Zengpiyan

Los restos arqueológicos del yacimiento de Zengpiyan (Guilin), cuentan con una antigüedad de entre 7.000 y 12.000 años, y muestran una civilización con elevados conocimientos en la elaboración de piezas cerámicas. Junto con instrumentos elaborados en piedra, cerámica, hueso y otros vestigios materiales, se han hallado huesos pertenecientes a cerdos domésticos, y también sepulturas con cadáveres colocados de lado con sus piernas flexionadas.

Reportaje de
Wu Yunfan
吴云凡
Guilin, esa joya de la naturaleza situada en la provincia meridional de Guangxi y colmada de bellezas paisajísticas y talento artístico, se encuentra sin duda entre los lugares con mejor calidad de vida de todo el mundo. Es justo allí donde vio la luz la conocida como “cultura de Zengpiyan”, caracterizada por su alto nivel de conocimientos. Los restos arqueológicos, con una antigüedad de entre 7.000 y 12.000 años, constituyen además un ejemplo representativo de yacimiento neolítico en cueva, no solo de la China meridional sino también de todo el sureste asiático, y conforman el núcleo del único Parque Arqueológico Nacional que se halla en el sur del país.   

Acceso al yacimiento de Zengpiyan.
Acceso al yacimiento de Zengpiyan.

El descubrimiento y conservación del sitio arqueológico de Zengpiyan puede considerarse el mayor logro de la arqueología rupestre en el sur del país en los años 70 del pasado siglo, y también uno de los hallazgos prehistóricos de mayor influencia nacional en dicho periodo. El yacimiento ocupa una superficie de más de 200 m2 y en él se encontraron numerosos pozos con rastros de ceniza y desperdicios. Sucesivas excavaciones han recuperado instrumentos elaborados en piedra, cerámica, hueso y otros vestigios materiales, que demuestran que Guilin fue uno de los más importantes lugares de origen de la producción cerámica no solo del sur de China sino de todo el país. Además de ello, se han hallado allí una gran cantidad de restos de animales, incluidos los más tempranos huesos pertenecientes a cerdos domésticos, y también sepulturas con cadáveres colocados de lado con sus piernas flexionadas en una curiosa posición de cuclillas, lo que convierte a este lugar en una excelente ventana a la que asomarse para estudiar tan vetusta cultura.

Zengpiyan
Acceso al yacimiento de Zengpiyan.

En consonancia con su importancia como uno de los orígenes de las artes cerámicas chinas, los alfareros de Zengpiyan emplearon un característico método de mixtura de componentes para la elaboración de sus productos, lo que ofrece un claro testimonio de los extraordinarios conocimientos técnicos que poseían. Dicho método consistía en emplear el barro común y un ingrediente alternativo, como piedra machacada, conchas u otras materias primas según una proporción determinada; y añadir después agua para mezclarlos y conseguir así un objeto artesanal semiacabado de gran cohesión y resistencia al fuego. La vasija obtenida podía soportar una cocción a muy alta temperatura y no se despedazaba ni rompía fácilmente. Gracias a esta técnica, quienes habitaron Zengpiyan alcanzaron un estadio cultural caracterizado por la cocción de alimentos, un hito que supuso un gran avance para la civilización.

Zengpiyan
Cráneo femenino.

El análisis arqueológico de las piezas más tempranas desenterradas en Zengpiyan, puso en evidencia el uso de la mencionada técnica de la mixtura de componentes para realizar objetos peculiares. Mediante el amasado y moldeado, y sin haber sido sometidas previamente a un proceso de cocción a alta temperatura, dichas piezas poseían las características básicas de la cerámica común y una contrastada utilidad práctica, con lo que podían colocarse directamente sobre el fuego para calentar alimentos. De hecho, se cree que esas muestras de la primera etapa constituyen un ejemplo incipiente de producto cerámico y pertenecen, por lo tanto, a la clase de “piezas cerámicas embrionarias”. Se trata de una tipología cuya aparición anuncia la transición cultural de lo crudo a lo cocido y testimonia el alto grado de desarrollo humano en ese estadio primigenio de la evolución. 

Zengpiyan
Utensilios de corte descubiertos en el yacimiento.

Centro de producción cerámica

Al mismo tiempo, se han hallado en numerosos yacimientos de los alrededores de Guilin vasijas cerámicas de más de 10.000 años de antigüedad, que guardan una evidente relación con la cerámica embrionaria de Zengpiyan. Ello constituye una demostración del avance y perfeccionamiento de la técnica de mixtura y una prueba de la importancia de Guilin como uno de los centros originarios de producción cerámica de China.

Zengpiyan
Fragmento de cerámica.

Gracias a las sucesivas campañas de excavación, y al análisis arqueológico de los restos materiales, animales y humanos desenterrados, se pueden distinguir cuatro etapas en el desarrollo de Zengpiyan según sus características culturales. A la fase más temprana se adscribe un importante número de fósiles de cerdos que, a juzgar por los especialistas, ya presentaban una morfología modificada debido a un largo proceso de domesticación. Nos encontramos aquí ante el resto verificado más temprano de un cerdo criado en cautividad conocido en China hasta la fecha. La economía de esta cultura residía principalmente en la recolección, la pesca, la caza y una primitiva forma de domesticación de animales.

Zengpiyan
Herramientas incompletas de piedra.

En la segunda etapa, quizás, ya hubo un cierto desarrollo de la agricultura primitiva y se produjo una difusión generalizada de la crianza de puercos, aunque no representaba una parte imprescindible del sistema económico. En la tercera fase, la población de la zona comenzó a habitar fuera de las cuevas y a construir viviendas con troncos de madera o cañas de bambú. Se transformaron así los habitáculos primitivos en un lugar de enterramiento para los ancestros, a la vez que idearon el peculiar sistema antes mencionado de posicionamiento de los cadáveres sobre un lado con las piernas flexionadas.

En el cuarto estadio aparecen figurillas cerámicas de refinada textura y variada decoración, con una gran riqueza tipológica, y también surgen instrumentos de trabajo de acabado bruñido como hachas y cuchillos de piedra o de hueso, entre otros útiles. Todos ellos presentan una excelente factura y son prueba fehaciente de sus avances. Esta última fase de Zengpiyan, situada cronológicamente entre el 6000 y el 5000 a.C., constituye el nivel más alto de la civilización prehistórica del área de Guilin.   

Zengpiyan
Acceso al yacimiento de Zengpiyan.

Desde el Instituto de Arqueología de la Academia China de Ciencias Sociales, y también desde otros departamentos afines, coinciden al afirmar que la antigua cultura de Zengpiyan poseía un alto coeficiente intelectual y un extenso bagaje de conocimientos. La técnica de la mixtura de componentes para la elaboración de piezas cerámicas fue una invención de hace miles de años atribuible a este pueblo, lo que convierte a Guilin en un santuario ancestral de la sabiduría humana

El yacimiento arqueológico de Banpo


 

pdfPublicado originalmente en: Revista Instituto Confucio.
Número 53. Volumen I. Marzo de 2019.
Ver / descargar el número completo en PDF 

Representación escultórica de la lectura de los nombres de los examinandos presentados a las pruebas para funcionario imperial.

El Pabellón Examinador Jiangnan comenzó a construirse en el siglo XII, y era sede más grande que existía en toda China para la celebración de oposiciones a funcionario imperial. Su capacidad alcanzó las veinte mil cabinas individuales, lo que daba cabida a un número mayor de opositores. El sistema de exámenes imperiales nació con la intención de romper con el régimen hereditario de puestos oficiales.

Reportaje de
Wang Wen
王文
Los que no han estado en el Templo de Confucio de Nanjing no han visitado lo más esencial de esta ciudad. Sin embargo, el Pabellón Examinador Jiangnan (江南贡院 o Jiāngnán gòngyuàn), situado dentro de dicho santuario y con una historia de más de 800 años, siempre ha sido el primer destino de los viajeros que visitan esta ciudad debido al gran prestigio que gozaba en la antigüedad. Hoy en día, el Pabellón Examinador Jiangnan, la sede más grande que existía en toda China para la celebración de oposiciones a funcionario imperial, se ha convertido en el único museo en el país dedicado a exponer los temas relacionados con el antiguo sistema de exámenes imperiales. La denominación jiāngnán se debe a la división geográfica al comienzo de la dinastía Qing (1644-1911) que unía las actuales provincias de Jiangsu y Anhui y que tenía a Nanjing como su capital.   

El prestigioso Pabellón Examinador Jiangnan
Simulación de varios examinandos realizando las pruebas a funcionario dentro de una cabina examinadora.

La edificación de este entonces relativamente pequeño pabellón se remonta al cuarto año del reinado Xiaozong (1168) de la era Qiandao de la dinastía Song del Sur (1127-1279). Después de las ampliaciones llevadas a cabo durante las dinastías Ming (1368-1644) y Qing su capacidad alcanzó las veinte mil cabinas individuales, lo que daba cabida a un número mayor de opositores. Además, el conjunto arquitectónico albergaba oficinas para los jefes, examinadores o supervisores y zonas de comedores, almacenes, limpieza, seguridad, junto con fuentes, jardines, puentes, pasillos y torres. La magnitud de la construcción, el nivel de la superficie que ocupa y el número total de edificios hacen que este pabellón llegue a ser el más exquisito de toda China. Un ejemplo de ello es su área de 300.000 metros cuadros con su extremo desde el Puerto Taoye, situado al este, hasta el edificio Zhuangyuan del oeste, alcanzando respectivamente la calle Jiankang al norte y el río Qinhuai al sur. Siendo edificios emblemáticos del barrio de río Qinhuai y del Templo de Confucio, la presencia del pabellón ha servido también para que la zona prosperara.

El prestigioso Pabellón Examinador Jiangnan
供图 / CFP

A lo largo de los 800 años de historia, los estudiantes nacidos al sur del río Yangtsé (jiāngnán) que aspiraban a alcanzar el éxito y la fortuna, no tenían otro remedio más que realizar el examen provincial (乡试 o xiāngshì) para conseguirlo. Solo los que aprobaban, llamados jŭrén (举人), podían acceder al examen nacional (会试 o huìshì) y más tarde al final (殿试 o diànshì) presidido por el mismo emperador. Los que lograban llegar hasta el final, los llamados jìnshì (进士), tenían derecho a asumir cargos políticos y a entrar en el estrato superior de la sociedad. Los tres examinandos con las notas más altas recibían el nombre oficial respectivamente de zhuàngyuán (状元 o Primer Erudito), bǎngyǎn (榜眼) y tànhuā (探花), con el honor que eso suponía. Los restantes formaban el grupo de jìnshì y podían optar hasta una centena de plazas de diversa índole. Esto reflejaba la dificultad y la crueldad de las pruebas eliminadoras, un hecho que se ve reflejado en el famoso dicho: “La dedicación y el fuerzo de diez años tienen la única pretensión de conseguir el mejor resultado en la oposición que se realiza una sola vez en la vida”.

En 1905 tuvo lugar la última oposición de la dinastía Qing, lo que supuso el fin de un sistema selectivo que había subsistido durante miles de años y el cierre de todos los centros examinadores, incluido el de Jiangnan.

Durante la dinastía Qing se convocaron un total de 112 exámenes y de ellos salieron 58 zhuàngyuán, de los cuales 49 eran de la actual provincia de Jiangsu y nueve de Anhui, lo que supuso más de la mitad de todos los zhuàngyuán contabilizados en el resto de China. Todos ellos se presentaron y aprobaron antes los exámenes provinciales celebrados en el Pabellón Examinador Jiangnan y más tarde consiguieron la primera plaza en el examen final nacional. Al mismo tiempo cabe destacar que algunas figuras históricas importantes, tales como Tang Bohu, Zheng Banqiao, Wen Tianxiang, Wu Jingzi, Yuan Mei, Lin Zexu, Shi Naian, Zeng Guofan, Zuo Zongtang, Li Hongzhang, Fang Bao, Weng Tonghe, Zhang Jian o Chen Duxiu, han sido examinandos o examinadores en esta sede y el último Primer Erudito de la historia china, Liu Chunlin, también salió de esta entidad.

En 1905 tuvo lugar la última oposición de la dinastía Qing, lo que supuso el fin de un sistema selectivo que había subsistido durante miles de años y el cierre de todos los centros examinadores, incluido el de Jiangnan. En 1918 comenzó la demolición de este complejo arquitectónico conservando solo algunos edificios como el Mingyuan. Durante el Gobierno Nacionalista de Nanjing (1940-1945) este terreno se convirtió en la sede del ayuntamiento de la ciudad y en el Comité para la Construcción de la Capital.

El prestigioso Pabellón Examinador Jiangnan
Representación escultórica de un examen imperial..

En la actualidad, el nombre completo del centro es Pabellón Histórico y de Exhibición de la Academia Jiangnan, un museo inaugurado oficialmente en septiembre de 1989. El conjunto de este pabellón está rodeado por muros con cuatro torres de vigilancia construidos de madera y ladrillos e instalados en sus cuatro esquinas. En la antigüedad, los soldados hacían guardia las veinticuatro horas del día para impedir cualquier trampa o engaño durante los exámenes.

A los dos lados de la puerta principal podemos ver un arco y un león de piedra y en su interior se observa altiva la Puerta del Dragón, debido a la leyenda que dice que una carpa dio un gran salto y se convirtió en un dragón. Más adelante está situado el edificio Mingyuan, construido a principios del reinado Yongle (1360-1242) de la dinastía Ming y reconstruido durante el reinado Daoguang (1820-1850) de la dinastía Qing. Este edificio consta de tres plantas y los últimos dos pisos destacan por su estructura de madera. Las ventanas ofrecen una panorámica del conjunto arquitectónico y desde aquí los examinadores y supervisores daban órdenes y vigilaban a los examinandos.

Los examinandos quedaban encerrados mientras durara el examente, no permitiendoles salir ni para hacer sus necesidades ni dormir hasta entregar sus papeletas

Al este y oeste del edificio Mingyuan se situaban las cabinas individuales que servían para realizar los exámenes. Ordenadas alfabéticamente según el libro Mil caracteres clásicos (《千字文》) a los cubículos también se les denominaban hàoshè (号舍). Con el transcurso del tiempo, no ha quedado ninguna cabina original, aunque sí 40 réplicas. Estos compartimientos reconstruidos tienen 75 centímetros de ancho y un metro de profundidad, una barandilla delantera y una ventanilla trasera para facilitar la vigilancia. En los laterales hay unos soportes que sujetan dos tablas de madera, la de arriba sirve como escritorio y la de debajo como asiento, aunque por la noche se unían para formar una cama. Nada más entrar en la cabina, los examinandos debían permanecer encerrados en dichos cubículos y ahí realizaban el examen, comían, hacían sus necesidades y hasta dormían. No se les permitía salir de ese estrecho lugar hasta que entregaban el examen.

Hoy en día, hay en cada una de las cabinas del oeste una estatua que simboliza el examinando bien escribiendo bien pensando, relajado o con las cejas juntas. Mientras que en las cabinas del este se imita la decoración y el estilo original de la antigua sede examinadora. De este modo, los visitantes pueden experimentar una auténtica inmersión en lo que un día fue ese lugar. Dirigidos por un guía que hace las veces de examinador ficticio, los viajeros ataviados con trajes de la época se sientan en los cubículos y comienzan a hacer el examen sobre el escritorio. Luego entregan sus papeletas con todo el respeto al examinador, quien se encarga de poner las notas. Después, comunica el resultado de las pruebas ante el público asistente y los afortunados que han logrado aprobar responden con saludos y felicitaciones rodeados de un ambiente alegre.

El prestigioso Pabellón Examinador Jiangnan
Maqueta representativa de la llegada del emperador a la sede examinadora y su cortejo.

El salón Zhigong, situado detrás del edificio Mingyuan, estaba destinado a albergar las oficinas y la residencia de los encargados y supervisores, aunque en la actualidad se dedica como la sala principal de exhibición del museo. En ella podemos ver documentos históricos tales como procedimientos de los exámenes, contenidos, reglas, asignación de los examinadores, exámenes originales celebrados en el Pabellón Examinador Jiangnan y los datos de los zhuàngyuán que han salido de esta delegación oficial. Dentro de los escaparates colocados en el salón de exhibición, se encuentran reliquias históricas y objetos artesanos tales como papeletas del examen, anuncios, mesas, cestas, lámparas de aceite, comida y artículos de escritorio.

El sistema de exámenes imperiales, que se originó en la dinastía Sui (581-618), supuso una medida que rompía con el régimen hereditario de puestos oficiales y evitaba prejuicios durante la selección de los funcionarios, además de mejorar de forma notable la organización intrínseca de las propias pruebas. Sin embargo, este sistema, que alcanzó su pleno desarrollo durante las dinastías Tang (618-907) y Song (960-1279), se convirtió en un obstáculo y reveló sus inconvenientes a lo largo de las dinastías Ming y Qing. La cultura generada de estas pruebas clasificadoras influyó positiva y profundamente en los países vecinos, tal es el caso de Vietnam, Corea y Japón. Según ciertas publicaciones occidentales, desde 1570 hasta 1870 existió más de un centenar de exámenes diversos dependiendo de las características del puesto y, como anécdota, algunos expertos afirman que este método verificador ha servido como referencia a la hora de diseñar las oposiciones en países como el Reino Unido o Estados Unidos


pdfPublicado originalmente en: Revista Instituto Confucio.
Número 14. Volumen V. Septiembre de 2012.
Leer este reportaje en la edición impresa

Etnia Zhuang

Las canciones folklóricas de la etnia zhuang son las que las que gozan de una mayor fama en la cultura popular étnica de Guangxi. En la música tradicional de la etnia zhuang, cada villa y cada pueblo dispone de sus propias composiciones pero, al mismo tiempo, se conservan ritmos fijos que se combinan con letras improvisadas para revelar sentimientos e ideas de forma muy singular.

Un reportaje de
Jin Yiwen 
金漪雯
Guangxi es una región autónoma caracterizada por aglutinar una enorme cantidad de grupos étnicos. Además de los zhuang, que actúan como núcleo central del resto, son más de una docena las etnias que conviven en su territorio, y que le aportan una diversidad de una enorme riqueza. Entre las facetas más notables de la cultura popular étnica de Guangxi son dignos de mención el canto, el baile, los instrumentos de viento, los combates, la danza caitang, consistente en caminar acentuando los pasos al son de la música, entre otras. Las canciones han conformado desde antaño el principal medio de expresión para los habitantes del área geográfica de Lingnan y, de todas ellas, son las folklóricas de la etnia zhuang las que gozan de una mayor fama.

El repertorio musical del pueblo zhuang.
El repertorio musical del pueblo zhuang.

El origen de las canciones folklóricas de la etnia zhuang se remonta a la época en la que coexistieron las culturas primitivas. Los tarareos y canturreos pronunciados por los miembros de estas sociedades durante su vida y trabajo fueron dando forma, con el paso del tiempo, a estribillos sencillos, naturales y de gran viveza, que permitían expresar con sinceridad sus ideas y sentimientos. Dado que estas composiciones toman sus temas directamente de la vida cotidiana, permiten reflejar distintas peculiaridades de la sociedad en su conjunto: se pueden distinguir canciones de queja, de amor, de trabajo, históricas, antifónicas, y un largo etcétera. También poseen la habilidad de adoptar formatos muy diversos, como puedan ser las denominadas paige, término que hace referencia a un tipo de canción que carece de estrofas como estructura fija y cuya letra viene dispuesta en su totalidad en renglones; y las sange, descripciones en prosa de fenómenos de la vida cotidiana, en su mayoría relacionadas con el amor. Además, los zhuang cuentan con la canción más apropiada para cada situación pues, cuando se bebe, se canta al vino. Durante la ceremonia conocida como yingqin, en la que el novio acude al hogar de su prometida para llevarla al lugar en el que se va a celebrar su boda, se interpretan las canciones lanlu, en las que el cantante debe demostrar sus mejores habilidades musicales para que el resto de personas le permitan el paso. Y, por último, en sus citas, los enamorados también tienen a su disposición románticos cantos de amor. No en vano tal diversidad hace honor al dicho según el cual “ningún evento carece de su propia canción, así como no existe el festival que pueda celebrarse sin cantar”. Dichas melodías son las protagonistas de la música tradicional de la etnia zhuang, en la que cada villa y cada pueblo dispone de sus propias composiciones pero, al mismo tiempo, se conservan ritmos fijos que se combinan con letras improvisadas para revelar sentimientos e ideas de forma muy singular.

El repertorio musical del pueblo zhuang.
El repertorio musical del pueblo zhuang.

Quienes pertenecen a esta etnia, independientemente de cual sea su sexo, comienzan a estudiar las canciones folklóricas a muy temprana edad. De hecho, son muchos los que se valen de este tipo de letras tradicionales para enriquecer sus diálogos y exteriorizar su comunicación diaria. Si bien se encuentran muy ligadas a la cotidianidad, sus características no son aleatorias, sino que, en realidad, están sujetas a una serie de normas preestablecidas. En las ceremonias de veneración de ancestros, en las bodas o en las recepciones de invitados, las canciones versan sobre contenidos muy dispares. Sus estructuras, así pues, también dependen de la persona a la que estén dirigidas, de modo que una canción dedicada a unos padres adopta unas peculiaridades diferentes de aquellas destinadas a personas mayores o amistades.

El repertorio musical del pueblo zhuang.
El repertorio musical del pueblo zhuang.

La devoción que profesan a sus canciones es la responsable de que sean varias las fechas que dedican a su música tradicional. Por ese motivo organizan reuniones y eventos, conocidos por los nombres de gewei y gejie, que son ferias y festivales de la canción. Cada cierto tiempo, mujeres y hombres, ancianos y niños, ataviados con sus mejores atuendos, participan en ellas para relacionarse con sus conocidos a través de la música. Son estas ocasiones especialmente relevantes para los jóvenes que, a menudo, se valen de melodías de llamada y respuesta o duige para exhibir su talento musical y tratar de encontrar a su media naranja. Interpretadas por parejas, estas canciones tienen unas reglas muy estrictas. Con ellas, ambos participantes pueden intercambiar información sobre su pasado, su contexto familiar, sus virtudes, su personalidad y otros asuntos para determinar si existe realmente afinidad entre ambos y, dado el caso, para manifestarse admiración y, por último, declararse su amor.

Representación de la obra Impresión de Liu Sanjie en Guilin.
Representación de la obra Impresión de Liu Sanjie en Guilin.

La más solemne de sus festividades es la feria de la canción, que se celebra cada tercer día del tercer mes lunar para festejar el aniversario de Bu Luotuo, a quien los zhuang veneran como dios y creador. Antiguamente, este era un día con un marcado carácter religioso, en el que la etnia reverenciaba a sus antepasados, ofrecía sacrificios a sus dioses y festejaba sus cosechas. Paulatinamente, el evento fue desarrollándose hasta convertirse en un fastuoso y popular espectáculo en el que el canto y la danza adquieren un papel central. Llegada la fecha, todas las familias preparan platos de arroz glutinoso y huevos muy coloridos, participan en el certamen denominado qiang huapao, en el que dos equipos compiten por hacerse con los restos de un petardo que acaba de explotar, interpretan obras de teatro típicas y organizan otros muchos tipos de actividades. De entre todas ellas, las más importantes son aquellas relacionadas con las canciones folklóricas. Solistas, grupos, coros, duetos y otras formaciones aportan su granito de arena para dotar a los espectáculos de una enorme heterogeneidad. Cualquier elemento que pueda tener relación con la vida de los participantes puede convertirse en el argumento central de una canción. Por ello, las hay que versan sobre plantas, insectos, peces, animales, paisajes, ríos y montañas. Es un día en el que impera la elocuencia, las canciones fluyen por los labios de sus intérpretes con gran agilidad y a cada pregunta le sigue una respuesta casi instantánea. Si algo les caracteriza como cantantes es la pericia con la que usan tropos como la metáfora y otras figuras literarias para, a través de sus letras, expresar sus sentimientos de forma sutil e implícita.

Representación de la obra Impresión de Liu Sanjie en Guilin.
Representación de la obra Impresión de Liu Sanjie en Guilin.

Los habitantes de este lugar están muy familiarizados con un dicho según el cual “si la Guangxi de hoy es un mar de canciones, es gracias a la propagación de la historia de Sanjie”. Dicho nombre hace referencia a Liu Sanjie, una muchacha que, según la tradición, destacaba tanto por su inteligencia y sagacidad extraordinarias como por su bella y enternecedora voz. Se dice, además, que precisamente fue la necesidad de honrar su memoria la que originó antaño la costumbre de celebrar la fiesta de la canción durante el tercer día del tercer mes lunar. Cuenta la leyenda que, en la dinastía Tang (618-907), vivió una muchacha apellidada Liu, que era la tercera entre sus hermanos y, por ello, la conocían como Liu Sanjie (el significado de sanjie es, precisamente, tercera hermana). Desde pequeña, demostró atesorar un prodigioso don para el canto. Su conmovedora voz y su soltura a la hora de elegir las letras más ocurrentes le conferían la capacidad que necesitaba para derrotar a todos aquellos admiradores que trataban de desafiarla cantando. Era tan diligente como ingeniosa. Se valía de su voz para describir la dureza que padecían los pobres y manifestar la aversión que le suscitaban los tiranos terratenientes.

Quiso el destino que un ricachón local se enamorara de su belleza y quisiera convertirla en su concubina. Sin embargo, Liu Sanjie se negó a ello y su admirador, movido por la rabia, la asesinó. Según la leyenda, después de morir se subió a una carpa y sobre ella ascendió al cielo para convertirse en un ser inmortal. De esta historia, transmitida de forma oral, existen varias versiones. Sin embargo, todas ellas aplauden su valentía, inteligencia y espíritu indómito. En el año 1960, la leyenda inspiró una película que, por combinar a la perfección la belleza de las canciones de la etnia zhuang y la magnificencia de los paisajes de Guilin, se convirtió en todo un éxito de taquilla. Muestra de su legado cultural es la pieza teatral Impresión de Liu Sanjie que sigue interpretándose en la actualidad en Guilin, y su mezcla de naturaleza y cultura constituye un verdadero deleite visual para quienes se dejan atraer por la turística ciudad.

La pieza teatral Impresión de Liu Sanjie sigue interpretándose en la actualidad en Guilin, y su mezcla de naturaleza y cultura constituye un deleite visual

Sus desinhibidas melodías y sus letras pegadizas las convierten en un perfecto reflejo de la sabiduría vital y la cultura espiritual que tan bien describen al pueblo al que pertenecen. Son, en parte, las responsables de que la zona que habitan los zhuang haya sido descrita por los poetas como “la tierra repleta de teclas de piano”


pdfPublicado originalmente en: Revista Instituto Confucio.
Número 53. Volumen I. Marzo de 2019.
Ver / descargar el número completo en PDF 

Degustar la gastronomía de Heilongjiang

La gastronomía Longjiang, como se conoce de forma abreviada a la cocina de Heilongjiang, encarna una amalgama de costumbres culinarias de las 53  etnias que conviven en la provincia china, como la barbacoa de los coreanos, la panceta y la morcilla guisadas de los manchúes, o el pan dalieba proveniente de Rusia.

Un reportaje de
Li Wanyi
李婉仪
Desde tiempos inmemoriales, en China se ha concedido una atención muy especial a la alimentación y a la gastronomía. Como resultado de ello, se ha desarrollado una innumerable cantidad de auténticas delicias y de diferentes sistemas culinarios que, a su vez, deben su existencia a lo cuantioso de los recursos, ingredientes y condimentos producidos en la vastedad del territorio chino. La gastronomía china es considerada una de las tres artes culinarias más valiosas del mundo y, dentro del propio país, existen escuelas gastronómicas muy dispares, como la cantonesa, caracterizada por su ligereza y delicadeza; la de Shandong, con una excelente capacidad para resaltar los sabores más originales y frescos de sus ingredientes; o la de Sichuan conocida por el picante y sus estimulantes sabores. Al igual que ocurre con estas, tampoco es desconocida la gastronomía del dongbei, es decir, del nordeste de China. Aunque no son tantos los que saben que esta se divide, en realidad, en tres ramas diferentes: la de Heilongjiang, la de Jilin y la de Liaoning.

La gastronomía Longjiang, como se conoce de forma abreviada a la cocina de Heilongjiang, encarna una amalgama de costumbres culinarias de diversas etnias. En la actualidad conviven en la provincia 53 etnias como los hezhen, oroqen, manchúes, mongoles, hui, daur, coreanos, evenki, xibe y kirguís, entre otros. Cada etnia goza de un estilo de vida, costumbres culinarias y culturas muy dispares. Así pues, aquellos elementos más destacados de sus propias gastronomías forman, en conjunto, una parte muy importante de la comida que caracteriza a Heilongjiang. Ejemplo de ello son delicias como las verduras marinadas y la barbacoa de los coreanos o la panceta y la morcilla guisadas de los manchúes. 

Degustar la gastronomía de Heilongjiang
Salchicha roja de Harbin, “hongchang”.

Durante la construcción del tren Transmanchuriano, la comida rusa también ejerció una cierta influencia en las costumbres alimenticias de la provincia. El pan dalieba (大列巴) o las salchichas rojas de Harbin son precisamente resultados de la acogida de las costumbres occidentales por parte de la cocina de China. Heilongjiang, colindante con Rusia al norte y con Corea del Norte al este, es la provincia más septentrional de China. Con unas temperaturas en invierno capaces de bajar hasta los -50 ºC, los rasgos más notables de su gastronomía son platos ricos en calorías y bebidas con un mayor contenido alcohólico. Presenta, además, una abundancia y una gran riqueza en recursos naturales. Y si abundantes son los tesoros silvestres de su fauna y flora, también lo son las frutas y verduras, hongos y setas, mamíferos y aves, peces y mariscos que forman parte del amplio abanico de ingredientes, frescos y con un alto valor nutritivo, de los que disponen para crear suculentos platos. Así pues, cabe destacar que, como ocurre en el resto de lugares que conforman el nordeste de China, los menús de Heilongjiang están constituidos por alimentos económicos y copiosos, que representan con gran fidelidad la franqueza y la hospitalidad de sus habitantes.

Durante la construcción del tren Transmanchuriano, la comida rusa también ejerció una cierta influencia en las costumbres alimenticias de la provincia. El pan dalieba (大列巴) o las salchichas rojas de Harbin son precisamente resultados de la acogida de las costumbres occidentales por parte de la cocina de China.

De entre los platos más representativos de la cocina de Heilongjiang es posible mencionar una enorme diversidad como, por ejemplo, el guobaorou o cerdo frito con salsa agridulce, la col fermentada guisada con cerdo de Shuangcheng, la carpa estofada de Demoli, los fideos con estofado de cerdo y col fermentada, los lengmian o fideos fríos de Jixi, los kaolengmian, el pollo guisado con setas, las salchichas de Harbin y otras exquisiteces. Podría decirse que Heilongjiang es un verdadero paraíso gastronómico, un lugar cuyos fascinantes sabores son capaces de producir un descomunal deleite en el paladar de quien los prueba. Aunque es imposible hacer referencia a todos los platos concebidos por sus costumbres culinarias, a continuación se muestra una sencilla introducción de una selección de ellos. 

Harbin (哈尔滨), la perla que resplandece entre oriente y occidente

El guobaorou

El guobaorou, es decir, la carne que explota en la olla, presenta un marcado sabor agridulce y una textura crujiente en su superficie y tierna en su interior. Por su fama, es este el primer bocado que se forma en la mente de quien oye mencionar la comida de esta parte de China. Se trata de un genuino manjar muy propio de Harbin, y de cuyo origen fue responsable Zheng Xingwen, un cocinero privado de Du Xueying, funcionario y magistrado de la oficina imperial Daotai. Cuenta la leyenda que, en la dinastía Qing, durante los años de reinado de Guangxu, la oficina imperial Daotai de Harbin, el más alto nivel en cuanto a instituciones administrativas de la ciudad, celebraba a menudo banquetes para agasajar a invitados extranjeros.

El guobaorou es un genuino manjar muy propio de Harbin, y de cuyo origen fue responsable Zheng Xingwen, un cocinero privado de Du Xueying.

Fue precisamente para ofrecerles a estos el regusto que tanto admiraban y que Zheng Xingwen sustituyó los sabores básicos y salados de los ingredientes del famoso plato por unos más agridulces. Su nombre original, carne que explota en la olla, procede de su proceso de cocción, consistente en saltear a gran velocidad trozos de carne ya fritos previamente con salsa agridulce en una olla precalentada. Sin embargo, los rusos que vivían por la zona pronunciaban el carácter (bào) de forma muy similar al carácter (bāo) por lo que, poco a poco, se fue estandarizando el nombre a guobaorou (锅包肉). Los ingredientes de los que está compuesto son: lomo de cerdo, almidón, azúcar, vinagre, salsa de soja, sal, aceite de sésamo, cebolleta, jengibre, ajo y cilantro, entre otros. Para su elaboración se cubre el lomo ya marinado con almidón y se fríe en aceite a una temperatura media. Posteriormente, se vuelve a sacar para repetir el proceso a una temperatura más alta, tras lo cual se retira de la olla y se deja escurrir. A continuación, se le añade cebolleta, jengibre y ajo y se saltea todo el conjunto durante un corto periodo de tiempo, hasta que el sabor de los condimentos penetra en la carne, a la que se ha de agregar una salsa elaborada con azúcar, vinagre, salsa de soja y aceite de sésamo bien mezclados. Al final se realiza un último salteado, de forma homogénea, que es el “toque” que lo deja listo para su degustación.

Degustar la gastronomía de Heilongjiang
Carpa estofada de Demoli. (得莫利炖鱼).

La carpa estofada de Demoli

La carpa estofada de Demoli, un distinguido plato que carga a sus espaldas con más de un siglo de historia, es una de las más destacadas tarjetas de presentación de la provincia de Heilongjiang. Es este un manjar en el que la carpa fresca, que también puede ser sustituida por siluro, carpín dorado o bagre, se cocina estofada junto al tofu, tallarines anchos y otros condimentos para actuar como elemento central de un plato con delicioso sabor. El nombre Demoli, de origen ruso, hace referencia a la aldea homónima situada en la villa de Yihantong del condado de Fangzheng, en la provincia de Heilongjiang. Al norte de la aldea discurre el río Songhua, responsable de que sea la pesca el principal sustento de vida de sus habitantes. Se dice que, a principios de la década de 1980, una pareja de ancianos del pueblo fundó un pequeño restaurante en el que recibían a todos aquellos transeúntes que deseaban parar a descansar y comer. La fama de las técnicas tradicionales, con las que estos preparaban el pescado, corrió como la pólvora y de esta forma propiciaron la propagación de este famoso plato típico del nordeste.

Degustar la gastronomía de Heilongjiang
Pollo guisado con setas (小鸡炖蘑菇).

El pollo guisado con setas

Por su riqueza nutricional, su exquisito sabor y sus excelentes propiedades para fortalecer el sistema inmune, el pollo guisado con setas es uno de los platos más reputados del dongbei y también uno de los cuatro estofados de mayor relevancia de la comida de Heilongjiang. Entre sus habitantes goza de una gran popularidad el dicho “cuando el yerno entra por la puerta, el pollo pierde su alma”, cuyo significado hace referencia a que, cuando una muchacha llevaba a su marido a casa de sus padres, los pollos de estos, al saber que iban a convertirse en los protagonistas de los manjares que los anfitriones ofrecerían a su yerno, sentían un pavor y una angustia indescriptibles. Sus ingredientes son el pollo de campo, que debe de ser criado en libertad a base de cereales, pues solo así se puede obtener una carne lo suficientemente consistente y sabrosa; y la seta armillaria mellea silvestre. Tras su elaboración se consiguen unos trozos de pollo con una textura tierna y una excelente absorción del sabor y un caldo tan exquisito como concentrado, es decir, una combinación perfectamente en línea con la constante búsqueda de una alimentación saludable que tan bien caracteriza a los habitantes de esta provincia.

Llegados a este punto, se hace necesario incidir en el hecho de que la cultura culinaria occidental también ha dejado huellas muy manifiestas como son la comida rusa, las salchichas de Harbin o el pan dalieba. La influencia que Occidente ha ejercido en Harbin le ha proporcionado sobrenombres a esta ciudad como la París de Oriente o la Moscú del Este, que no solo hacen justicia al exotismo de su ambiente, sino también a sus especialidades gastronómicas.

Degustar la gastronomía de Heilongjiang
Salchicha roja de Harbin, “hongchang”.

La salchicha de Harbin

Para encontrar el origen de las salchichas de Harbin, debemos desplazarnos hasta Lituania. A principios del siglo XX, tras la construcción del Transmanchuriano, un sinnúmero de extranjeros se trasladaron a Heilongjiang y, en especial, a Harbin. Con dicha emigración llegaron las tradicionales recetas de las salchichas que, debido a su color rojizo, fueron pronto conocidas aquí como “salchichas rojas”. Los principales ingredientes utilizados en su producción son la carne, la tripa con la que se embucha, almidón, ajo y sal, entre otros. La carne debe presentar una mezcla equilibrada de contenido grasoso y magro, y su preparación pasa por diferentes procedimientos, como el marinado, relleno, embuchado, asado, cocción o ahumado.

Degustar la gastronomía de Heilongjiang
Pan dalieba (大列巴)

El pan dalieba

El damianbao, literalmente “pan grande” y también conocido como pan dalieba (los caracteres 列巴 liěba tienen una pronunciación muy parecida a la palabra utilizada en el idioma chino para aludir al pan), es una de las especialidades más exclusivas de Harbin. Se trata de un pan elaborado con trigo integral, con una forma circular, de un diámetro de algo más de 20 cm, unos 2’5 kg de peso y una textura esponjosa. Su elaboración representa una de las tradiciones culinarias traídas por los rusos tras la construcción del Transmanchuriano y, como no podía ser de otro modo, cuenta con un sabor con matices muy occidentales.

La cultura alimenticia es uno de los componentes más esenciales de la cultura china. En los últimos años, los habitantes de la provincia de Heilongjiang se han esmerado por desarrollar, promover y transmitir su cocina tradicional. Aquello que los mueve es el deseo de mejorar la reputación de su gastronomía tanto dentro como fuera de China. Su objetivo no es otro sino el de hacer que sus platos traspasen las fronteras del país para que, cada vez, sean más los que puedan presumir de haber conocido la riqueza y la exuberancia de su típica comida.


pdfPublicado originalmente en: Revista Instituto Confucio.
Número 52. Volumen I. Enero de 2019.
Ver / descargar el número completo en PDF 

Permanecer junto a un árbol esperando que más liebres se estrellen contra su tronco

El proverbio chino “permanecer junto a un árbol esperando que más liebres se estrellen contra su tronco” (守株待兔, shǒuzhūdàitù) o, como diríamos en español, “esperar que las cosas nos caigan del cielo”, se suele emplear para referirse a quienes quieren conseguir logros a golpe de suerte sin esforzarse en absoluto.

“Permanecer junto a un árbol esperando que más liebres se estrellen contra su tronco” 

守株待兔

En algún momento del Periodo de las Primaveras y Otoños (770-476 a.C.) y de los Reinos Combatientes (475-221 a.C.), en el Reino de Song había un campesino que quería mejorar su vida, trabajaba duro cada día pero no deseaba tener que esforzarse tanto. De repente un día, mientras estaba labrando los campos, apareció una liebre corriendo como el viento que casualmente se golpeó contra el tronco de un árbol que había cerca y murió. El campesino estaba encantado de poder llevársela a casa y disfrutar del delicioso sabor de su carne. Por la noche se puso a pensar: “Ya no hace falta volver a trabajar duro nunca más. Solo con que cada día espere bajo el árbol a recoger una liebre tengo suficiente para comer.” A partir de entonces no volvió a labrar los campos y permanecía a diario sentado bajo el árbol esperando a que acudiesen más liebres. Pero, claro está, el campesino nunca volvió a conseguir ninguna pieza de caza de este modo, por lo que se ganó las burlas de todos los habitantes del Reino de Song.

El proverbio “permanecer junto a un árbol esperando que más liebres se estrellen contra su tronco” (守株待兔, shǒuzhūdàitù) o, como diríamos también en nuestra lengua, “esperar que las cosas nos caigan del cielo”, se suele emplear para referirse a quienes quieren conseguir logros a golpe de suerte sin esforzarse en absoluto.

Más modismos chinos en Revista Instituto Confucio – ConfucioMag

“La papada y la mandíbula están perfectamente coordinadas, pero sin los labios los dientes se enfriarían”

  1. “Un hombre del reino de Zheng comprando zapatos”
  2. “Tratar de dirigirse al sur con el carruaje orientado al norte”
  3. “Aprender a caminar en Handan”
  4. “Gastar mil piezas de oro comprando huesos”
  5. “El talento de Bo Le con los caballos”
  6. “Pensar en 3 por la mañana y 4 por la noche”
  7. “Utilizar la lanza más aguda para atacar el escudo más resistente”
  8. “Ver una serpiente reflejada en la copa”
  9. “El utópico manantial de los melocotoneros”
  10. “Tocar el ‘guqin’ a un buey”
  11. “Tragarse un dátil entero”
  12. “Devolver intacto el jade al reino de Zhao”
  13. “Por la gracia del Cielo”
  14. “Taparse los oídos para robar una campana”
  15. “Señalar un ciervo y decir que es un caballo”
  16. El zorro aprovecha el poder del tigre”
  17. “El hombre ingenuo mueve montañas”
  18. “Reparar el establo tras perder una oveja”
  19. “Matar dos águilas con una sola flecha” (一箭双雕)
  20. “Comprar la caja y devolver la perla” (买椟还珠)
  21. “Quedar por detrás de Sun Shan” (名落孙山)
  22. “Aquí no hay 300 onzas de plata” (此地无银三百两)
  23. “De cien disparos, hacer cien dianas” (百发百中)
  24. “Tirar de las plantas frescas para ayudarlas a crecer” (揠苗助长, yàmiáozhùzhǎng)
  25. “Dibujar una serpiente y añadirle patas” (“Huà shé tiān zú”)
  26. “La distancia pone a prueba la resistencia del caballo, el tiempo revela el verdadero corazón de las personas”
  27. “La papada y la mandíbula están perfectamente coordinadas, pero sin los labios los dientes se enfriarían”

pdfPublicado originalmente en: Revista Instituto Confucio.
Número 53. Volumen I. Marzo de 2019.
Ver / descargar el número completo en PDF 

Piedras Yuhua

Las piedras Yuhua de Nanjing son guijarros con colores vivos, dibujos caprichosos, formas redondeadas y lisas, y de textura dura. Se les consideran como “el tesoro nacional enviado desde el cielo” o también como “la reina de las piedras”

Artículo de
Zhou Fuqin 
周福芹
La Terraza de Yuhua (Yŭhuā Tái o 雨花台) se encuentra fuera de la Puerta Zhonghua (Zhōnghuá Mén o 中华门) de Nanjing. Es una preciosa colina rodeada de pinos y cipreses. Debido a que su parte superior es una plataforma, se le llama terraza o tái () en chino. La Terraza Yuhua supone el punto más alto de la parte sur de Nanjing, por lo que siempre ha sido un lugar trascendental objeto de competencia entre todos los estrategas: cuando los defensores ocupaban esa zona podían resistir cualquier ataque que se hiciera a los pies de la puerta sur de la ciudad; mientras que si la controlan los atacantes lanzaban feroces embestidas desde esa altura.

Piedras Yuhua
En el mundo de piedras ornamentales, las piedras de Yuhua son consideradas como una rareza. 供图 / CFP

Durante el Reino de Wu (东吴, 229-280), perteneciente al periodo de los Tres Reinos (三国, 220-280), a la Terraza Yuhua se la conocía como el Cerro de Piedra (Shízĭgăng o 石子岗), el Cerro de Ágata (Mănăogăng o 玛瑙岗) o la Colina Llena de Tesoros (Jùbǎoshān o 聚宝山).

La leyenda cuenta que durante el siglo IV, cuando el budismo era la religión predominante en China, el monje budista apodado Yunguang solía pronunciar discursos en la Colina de Piedra. Un día, dio un sermón tan bueno que hasta Buda se sintió conmovido, tras lo cual comenzaron a llover flores del cielo. Las gotas de lluvia al tocar el suelo se convirtieron en piedras de colores y eran tan bonitas como ágatas. Según esta leyenda, durante la Dinastía Tang (618-907), la colina cambió de nombre y se le empezó a conocer como la Terraza Yuhua o la Terraza de las Flores de Lluvia.

Piedras Yuhua
Las piedras de Yuhua son el producto más característico de Nanjing, y es un recuerdo que atrae a todos los visitantes y turistas. 供图 / CFP

Hace trece millones de años, en la zona de la Terraza Yuhua corría el río Yangtsé. Las piedras fueron originariamente las grandes rocas de la zona río arriba. Con el impacto de la corriente, el rodamiento y la fricción río abajo, acabaron convirtiéndose en piedrecillas de diferentes tamaños, textura y colores. Junto con el continuo movimiento de la corteza terrestre, se formó en esta zona una colina cubierta de pequeñas rocas, obligando al cauce del río a desplazarse hacia el norte. Geológicamente, la colina se denomina “capa de grava de la Terraza Yuhua”.

En el mundo de aerolitos ornamentales, las piedras Yuhua (雨花石 o yŭhuāshí) están consideradas como una rareza. Son guijarros con colores vivos, dibujos caprichosos, formas redondeadas y lisas, y de textura dura. Se les llaman piedras con forma de flores o flores de piedra y se les consideran como “el tesoro nacional enviado desde el cielo” o también como “la reina de las piedras”.

Piedras Yuhua
供图 / CFP

Las más valiosas de las piedras Yuhua son las ágatas, que tienen diferentes colores y numerosas formas. Hay piedras de ágata con dibujos bandeados, con tonos verdosos similar al jade o rosa parecido al coral, etc. Los dibujos son tan vivos y bellos que sólo pueden ser el resultado de la creación arbitraria de la naturaleza, representando paisajes naturales, animales, peces, insectos y plantas poco corrientes.

La forma de apreciar las piedras Yuhua es muy particular. Hay un proverbio que dice que “las piedras de las flores de lluvia enterradas en la arena no florecen sin las gotas del rocío”. Es decir, que las piedras Yuhua se tienen que observar cuando están metidas en el agua y su magia única no se puede mostrar fuera de ella. Sin embargo, después de pulirlas, se ven brillantes y cristalinas, y tienen rayas y formas muy claras. Pero sólo cuando las piedras están metidas en el agua, se ve completamente su belleza original. Normalmente las piedras preciosas no se pulen con el fin de evitar cualquier daño y los coleccionistas suelen preferir las piedras Yuhua naturales.

Piedras Yuhua
Las piedras Yuhua se deben observar metidas en agua para que muestren su esplendor y después de pulidas se ven brillantes. 供图 / CFP

Hoy en día, las piedras Yuhua son el producto más característico de Nanjing y es un recuerdo que atrae a visitantes y turistas. Alrededor de la Terraza Yuhua y en el Templo de Confucio se encuentran muchísimos puestos y tiendas, pequeños o grandes, que venden una gran variedad de piedras Yuhua en todos sus formatos.

Generaciones de celebridades, literatos y poetas han sido durante años aficionados a las piedras Yuhua. En el barrio Meiyuan de Nanjing se exhibe la colección privada de estos guijarros perteneciente al ex primer ministro chino Zhou Enlai. A Mei Lanfang, maestro de la Ópera de Beijing, también le gustaban las piedras Yuhua. Actualmente, dentro y fuera de China, hay cada vez más personas que saben apreciarlas y coleccionarlas. Estos aerolitos están considerados como un regalo especial para visitantes, amigos y familiares.

El jade milenario de Lantian


pdfPublicado originalmente en: Revista Instituto Confucio.
Número 14. Volumen V. Septiembre de 2012.
Leer este reportaje en la edición impresa

Guilin

La milenaria ciudad de Guilin (桂林), situada en el nordeste de la Región Autónoma Zhuang de Guangxi es, por sus paisajes naturales, una de las urbes más bellas de China. Lo que más llama la atención es el contraste de edificios con el verde del entorno y el azul de las aguas del río Li que la serpentea.

Un reportaje de
Jin Yiwen 
 y
Carolina Navarro
 金漪雯 / 罗悦柔
Tanto los árboles y jardines de Guilin, como las colinas kársticas cubiertas de vegetación que parecen abrazar la ciudad, forman un paraje que dejará una profunda huella en sus visitantes. No en vano, su nombre da una pista de la importancia que tiene la naturaleza, pues literalmente significa “bosque de osmanto”. Se trata de un arbusto de hoja perenne originario de Asia, abundante aquí y que desprende un agradable aroma que perfuma sus calles.  Así pues, no es de extrañar que la flor de Guilin sea, precisamente, la del osmanto.

Guilin
Río Li a su paso por Guilin.

Aunque hoy en día la capital de la Región Autónoma Zhuang de Guangxi es Nanning, a unos 400 km de distancia, Guilin, con 5.340.800 habitantes (est. 2017) fue, durante la dinastía Qing (1644 – 1912), el centro cultural y administrativo de Guangxi. Actualmente el turismo, tanto nacional como internacional que llega en busca de seductores paisajes, es uno de los principales motores económicos de la región. La riqueza cultural que aportan las diferentes etnias que habitan el lugar se plasma tanto en las festividades como en la gastronomía. Además de la han, las minorías que cuentan con una mayor presencia son zhuang, yao, miao y hui.

Guilin

Guilin goza de un clima tropical monzónico, de inviernos cortos y veranos largos, y tiene una temperatura anual media de 19.1 ºC. Aunque cualquier época del año es buena para disfrutar de la ciudad, primavera y otoño son las mejores estaciones para descubrir sus encantos naturales.

Guilin
Magníficas vistas de la orografía que conforma el río Li.

Su historia se remonta a más de 2.000 años atrás, cuando al unificar los seis reinos, el emperador Qin Shihuang fundó la comandancia de Guilin y mandó construir el canal de Lingqu para unir los ríos Xiang y Li. La merecida fama de su orografía atrajo además a una enorme cantidad de literatos y artistas que dejaron tras de sí una profusa obra.

Guilin
Mujeres de la minoría yao vestidas con el traje tradicional.

Si hay un lugar emblemático aquí, este es, sin lugar a dudas, la Colina de la Trompa del Elefante, bañada por la orilla oeste del río Li. Al norte de la colina se encuentra otra de las fotografías más bonitas de Guilin, sobre todo de noche, cuando las luces las iluminan y sus siluetas se reflejan en el lago Shan. Se trata de las pagodas de la Luna y del Sol, conectadas ambas bajo las aguas del lago, mediante un túnel de cristal.

Guilin
Pagodas de la Luna y del Sol en el lago Shan.

Al oeste del lago Shan, tras cruzar la avenida Zhongshan (una de las principales arterias de la ciudad), se encuentra el lago Rong. En este se halla la antigua puerta de la ciudad, que data de la dinastía Ming, y el baniano, rong en chino, un árbol de 800 años que da nombre al lago. En los alrededores de este lago, se juntan los locales para practicar taichí, caligrafía, bailar o simplemente pasear al tiempo que disfrutan de unas vistas de postal.

Guilin
Torre del Tambor.

Paisajes de ensueño

Los paisajes de Guilin deben sus formas a la erosión y a la corrosión que el flujo del agua ha causado en la roca caliza que impera en la zona. Hace cientos de millones de años, la meseta de Yunnan-Guizhou estaba ocupada por un vasto océano, bajo el cual se fueron acumulando enormes cantidades de sedimentos de roca caliza que, más tarde, los movimientos de placas tectónicas fueron configurando para propiciar la aparición de las montañas de Guilin.

Guangxi: Colinas de piedra caliza que inspiran poesías

De una forma similar, la disolución de dichas capas de roca caliza durante largos periodos de tiempo fue responsable de la modelación de las cuevas kársticas. Y, al mismo tiempo, el río Li, cuyo cauce circunda Guilin, también se dejó notar en el paisaje erosionando los ángulos más sesgados de las formaciones rocosas de su cuenca para concebir un extraordinario relieve, dominado por una infinidad de majestuosos picos que aparecen dispuestos uno a uno y manteniendo la distancia entre ellos.

Guilin
Monte Fubo

De la riqueza paisajística de Guilin destacan, además del río Li, las cuevas de la Flauta de Caña y de las Siete Estrellas y los montes Diecai, Fubo y Duxiu. Estos tres se encuentran a muy poca distancia entre sí y, de ellos, el Duxiu o pico de la Belleza Solitaria, está a las puertas de la Universidad Normal de Guangxi. Desde su cima, se vislumbra la belleza de los paisajes de ensueño que conforman la ciudad.

Guilin
Puente de viento y agua.

Navegar por el río Li

Una de las experiencias que más atrae a los visitantes es la de realizar un crucero fluvial entre Guilin y Yangshuo por las aguas del Li. El panorama que brindan sus dos orillas parece estar sacado de un lienzo de pintura tradicional china. El escritor contemporáneo Chen Sen, en su conocido ensayo Los paisajes de Guilin, describió dicha experiencia con el siguiente pasaje: “mientras la barcaza navega por las olas, tan verdes como el jade, las personas que van en ella parecen estar deambulando por el contenido de una pintura”. El caudal nítido, sereno y verdoso del río está rodeado por una enorme cantidad de atípicas montañas y escarpadas rocas que, a pesar de permanecer aisladas entre sí, se complementan a la perfección para componer un paisaje idílico, digno de ser considerado un verdadero paraíso terrenal.

Guilin
Cueva de la Flauta de Caña.

En el condado de Yangshuo, más concretamente en la zona en la que se encuentra la colina Yueliang, se halla uno de sus parajes más insignes: la llamada galería de los Diez Li cuyo camino interior está repleto de rocas con formas de lo más singulares. Es por ello que los habitantes de la zona han designado a los elementos que la conforman con nombres de lo más originales. Ejemplo de ello es la vista del Delfín que Salta sobre el Agua, un espléndido pico de pequeñas dimensiones que se alza justo en el centro de un embalse y cuya forma se asemeja a la de un delfín que salta para sobrepasar la superficie del agua.

Guilin
Montañas Yuanbao

El paisaje de las montañas Yuanbao, situadas a ambas orillas del río Li en su sección Xingping, cuentan con el honor de estar impresas en el reverso de los billetes de 20 yuanes. Por ello, es muy típica la imagen de turistas afanados en buscar dichos billetes cuando el barco se aproxima a esta zona, para inmortalizar el momento con una fotografía.

Guilin
Terrazas de arroz de Longji.

Arrozales, puentes y té

A tan solo 100 km al noroeste de Guilin, en el condado de Longsheng, se pueden visitar arrozales en terrazas. Debido a la ausencia de zonas llanas donde practicar la agricultura, esta centenaria actividad se adapta a las circunstancias del terreno y aprovecha las laderas de las montañas para cultivar arroz en distintos niveles. Como ocurre en otras provincias de China, este es un paraíso para los amantes de la fotografía. Cualquier época del año es buena para visitarlas, ya que el paisaje cambia con cada estación. En primavera, cubiertas de agua tras la siembra del arroz, parecen espejos que reflejan el cielo. En verano, cuando el cereal ya ha brotado, el color verde intenso predomina en los arrozales. En otoño, el cultivo se torna dorado y llega el esperado momento de la siega. En invierno, tras la siega, las terrazas quedan con la tierra al descubierto, pero a veces cae la nieve en la zona y deja un espectacular paisaje cubierto por un manto blanco, a la espera del calor de la siguiente primavera.

Guilin
Meandro del río que se aprovecha para el cultivo de arroz.

Menos de 70 km separan las terrazas de arroz de Longsheng de los puentes y plantaciones de té del Condado Autónomo Dong de Sanjiang. Los viajeros que llegan a este lugar lo hacen atraídos por los puentes de viento y agua, una auténtica obra de ingeniería, del distrito de Chengyang. Sin embargo, son muchos más los encantos que tiene esta zona, en la que parece que el tiempo se haya detenido: sus calles estrechas, casas de madera, plantaciones de té, las torres del tambor y, sobre todo, la sonrisa y simpatía de su gente. Debido a la orografía y el clima de esta zona, los habitantes de las ocho aldeas que conforman Chengyang han sabido adaptar sus construcciones. Por ello, los puentes de viento y agua y las torres del tambor son mucho más que construcciones preciosas, pues son el centro social del pueblo, donde se reúnen jóvenes y no tan jóvenes para hablar, jugar a cartas o, simplemente, disfrutar de los paisajes que componen este mágico lugar. 

Guilin
Universidad Normal de Guangxi.

La cocina de Guilin mezcla los sabores dulces con especias, sobre todo el chile. Esto muestra la influencia que ejercen en ella las gastronomías de Hunan y Guangdong. Entre sus platos más famosos destacan los fideos de arroz de Guilin, los caracoles de río, la sopa de té o el pato guisado con gingko. Las calles peatonales Shangshui y Zhengyang, ambas muy céntricas, son el lugar perfecto para degustar los platos típicos de la zona en cualquiera de sus muchos puestos callejeros o restaurantes.


pdfPublicado originalmente en: Revista Instituto Confucio.
Número 53. Volumen I. Marzo de 2019.
Ver / descargar el número completo en PDF 

Con los brocados Yunjin se pueden confeccionar hasta cuadros de diversos temas y motivos que parecen brillar como las nubes.

El brocado Yunjin, un tejido elaborado a partir de la seda, es uno de los más preciosos y espléndidos que existen en China. Se originó hace más de 1.500 años y con esta técnica que se han confeccionado desde el traje con dragones del emperador hasta las obras pictóricas que decoraban los palacios. En 2009, la artesanía del brocado Yunjin de Nanjing fue incorporado en la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

Reportaje de
Wang Wen
王文
Yunjin (云锦), un tejido elaborado a partir de la seda y conocido también como Yunjin de Nanjing (南京云锦), es uno de los brocados más preciosos y espléndidos que existen en China. El hecho de presentar una terminación brillante y colorida similar a las nubes hace que se gane el reputado calificativo de yúnjǐn (donde yún significa nube y jǐn, brocado). En la antigüedad, para confeccionar desde el traje con dragones del emperador y los vestidos de las concubinas imperiales hasta las obras pictóricas que decoraban los palacios, se usaba este tipo de tela valiosa. Además, este tejido ha sido utilizado desde antiguo como obsequio a otros monarcas o embajadores extranjeros.

El brocado Yunjin se teje todavía a mano debido a su gran complejidad y laboriosidad.
El brocado Yunjin se teje todavía a mano debido a su gran complejidad y laboriosidad.

La incorporación de las mejores técnicas provenientes de todo el país a lo largo de las distintas dinastías sitúa al brocado Yunjin de Nanjing en el primer puesto entre los “cuatro brocados más destacados de China”, junto con el Shujin de Chengdu, el Songjin de Suzhou y el Zhuangjin de Guangxi.

Caballos salvajes en brocado Yunjin.
Caballos salvajes en brocado Yunjin.

Efectivamente este brocado de Nanjing se originó hace más de 1.500 años y experimentó su pleno desarrollo y prosperidad durante las dinastías Yuan, Ming y Qing (1271-1911). El establecimiento de la Oficina Estatal de Tejeduría en Jiangning durante la dinastía Qing (1644-1911) marcó el apogeo del brocado yunjin con más de 30.000 máquinas tejedoras manuales en la ciudad de Nanjing y más de 300.000 trabajadores empleados en este sector. Cao Ying, abuelo de Cao Xueqin, autor de la prestigiosa novela clásica china Sueño en el pabellón rojo, ejerció el cargo de director de esta oficina durante más de veinte años.

Los trajes del emperador se realizaban con brocados Yunjin.
Los trajes del emperador se realizaban con brocados Yunjin.

Las técnicas que se requieren para la elaboración del brocado yunjin demuestran su alto nivel de sofisticación y peculiaridad. La producción de este tejido se lleva a cabo con un telar Jacquard de madera que se maneja entre dos obreros, uno se encarga de tejer patrones y el otro de cuadrar la tela. El trabajo en conjunto hace que la producción avance entre cinco y seis centímetros al día. En realidad, un buen brocado de yunjin presenta diversas tonalidades cuando se observa desde perspectivas distintas. Entre las cuatro técnicas principales aplicadas durante el proceso de disposición de los hilos en la tela, destacan especialmente la tejedura en hilo de oro procedente de pan de oro, técnica conocida como zhijin, y la aplicación de colores múltiples en los patrones, conocida como zhuanghua. En general, la selección de la materia prima para la producción de los brocados yunjin siempre ha sido muy exigente sin considerar el coste implicado, con lo cual se emplean materiales como el hilo de oro, de plata, de seda, plumas de pavo real, etc., lo que hace que el tejido final se encarezca considerablemente. A esto hay que añadir que este tipo de tejido solo se puede confeccionar manualmente con telares específicos, con lo que no existen máquinas eléctricas especiales para esta elaboración.

Máquina tejedora de brocado todavía en uso.
Máquina tejedora de brocado todavía en uso.

Asimismo, los dibujos tradicionales chinos que simbolizan fortuna y suerte también están incorporados en los patrones yunjin, que comprenden elegantes lotos, granadas de la fertilidad, animales legendarios como el dragón, el ave fénix, unicornios, urracas o papagayos. También hay figuras como el Dios de longevidad o los niños traviesos. La obra realizada con brocados yunjin titulada Los nueve dragones que se mostró en la Expo Shanghái 2010 era un producto que contenía diversos misterios artísticos. Así, conforme cambiaba el ángulo de visión y las luces, el dragón situado en el centro presentaba diversos colores pasando del morado al azul, al verde, al marrón o al negro.

Puerta de entrada de una fábrica de brocados Yunjin en Nanjing.
Puerta de entrada de una fábrica de brocados Yunjin en Nanjing.

A lo largo de los últimos años los investigadores del brocado Yunjin de Nanjing han intentando hacer todo lo posible para recuperar las técnicas tradicionales de confección en peligro de extinción. Hoy en día, el tejido acabado tipo yunjin, aparte de utilizarse para elaborar productos tradicionales como vestidos de lujo, trajes de las minorías étnicas o ropa específica para actuaciones, se emplea también en otras líneas nuevas como en tapices, cojines, bolsos, chalecos, corbatas u objetos de uso cotidiano: mamparas, cubiletes de pinceles o cajetillas de tarjetas de visita. En 2009, la artesanía del brocado Yunjin de Nanjing fue incorporado en la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

Nanjing: Antigua capital imperial china a orillas del río Qinhuai


pdfPublicado originalmente en: Revista Instituto Confucio.
Número 14. Volumen V. Septiembre de 2012.
Leer este reportaje en la edición impresa

La papada y la mandíbula están perfectamente coordinadas, pero sin los labios los dientes se enfriarían

La expresión china “La papada y la mandíbula están perfectamente coordinadas, pero sin los labios los dientes se enfriarían (辅车相依 唇亡齿寒, Fǔchēxiāngyī, chúnwángchǐhán), Se emplea para indicar que las cosas que tienen una relación de interdependencia comparten los mismos intereses, pues comparten tanto el honor como la desgracia.

“La papada y la mandíbula están perfectamente coordinadas, pero sin los labios los dientes se enfriarían ” 

辅车相依 唇亡齿寒

Según los Registros de Primaveras y Otoños del 5º año de Xi Gong, en el año 661 a.C. el duque Xian de Jin, cada vez más poderoso, empezó a llevar a cabo políticas de expansión y a anexionarse muchos reinos de forma sucesiva. Al fin, puso la mirada en sus vecinos, los reinos de Yu y Guo. Primero quería atacar el feudo de Guo, pero entre este y el de Jin se encontraba el reino de Yu. El duque Xian de Jin quería que le permitiesen cruzarlo, pero el ministro del reino de Yu, Gong Zhiqi, aconsejó al duque de Yu que no lo permitiese, argumentando que el territorio de Guo era su protector y, si este caía, el de Yu sufriría el mismo destino. La expresión ”Fǔchēxiāngyī, chúnwángchǐhán” explica que la existencia de ambos reinos dependía tanto del uno como del otro. El duque de Yu hizo caso omiso del consejo de Gong Zhiqi y permitió el paso al duque Xian de Jin. Consecuentemente, el ejército de Jin destruyó el reino de Guo y, en su camino de vuelta, aprovechó para ocupar el reino de Yu.

La expresión “Fǔchēxiāngyī, chúnwángchǐhán” significa literalmente que la papada y la mandíbula, así como los labios y los dientes, dependen uno de otro. Si se pierden los labios, los dientes se enfrían. Se emplea para indicar que las cosas que tienen una relación de interdependencia comparten los mismos intereses, pues comparten tanto el honor como la desgracia.

Más modismos chinos en Revista Instituto Confucio – ConfucioMag

“La distancia pone a prueba la resistencia del caballo, el tiempo revela el verdadero corazón de las personas”

  1. “Un hombre del reino de Zheng comprando zapatos”
  2. “Tratar de dirigirse al sur con el carruaje orientado al norte”
  3. “Aprender a caminar en Handan”
  4. “Gastar mil piezas de oro comprando huesos”
  5. “El talento de Bo Le con los caballos”
  6. “Pensar en 3 por la mañana y 4 por la noche”
  7. “Utilizar la lanza más aguda para atacar el escudo más resistente”
  8. “Ver una serpiente reflejada en la copa”
  9. “El utópico manantial de los melocotoneros”
  10. “Tocar el ‘guqin’ a un buey”
  11. “Tragarse un dátil entero”
  12. “Devolver intacto el jade al reino de Zhao”
  13. “Por la gracia del Cielo”
  14. “Taparse los oídos para robar una campana”
  15. “Señalar un ciervo y decir que es un caballo”
  16. El zorro aprovecha el poder del tigre”
  17. “El hombre ingenuo mueve montañas”
  18. “Reparar el establo tras perder una oveja”
  19. “Matar dos águilas con una sola flecha” (一箭双雕)
  20. “Comprar la caja y devolver la perla” (买椟还珠)
  21. “Quedar por detrás de Sun Shan” (名落孙山)
  22. “Aquí no hay 300 onzas de plata” (此地无银三百两)
  23. “De cien disparos, hacer cien dianas” (百发百中)
  24. “Tirar de las plantas frescas para ayudarlas a crecer” (揠苗助长, yàmiáozhùzhǎng)
  25. “Dibujar una serpiente y añadirle patas” (“Huà shé tiān zú”)
  26. “La distancia pone a prueba la resistencia del caballo, el tiempo revela el verdadero corazón de las personas”

ic_ESP_37

pdfPublicado originalmente en: Revista Instituto Confucio.
Número 37. Volumen IV. Julio de 2016.
Ver / descargar el número completo en PDF 

Tumbas imperiales de la Dinastía Xia Occidental.

Las tumbas de la dinastía Xia Occidental (982-1227 d.C.) se encuentran en la Región de Ningxia. Es uno de los mausoleos imperiales más grandes y mejor conservados de China y está formado por nueve tumbas imperiales y unos 250 sepulcros. 

Un reportaje de
Yang Yue
杨悦
A pesar de haber existido durante siglos en las tierras de China, la dinastía Xia Occidental fue la única que no había sido incluida en los Registros históricos. Esta dinastía proclamó su existencia al pueblo chino de una forma muy particular: con el legado de las tumbas imperiales de la dinastía Xia Occidental.

Tumbas imperiales de la Dinastía Xia Occidental.

Antiguamente se creía que había un mundo más allá de la muerte en el que todavía se podía disfrutar como en vida y que, por tanto, las tumbas tenían una gran influencia en la calidad de vida tras la muerte. Desde los plebeyos hasta los aristócratas, tanto si se trataba de los faraones de Egipto como de los emperadores de China, la gente hacía todo lo posible para construir una tumba para los muertos; no solo para recordarlos, sino también para darles una buena vida en el más allá. En China, las tumbas de los seres queridos no solo servían para dar esperanza a la gente sino que los chinos creían además que los parientes fallecidos podían traer buena suerte a los que todavía estaban vivos y también a las generaciones posteriores. Si la tumba era visitada cada año, decorándola con plantas, ofreciendo comida, encendiendo incienso y rezando de rodillas con devoción, traía buenos augurios a los miembros de la familia. La mayoría de la gente rezaba para que sus hijos tuvieran éxito, para que la familia prosperase económicamente y para que todo fuese bien. Este era el caso de la gente corriente y el emperador no podía rechazar esta costumbre. Además, como el soberano era la máxima autoridad, su tumba era más amplia y lujosa que cualquier otra.

Tumbas imperiales de la Dinastía Xia Occidental.

Desde la primera dinastía hasta la última de la China feudal, un periodo que abarcó más de tres mil años, hubo en total más de quinientos emperadores. Hasta ahora ha habido más de cien sepulcros imperiales diseminados por más de la mitad de las provincias de China. Debido a los cambios dinásticos, no solo existen numerosas tumbas imperiales muy antiguas, sino que además, gracias a su rigurosa composición, sus dimensiones son imponentes y parecen construidas por los dioses con estilos únicos y funciones particulares, ocupando así un lugar importante en la historia de la cultura china.

Tumbas imperiales de la Dinastía Xia Occidental.

El mausoleo de Xia Occidental se encuentra en la Región Autónoma Hui de Ningxia, al pie de la cadena montañosa Helan, en el oeste de Yinchuan. Es uno de los mausoleos imperiales más grandes y mejor conservados de China, comparable a las tumbas Ming de Beijing y a las tumbas Song del condado de Gong, en la provincia de Henan. En el complejo funerario imperial hay una pagoda que recibe el sobrenombre de “pirámide del este”. Las nueve tumbas imperiales existentes son las tumbas Yu, Jia, Tai, An, Xian, Shou, Zhuang, Kang y Xian. Mirando hacia el sur, estos enterramientos están ordenados según el sistema Zhao Mu (un antiguo método patriarcal que determina el orden las tumbas; a la izquierda zhao, a la derecha mu, el padre es zhao, el hijo es mu), con dos líneas que indican el este y el oeste. Hay en total 254 sepulcros. En el extremo norte hay un patio en ruinas que solía ser el santuario ancestral. En el borde de la parte este hay hornos de ladrillo y de cal que forman parte del taller del mausoleo.

Tumbas imperiales de la Dinastía Xia Occidental.

A partir del mandato de Tuoba Sigong, la dinastía Xia Occidental mantuvo frecuentes contactos con el poder central de las dinastías Tang y Song, recibiendo una gran influencia de la cultura han y, además, el influjo de la arquitectura budista, combinando las culturas han, budista y tangut de forma natural y alcanzando un estilo arquitectónico único en la construcción del mausoleo. Comparadas con las sepulturas Song, la estructura plana de la cripta de Xia Occidental no solo recibe la influencia de las grandes dimensiones arquitectónicas de la dinastía Song, mostrando un estilo simétrico que simboliza la autoridad del gobierno, sino que también posee el sistema del yacimiento característico de la cultura de Xia Occidental, manifestándose en el pasadizo que conduce a la cámara de las tumbas, bajo el cual hay troncos de madera. La entrada al pasadizo está sellada con troncos, los muros del mausoleo están protegidos por paneles y además en la parte delantera hay edificios del estilo de las pagodas con muchos pisos. Influido por la cultura budista, el mausoleo también posee una estatua de un pájaro de rostro humano que los expertos creen que tiene su origen en el Sutra Amithaba y representa a Kalavika. La leyenda dice que se trataba de un pájaro del Himalaya que emitía preciosos sonidos y pertenecía al paraíso budista. En chino se conoce como el “pájaro de hermosos sonidos” (妙音鸟, miàoyīnniǎo).

Tumbas imperiales de la Dinastía Xia Occidental.

Hay un poema de la dinastía Ming (, 1368-1644) que dice: “Bajo Helan existen numerosas tumbas, grandes y pequeñas, como la espuma que flota sobre el agua. Por el camino me encontré a un anciano que me dijo que estas eran las tumbas de la dinastía Xia Occidental…”. Con el paso de los años, muchas ciudades y libros antiguos han desaparecido, pero gracias a las tumbas imperiales podemos echar un pequeño vistazo al pasado y atisbar la vida de la gente en la dinastía Xia Occidental y la prosperidad de aquella época.

Tumbas imperiales de la Dinastía Xia Occidental.

Más información sobre la dinastía Xia Occidental:

El formidable Li Yuanhao, fundador de la dinastía Xia Occidental


ic_ESP_37

pdfPublicado originalmente en: Revista Instituto Confucio.
Número 37. Volumen IV. Julio de 2016.
Ver / descargar el número completo en PDF 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies