años de escuela primaria y secundaria. Tras obtener unas excelentes cualificaciones en sus etapas tempranas como estudiante, fue admitido en 1963 en la facultad de Comunicación Radiofónica de la Universidad Tsinghua (华大学) con una puntuación de 98,6 sobre 100, es decir, una nota casi perfecta. Cinco años después, obtuvo la licenciatura en Tecnologías de vacío y frecuencias ultra-altas y, tras su graduación, se desplazó hasta la ciudad de Tonghua, en la provincia de Jilin, para trabajar como operario en una fábrica durante 10 años. Fue este un periodo en el que demostró una maestría excepcional en una gran diversidad de ámbitos, ya fueran relacionados con los procesos de forja y galvanoplastia a los que se dedicaba en la fábrica o con sus aficiones, es decir, la pintura, la música y los idiomas inglés y ruso. En 1978, cuando el gobierno chino restituyó el sistema de estudios de posgrado, que llevaba 10 años cancelado, el científico, que ya había adquirido el puesto de jefe tecnológico, decidió matricularse en la especialidad de Astronomía en la Academia de Ciencias de China para retomar sus estudios universitarios. Así pues, entre 1978 y 1987, Nan Rendong se dedicó al estudio de un nuevo campo del conocimiento, sobre el que  realizó un máster y un doctorado.

Aunque su llegada al mundo de la astronomía puede parecer cosa del azar, la entrega y el entusiasmo con los que abordó sus estudios sobre el Universo y su posterior profesión fueron absolutos. En octubre de 1992, comenzó a ejercer como investigador en el Observatorio Astronómico de Beijing. Al año siguiente, daría la bienvenida a un nuevo punto de inflexión en el devenir de su vida.

Nan Rendong, el padre del “Ojo del Cielo”
Nan Rendong. Ilustración de Xavier Sepúlveda.

En el año 1993 se celebró en Tokio el Congreso de la Unión Científica Internacional de Radio (URSI), una organización académica no gubernamental con sede en Bruselas y fundada en 1913, cuya misión es la promoción de la cooperación internacional para el desarrollo de la investigación de la comunicación radiofónica, a través de la celebración de congresos internacionales que tienen lugar cada tres años. En el celebrado en Japón, muchos científicos coincidieron al esbozar sus preocupaciones por el futuro de la radiofonía: el rápido desarrollo de la tecnología estaba facilitando un uso cada vez más extendido de dispositivos de comunicación, cuyas señales interfieren de forma muy grave con las funciones de monitorización de los radiotelescopios. Todos ellos se mostraron de acuerdo, además, en que era urgente diseñar y construir una nueva generación de radiotelescopios de mayor tamaño y sensibilidad, con el fin de recopilar más datos y lograr avanzar así en la comprensión del origen, el funcionamiento y el futuro del Universo. Al oír los comentarios de sus compañeros de profesión, Nan Rendong propuso de forma casi inmediata: “construyamos uno nosotros también”. A partir de entonces dedicó el resto de su vida a este proyecto. Su primer paso se produjo en julio de 1994 cuando estableció el plan inicial de la construcción del KARST, el nombre original del actual FAST.

Debido al descomunal diámetro del radiotelescopio proyectado, se precisaba un lugar lo suficientemente amplio y cuyo entorno fuese adecuado para la emisión de ondas de radio. Una vez delimitada una lista inicial, se desplazó al suroeste de la provincia de Guizhou para inspeccionar a fondo 82 depresiones geográficas preseleccionadas.

Dicha propuesta no dejaba de ser una cuestión sencilla, pero las complicaciones que tratarían de obstaculizar su construcción no tardarían en llegar. La primera de ellas sería una difícil de solventar: su localización. Debido al descomunal diámetro del radiotelescopio proyectado, se precisaba un lugar lo suficientemente amplio y cuyo entorno fuese adecuado para la emisión de ondas de radio. Para resolver el problema, Nan se embarcó en la difícil tarea de realizar reconocimientos en cada uno de los posibles lugares, para lo que dirigió a su equipo durante 11 años. En primer lugar, se limitó a buscar situaciones geográficas aptas desde el mapa y, a continuación, a realizar revisiones de los datos de forma rigurosa. Tras ello, logró elaborar una lista de 82 emplazamientos a explorar. Una vez delimitada la lista inicial, se desplazó al suroeste de la provincia de Guizhou para inspeccionar a fondo las 82 depresiones geográficas preseleccionadas. No fue hasta después de haber recabado los datos suficientes que pudo publicar, en colaboración con todo su equipo, un nuevo método de cálculo conocido como “Simulación en 3D de depresiones y elección de emplazamientos apropiados para plataformas”. El estudio sirvió, junto a los resultados de un año de verificaciones de los entornos climáticos y de los efectos ejercidos en la comunicación inalámbrica en cada lugar para que, en 2006, el científico acabara concluyendo que el mejor emplazamiento estaba en la cuenca de Dawodang, situada en la localidad de Jinke, perteneciente al condado de Pingtang, en la provincia de Guizhou.

Nan Rendong, el padre del “Ojo del Cielo”

El segundo problema era la obtención de permisos y la financiación necesaria para la construcción del radiotelescopio. Ante ello, Nan Rendong decidió tomar la iniciativa y buscar personalmente formas de colaboración útiles para su empeño, por lo que se dirigió al Instituto Tecnológico de Harbin, a la Universidad Tongji y a la Universidad de Ciencia Electrónica y Tecnología Xidian de Xi’an para solicitar su apoyo. Además, participó en numerosas conferencias internacionales para ganarse la confianza de la comunidad científica. En el año 2006 la propuesta de construcción del FAST fue presentada para su revisión internacional. Y en julio de 2007 se convirtió en la principal contribución científica del XI Plan Quinquenal y recibió, por parte del gobierno, los pertinentes permisos para su construcción.

El proyecto no comenzó oficialmente hasta marzo de 2011 y, a partir de entonces, se convirtió en un fiel representante del esfuerzo y la dedicación de Nan Rendong. La influencia del científico fue fundamental en la superación de los obstáculos técnicos encontrados y en el desarrollo de los trabajos de construcción, pues los miembros de los equipos participantes lo buscaban a menudo para pedirle consejo y sugerencias. Finalmente, la construcción del FAST concluyó el 21 de septiembre de 2016.

Nan Rendong, el padre del “Ojo del Cielo”

El radiotelescopio FAST ocupa un área total equivalente a 30 campos de fútbol y su estructura la conforman hasta 4.450 paneles de aluminio, cada uno de ellos de la altura de un edificio de tres plantas. El reflector principal, situado en el centro de la forma esferoidal de la plataforma, alcanza un área de 250.000 m2. Su diseño es capaz de ajustarse continuamente para alinear su posición y aumentar así el área de observación. Además, dispone de una nueva técnica que combina un cable robot de peso ligero con seis torres y un servomecanismo, para realizar una orientación con absoluta precisión. La construcción del radiotelescopio FAST cristaliza un avance científico de una magnitud colosal para la exploración del origen del Universo, la observación de púlsares y otros procedimientos de gran relevancia para la ciencia actual.

De la misma forma que cuando se mira al estrellado cielo nuestros pies no logran separarse de la tierra, el colosal y grandioso proyecto de ingeniería, conocido como el “Ojo del Cielo de China”, tampoco podrá jamás desligarse de la perseverancia y la dedicación con las que este extraordinario científico logró consumar su construcción. 


 

ic_ESP_50

pdfPublicado originalmente en: Revista Instituto Confucio.
Número 50. Volumen V. Septiembre de 2018.
Ver / descargar el número completo en PDF 

Vista panorámica actual de la ciudad de Tianjin.

Tianjin (天津 o Tiānjīn) es una de las cuatro municipalidades chinas gobernadas directamente por el poder central —junto con Beijing, Shanghái y Chongqing— con rango equivalente al de provincia. Conocida popularmente como la “Shanghái del Norte” debido a las concesiones extranjeras y a la arquitectura occidental que albergaba, posee el mayor puerto comercial del norte de China y es, además, la salida natural de Beijing hacia el mar. Los extranjeros que habitan en ella la llaman cariñosamente como “TJ”, aunque su nombre significa literalmente “el lugar donde el emperador cruzó el río”.

Reportaje de
José Vicente Castelló 
何维柯
Tianjin cuenta con una población superior a los once millones de habitantes –cinco de ellos en la ciudad propiamente dicha-, está situada a orillas del río Hai (1) (海河 o Hǎihé) en su desembocadura en el mar de Bohai (2) (渤海 o Bóhǎi), en la costa nordeste del país. Limita por tierra con la provincia de Hebei y la municipalidad de Beijing, conectada con esta por tren de alta velocidad que hace el trayecto de cien kilómetros en apenas unos minutos.

Tianjin goza de un espléndido pasado histórico, marcado por la invasión de ocho naciones extranjeras: Italia, Alemania, Francia, Rusia, Reino Unido, el imperio Austrohúngaro, Japón y, en menor medida, Estados Unidos, que dejaron una profunda huella en su gente y en su arquitectura, compuesta por miles de villas y edificios de corte occidental que aportan belleza y encanto a la ciudad, dividiendo la faz de la urbe en concesiones con características propias.

El Gran Canal, construido por el emperador Kublai Kan en el siglo XIII, convirtió a Tianjin en el mayor almacén de grano.
El Gran Canal, construido por el emperador Kublai Kan en el siglo XIII, convirtió a Tianjin en el mayor almacén de grano

Breve apunte histórico

El devenir de la ciudad de Tianjin está inevitablemente ligado a la historia de Beijing, capital imperial china. Así, cuando en el siglo XIII los mongoles hicieron de Beijing su centro político, transformaron a Tianjin en el lugar más importante para el almacenamiento del grano, pues por ahí pasaba el Gran Canal (大运河 o Dàyúnhé) construido hasta Beijing por el mítico Kublai Kan (1215-1294), primer emperador de la dinastía Yuan (1271-1294) y nieto del emblemático Gengis Kan. Debido a su crecimiento e importancia como punto de almacenamiento de mercancías procedentes de diversos puntos de la costa y el interior, Tianjin construyó su primera muralla de protección ya en el siglo X, la cual fue posteriormente reforzada en los siglos XV y XVII, lo que le permitió seguir prosperando con cierta seguridad.

Tianjin
El Fuerte Dagu protegía a la ciudad contra los extranjeros.

En 1856, durante la II Guerra del Opio (1856-1860), las tropas franco-británicas atacaron con sus barcos de guerra los fuertes protectores a las afueras de Tianjin, forzando a los chinos a firmar el Tratado de Tianjin (1858) que abrió el puerto chino al comercio extranjero y legalizó, al mismo tiempo, la venta del opio. Esto hizo que poco después diversas potencias extranjeras establecieran concesiones en la ciudad convirtiéndolas en pequeños territorios nacionales provistas de todo lo que originariamente había en sus países de procedencia: colegios, cárceles, hospitales, viviendas, embajadas, mercados, tiendas de alta costura, etc.

Sin embargo, el Gobierno chino no recuperó el control total de la ciudad de Tianjin hasta el final de la II Guerra Mundial (1939-1945), aunque la paz y estabilidad de la que gozaban dichas concesiones se vio amenazada en un par de ocasiones, entre las que destacó la Rebelión de los Bóxers (1899-1901, en chino 义和团起义 o Yìhétuán Qǐyì).

En 1945, Tianjin se convirtió en una base estadounidense, pero dos años después las tropas norteamericanas se retiraron debido a las protestas de la población local. Las facciones comunistas entraron en la ciudad el 15 de enero de 1949, desde entonces, Tianjin ha sido una municipalidad gobernada por el poder central excepto durante el periodo comprendido entre 1958 y 1967 en que formó parte integrante de la provincia de Hebei.

Tianjin
La imponente Torre de Radio y Televisión fue construida en 1991y mide 415,2 metros.

Desde 1949 Tianjin, dividida en 18 distritos y 240 subdistritos, ha sido uno de los mayores centros industriales de toda China y produce una gran variedad de productos manufacturados que son vendidos en todo el país y en el extranjero, aunque el 40 por ciento de su territorio está destinado a cultivos, tales como el trigo, el arroz y el maíz. Su población, compuesta en un 97 por ciento por los chinos han, en un dos por ciento por hui y en un uno por ciento por manchúes, posee en la actualidad un Producto Interior Bruto (PIB) per cápita de unos 62.400 yuanes (cerca de 7.700 euros), lo que la sitúa en los primeros puestos nacionales.

Tianjin

Lugares de interés turístico

Bendecida con una gran variedad de atracciones turísticas, entre reliquias históricas, paisajes naturales, templos, iglesias y lugares conmemorativos, etc., Tianjin es un lugar ideal para explorar. Los diez rincones más visitados, conocidos como Jīnmén Shíjǐng (津门十景), son: la calle cultural Guwenhua, el Fuerte Dagu, la sección de la Gran Muralla a su paso por Huangyaguan, el Templo Dabei, el río Hai, el Parque del Agua, la montaña Pan, la calle de los hoteles y los restaurantes, la Torre de Radio y Televisión, y la Zhonghuan Cailian, entre otros.

Tianjin
Guwenhua, la antigua calle cultural, ahora renovada.

La antigua calle cultural de Tianjin (Gŭwénhuàjiē o 古文化街), ahora totalmente renovada, está situada en el distrito de Nankai, tiene como centro geográfico el Palacio Tianhou (天后宫) y fue inaugurada oficialmente en 1986. Admirada por su peculiar estilo arquitectónico, es el lugar de encuentro de artistas, bohemios, calígrafos, anticuarios y poetas, lo que le proporciona un ambiente especial entre edificios réplica de las dinastías Ming (1368-1644) y Qing (1644-1911). Sus comercios dedicados a las artes tradicionales chinas se alinean a los dos lados de la calle, formando una amalgama cultural única donde se puede encontrar auténticos tesoros –de jade, cloisonné, porcelana, tinta china o seda pintada- apreciados tanto por lugareños como por foráneos, como por ejemplo las famosa pinturas de año nuevo de Yang Liuqing o las esculturas de Zhang Niren.

El Fuerte Dagu (大沽炮台 o Dàgū Pàotái), construido entre 1522 y 1567 durante la dinastía Ming cerca del mar a unos 60 kilómetros de la urbe, se usaba para proteger la ciudad de las invasiones extranjeras y, más tarde, para salvaguardar la capital china durante la dinastía Qing.

Tianjin
El centro del distrito de Nankai lo constituye el Palacio Tianhou.

El tramo de la Gran Muralla que pasa por Huangyaguan (黄崖关 o el Paso del Despeñadero Amarillo), con una longitud de 41 kilómetros, supuso un punto militar estratégico durante la dinastía Qi del Norte (550-577), pues se encuentra situado en una zona montañosa intersección de cuatro ciudades: Beijing, Tianjin, Tangshan y Chengde. El general y héroe nacional chino Qi Jiguang (1528-1588) de la dinastía Ming, recordado por su lucha contra los japoneses a lo largo de la costa oriental de China, le añadió torres de vigilancia y atalayas defensivas, debido a estar construida sobre una abrupta geografía, lo que la rodea de una belleza y escenografía incomparable.

Tiianjin
En Huangyaguan se alza un tramo de la Gran Muralla verdaderamente bello por lo abrupto del terreno.

Por su parte, el Templo Dabei (大悲院 o Monasterio de la Gran Compasión), de creencia budista, está situado en el distrito de Hebei, y es el más antiguo, el de mayor tamaño y mejor conservado de todos los que hay en la ciudad de Tianjin. Construido originalmente a finales de la dinastía Ming (1368-1644), concretamente entre 1611 y 1644, tuvo su época dorada durante la dinastía Qing (1644-1911). Fue ampliado en 1940, sufrió daños severos durante la Revolución Cultural y fue nuevamente restaurado en 1980. Con una extensión de 10.600 metros cuadrados, está compuesto de dos partes claramente diferenciadas: el Templo del Oeste –levantado en 1669 y actual sede del monasterio e instituto budista- y el Templo del Este –construido por el monje Long Xian en 1940 y de arquitectura más moderna-. Destacan una escultura de Guanyin (观音 o Diosa de la Misericordia), con sus 24 brazos, y una estatua del bodhisattva Maitreya.

El Templo Dabei con una extensión de 10.600 m2 es el mayor y mejor consevado monasterio budista de Tianjin.
El Templo Dabei con una extensión de 10.600 m2 es el mayor y mejor consevado monasterio budista de Tianjin.

El río Hai, abierto a la navegación hace 1.800 años, está considerado como el “río madre” de Tianjin al estar estrechamente ligado a la vida de los habitantes de esta urbe desde generaciones. En su extensión destaca el Parque Haihe (海河公园), donde cada mañana se reúne una gran cantidad de personas a practicar todo tipo de deportes, ejercicios, bailes, cantos y juegos al aire libre. Es el lugar ideal para pasear entres sus árboles centenarios, airear los pájaros en sus jaulas de bambú, hacerse fotos de boda o remar en una de sus barcas de recreo.

Tianjin
El Parque del Agua es un parque de atracciones formado por un enorme lago con doce islas interconectadas.

El Parque del Agua (水上公园), centro de atracciones y diversión familiar terminado en 1985, está compuesto por un enorme lago navegable con doce islas interconectadas con puentes y una espectacular fuente de colores en la zona central y rodeada de todo tipo de áreas de entretenimiento en el que se incluye un zoológico con diversas especies de animales.

El monte Pan, Tianjin
El monte Pan es una de las quince montañas más famosas de China.

El monte Pan (o Panshan, 盘山) es una de las atracciones favoritas de los habitantes de Tianjin y es una de las quince montañas más famosas de China. Se dice que el emperador Qianlong (1711-1799) de la dinastía Qing comentó en una ocasión que si hubiese sabido antes de la gran belleza del monte Pan, jamás hubiera cruzado al sur del río Yangtsé. Dotado con pinos, fuentes naturales de agua fresca, ríos cristalinos, rocas de formas extrañas y 72 templos, su punto más alto es el pico Guayue (con más de 800 metros).

Tianjin
El Parque Haihe resulta ideal para pasear.

También en Tianjin destaca la Gran Mezquita (清真寺 o Qīngzhēnsì), centro de culto musulmán desde la dinastía Qing, consistente en cuatro estructuras y un Muro de las Oraciones; la zona Zhonghuan Cailian; la calle de los hoteles y los restaurantes; la iglesia católica Xīkāi, construida por los franceses en el siglo XX; el Templo de Confucio (文庙); el monumento conmemorativo al terremoto de 1976 (抗震纪念碑); el Museo de Historia Natural; el Museo de Historia; el edificio a la memoria de Zhou Enlai (周恩来纪念馆) y la Torre de Radio y Televisión.

La Gran Mezquita, Tianjin
La Gran Mezquita.

Entre sus centros de enseñanza superior destaca la Universidad de Nankai (南开大学), la Universidad Normal de Tianjin (天津师范大学) y la Universidad de Ciencias y Tecnología (天津科技大学).

Tianjin
Para degustar sus especialidades culinarias hay que acercarse a la calle de las comidas.

Gastronomía de Tianjin

La gastronomía de Tianjin es bien conocida en todo el país, sobre todo por sus tapas, ravioles rellenos de todo tipo y los bollos de carne. El lugar ideal para degustar cada una de las especialidades de la zona es la calle de las comidas (Shípǐnjiē o 食品街), repleta de restaurantes de gran fama y pequeños locales de comida rápida distribuidos en dos niveles, aunque por toda la ciudad hay multitud de restaurantes especializados en todo tipo de comidas, tanto locales, chinas como internacionales.

Destaca el establecimiento de ravioles llamado Gǒubùlǐ (狗不理), con más de ciento cincuenta años de historia y una carta de decenas de jiǎozi (饺子) rellenos de multitud de sabores y texturas. Además, su especialidad es el bāozi (包子, panecillo relleno cocido al vapor) repleto de carne de cerdo, verduras, especias y salsa; aunque también los hacen de pollo, gambas o con vegetales (shūcài bāozi o 蔬菜包子).

Tianjin
La gastronomía de Tianjin goza de buena fama en todo el país por sus tapas.

Otra de las especialidades locales es el shíbājiēmáhuā (十八街麻花), una especie de churro trenzado frito dulce crujiente por fuera y tierno por dentro; y el ěrduoyǎnzhàgāo (耳朵眼炸糕), buñuelos esponjosos de arroz glutinoso fritos rellenos de mermelada de judía de soja roja (豆沙 o dòushā); además cuentan con el chátāng (茶汤), sopa dulce de mijo glutinoso.

Toda una institución gastronómica en Tianjin, que cumplirá cien años de vida en 2013, es el restaurante Dēngyǐnglóu (登瀛楼饭店), especializado en el tradicional desayuno de Tianjin y en platos tan exóticos como la sopa agridulce de pescado vivo (醋烧活鱼 o cùshāohuóyú), revuelto de carne de cangrejo (芙蓉蟹黄 o fúróngxièhuáng) y las gambas de tres sabores (津焖三味虾 o jīnmènsānwèixiā).

Tianjin
En los comercios de arte tradicional se pueden encontrar verdaderos tesoros.

De compras por Tianjin

Tianjin es un paraíso para las compras textiles, teniendo su olimpo en cuanto a cantidad, calidad y número de tiendas en la calle Bīnjiàngdào (滨江道). Además, esta ciudad es famosa por sus alfombras –gracias a sus ocho fábricas especializadas en este producto confeccionado todavía a mano-, las figuras de arcilla y los carteles de felicitación de Año Nuevo, que comenzaron a elaborarse ya en este lugar en el siglo XVII. 

Notas: 

(1) Al río Hai también se le conoce como río Haihe (海河), sin embargo, ese nombre no es exacto pues() en chino ya significa río, con lo que se cae en la redundancia

(2) Se le conoce como mar de Bohai (渤海), sin embargo, debería llamarse únicamente mar de Bo, pues hǎi () en chino ya significa mar, con lo que se cae en la redundancia.


ic_ESP_13-1

pdfPublicado originalmente en: Revista Instituto Confucio.
Número 13. Volumen IV. Julio de 2012.
Ver / descargar el número completo en PDF 

puente hong kong

El puente Hong Kong–Zhuhai–Macao es una infraestructura única en el mundo de 55 km de largo y en cuyo trazado incluye cuatro islas artificiales y 6,7 km de túneles. La enorme plataforma está pensada para resistir tifones de categoría 16 y terremotos de hasta magnitud 8 Richter. Se inauguró oficialmente el miércoles 24 de octubre de 2018.

Año 1983, un grupo de arquitectos pasea por una de las orillas del delta del río de las Perlas (珠江三角洲), en el sur de China. Están ensimismados mientras estudian la viabilidad de un proyecto impensable, algo que será todo un milagro de la ingeniería moderna: la construcción de un puente sobre el mar que una las ciudades de Hong Kong, Zhuhai y Macao. En plena década de los años ochenta del pasado siglo, el establecimiento de una zona económica especial en Zhuhai, la concepción del concepto “un país, dos sistemas”, así como la prosperidad económica de la que disfrutaba China, ofrecían un contexto en el que la unión geográfica de las tres ciudades, hasta entonces separadas por el mar, suponía un tentador plan por el que merecía la pena desafiar las leyes naturales para construir un proyecto aparentemente imposible en la práctica.

puente Hong Kong–Zhuhai–Macao

Tres décadas más tarde, el rápido desarrollo tecnológico de China hizo posible que, en 2009, esos dubitativos arquitectos que habían sopesado un sueño casi imposible dejaran paso a unos ingenieros que, tras una frenética actividad, ultimaban los preparativos para iniciar uno de los planes más avanzados de la época contemporánea. El puente más largo del mundo construido sobre el mar comenzaba a tomar forma. No fue hasta hace algunos años, tras arduos esfuerzos, que el sueño se hizo realidad. Los 55 km de longitud del puente, cuya construcción se dio por concluida en 2017, pero que se abrirá al tráfico el miércoles 24 de octubre de 2018, ya han dejado una huella indeleble en la historia de la ingeniería mundial.

Y, con su reciente ejecución, no cabe duda, China se sitúa ya a la vanguardia de la construcción a gran escala. Ya son siete de diez los puentes más largos del mundo que están situados dentro de sus fronteras. Un hecho que no sería posible sin la metodología y el espíritu heredados de antaño pues, desde tiempos inmemoriales, los chinos tuvieron que superar las difíciles condiciones geográficas provocadas por los ríos Yangtsé y Amarillo al concebir puentes que habrían sido impensables en Occidente.

puente Hong Kong–Zhuhai–Macao

En la actualidad, el país está volviendo a redefinir el concepto de la construcción de infraestructuras en el siglo XXI, con la implantación de técnicas y métodos cada vez más avanzados y mejorando aún más su producción manufacturera. Uno de los ejemplos de dicho progreso es precisamente este gran viaducto, que conecta tres grandes ciudades, y cuya construcción ha debido de superar una serie de adversidades sin precedentes. El objetivo de sus arquitectos estaba claro: crear un puente al que debían dotar de una vida útil de 120 años. Para ello, debido a su situación geográfica y a las condiciones de la zona, la enorme plataforma debía ser capaz de resistir tifones de categoría 16 y terremotos de hasta magnitud 8 en la escala abierta de Richter, por lo que su peso debía ser extremadamente ligero. Sin embargo, la presión ejercida por los torrentes de agua del canal Lingding requería que la distancia entre cada uno de los cimientos del puente fuese lo más amplia posible, lo que aumentaba así su peso. Una vez superados los innumerables quebraderos de cabeza, los ingenieros apostaron por el uso de acero inoxidable dúplex como recurso principal, un extremo que obligó a las industrias locales a impulsar su producción. La necesidad de tan alta demanda de dicho material hizo que su elaboración tuviera lugar en suelo chino.

puente Hong Kong–Zhuhai–Macao

No fueron las dificultades del contexto marino las únicas que estuvieron a punto de poner en jaque al proyecto. También las condiciones topográficas del terreno, así como su cercanía al aeropuerto internacional de Hong Kong, llevaron a los ingenieros a idear una infraestructura única en el mundo, ya que en su interior incluye cuatro islas artificiales y 6,7 km de túneles. Las islas se han construido según un procedimiento totalmente vanguardista pues, para reducir el tiempo que tradicionalmente era necesario para ganar tierra al mar y crear una superficie de tales características, los ingenieros chinos insertaron sobre el lecho marino una gran cantidad de tubos de acero sobre los que construyeron las islas artificiales. Sumergido a más de 40 m este túnel es también el más largo del mundo construido bajo el agua y está diseñado para resistir a temperaturas de 1.200 ºC y ser evacuado en tan solo media hora.  Todo un hito de la ingeniería civil que, sin ninguna duda, se convertirá en un modelo para la construcción de futuras infraestructuras internacionales. 

puente Hong Kong–Zhuhai–Macao

El largo puente es también un modelo perfecto desde un punto de vista medioambiental. Su área constructiva coincidía con una reserva natural del delfín rosado de Hong Kong, una de las especies más apreciadas de la zona, por lo que su planificación tuvo que tener en cuenta esta singularidad. Para resolverla, el departamento de protección ecológica proporcionó unas rigurosas pautas a las empresas constructoras, que los operarios debían seguir, para evitar al máximo el impacto negativo sobre la fauna. Ello complicó enormemente el proyecto, pues se prohibió el uso de martillos diésel y las excavaciones directas en el barro. A pesar de ello, la concienciación y responsabilidad de los trabajadores implicados hizo que se pudieran superar las dificultades y finalizar un proyecto respetuoso con el medio ambiente.

Además de representar la vanguardia tecnológica, el viaducto también refleja los conceptos estéticos de la arquitectura tradicional china. Para adaptarse a las corrientes del agua, su construcción ha formado una enorme curva que dota de armonía al paisaje que conforma, convirtiéndose en una delicia para aquellos que lo contemplan desde la orilla. El resultado es una enorme infraestructura en la que las ciudades e islas se asemejan a perlas que, unidas por el puente, simulan un hilo de plata. Una curiosa disposición que recuerda a la expresión zhuanlianbihe (珠联璧合; lit., la unión del jade y las perlas), un símbolo de unidad y que representa el objetivo primordial de su construcción: el enlace de tres grandes ciudades, unidas como si fuesen las perlas de un collar, con una población total estimada de casi 10 millones de habitantes.

puente Hong Kong–Zhuhai–Macao

Un total de 400.000 toneladas de acero, una cantidad suficiente para construir 60 veces la torre Eiffel, han quedado instaladas sobre el horizonte de Hong Kong, Zhuhai y Macao. Forman una enorme superficie en la que se reflejan las proyecciones de futuro y la capacidad de adaptación a los nuevos tiempos de los chinos. Con la unión geográfica de la primera zona del país en abrir sus puertas al mundo, se estima que se podrá impulsar enormemente el desarrollo económico de las zonas colindantes, pues al fin y al cabo, la construcción del puente responde a la demanda constante por parte de los empresarios locales. A la espera de su apertura efectiva, y de que mejore la vida de sus usuarios, se puede afirmar que el pueblo chino ha vuelto a servirse del talento heredado por el paso del tiempo para sorprender al mundo con un nuevo milagro de su moderna ingeniería.


Instituto Confucio 45

pdfPublicado originalmente en: Revista Instituto Confucio.
Número 45. Volumen VI. Noviembre de 2017.
Ver / descargar el número completo en PDF 

Pronunciación china

Para los estudiantes hispanoparlantes aprender la pronunciación china les resulta complicado debido a la que varias consonantes tienen una pronunciación un tanto desconocida para ellos. Los tonos también son uno de los puntos difíciles. El profesor Lu Jia propone algunos trucos para facilitar el aprendizaje y para estimular la motivación de los alumnos.

Artículo de
Lu Jia
鲁佳
En los últimos años, el nivel económico de China se ha desarrollado rápidamente y este país ha escalado varios puestos en el panorama internacional. Su influencia se está extendiendo por todo el mundo, lo que hace que cada día haya más gente que desee aprender chino, también en los países hispanoparlantes.

Como todos sabemos, el primer paso para aprender un idioma foráneo es la pronunciación, y un buen nivel de esta supone un conocimiento elevado de esa lengua. En caso contrario, si uno tiene buena gramática, pero no sabe pronunciar correctamente, nunca lo aprenderá bien. Por tanto, los profesores de chino deben poner mucha atención en esta área.

Los profesores deben enfatizar en la diferencia entre la lengua que están aprendiendo y la lengua materna, disminuir la distancia entre ambas, quitar timidez y estimularlos a imitar la pronunciación de la mejor forma posible.

Para los estudiantes hispanoparlantes, el chino es un idioma muy difícil. Las dificultades principales son la pronunciación, los tonos, los caracteres y la gramática. Por supuesto, los dos primeros puntos son básicos y más importantes. Una de las causas que te impide pronunciar bien es la diferencia entre los dos idiomas, pero en realidad, la primera dificultad se debe a algunas consonantes que tienen una pronunciación un tanto desconocida para el hispanohablante. Como los estudiantes las encuentran extrañas y difíciles, no quieren imitarlas. Los profesores deben enfatizar en la diferencia entre la lengua que están aprendiendo y la lengua materna, disminuir la distancia entre ambas, quitar timidez y estimularlos a imitar la pronunciación de la mejor forma posible. Además, tienen que resaltar los puntos importantes, saber exactamente qué vocales suelen tener problemas de pronunciación y solucionarlos uno a uno. Al final, un factor importante es la paciencia del profesor, que estimula a los estudiantes a continuar estudiando.

Pronunciación china

Los estudiantes cuando empiezan a estudiar chino, no tienen ninguna idea sobre este idioma. Los profesores deben comparar la pronunciación china con la española. Un truco sería aprovechar la pronunciación igual o similar de algunas consonantes, por ejemplo: “b”, “p”, “m”, “f”, “n”, “l”, “k” y “h”. Es suficiente con una explicación simple. Sin embargo, los puntos difíciles son estos tres grupos de consonantes: “z, c, s”, “zh, ch, sh, r” y “j, q, x”.

Primero, los profesores pueden enseñar con ayuda de una imagen el lugar de la articulación, y enfatizar la forma de la boca, la posición de la lengua, aspirada o no aspirada, evitando explicarlo con palabras demasiado técnicas. Segundo, los profesores tienen que repetir la pronunciación para que los alumnos la imiten. Las consonantes “z” y “c” deben presentarse juntas, porque deben enfatizar que la primera no es aspirada y la segunda sí. Después de manejar estas dos, la pronunciación de la “s” será más fácil, porque la boca permanecerá igual pero más cerrada y con las comisuras un poco estiradas. Para enseñar el grupo de “zh, ch, sh y r”, se puede utilizar el mismo método. Además de distinguir entre aspirada y no aspirada, también se enfatiza la forma de la boca, que debe ser redonda y la punta de la lengua hacia arriba. La pronunciación de “r” es la más difícil en este grupo. Una vez que sepan colocar bien la lengua para pronunciar “zh” y “ch”, deben encoger un poco la lengua hacia atrás para pronunciar “r”. También puede compararla con la “r” en español: son similares, pero para pronunciar la “r” china, la punta de la lengua está situada más hacia adelante que la “r” española, y además, no vibra.

Los alumnos con lengua materna española manejan más fácilmente las vocales que las consonantes. La mayoría de la pronunciación de las vocales simples como “a”, “o”, “i”, “u” son similares a las vocales españolas. Pero cuando la vocal “a” entra en el grupo “ian” y “üan”, la pronunciación de la “a” parece una “e” en español. 

El grupo de “j”, “q”, “x” es un poco más difícil de manejar, sobre todo la pronunciación de la “q”. Los alumnos confunden su pronunciación frecuentemente con el español “ch”. Muchas veces, escriben la sílaba “qia” por “chia”. Para evitar este error, se les debe recordar que cuando “zh”, “ch”, “sh”, “r” combinan con la vocal “i”, la “i” se pronuncia [ ], así que, una vez que escuchen una silaba con sonido de “i”, no tienen la posibilidad de combinación con este grupo. Además, “j”, “q”, “x” sólo se pueden combinar con las vocales “i” y “ü”; no se pueden combinar con “a”, “e”, “o”, “u”, pero, “zh” y “ch”, “sh”, “r” sí que se combinan con estas vocales. Al final, tienen que ayudar a los alumnos a fijar las combinaciones que no existen en el esquema de vocales y consonantes del mandarín. Eso les será muy útil para distinguir las diversas pronunciaciones.

Los alumnos con lengua materna española manejan más fácilmente las vocales que las consonantes. La mayoría de la pronunciación de las vocales simples como “a”, “o”, “i”, “u” son similares a las vocales españolas. Pero cuando la vocal “a” entra en el grupo “ian” y “üan”, la pronunciación de la “a” parece una “e” en español. La forma de la boca es mucho más pequeña que cuando pronuncia “a” en español. La vocal “e” no es fácil de manejar porque en español no existe una vocal con sonido similar. Para enseñar este sonido, los profesores pueden pronunciar “a” primero y luego convertir la “a” en una “e” cerrando poco a poco la boca sin mover la lengua. Si no funciona con este método, pueden recomendar a los alumnos que sujeten la lengua con un bolígrafo o palito limpio para encontrar el lugar correcto de la articulación. Cuando sepan pronunciar la “e”, también sabrán la “en” y la “eng”. Los profesores tienen que tener paciencia, repetir las vocales y las consonantes difíciles y corregirles cuando lo dicen mal. Además, es necesario exagerar las pronunciaciones.

Los tonos también son uno de los puntos difíciles para los estudiantes hispanoparlantes. Los profesores deben mostrar las características de cada tono. Mejor se utiliza el esquema de las tonalidades de los cuatro tonos para dar una impresión directa. Para el primer tono se puede utilizar el método de arrastrar el tono, es decir, alargar el sonido, manteniendo su tonalidad sin subir ni bajar. La pronunciación del segundo tono puede relacionarse con el tono de interrogación español. Por ejemplo, los hispanoparlantes suelen usar “¿cómo?” o “¿qué?” cuando no oyen claramente. Este tono es parecido al segundo tono en chino. El tercer tono es un poco más fácil: el tono con curva. Es descendente y ascendente. El cuarto es fácil de pronunciar, pero es difícil de usar. Por ejemplo: cuando hay una sílaba con cuarto tono en el final de la frase china, los estudiantes tienden a pronunciarla con el segundo tono. La única manera es corregir continuamente. Se necesita un largo tiempo para manejar bien los tonos. En los primeros meses, es muy importante que se corrijan las vocales, las consonantes y los tonos.

Es cierto que el chino es difícil para los hispanoparlantes. Los profesores deben decir a los alumnos que los errores no son malos, que son normales, y estimularlos, movilizar su entusiasmo, animar el ambiente de la clase y disminuir la distancia, creando así un ambiente agradable para el estudio. La acción de corregir muchas veces corta la motivación del estudiante, así que no hay que pasarse. La forma correcta es seguir corrigiendo a lo largo del estudio y aprendiendo poco a poco.


ic_ESP_13-1

pdfPublicado originalmente en: Revista Instituto Confucio.
Número 13. Volumen IV. Julio de 2012.
Ver / descargar el número completo en PDF 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies