José Venturelli

El pintor chileno José Venturelli (1924-1988) representa no solo un maestro sino también un artista que traspasó las fronteras dando a conocer su visión de lo humano a partir de sus derechos y dignidad. Sus ideas se expresaron en grabados, dibujos y vitrales pero, sobre todo, en la pintura muralista. Si bien a lo largo de su carrera transita por distintas técnicas pictóricas, fue la influencia oriental y, especialmente, el uso de la tinta china lo que le permitió ampliar su visión de la técnica e incorporar nuevos elementos, sin perder nunca la fuerza de la expresión figurativa y la representación de los paisajes más diversos.

Reportaje de
Mónica Ahumada
莫妮卡·阿乌马达
Universidad Tecnológica de Chile
智利技术大学 
Recordar al pintor chileno José Venturelli a 30 años de su muerte implica volver a la figura de un artista excepcional, profundo conocedor de China, y cuyo legado influyó en las nuevas generaciones de artistas de ese país. Su preparación intelectual lo condujo por diferentes continentes. Más allá de Chile y China residió en Brasil, México, Cuba y Suiza, países que le permitieron conocer otras realidades y acrecentar su compromiso social y su participación política en un contexto mundial signado por la Guerra Fría. Particularmente en China fue acogido como un maestro y considerado un embajador para América Latina. Allí se encuentra con un espacio propicio para desarrollar sus múltiples inquietudes de artista e intelectual profundamente visionario. El interés por diversas disciplinas desde su juventud, como la literatura, la biología, y el arte, lo situaron como un interlocutor relevante en el proceso de construcción de la República Popular China (RPCh).

José Venturelli
Venturelli con Ai Qing, Qi Baishi y Xiao San.

José Venturelli nació en Chile en 1924. Desde temprana edad manifestó un fuerte compromiso con el pueblo, especialmente con los trabajadores del campo que vivían en condiciones de pobreza. En sus recorridos por la larga y angosta geografía, con una diversidad de climas y con paisajes de grandes contrastes entre el desierto, las montañas y las tierras agrícolas, se convierte en un vasto conocedor del mundo popular y campesino. Así, sus pinturas comenzaron a reflejar la cordillera de los Andes, los volcanes, la nieve, las araucarias, entrelazadas con los expresivos rostros de los habitantes del país.

José Venturelli
De derecha a izquierda, Mao Zedong, José Venturelli y Delia Baraona.

Si bien estudia en la Escuela de Bellas Artes de la Universidad de Chile, su primer impulso hacia la pintura está marcado por el terremoto de Chillán en el año 1939, catástrofe que dejó a esa ciudad totalmente destruida y con miles de personas fallecidas. En un gesto solidario hacia el pueblo chileno, México regala la construcción de una escuela y fue el propio muralista mexicano, David Siqueiros, quién pintó en Chillán el mural “Muerte al Invasor”. José Venturelli es su ayudante, una experiencia que le va a permitir conocer el muralismo mexicano de primera fuente. Los lazos construidos entre ambos artistas en esos años, a propósito de ese mural, los acompañaron a lo largo de sus vidas, más allá de las distancias geográficas, y de las dificultades para comunicarse en las diferentes etapas de sus trayectorias.

José Venturelli
Mural en el Instituto Nacional de Capacitación Profesional en la comuna de Renca, en Santiago.

El espíritu inquieto de este joven artista lo impulsó a ganarse una beca en Brasil que le permitió perfeccionarse y conocer otras técnicas pictóricas. De allí en adelante su carrera se despliega. En el año 1950 apoya con ilustraciones la publicación clandestina del Canto General de Pablo Neruda. Posteriormente viaja a México para compartir con la escuela muralista mexicana y su amigo David Siqueiros, y en ese país se casa con Delia Baraona. En 1951 ocurre otro momento decisivo en su trayectoria: la invitación que recibe para participar en el Festival Mundial de las Juventudes por la Paz en Berlín, año en el que también nace su hija a la que ponen por nombre, precisamente, Paz. Los encuentros con intelectuales que concurren desde distintos continentes serán frecuentes, y ello le permite establecer nuevos lazos con poetas, escultores y pintores. Meses después, asiste al Congreso Mundial de la Paz en Viena y ahí recibe una invitación abierta para visitar la naciente RPCh.

José Venturelli
El artista con amigos de la Asociación de Amistad China-América Latina.

Su llegada a Beijing, en 1952, estuvo marcada por su fascinación por la cultura oriental y el nuevo modelo de sociedad que se iniciaba. Fue una invitación puntual que terminó convirtiéndose en una estadía que, con diferentes periodos en el exterior, sumó unos dieciséis años. Los vínculos de Venturelli con las altas autoridades chinas, por ejemplo el presidente Mao Zedong y el primer ministro Zhou Enlai, fueron en ascenso. Esto explica que el Estado le asignara diferentes responsabilidades, como la creación del Instituto de Cultura Chileno-Chino en Santiago (1953), un espacio que vincula a las personas más cercanas a su círculo como fueron Salvador Allende y Pablo Neruda, con la RPCh. Ambos, tras ser invitados a recorrer distintas provincias de China, fueron de las primeras figuras intelectuales y políticas que vieron las grandes transformaciones que se estaban produciendo en ese país. En dicho contexto, el premier Zhou Enlai nombra a Venturelli secretario general del Movimiento Mundial por la Paz para Asia-Pacífico, cargo que le permite viajar por Asia, África y América Latina y consolidar una provechosa simbiosis entre lo cultural, lo político y lo ideológico tras conocer los diferentes movimientos revolucionarios de esas latitudes.

José Venturelli
Una reunión del maestro con sus aprendices.

Su inserción en la sociedad china fue posible gracias a que su propia familia se implicó en la realidad, costumbres y tradiciones de ese pueblo. Su mujer, Delia Baraona, establece también estrechas vinculaciones aquí, ya que fue la primera mujer en enseñar español en Beijing, en la naciente Escuela para Lenguas Extranjeras. De esa experiencia se guarda testimonio en periódicos de la época. Tal cercanía con China y su intercambio cultural también lo vivió Paz, su hija, quien llegó al país con un año de vida y tuvo como primera lengua el chino, una herramienta que le permitió convivir en un jardín infantil y aprender en la escuela primaria sin estar ajena a sus padres.

José Venturelli
En una recepción con Mao Zedong, Heriberto Jara, Jose N. Rosales y su esposa Delia Baraona.

Gracias a la amistad que Venturelli tuvo con el artista Qi Baishi pudo incorporarse a la Escuela de Bellas Artes de la Universidad de Beijing. Allí formó talleres donde enseñaba a jóvenes nuevas técnicas, como el desnudo, y donde integró la tinta china en sus pinturas. Uno de esos estudiantes jóvenes fue Guang Jun, quien continuó con su legado y hoy es profesor de la Facultad de Grabado de CAFA, la prestigiosa Academia China de Bellas Artes. Además, él fue uno de los expositores en la muestra pictórica Masters of Latin America: José Venturelli exhibida en el año 2016 en los museos de Beijing, Nanjing y Shanghái auspiciado por las autoridades estatales. Esto nos demuestra el aprecio por su pintura, en tanto figura relevante de los primeros años de la RPCh, que trazó un temprano recorrido en las relaciones entre China y Chile que se consolidaron con el gesto emblemático de la firma de relaciones diplomáticas en 1970. 

Delia Baraona
Delia Baraona, primera profesora de español en China, junto a sus alumnos

La consagración de Venturelli como muralista se expresó en el Instituto Nacional de Capacitación Profesional en la comuna de Renca, en Santiago. Este trabajo fue inaugurado ese mismo año, cuya temática es los medios de producción industriales creados por el hombre en su lucha por la transformación de la naturaleza. En ese lugar quedaron plasmados en 36 m2 el uso de las diferentes energías: hidráulica, carbón, petróleo, solar o atómica; lo que reflejaba la necesidad de que los jóvenes pudieran capacitarse en talleres donde aprendieran diferentes oficios y responder a las necesidades de un país que buscaba industrializarse. Los colores fuertes en base a acrílico y las manos que emergen muestran como el tema de la formación técnica en el país eran para él un asunto medular. A este periodo se suma el mural “Chile” ubicado en el Centro Cultural Gabriela Mistral.

José Venturelli
Junto a su amigo, el poeta Pablo Neruda.

Tras el golpe militar en su país natal, en 1973, decide trasladarse desde China para residir en Ginebra. En esta ciudad suiza continuará manifestando su compromiso con Chile en la colección ˝Patria Negra y Roja˝ y realizará los vitrales para la Iglesia de la Madelaine. Pero no se olvida de China. La extendida enfermedad que padecía en el pulmón desde su juventud era tratada por la Medicina Tradicional China a cargo del doctor Tian, uno de sus más destacados acupunturistas. En varias oportunidades tuvo que ser reanimado por los médicos chinos. Sin embargo, con el correr de los años todos los esfuerzos no sirvieron para devolverle su capacidad de respirar. Y muere en Beijing el 17 de septiembre de 1988 rodeado de sus amigos y autoridades como el presidente de la Asamblea Popular quien asistió a su funeral.

José Venturelli
Mural para la sede del Movimiento por la Paz y la ayuda a Corea, 1952. Beijing.

La emblemática trayectoria de Venturelli comienza a ser reconocida hoy por las nuevas generaciones de jóvenes que ven, en su legado artístico y personal, una influencia que traspasó las distancias geográficas y las barreras idiomáticas. El Museo de Bellas Artes de Santiago lo homenajea este año con la exposición José Venturelli, 30 años: humanista y viajero; y casualmente en México, en el Museo Mural Diego de Rivera, se exhibe la muestra Vientos de Fusang: México y China en el siglo XX, en la que sus curadores Shengtian Zheng y Christina Yu Yu  han querido resaltar su figura incorporando una carta manuscrita de Venturelli a David Siquieros, en donde este le pide exponer el movimiento muralista mexicano por solicitud de la Unión de Artistas Chinos. Transcurridas tres décadas de su muerte, nuevamente son los propios artistas quienes desean homenajear a la China que aparece a través de la obra de Venturelli.

Picasso y su amistad con dos grandes pintores chinos


Revista Instituto Confucio 51

pdfPublicado originalmente en: Revista Instituto Confucio.
Número 51. Volumen VI. Noviembre de 2018.
Ver / descargar el número completo en PDF 

Harbin

La ciudad china de Harbin es conocida popularmente por sobrenombres como la París de Oriente o la Moscú del Este, se presenta en la cámara del viajero como el reflejo de una perfecta amalgama de nieve, hielo y coloridas luces. En el corazón de quienes la conocen es la imagen de una helada ciudad, la perla que resplandece con una belleza y un encanto capaces de cautivar a cualquiera durante sus cuatro estaciones. 

Reportaje de
Chen Xinhao
陈心浩
Situada en la planicie del nordeste de China, también conocida como la Llanura de Manchuria, Harbin es la capital de la provincia de Heilongjiang. Para hallar sus orígenes es necesario remontarse a la segunda mitad del Paleolítico, pues las evidencias arqueológicas de que se disponen en la actualidad han revelado vestigios, que datan de hace más de 22.000 años, de sus primeros pobladores. Ya en la Edad del Bronce, entre tres y cuatro milenios antes de Cristo, el área que hoy ocupa esta ciudad fue testigo del desarrollo del primer estado civilizado de Heilongjiang: la cultura Baijinbao. Más tarde, los estados regidos por poblaciones minoritarias fundaron en los alrededores de la zona ciudades que, posteriormente, ejercerían una influencia fundamental en las dinastías Yuan y Qing. Entrada ya la Edad Contemporánea, la construcción del ferrocarril Transmanchuriano brindó a Harbin el estatus de metrópolis internacional, pues se convirtió en un importante centro financiero y de distribución para la circulación de todo tipo de mercancías.

Harbin
Catedral de Santa Sofía de Harbin.

 

Harbin
Catedral de Santa Sofía de Harbin.

Paraíso gastronómico

De entre los manjares que conforman su oferta gastronómica, la salchicha roja de Harbin, hongchang (红肠), goza de una popularidad especial. Procedente de las salchichas típicas de Lituania, es considerada una exquisitez irreemplazable por la población.

Harbin
Salchicha roja de Harbin, “hongchang”.

Si lo que se desea es llevarse algo a la boca bien entrada la noche, los pinchos luchuan son, sin ninguna duda, la opción más apetitosa. Acudir con amigos a una tiendecilla para comprar decenas de pinchos de cordero, de ternera, de tendones, de verduras o de setas de aguja de oro, y acompañarlos con una cerveza de Harbin, ya con más de un siglo de historia, es una experiencia única. Para quienes no beban alcohol existe la posibilidad de optar por los famosos helados Modern  que, siendo fieles a la descripción que de ellos hace su eslogan, son helados dulces pero no empalagosos y con un sabor excepcional, lo que contribuye, sin duda, a deleitar al paladar.

Harbin
Iglesia Bethel de Harbin

Capital de la arquitectura

En Harbin conviven estilos arquitectónicos muy heterogéneos y sus edificios renacentistas, barrocos y bizantinos fascinan a quien los observa. Aquellos con un marcado estilo europeo son los que se encuentran en la calle de Zhongyang, una zona peatonal y comercial situada en el centro de la ciudad, cuyos más de 1.400 m de longitud comenzaron a construirse en 1900. Tiene un pavimento formado por una enorme cantidad de pequeñas piedras cuadradas y, a ambos lados, se disponen dos hileras de centros comerciales, tiendas y restaurantes que comparten espacio con infinidad de esculturas, fuentes y edificios de estilo europeo que, en conjunto, condensan a la perfección la esencia de la actividad comercial y la arquitectura que tan bien han definido a Harbin durante los últimos siglos.

Harbin
Iglesia de la Protección de la Madre de Dios, Harbin.

No muy lejos de esta calle se erige la catedral de Santa Sofía, una antigua iglesia ortodoxa de estilo bizantino y 53,35 m de altitud, que ocupa una superficie de 721 m2 en la que puede acoger a unas 2.000 personas. Desde su construcción en 1907 ha sufrido severos daños y ha debido de ser reformada en diversas ocasiones. Su nombre, “Santa Sofía”, significa “la santa sabiduría de Dios” y su fama procede de la cúpula verde que la corona. En la actualidad, es una galería de arte en la que se exhiben exposiciones sobre la historia y la arquitectura del centro urbano. Por su parte, la plaza en la que se encuentra es un lugar idóneo para el descanso de aquellos que tratan de descubrir la ciudad caminando. Además de la catedral, en Harbin se han llegado a construir hasta 70 edificios religiosos, entre los que destacan las iglesias de la Virgen de Iver, la de la Intercesión de la Madre de Dios, la de San Alekseyev y la Nueva Sinagoga judía. En la actualidad, se siguen conservando más de 20 templos, gracias a los cuales Harbin continúa haciendo honor a otro de sus sobrenombres: “la ciudad de las iglesias”.

Harbin
Iglesia de San Alekseyev.

Ciudad artística

El arte en Harbin abarca todas sus posibles manifestaciones, desde la música, la pintura y la arquitectura; hasta la literatura, el cine y la fotografía, entre otras. La música hace acto de presencia en verano y la nieve adorna sus calles en invierno pero, fundamentalmente, destaca por ser una ciudad en la que el arte está vivo todo el año.

Harbin
Teatro de la Ópera de Harbin.

El concierto de verano, más conocido como Haxia, su nombre abreviado, se inició en agosto de 1961 y se ha convertido ya en uno de los tres principales festivales de música de toda China. La enorme cantidad de extranjeros que habitó la ciudad en el pasado facilitó que culturas musicales muy variadas calaran en las costumbres de la urbe y fueran evolucionando, de forma paulatina, en la extraordinaria tradición musical de la que goza hoy en día. Este concierto estival suele durar algo más de diez días, durante los que se celebran competiciones y exhibiciones de todo tipo de instrumentos musicales, actuaciones, actividades grupales y otras.

Harbin
Festival de Esculturas de Hielo y Nieve de Harbin

 

Harbin
Festival de Esculturas de Hielo y Nieve de Harbin.

No menos digno de mención es el Festival de Esculturas de Hielo y Nieve de Harbin, inaugurado anualmente el 5 de enero y cuya clausura suele coincidir con los últimos días de febrero. Se inició en el año 1985 y es hoy uno de los cuatro únicos de este tipo que se celebran en todo el mundo. Para ser exactos, ya en 1963 se organizó en la ciudad el primer espectáculo de linternas de hielo, por lo que el actual no es sino una evolución de este. Entre las principales actividades que forman parte de su programación anual, se deben añadir, a las ya citadas, las exposiciones de esculturas de hielo y de nieve, los espectáculos de linternas de hielo y las exhibiciones de natación, hockey sobre hielo y esquí. Harbin también es la sede de diversos eventos culturales, como el festival de poesía de nieve y hielo, exposiciones de fotografía, conciertos de todo tipo y un largo etcétera. Quien pueda visitarla en esta época, quedará embelesado por las esculturas de hielo y las coloridas luces que adornan sus calles y avenidas, así como por las rebosantes sonrisas de felicidad de quienes por ellas caminan.

Harbin
Grandes almacenes Qiulin en el centro de Harbin.

Lo exótico de su ambiente y sus impresionantes paisajes de hielo y nieve no son más que dos de las muchas virtudes que conforman la tarjeta de presentación de esta urbe. Es una verdadera perla que aún resplandece en el puente en el que se mezclan las tierras de dos continentes, el europeo y el asiático, y que invitan al mundo entero a explorar las maravillas que en ella se descubren.

Harbin
Torre homenaje al control de las inundaciones.

pdfPublicado originalmente en: Revista Instituto Confucio.
Número 52. Volumen I. Enero de 2019.
Ver / descargar el número completo en PDF 

毕业前 bìyè qián — antes de graduarse

La palabra “” (qián) aparece en un estadio muy temprano en nuestro estudio de la lengua china. “” es un complemento direccional y por ello puede servir para indicar dirección, ubicación o tiempo. Esta palabra puede emplearse en solitario, o en conjunción con otro nombre, verbo, sintagma o estructura gramatical. “” en algunos casos aparece antes de la palabra, o palabras a las que acompaña, y en otros lo hace después. Tiene una gran variedad de usos por lo que, en ocasiones, los estudiantes de chino no saben cómo utilizarla. Una palabra tan común bien merece que se le preste más atención. El presente artículo gramatical tiene como objetivo centrarse solo en sus aspectos más utilizados y que sean más provechosos para quienes estudian chino, así como ofrecerles ejemplos prácticos que puedan emplear con facilidad.

Artículo de
Alberto Soler
安瑞 
Para facilitar la lectura y comprensión de los usos de “” se han organizado los contenidos según la ubicación de esta palabra respecto a los elementos que acompaña.

1. Cuando “” se emplea en solitario sin acompañar a ningún otro elemento de la oración puede adquirir una función de objeto de algunos coverbos (preposiciones). Por ejemplo:

你一直往前走。
nǐ yīzhí wǎng qián zǒu.
Sigue todo recto (Indica la dirección de los pasos).

你要向前看。
Nǐ yào xiàng qián kàn.
Debe mirar hacia delante (Indica la dirección hacia dónde se ha de mirar).

2. Cuando “” aparece detrás de un sustantivo o de un sintagma nominal.

门前 mén qián — Delante de la puerta
门前 mén qián — Delante de la puerta

2.1. En estas circunstancias, “” puede indicar ubicación o lugar. Por ejemplo:

门前
mén qián
delante de la puerta (Indica el espacio delante de una puerta)

北京饭店前
Běijīng Fàndiàn qián
delante del restaurante
(Indica que está delante del restaurante)

一座大山前
yī zuò dà shān qián
delante de una gran montaña
(Indica el lugar delante de la gran montaña)

黑森林前
hēi sēnlín qián
delante del bosque oscuro
(Indica un lugar delante del bosque oscuro)

2.2.  Si “” aparece detrás de un sustantivo o de un sintagma nominal, también puede expresar un tiempo pasado o algo que ha acontecido con anterioridad. Por ejemplo:

晚饭前
wǎnfàn qián
antes de cenar

三天前
sān tiān qián
tres días antes

三个星期前
sān gè xīngqī qián
tres semanas antes

他两个月前走了。
tā liǎng gè yuè qián zǒu le.
Se fue hace dos meses (Significa que falleció hace dos meses).

几年前,我和老婆离了婚。
jǐ nián qián, wǒ hé lǎopó lí le hūn.
Hace dos años mi esposa y yo nos separamos.

前院 qián yuàn — Patio delantero
前院 qián yuàn — Patio delantero

 2.3. ” también puede usarse detrás de palabras que no sean sustantivos como, por ejemplo, verbos, sintagmas verbales y estructuras de sujeto y predicado:

毕业前
bìyè qián
antes de graduarse (bìyè puede funcionar como nombre o verbo)

做实验前
zuò shíyàn qián
antes de hacerse una prueba (o hacer un experimento)
(zuò shíyàn funciona en esta oración como un sintagma verbal).

结婚前
jiéhūn qián
antes de casarse
(casarse puede funcionar como sustantivo o verbo)

天亮前
tiān liàng qián
antes de que claree el cielo
(tiān liàng es una estructura de sujeto-predicado)

我走前。
Wǒ zǒu qián.
antes de irme (wǒ zǒu es una estructura de sujeto-predicado)

3. Si “” aparece antes de un sustantivo al que acompaña, equivale en funciones a un adjetivo:

3.1. Situado antes de un sustantivo puede indicar lugar. Por ejemplo:

前门
qián mén
la puerta delantera (la puerta ubicada en la fachada de la casa, opuesto a la puerta trasera (后门)

前院
qián yuàn
patio delantero (su opuesto sería el patio trasero (后院)

前排 qián pái — la fila delantera
前排 qián pái — la fila delantera

3.2. También puede indicar posición en un orden o secuencia, indicando que se trata de los delanteros. Cuando se emplea “” ante un clasificador también expresa orden. Por ejemplo:

前两次
qián liǎng cì
las primeras dos veces (no puede decirse 两次前)

前排
qián pái
la fila delantera (su opuesto sería 后排, hòu pái)

前三名
qián sān míng 
los primeros tres

前六排座位
qián liù pái zuòwèi
los primeros seis asientos (puestos) 

我想你能完成前两章。
wǒ xiǎng nǐ néng wán chéng qián liǎng zhāng.
Me parece que podría completar los primeros dos capítulos.

3.3. Cuando “” se emplea delante de un clasificador también puede expresar tiempo. Por ejemplo:

前一天
qián yī tiān
un día antes

前三个月
qián sān gè yuè
tres meses antes

前几天我和他聊了一阵。
qián jǐ tiān wǒ hé tā liáo le yī zhèn.
Hace unos días hablé con él.

Nota: “前几天、前几年” es equivalente a “这几天、这几年”.

前几天我还看见他的。
qián jǐ tiān wǒ hái kàn jiàn tā de.
Lo vi hace unos días.

他前几年还偶尔来信,后来没有消息了。
tā qián jǐ nián hái ǒuěr lái xìn, hòulái méi yǒu xiāoxi le.
Años antes aún solía escribir alguna carta, pero después dejamos de tener noticias.

前女友 qián nǚyǒu —exnovia
前女友 qián nǚyǒu —exnovia

3.4. También se usa delante de algunas denominaciones, designaciones o nombres de entidades, indicando personas o cosas anteriores. Por ejemplo:

前女友
qián nǚyǒu
exnovia (también puede decirse 前女朋友, qián nǚpéngyou)

前校长
qián xiàozhǎng
exdirector de escuela (instituto)

前总统
qián zǒng tǒng
expresidente

Nota: No importa si se encuentran antes o después. Las palabras direccionales de un solo morfema, cuando funcionan junto a un sustantivo, no importa si lo hacen antes o después del sustantivo: entre el morfema direccional y el nombre nunca se pone “”. Por ejemplo: “前门”(qián mén) la puerta delantera, “门前” (mén qián) delante de la puerta.

Práctica:

Elija el lugar en el que debería aparecer

  1. 我上次见她(A)大约是16(B)(C)了。
  2. (A)婚礼(B),我和母亲(C)说了好长时间话。
  3. (A)几年(B),我和他(C)大吵了一架。
  4. (A)(B)
  5. (A)(B)
  6. (A)一阶段(B)
  7. (A)他和(B)三天(C)遇到的那个女孩定下了约会。
  8. (A)两年(B)学基础课(C)
  9. 幸亏(A)在我们(B)动身(C)雨停了
  10. 事情(A)要往(B)(C),不要往后看

联系参考答案 / Soluciones: B1:C; 2:B; 3:B; 4:B; 5:B; 6:A; 7:C; 8:A; 9:C; 10:B


pdfPublicado originalmente en: Revista Instituto Confucio.
Número 52. Volumen I. Enero de 2019.
Ver / descargar el número completo en PDF 

La cabaña de paja de Du Fu

Du Fu (712-770) fue un célebre poeta realista de la dinastía Tang (618-907) muy apegado a la gente común, y comprometido con la sociedad de su época, que vivió una existencia errabunda sin morada fija. Entre sus numerosas y transitorias estancias hubo sin embargo un lugar en el que, a pesar de su humilde naturaleza, tuvo una vida relativamente estable durante cuatro años. Se trata de un santuario de la cultura china en la ciudad de Chengdú que todos los admiradores de Du Fu deben visitar: su cabaña con techo de paja.     

Reportaje de
Li Weihong
李伟红
Du Fu escribió en un poema que su cabaña de paja se encontraba al oeste del puente Wanli (“de los diez mil li”) y al norte del estanque Baihua (“de las cien flores”), cuyas aguas eran las del Canglang: esa era la morada donde residió durante aproximadamente cuatro años. Allí “nadie acude a visitarme, pero me acompaña el estanque y tomo las cosas como vienen”. La humilde morada de Du Fu está en Chengdú, capital de la provincia de Sichuan; y fue el lugar escogido por el poeta para escapar de los estragos causados por la rebelión de An Lushan, al que llegó después de recorrer numerosos rincones de China.

La cabaña de paja de Du Fu

En el segundo año de estancia, comenzó a construir su cabaña a la vera del arroyo de Huanhua, al oeste de la ciudad. Se trataba de un remoto emplazamiento, lejos del mundanal ruido, rodeado de agua y en un hermoso y sereno entorno natural, un paraje en el que su alma inquieta, tras una vida errática de lugar en lugar, consiguió alcanzar el sosiego. Allí vivió en torno a cuatro años y tras su marcha la cabaña comenzó a deteriorarse. En los primeros años del periodo de las Cinco Dinastías (907-960), el literato Wei Zhuang buscó el lugar donde se hallaba la morada de Du Fu y encontró su ubicación original.

La cabaña de paja de Du Fu
Vista del complejo dedicado a Du Fu en Chengdú.

Wei reconstruyó allí la choza de paja, con la idea de honrar la memoria del insigne poeta. Durante los siglos posteriores, con las dinastías Song, Yuan, Ming y Qing, la cabaña fue destruida y vuelta a levantar en numerosas ocasiones, y el lugar acabó por convertirse en una especie de memorial ancestral dedicado a Du Fu. Los sucesivos gobiernos municipales de Chengdú han considerado su protección y restauración como una de las importantes tareas de sus respectivos mandatos, y se han ocupado meticulosamente de su conservación.     

La cabaña de paja de Du Fu
Vista del complejo dedicado a Du Fu en Chengdú.

La cabaña del poeta es un exponente del estilo constructivo tradicional de Sichuan y del sur de China conocido con el nombre de chuan-dou, según el cual los techos eran realizados con paja seca y las paredes se embadurnaban de barro amarillo. Sobre la puerta de entrada al complejo se hallan escritos los dos caracteres relativos a la construcción de paja (草堂), en la cual Du Fu compuso muchos versos célebres durante su breve estancia. A lo largo de su azarosa existencia, la choza se ha convertido en lugar de imprescindible visita para impregnarse del espíritu de la dinastía Tang y rastrear las huellas del inmortal poeta. Lo que podemos contemplar hoy en día es el fruto de las reparaciones y ampliaciones sufridas a través del tiempo: una cabaña de primitiva sencillez rodeada de un jardín de sigilosa belleza.

La cabaña de paja de Du Fu
Vista del estanque de agua.

Apacible escenario

A ambos lados de esa puerta principal cuelga un dístico que reza: “Al oeste del puente Wanli, al norte del estanque Baihua”; unos versos que proceden del segundo de los dos poemas del título Rememorando la cabaña de paja, y ubican con exactitud el lugar en el que se hallaba situada. Bambúes y árboles dan sombra al patio interior y las aguas cristalinas lo circundan todo en un apacible escenario que recuerda la estrofa: “Las aguas del arroyo Huanhua fluyen desde el oeste, el maestro encuentra un hogar en la quietud del bosque y el estanque”.

La cabaña de paja de Du Fu
Detalle de una instalación del museo.

Ya dentro del edificio, se encuentran un muro-pantalla, una sala oficial, el memorial del poeta-historiador, un acceso de madera, un santuario conmemorativo, y otras estancias. El mencionado “memorial del poeta-historiador” es el eje central de todo el complejo, y debe su nombre a las cualidades de la poesía de Du Fu, que resultaba útil “para verificar y complementar la historia”. En su centro se alza la estatua de medio cuerpo del escritor, realizada por el famoso artista Liu Kaiqu, y a ambos lados de la figura se puede leer el dístico compuesto por el líder revolucionario sichuanés Zhu De: “La cabaña de paja permanece para la posteridad, al igual que los versos del poeta inmortal”. Estas palabras expresan claramente el lugar que Du Fu y su morada ocupan en los corazones del pueblo chino.

La cabaña de paja de Du Fu
Vista del complejo dedicado a Du Fu en Chengdú.

Esta cabaña en Chengdú era muy sencilla y modesta, poco apta para soportar los vientos y aguaceros del otoño que padecía el escritor y su familia como verdaderos desastres naturales. Tras uno de aquellos violentos temporales, el tejado choza, levantado con tanto esfuerzo, fue arrasado casi completamente. Al ver a su mujer y sus hijos en tales condiciones, ateridos por el frío e incapaces de conciliar el sueño, el poeta se sintió profundamente apesadumbrado. Por ello, cuando leemos Mi cabaña de paja destruida por el vendaval de otoño: “Poder habitar una enorme mansión de diez mil habitaciones, con un gran techo para los caballeros desposeídos de este mundo […], un edificio inmune al viento y a la lluvia, tan sólido como una montaña… ¡Ay! ¿Cuándo verán mis ojos una mansión tan prominente como esa? Entonces aceptaría satisfecho la ruina de mi pequeña cabaña, y la muerte por congelamiento”; el poema nos transmite no solo los sentimientos de Du Fu hacia su cabaña destrozada, sino también el amor y el afán por su país y sus conciudadanos. Durante los años vividos allí el poeta escribió otras muchas obras célebres, como por ejemplo Odiosa separación o Los naranjos enfermos, todos ellos conmovedores ejemplos de poesía realista.   

La cabaña de paja de Du Fu
Cabaña de paja de Du Fu .

Du Fu no solo lega a la posteridad poemas inmortales sino también una impronta indeleble en la historia de la literatura. A día de hoy su cabaña de paja constituye una importante reliquia cultural, que se halla bajo protección nacional y también un museo estatal de primer nivel, así como una unidad clave de protección de libros antiguos. En su interior se custodian numerosos ejemplares centenarios, incluidas antologías de poemas de Du Fu, impresos o manuscritos originales de las dinastías Song, Yuan, Ming y Qing; además de todo tipo de ediciones de época más reciente. Alberga, asimismo, libros traducidos a más de una decena de sistemas de escritura y hay unos 120 de diferentes ejemplares con caracteres chinos editados en Corea y Japón. En total se conservan en este complejo más de 2.000 vestigios culturales que convierten al lugar en el memorial más célebre, de mayor tamaño y mejor conservado de todos los dedicados a Du Fu en China.

La cabaña de paja de Du Fu
Estatua del poeta realizada por Liu Kaiqu

Revista Instituto Confucio 51

pdfPublicado originalmente en: Revista Instituto Confucio.
Número 51. Volumen VI. Noviembre de 2018.
Ver / descargar el número completo en PDF 

Nanjing

Nanjing (南京 o Nánjīng, literalmente “capital del sur”), conocida antiguamente en Occidente como Nanking, es hoy en día la capital de la provincia china de Jiangsu (江苏). Situada en el fértil delta del río Yangtsé (长江), entre pintorescos paisajes de lagos, canales y montañas, Nanjing, rodeada por su antigua muralla, posee arrolladora el encanto de haber sido la capital imperial de seis dinastías chinas y cuatro regímenes políticos distintos, y es la segunda mayor ciudad de la región oriental de China por detrás de Shanghái.

Reportaje de
José Vicente Castelló 
何维柯
La ubicación estratégica de Nanjing como puerta del mar del Este de China hacia el interior del país ha hecho que esta ciudad gozara de un protagonismo decisivo desde antiguo, aunque sus principios como urbe amurallada no tuvieron lugar hasta el año 600 a.C., allá por la dinastía Zhou (ca. 1050-256 a.C.). Se sabe que la zona alrededor de Nanjing ya estaba habitada hace más de cinco mil años, hecho demostrado por numerosos hallazgos prehistóricos, aunque los restos más cercanos de la ciudad la datan durante el Periodo de los Estados Combatientes (476-221 a.C.), cuando Nanjing se convirtió en objeto de conflicto entre clanes rivales y más tarde la capital del Estado Wu (220-280) del Periodo de los Tres Reinos (220-280). La victoria de la dinastía Qin (221-207 a.C.) puso punto final a esta situación, permitiendo a la urbe crecer y prosperar, conociéndosela bajo el nombre de Mòlíng.

Nanjing
Vista panorámica del Templo de Confucio. CPF

Cuando en 220 se produjo el derrocamiento del imperio Han (206 a.C.-220 d.C.), Nanjing era la capital de media docena de dinastías locales, y cuando los Sui (581-619) reunificaron China en el año 589, la construcción del Gran Canal (大运河) empezó a aumentar de forma notable la importancia económica de la ciudad, sobre todo gracias a sus herrerías, fundiciones e industria textil (sedera y de brocados).

Nanjing
Uno de los astrolabios utilizados en la antigüedad en el Observatorio Zijinshan.

Sin embargo, una serie de desgracias ocurridas durante el siglo VI, cuando la ciudad fue devorada por el fuego, inundada por las riadas, saqueadas por las revueltas campesinas y destruida por la guerra, acompañado del establecimiento de Xi’an (西安) como capital imperial, hicieron que Nanjing casi desapareciera del mapa.

Nanjing
La muralla fue pagada sobre todo por nuevas familias ricas establecidas en Nanjing por orden del emperador Zhu Yuanzhang.

Durante las dinastías Tang (618-907) y Song (960-1279); Nanjing rivalizó con la vecina Hangzhou (杭州) como la ciudad más rica del país, lo que la hizo prosperar de nuevo, hasta que en 1368, Zhu Yuanzhang (朱元璋, 1328-1398), el primer emperador de la dinastía Ming (1368-1644) también conocido bajo el nombre de Hongwu, decidió convertirla en la capital de toda China tras derrocar a los mongoles del imperio Yuan (1271-1368). Así, se levantó un gran palacio imperial y se rodeó la ciudad de una muralla protectora.

Nanjing
Zhu Yuanzhang (1328-1398), el primer emperador de la dinastía Ming (1368-1644)

No obstante, su gloria como capital china duró poco (medio siglo), pues en 1420 el emperador Yongle (永乐, 1360-1424), tercero de la dinastía Ming (1368-1644), devolvió la capitalidad a Beijing. Desde entonces, su suerte iba y venía, hasta que durante los siglos XIX y XX volvió a tomar el protagonismo que una vez tuvo.

Así, durante el siglo XIX, las sucesivas Guerras del Opio (1839-1842 y 1856-1860) hicieron que los británicos llegaran hasta Nanjing y fue aquí donde, tras la derrota china, se firmó el primero de los tratados entre el Reino Unido y China que obligaron a estos últimos a abrir varios puertos chinos al comercio internacional –Guangdong, Xiamen, Fuzhou, Ningbo y Shanghái-, a pagar una desproporcionada indemnización a los británicos -21 millones de dólares de plata en tres años- y a cederles la isla de Hong Kong a perpetuidad.

Nanjing
Mausoleo Xiaoling del primer emperador Ming.

Poco después y durante once años, los rebeldes de Taiping establecieron la capital de su Reino Celestial en Nanjing tras conquistar la mayor parte del sur de China. El cerco, y la final recuperación de la ciudad por parte de la dinastía Qing (1644-1911) con apoyo extranjero en 1864, supuso uno de los sucesos más tristes y dramáticos de la historia de China y también el fin de la Rebelión Taiping (太平天国起义, 1851-1864). En esa época es cuando precisamente se destruyó la famosa Torre de Porcelana, que estaba considerada como una de las maravillas del mundo.

Nanjing
Las tranquilas aguas del río Yangtsé a su paso por Nanjing sirven de atracción para el esparcimiento y recreo de sus habitantes.

Por su parte, durante el siglo XX, Nanjing fue la capital de la República de China (1912-1949) y el lugar de una de las mayores atrocidades cometidas por el ejército japonés en 1937 (en plena Segunda Guerra Mundial) en el que asesinó durante un mes a unos 300.000 ciudadanos chinos –a este acontecimiento de se conoce como la “Masacre de Nanjing” (南京大屠杀)-, y, más tarde, capital del Guomindang (中国国民党) desde 1928 hasta 1937 y de nuevo desde 1945 hasta 1949, cuando la ciudad fue liberada por las tropas de Mao Zedong (毛泽东, 1893-1976).

Los victoriosos comunistas decidieron en 1949 trasladar de nuevo la capital a Beijing –a unos 1.200 kilómetros de Nanjing hacia el norte-, donde establecieron el primer gobierno bajo el régimen maoísta. Sin embargo, todavía hoy en día Nanjing, con sus más de siete millones de habitantes, once distritos, su atractivo natural entre montañas y una extensión de 6.598 kilómetros cuadrados, sigue siendo un importante enclave ferroviario y un decisivo puerto fluvial para todas las mercancías que acaban en Shanghái –a unos 300 kilómetros de distancia-, de ahí el sobrenombre de “Puerta del Este y del Oeste, Garganta del Norte y del Sur”.

Como nota curiosa, comentar que Nanjing está hermanada, entre otras, con la ciudad mexicana de Mexicali y con la colombiana de Barranquilla, lo que les proporciona acuerdos comerciales y culturales de intercambio muy ventajosos y acerca, una vez más, a esas naciones al pueblo chino.

Nanjing

Perfil humano y comercial

La ciudad de Nanjing alberga entre sus callejuelas y rincones diversos monumentos culturales e históricos, tanto modernos como antiguos, envueltos en un entorno agradable y, en cierto modo, místico, y todo eso rodeado de una de las murallas más grandes –tiene una longitud de 33 kilómetros- y mejor conservadas del mundo levantada por más de doscientos mil obreros entre 1366 y 1386, y en la que destacan la Puerta Zhonghua y la Puerta Tongji de la dinastía Ming, puntos defensivos de la ciudad casi impenetrables.

Nanjing
El famoso Templo de Confucio.

Con una altura máxima de doce metros y siete de ancho, la muralla fue construida con ladrillos traídos desde cinco provincias chinas sellados con una mezcla de cal y pasta de arroz glutinoso. Cada ladrillo tiene su correspondiente sello de fabricación que indica su lugar de procedencia, el artesano que lo hizo y la fecha de producción. En algunos tramos se puede pasear por ella y desde arriba admirar el paisaje urbano.

La muralla fue pagada sobre todo por nuevas familias ricas establecidas en Nanjing por orden del emperador. Así, una tercer parte de los gastos de la construcción fue sufragada por un adinerado terrateniente de Wuanxiang, en la provincia de Zhejiang.

Nanjing
Una de las puertas de entrada del Templo de Confucio.

El famoso Templo de Confucio (夫子庙) no es solo un lugar dedicado a la memoria del gran maestro chino, sino también un área peatonal dedicada al esparcimiento, repleto de tiendas de recuerdos, restaurantes y de auténtica vida local rodeados de edificios tradicionales chinos. Aquí se leyeron y estudiaron los escritos del filósofo durante más de mil quinientos años y se daban clases preparatorias para los exámenes imperiales. Aunque fue destruido y reconstruido en diversas ocasiones, todavía existen zonas del templo originales de la dinastía Qing (1644-1911).

Nanjing
El Observatorio Zijinshan dispone de la última tecnología para observar el universo.

En el centro de la ciudad encontramos el Museo de Nanjing y el Observatorio Zijinshan –el primero de sus características construido en China-, ambos de gran interés por su contenido y colecciones que datan desde la dinastía Han Oriental (25-220).

Nanjing
Templo del Espíritu del Valle, conocido como el “mejor templo budista del mundo”.

El río Qinhuai, en el oeste de la ciudad y de visita imprescindible, tiene una extensión de más de cien kilómetros. En la antigüedad, esta solía ser la parte más floreciente de la ciudad y estaba frecuentada por la nobleza extravagante y los ricos empresarios que acudían a los restaurantes y locales nocturnos de vida licenciosa. En muchas novelas chinas se la nombra como un lugar de belleza y romanticismo. Hoy en día, sobre todo la zona de Gongyuan con sus tiendas, templos, bares y vida alegre, supone todo un paraje histórico que nos muestra el viejo esplendor de las mejores épocas de la ciudad, reflejo fiel del pasado, del presente y del futuro de una urbe que crece imparable. Es un paisaje tradicional en contraposición al resto de la ciudad, moderna y con residencias unifamiliares que se extienden hasta el infinito.

Nanjing
Vista del Parque Zijinshan desde el Mausoleo de Sun Yat-sen.

El Parque Zijinshan, o de la Montaña Púrpura (紫金山), es una de las mayores atracciones de los suburbios de Nanjing, pues en él se encuentra el Mausoleo a Sun Yat-sen (en chino Sūn Zhōngshān), que con su famosa escalera de mármol elevándose por la ladera es uno de los lugares más populares para turistas chinos de todo el país, el Mausoleo Xiaoling del primer emperador Ming, Zhu Yuanzhang, y el Templo de la Antigüedad. Para subir a su punto más alto, a unos 400 metros, se puede tomar un teleférico y desde ahí se observa una panorámica de toda la urbe y más allá.

Nanjing
Escalinatas que conducen hasta el Mausoleo de Sun Yat-sen.

Conocido como el “mejor templo budista del mundo”, el Templo del Espíritu del Valle (灵谷寺 o Línggŭsì), construido hace más de 1500 años, está rodeado de árboles milenarios. Destaca una sala de ladrillos levantada sin pilares y con un techo abovedado que albergaba diversas estatuas, y también la sala dedicada a la memoria de Xuan Zang, monje budista que viajó hasta la India en busca de las escrituras sagradas.

Nanjing
El teleférico te puede subir hasta lo más alto del Parque Zijinshan o de la Montaña Púrpura.

En el Lago Mochou se encuentra el Mausoleo a las víctimas de la masacre de Nanjing, con documentos y fotografías que muestran lo acontecido durante esos trágicos días.

Como cualquier otra ciudad moderna china, Nanjing presenta un centro comercial y financiero repleto de rascacielos, tiendas, comercios de todo tipo, oficinas, hoteles de lujo, supermercados y centros comerciales con las primeras marcas mundiales.

Construido también por el emperador Hongwu, el Palacio de la Dinastía Ming (明故宫o Mínggúgōng) era una estructura arquitectónica que sirvió de modelo para levantar la Ciudad Prohibida de Beijing, sin embargo, hoy en día prácticamente no queda nada de él, excepto cinco puentes de mármol –conocidos como Wŭlóngqiáo (o de los Cinco Dragones)-, la puerta Wumen y algunas columnas del pabellón principal.

Nanjing
La Torre del Tambor, construida en 1382, está ubicada exactamente en el centro geográfico de la ciudad.

La Torre del Tambor (鼓楼 o Gŭlóu), construida en 1382, está ubicada exactamente en el centro geográfico de la ciudad, donde antiguamente se ubicaban las embajadas extranjeras. Los tambores se hacían sonar para marcar el cambio de las horas siete veces al día y, en algunas ocasiones, para prevenir a la población de peligros y demás. Por su parte, la Torre de la Campana (钟楼 o Zhōnglóu), muy cercana a la anterior, tiene en su interior una gigantesca campana fundida en 1388 que en su día estaba ubicada en otro edificio colindante a este, pues la torre data, en realidad, de 1889.

Nanjing
Mausoleo Xiaoling del primer emperador Ming.

Cabe destacar también el Palacio de la Dinastía Celestial (朝天宫 o Cháotiāngōng), que ahora alberga el Museo Municipal, levantado durante la era Ming como escuela para la educación de los niños de la nobleza a los que se les preparaba para la conocer la etiqueta imperial. También fue utilizado por la corte para adorar a sus antepasados y para las audiencias con el emperador, de ahí su nombre.

Nanjing
Mausoleo Xiaoling del primer emperador Ming.

Otros lugares de interés en Nanjing serían el Teatro de Ópera de Kunju, el Museo de Historia del Reino Celestial Taiping, el Museo del Tratado de Nanjing, el Monumento Cruzando el Río Yangtsé, el Parque de las Artes Militares, la Galería de Arte Jiangsu, el Cementerio de los Mártires o el Jardín Botánico, entre otros.

Nanjing
El río Qinhuai, al oeste de la ciudad, es el reflejo fiel del pasado, del presente y del futuro.

Gastronomía de Nanjing

Como toda ciudad china que se precie, Nanjing también tiene su propia gastronomía, amalgamada en lo que sería la cocina de Jiangsu, donde destaca con fuerza el yánshuǐyā o pato salado con más de 600 años de historia, el shaoya o pato asado, el májiàng yāopiàn o intestinos de cerdo, el fèngwěixiā o camarón del lago, el dùncàihé o un guiso de corazones con acelgas chinas y el huílŭgān o tofu frito en caldo.

Nanjing
Guiso de corazones de acelgas chinas.

Otras especialidades de la zona, casi todas utilizan el pato como ingrediente principal, serían la sopa de sangre de pato (se suele servir con huevos, pasta y alcaravea), pato prensado, tofu rallado con setas, bambú y pollo, pudin de tofu y tortita de cebollino, ravioles de carne de res fritos y huevos de las cinco fragancias (cocidos lentamente en caldo con anís, canela, jengibre, té y salsa de soja). También destacan los bocados dulces como el zhēng’èrgāo, hecho de harina de arroz, y el tāngzhōu’ǒu o gachas de arroz glutinoso con azúcar moreno y raíz de loto troceado.

Nanjing
Májiàng yāopiàn o intestinos de cerdo.

Nanjing es famosa también por sus tapas, siempre bien recibidas por los turistas y lugareños, y llamadas los “Ocho aperitivos de Qinhuai”, que son: los huángqiáo (o pasteles horneados) con kāiyáng gānsī (sopa de gambas secas con tofu); la sopa de ternera con ravioles fritos; cuajada de judías de soja roja con pastel de cebolla verde; tortas crujientes con grasa de pato y bollos al vapor; cuajada de frijol seco con aceite de sésamo y fideos con pollo desmenuzado; bolas de arroz glutinoso con flor de osmanthus; fideos plateados con pescado ahumado y ravioles; y los huevos con frijoles picantes.

Nanjing
Yánshuǐyā o pato salado, con más de 600 años de historia.

pdfPublicado originalmente en: Revista Instituto Confucio.
Número 14. Volumen V. Septiembre de 2012.
Leer este reportaje en la edición impresa

La Fiesta de la Primavera

Es difícil para un occidental saber qué se siente en la Fiesta de la Primavera, el Año Nuevo Chino. La festividad más semejante que conocemos es nuestro propio Año Nuevo y en cierta manera guarda similitudes con este, pero no ha de caerse en el error de restarle relevancia por ello. Su naturaleza y sabor son distintos, y los variados colores de uno se reducen en el otro a un intenso y vivo rojo que por doquier celebra el fin del invierno y da la bienvenida a la esperada primavera.

Artículo de
Alberto Soler
安瑞 
Si queremos apreciar de una manera más fiel lo que se siente en esta celebración, siempre con las limitaciones propias de lo que puede conocerse a través de un escrito y que quedará lejos de lo que recomiendo encarecidamente experimentar en persona, debemos ponernos en perspectiva y empezar esta explicación con el inicio del invierno. De mis largas estancias en universidades chinas, el invierno es la estación del año que me resulta más diferente a la de mi ciudad. China es enorme y, dependiendo de si nos dirigimos al norte o al sur, las estampas invernales que dejan sus ciudades difieren mucho entre sí. En las del norte, los días se acortan significativamente y las noches se vuelven más frías, el disco del sol reduce su recorrido en el horizonte alejándose del zénit que alcanzaba en verano y la luz del día pierde su tibieza. La temperatura cae de los cero grados y los estanques de parques y universidades se congelan.

La Fiesta de la Primavera
Fuegos artificiales en la celebración del Año nuevo Chino en Shanghai.

En esa época del año en Occidente sólo el consuelo de la cercanía de la Navidad da calor. Surge espontáneamente, como una reminiscencia natural de algo que tiene que suceder todos los años, una recompensa merecida e ineludible al padecimiento sufrido durante los meses del frío. Es un tiempo de reclusión con el calor familiar y con las amistades, de esparcimiento y regalos, con los que aclimatarse para poder hacer frente más tarde al último tramo de la época invernal en los meses de enero y febrero. El hecho de estar sumergido en una cultura milenaria, completamente diferente, no aleja este sentimiento que brota cada año obviando que nos encontramos a miles de kilómetros de nuestro hogar.

Sin la Navidad de occidente

Pero en China no hay Navidad. O al menos no como un transeúnte occidental esperaría encontrarla, sentirla, palparla. Llega noviembre y las calles permanecen sin grandes adornos significativos que nos recuerden que nos acercamos a ella. Se acerca diciembre y advertimos que por fin empiezan a engalanarse tímidamente las avenidas, especialmente las tiendas, que parecen no querer quedarse atrás en esa celebración mundial que festejan por todo lo alto las principales capitales del mundo. Aun así, queda lejos de la vistosa luminaria navideña a la que estamos acostumbrados en Occidente. Nada cambia a sus ojos, seguimos acudiendo a nuestros trabajos, a nuestras clases, sin que ningún ambiente de fiesta altere nuestro ánimo.

Llega por fin la Navidad, las reuniones familiares, los platos típicos que tanto gustan, esos regalos que permanecen en el envoltorio a miles de kilómetros, todo lo vemos pasar a través de la pantalla de la computadora o del teléfono móvil gracias al milagro de Internet que nos acerca la imagen de nuestros seres queridos y cuya falta se hace más dura cuanto más lejos estamos de nuestro hogar. Los rostros que nos echan de menos desfilan uno por uno por la pantalla, de los que nos despedimos agitando la mano.

La Fiesta de la Primavera

La bienvenida a la primavera

El invierno sigue su paso que se recrudece con el frío enero que nos hiela los pies y el cansancio del semestre crece cada día. Justo entonces nos percatamos de que algo flota en el ambiente. No surge de pronto, es como un murmullo que se hace audible a nuestros oídos llegado diciembre y no es por el fin de año que conocemos, es por lo que va a acontecer tras él. Advertimos las excitadas conversaciones de colegas que consultan los precios de los últimos boletos para volver a sus casas. Todo el mundo espera saber con certeza cuando puede dejar el trabajo por vacaciones de invierno.

El último día de clase asistimos asombrados a una verdadera marea humana de estudiantes que, arrastrando maletas y pesados bultos, se arremolinan en torno a estaciones de autobuses, estaciones de tren y aeropuertos. En el plazo de sólo dos días el campus, una ciudad universitaria entera, sufre una dramática despoblación.

Habíamos estado demasiado ocupados prestando atención a nuestra desolación sin advertir un sentimiento de vuelta al hogar que hasta ahora no habíamos apreciado. El último día de clase asistimos asombrados a una verdadera marea humana de estudiantes que, arrastrando maletas y pesados bultos, se arremolinan en torno a estaciones de autobuses, estaciones de tren y aeropuertos. En el plazo de sólo dos días el campus, una ciudad universitaria entera, sufre una dramática despoblación. La noche se vuelve cerrada y solitaria como no la hemos visto nunca, acostumbrados a que conviva allí una cifra de alumnado que supera las varias decenas de miles. Los comercios, que viven de esa marea estudiantil, callan también, bajan sus persianas metálicas y no vuelven a abrirse en varias semanas. Las ventanas de los edificios se vuelven oscuras, los aularios guardan silencio y sabemos que nosotros también hemos de hacer las maletas si no queremos perdernos la gran fiesta de la Fiesta de la Primavera, el Año Nuevo chino.

La Fiesta de la Primavera
Millones de chinos se desplazan estos días a sus lugares de origen para celebrar en familia la Fiesta de la Primavera.

Desplazarse en esas fechas por este país es toda una experiencia en sí misma. Los autobuses van repletos de gente y el equipaje se hace difícil de colocar en su interior. Los desplazamientos en una nación tan grande son necesariamente largos. Pero, a pesar del cansancio acumulado por el incómodo viaje que ya dura demasiado, cuando llegamos a una estación de servicio puede apreciarse en quienes salen de sus vehículos para estirar las piernas, un emotivo sentimiento de impaciencia que nos une a todos y que puede leerse en los ojos cuando se cruzan nuestras miradas: “estamos volviendo a casa”.

Cuando por fin llegamos al hogar de una familia china, la calidez que veníamos reclamando los últimos meses se ve colmada con creces: entramos en la vivienda de la que nos abren las puertas y nos reciben los ornamentos de la Fiesta de la Primavera que aparecen bien dispuestos por las habitaciones, sin resultar excesivos. Nos hacen sentarnos enseguida y no tardamos en abrazar entre nuestras manos frías venidas de la calle una deliciosa taza de té y descubrimos a nuestro alcance todo tipo de ricos pastelillos. No nos dejan respirar, a nuestro alrededor las preguntas se suceden, nos acompañan en todo momento con sus amables sonrisas. Hablamos de todo, nos reímos juntos…

Los rituales de la fiesta del año nuevo chino

Conforme llegan todos los invitados, asistimos a bellas estampas, reencuentros entre padres, hijos, primos… Nos vemos a nosotros mismos faltando el pasado año a hacer lo mismo con nuestra verdadera familia, pero estamos de celebración y la buena compañía y la deliciosa comida hacen imposible que se abra paso ningún atisbo de tristeza o melancolía.

La Fiesta de la Primavera
Elaboración de los “jiǎozi”.

Comida en abundancia

La Fiesta de la Primavera supone comer en abundancia y hacerlo a la orilla de mesas ataviadas con deliciosos platos. La cocina china es indiscutiblemente excelente allá donde vayamos y las familias demuestran una gran pericia al preparar complicados guisos de memorable sabor que no podremos dejar de evocar cuando regresemos a nuestro país. La gastronomía de aquí tiene el don de transformar el paladar occidental y cautivarlo para siempre. En el futuro, sus gustos, aromas y texturas no dejarán de ser rememorados.

El simbolismo de la comida en la Fiesta de la Primavera

Después de cada copioso banquete nos piden ponernos de pie para ayudar a digerir mejor la estupenda comida. Nada mejor, entonces, que salir en familia al parque más cercano, si el tiempo y la temperatura lo permiten, y pasear con tranquilidad para bajar la comida y prepararse para el siguiente festín culinario. Allí descubrimos que las demás familias del vecindario también hacen lo mismo. Disfrutan de este tiempo de fiesta para estar cerca de sus seres queridos, hablar con tranquilidad y sin prisas, lejos del trabajo, recuperando el tiempo perdido por las obligaciones diarias. Comer juntos es una excusa, lo importante es reencontrarse. A nuestro paso disfrutamos de los farolillos rojos que cuelgan de las ramas desnudas de los árboles y que se recortan en intensos cielos azules, encendidas puestas de sol o anocheceres mágicos.

Para los chinos comer juntos en la Fiesta de la Primavera es una excusa, lo importante es reencontrarse. A nuestro paso disfrutamos de los farolillos rojos que cuelgan de las ramas desnudas de los árboles y que se recortan en intensos cielos azules, encendidas puestas de sol o anocheceres mágicos.

Cuando el frío aprieta regresamos al apartamento de la familia china y allí, en torno a una finamente tallada mesa de madera, pasamos las horas sirviéndonos té y, una vez más, hablando de todo. Aprendemos los entresijos de la preparación de esa sana bebida mientras pensamos que deberíamos de mantener esta saludable costumbre en el futuro y mostrársela a nuestros familiares.

La Fiesta de la Primavera

Llega la noche del último día del año, la Nochevieja. Todo el mundo se viste con alguna prenda de color rojo y juntos en familia formamos una cálida imagen. A la cena, en la que no puede faltar pescado, y cuyo plato no podemos terminar ya que agotaríamos la abundancia que nos trae para el año nuevo, le siguen frutas, dulces, golosinas, mientras vemos en familia el programa de fin de año de la televisión.

Tocan las doce por fin y las ristras de petardos se encienden en las calles, los fuegos artificiales iluminan el cielo nocturno, ahuyentando con su música estridente los malos espíritus y nos alumbran el rostro con una sonrisa de diversión y placer. La de nuestras amistades chinas parece traída de una etapa temprana casi olvidada, la de sus infancias.

La Fiesta de la Primavera
Los fuegos artificiales y la pirotecnia son una de las tradiciones más arraigadas de la Fiesta de la Primavera.

Tras esto llega el momento de la entrega del famoso sobre rojo, que se da a jóvenes y pequeños de la casa. Con él disfrutan los adultos al verse reflejados en los ojos llenos de ilusión de la generación más joven y con esto se completa esta noche tan especial. Muchos días de felicidad le siguen a este hasta culminar con el Festival de los Farolillos, y se disfrutan sin prisas, degustándolos, como el buen té que compartimos. La Fiesta de la Primavera es una ventana a la vida y a la felicidad, necesaria e ineludible, aunque sea en calidad de invitado.

4717: El año del Cerdo de Tierra en China

En definitiva, todo lo que podría echar en falta de la Navidad reluce con un nuevo color en la Fiesta de la Primavera. Hoy en día, allá donde esté, siempre llevo ambas celebraciones en mi corazón.


pdfPublicado originalmente en: Revista Instituto Confucio.
Número 52. Volumen I. Enero de 2019.
Ver / descargar el número completo en PDF 

Año del Cerdo

Este será el año del Cerdo — el 4717 según la tradición china—, y comienza el 5 de febrero de 2019. El cerdo es el último animal que completa la serie de doce que integra el Zodiaco chino y viene cargado de sensaciones y predicciones auspiciosas. El cerdo, al que también se le nombra como jabalí, verraco o chancho según diferentes zonas de Iberoamérica, está asociado al planeta Saturno, con la dominante presencia del elemento Tierra bajo su polaridad yin. Se le atribuyen cualidades positivas que van desde la prosperidad al deseo pasando por la fuerza, la organización o la fertilidad. 

Reportaje de
Germà Arroyo
El control del tiempo y sus ciclos naturales ha sido, desde los tiempos prehistóricos, una de las mayores conquistas que la humanidad ha realizado. Afirman muchos expertos que, sin un adecuado calendario, no se puede otorgar la categoría de civilización a una colectividad. Solo con esa premisa, la del dominio temporal, se podían situar en el pasado los principales hitos históricos. Un calendario sirve, además, para programar acontecimientos futuros, en especial las festividades ligadas a los ciclos de la agricultura o a las celebraciones religiosas. De ahí la enorme importancia y el esfuerzo que, desde siempre, se ha dedicado para crear calendarios adecuados para tales fines. Lógicamente, y al inicio de los tiempos, para buscar fenómenos periódicos sobre los que basar un calendario, se hubo de recurrir a la astronomía. Esta ciencia brinda tres magníficos periodos: la rotación de la Tierra sobre su eje y que da lugar a la sucesión de los días; a la lunación, que es el tiempo que transcurre entre dos lunas nuevas, y que origina los meses; y, por último, a la rotación de nuestro planeta alrededor del Sol, y que conlleva la aparición del año.

Año del Cerdo

En China, el calendario se ha vinculado desde hace miles de años, a un ciclo lunisolar basado en los tiempos de la agricultura. Así pues, se divide el año en 24 etapas tomando como referencias los factores climáticos y los ciclos de los seres vivos, y sirve tradicionalmente para pronosticar el cambio del tiempo y orientar en las faenas agrícolas. Enriquecido generación tras generación, se sistematizó en la obra llamada El Calendario General durante el reinado del emperador Wu de la dinastía Han (, 206 a.C.-220 d.C.) en el año 104 a.C. Según el calendario tradicional chino este 2019 será el 4717. Dicha cifra proviene del inicio del reinado del mítico Emperador Amarillo, Huangdi, en el 2698 a.C. Si a ese número de años antes de Cristo le sumamos los del año 2019 de ahora, obtenemos el 4717 siguiendo el modelo antiguo.

Año del Cerdo

En el calendario gregoriano, el inicio de la Fiesta de la Primavera, que es como se nombra al Año Nuevo Chino, corresponde al periodo comprendido entre el 21 de enero y el 19 de febrero, es decir, los 29,5 días de un ciclo lunar. En lo que llevamos de siglo XXI las fechas en que más pronto y más tarde entró el Año Nuevo Chino, respectivamente, fueron en 2004 (22 enero) y en 2015 (19 de febrero). El inicio de este ciclo lo da la segunda luna nueva desde el solsticio de invierno y termina, 15 días después, con la Fiesta de los Farolillos que se celebra durante la primera luna llena del año.

Los doce animales del horóscopo chino

Este año comienza el 5 de febrero de 2019 y finalizará el 24 de enero de 2020. El animal que le corresponde del horóscopo chino es el Cerdo de Tierra, el último de los doce que componen la serie de animales que tiene el siguiente orden: rata, buey, tigre, conejo, dragón, serpiente, caballo, cabra, mono, gallo, perro y cerdo. Así que el 4 de febrero de este año concluye el Año del Perro de Tierra que da paso al final de la serie con el del cerdo, también conocido en nuestra lengua en diversas zonas de Iberoamérica como jabalí, verraco o chancho. Y el próximo 25 de enero del año 2020 se iniciará una nueva serie de doce años que inaugurará la Rata de Metal.

Además, se deben combinar con la serie de animales los cinco elementos, con el siguiente orden: madera, fuego, tierra, metal y agua; y que se repiten durante dos años seguidos. Así que, como hay 12 animales (uno por año) y 5 elementos que se combinan con cada animal; solo se repite animal y su mismo elemento cada 60 años (12 animales por 5 elementos). Es decir, el anterior Año del Cerdo de Tierra se inició el 8 de febrero de 1959. También los animales se distinguen entre sí, alternativamente en su orden, por su polaridad yang: rata, tigre, dragón, caballo, mono y perro; o yin: buey, conejo, serpiente, cabra, gallo y cerdo.

Año del Cerdo

“Y tú, ¿de qué animal eres?”

La tradición de otorgar un signo del Zodíaco (黄道带, huángdào dài) a los recién nacidos hace que el signo que le toca a cada persona dependa del año en el cual ha nacido. Así pues, las características del animal otorgado determinarán el carácter, los sucesos o, incluso, la suerte de esa persona durante el año de su signo. En China, una de las preguntas que se suele hacer cuando se conoce a una persona es: “Y tú, ¿de qué animal eres?” Así se puede averiguar su edad puesto que casi todos saben la sucesión de los doce animales del horóscopo chino. Y no es fácil ocultar la edad con una diferencia de doce años. Si, además, sabemos el elemento natural de dicho animal, el error con la edad ya es imposible porque solo hay coincidencia del mismo animal y elemento natural cada 60 años.

Este 2019 del Cerdo de Tierra, según algunos pronósticos, será auspicioso porque la marca de la Tierra, con polaridad yin y asociado al planeta Saturno, transmite energías positivas. Dicho elemento confiere flexibilidad, modestia e intuición a quienes logren dejarse llevar por su aura benefactora. La suerte acompañará a la mayoría de los nativos de los 12 signos del horóscopo chino durante este año y no solo a los más favorecidos. El cerdo trae muchas cualidades positivas: prosperidad, fuerza, organización, libertad, riqueza, fertilidad, generosidad y deseo; pero pocas negativas: ira, ignorancia y equivocación. Su simbología cultural en China está relacionada con la buena suerte, riqueza, desinterés, progreso y bienestar. Unos conceptos que definen la interpretación espiritual de este animal auspicioso.

Más información sobre las celebraciones del Año Nuevo Chino:


pdfPublicado originalmente en: Revista Instituto Confucio.
Número 52. Volumen I. Enero de 2019.
Ver / descargar el número completo en PDF 

El horóscopo chino consta de doce animales con el siguiente orden: rata, buey, tigre, conejo, dragón, serpiente, caballo, cabra, mono, gallo, perro y cerdo. El nuevo año chino de 2019 comienza el 5 de febrero y es el año del Cerdo. Los chinos creen que el horóscopo de una persona influye en su vida configurando su carácter.

Techo de un edificio de Macao que representa los doce animales del horóscopo chino.
Techo de un edificio de Macao que representa los doce animales del horóscopo chino.

Reportaje de
José Vicente Castelló 
何维柯
Entre el pueblo chino existe la costumbre de otorgar un signo zodiacal de animal al recién nacido, de acuerdo con la fecha del alumbramiento. El zodiaco en idioma chino (huangdao dai o 黄道带) también se llama “nacimiento” y “asimilación”. Es, pues, una manera tradicional de enumerar los años y calcular la edad.

En la antigua China, para enumerar los años se aplicaba el uso de los títulos de los emperadores y del sistema celeste ganzhi, así en el año 2937 a.C. se elaboró el primer calendario lunar chino, según el cual cada signo consta de 60 años —tiempo del reinado del Emperador Amarillo—, distribuidos en cinco ciclos de doce años cada uno. Fue a partir de la dinastía Han del Este (25-220), cuando los chinos comienzan a usar los doce signos de animales en orden –Rata, Buey, Tigre, Conejo, Dragón, Serpiente, Caballo, Cabra, Mono, Gallo, Perro y Cerdo– y, al igual que los signos del zodiaco occidental que también son doce –Aries, Tauro, Géminis, Cáncer, Leo, Virgo, Libra, Escorpio, Sagitario, Capricornio, Acuario y Piscis–, marcan de alguna manera la personalidad de cada uno de nosotros.

4717: El año del Cerdo de Tierra en China

Estos signos, inspirados en las fases del calendario lunar, existen en la tradición china desde el siglo VI antes de nuestra era, aunque no fue hasta el siglo III a.C. cuando fueron incorporados al estudio formal de la astrología y astronomía.

Según cuenta una leyenda, Buda mandó llamar ante su presencia a todos los animales de la Tierra, sin embargo, únicamente doce aparecieron ante él. El primero en hacerlo fue la rata, ya que al ir posada sobre el lomo de un buey, nada más ver a Buda, dio un salto y corrió hacia él. La rata representa, pues, el primer año y los demás tienen las características del resto de animales que llegaron tras ella. Como es lógico, el buey fue el segundo, siendo el cerdo el último.

Otra leyenda china dice que fue el Rey de Jade quien organizó una carrera para determinar cuáles eran los animales más rápidos. Los primeros doce que lograron cruzar un río señalado fueron los escogidos para representar a las doce ramas terrestres en las que está dividido el orden cíclico del calendario lunar.

Año del Cerdo

El signo de cada persona depende del año –y por lo tanto del animal- en el que se ha nacido y siempre teniendo en cuenta que éste comienza a finales de enero o principios de febrero. Las características de ese animal serán las que determinarán la personalidad, la suerte, las desgracias o, incluso, el amor ideal de cualquiera de nosotros.

En China, una de las preguntas más frecuentes que se suele formular cuando se conoce a alguien es: “¿De qué animal eres?”, para saber la edad de la persona a quien nos dirigimos, porque hasta los niños saben de memoria la sucesión de los doce animales y son capaces de calcular la edad de cualquier persona inmediatamente.

Según los antiguos filósofos chinos, los cinco elementos fundamentales del Universo que se combinan con los doce animales e influyen en su personalidad son: el metal, la madera, el agua, el fuego y la tierra. Cada elemento reina dos años, uno bajo el signo del Yang y otro bajo el signo del Yin, estableciéndose así un equilibrio perfecto. 

Horóscopo Chino

LOS 12 ANIMALES

Los chinos creen que el horóscopo de una persona influye en su vida configurando su carácter. A continuación encontrará una breve explicación de cada uno de los animales del horóscopo chino.

LA RATA (1936, 1948, 1960, 1972, 1984, 1996, 2008)

Horóscopo Chino
Rata

Los nacidos bajo el signo de la Rata son persona sabias a las que les gusta rodearse de familiares y amigos, a quienes ayudan en sus quehaceres y problemas diarios. Buenas trabajadoras, ahorradores y buenos administradores de su economía.

EL BUEY (1937, 1949, 1961, 1973, 1985, 1997, 2009)

Horóscopo Chino
Buey

Los búfalos o bueyes son animales pacientes y tranquilos, que irradian mucho cariño y amor e infunden respeto. Grandes trabajadores, se sienten a gusto rodeados del orden y la limpieza y logran el éxito gracias a su esfuerzo. Para ellos lo más importante es la familia, aunque son celosos con su pareja. Aman el arte y la música. No les gusta discutir, aunque sí que le obedezcan. Signos compatibles: serpiente, gallo, buey. Signos incompatibles: oveja, caballo, dragón y perro.

EL TIGRE (1938, 1950, 1962, 1974, 1986, 1998, 2010)

Horóscopo Chino
Tigre

Las personas de este signo son muy pasionales y llenas de energía. No pasan desapercibidas, son aventureros, independientes, ingeniosos, impulsivos y les gusta la diversión. Son amigos para toda la vida, aunque les gusta ser el líder del grupo. En el mundo de las relaciones de pareja se muestran el más fuerte, sexy y seductor, aunque de comportamiento excesivo.

EL CONEJO (1939, 1951, 1963, 1975, 1987, 1999, 2011)

Horóscopo Chino
Conejo

Los que nacen en el Año del Conejo reúnen extraordinarias cualidades humanas: son prudentes, inteligentes, afables, discretos, previsores, atentos y benevolentes. Por eso, el signo del conejo es ampliamente aceptado por la gente.

De carácter moderado e indulgente, amante de la paz y la concordia, el conejo odia la guerra y la violencia. Le gusta la vida tranquila, la ternura y la armonía. Se esfuerza por llevarse bien con los demás y casi siempre lo consigue por sus virtudes humanas. Su gran clarividencia y su desenvoltura ante situaciones delicadas lo convierten en un excelente diplomático y mediador.

EL DRAGÓN (1940, 1952, 1964, 1976, 1988, 2000, 2012)

Horóscopo Chino
Dragón

Símbolo del Emperador en China, el dragón es imaginativo, magnánimo, emprendedor, afortunado y poderoso. Está lleno de fuerza y vitalidad. Es un verdadero acumulador de energía y si le enojas, se enfurecerá de tal manera que perderá los estribos. Será difícil calmarle, pues no cree ni a nadie ni en nadie. Suelen dar buenos consejos y son afortunados tanto en el dinero como en el amor. Son muy sentimentales y se enamoran locamente. Compatibles con el tigre, el gallo, el caballo, la oveja y el conejo.

LA SERPIENTE (1941, 1953, 1965, 1977, 1989, 2001, 2013)

Horóscopo Chino
Serpiente

Las personas Serpientes son astutas, saben lo que quieren y cómo conseguirlo. Su conversación es elegante y fluida.  Son intensos y prudentes a la vez. Son celosas y posesivas con su familia pero leales. Les gusta mimar a sus amigos y esperan de ellos una actitud recíproca. Si se sienten desdeñados o fracasan en sus tentativas, pueden estar enfadados durante horas, aunque son buenas para mantener la calma y parecer tranquilas en situaciones difíciles.

EL CABALLO (1942, 1954, 1966, 1978, 1990, 2002, 2014)

Horóscopo Chino
Caballo

Populares, optimistas, llenos de alegría, aventureros, elocuentes, impacientes, emprendedores, entusiastas con la vida, grandes amantes y amigos. Su gran pasión es el dinero y los viajes. Les gusta conocer gente nueva, distintas culturas, hablar idiomas y son el alma de las fiestas. Su atractivo físico y su belleza hace que les sea fácil encontrar el amor: trampa en la que caen sin remedio.

LA CABRA (1943, 1955, 1967, 1979, 1991, 2003, 2015)

Horóscopo Chino
Cabra

La cabra es creativa, artística, positiva, elegante, femenina, afable, compasiva, llorona, sensible, soñadora, orgullosa y triste. No persiguen la riqueza material y prefieren vivir de sus ensoñaciones. Aman la familia, los niños, el hogar y estar en contacto con la naturaleza. Son muy trabajadoras, aunque no les gusta la presión ni de una fecha límite, ni de un jefe.

EL MONO (1944, 1956, 1968, 1980, 1992, 2004, 2016)

Horóscopo Chino
Mono

Animal más parecido al ser humano, es ingenioso, divertido, simpático, de mente rápida y despierta, comprador, persuasivo, sociable, capaces de resolver cualquier problema por difícil que sea con soltura. Sus relaciones amorosas y con los amigos suelen ser conflictivas, pues no soporta que no lo valoren. Gozan de buena salud, aunque sus excesos en las fiestas, alcohol y drogas podrían pasarle factura.

EL GALLO (1945, 1957, 1969, 1981, 1993, 2005, 2017)

Horóscopo Chino
Gallo

Atractivo y seductor, con talento y apreciado. Son meticulosos, eficientes, ordenados, buenos conversadores, observadores, egoístas, usureros, pragmáticos y muy familiares. En el amor son románticos, obstinados y luchan por el control de su pareja. Suelen destacar como relaciones públicas o como artistas. No prestan demasiada atención a su salud.

4715: El año del gallo en China

EL PERRO (1946, 1958, 1970, 1982, 1994, 2006, 2018)

Horóscopo Chino
Perro

El perro es un ser dedicado al trabajo, honesto, confiable, diligente, con un gran sentido de la justicia y la lealtad. Cautiva a todos con su personalidad excitante, su buen humor y su gran capacidad para escuchar los problemas de los demás y dar buenos consejos. En el amor son fieles y leales, aunque muy celoso cuando su pareja no está en casa. Los nervios son su mayor problema de salud.

4716: Bienvenidos al año del Perro en China

EL CERDO (1947, 1959, 1971, 1983 1995, 2007, 2019)

Horóscopo Chino
Cerdo

Es un animal sincero, honesto, confiado, educado, cariñoso, servicial, valiente, decidido, con gran fuerza de voluntad, sin grandes pretensiones ni vanidad, con los pies en la tierra. Son muy agradables y tienen gusto y modales impecables. En el amor son sensuales, apasionado y pacientes, pero hasta un punto. Son muy trabajadores, aunque la falta de atracción por el deporte y la apatía harán que su físico se resienta y engorde en exceso.

参考书目 / Bibliografía:

  • Chang Shiru: Horóscopo chino, Las claves de un método milenario para conocerse y desvelar su futuro, Editorial EDAF, s.a.
  • Conocimientos comunes de la cultura china, Sinolingua (2006)

Revista Instituto Confucio 4

pdfPublicado originalmente en: Revista Instituto Confucio.
Número 4. Volumen I. Enero de 2011.
Ver / descargar el número completo en PDF 

El carácter fú (福)

El carácter (福) predomina como decoración en la Fiesta de la Primavera china y se ve en cada puerta gracias a lo que representa. Este concepto, que significa suerte, fortuna o felicidad, es un elemento fundamental entre los símbolos de esta festividad. El carácter puede verse escrito en caligrafía o en papel recortado y normalmente se enmarca en un rombo de color rojo y, muchas veces, puede ir intencionadamente invertido.

Reportaje de
Alejandro Ulloa
阮云道 
En la celebración del Año Nuevo Chino o Fiesta de la Primavera, las familias se vuelven a reunir y juntas esperan la llegada de un nuevo año. Se preocupan de dejar atrás todo lo malo que les trajo el año que se despide para así poder acoger todo lo nuevo y más prometedor: las oportunidades benignas que se representan con la pronta llegada de la segunda luna nueva después del solsticio de invierno. En estos días las casas se decoran con fruición, las personas compran ropa nueva y hasta acuden a la peluquería a cambiar de peinado. No son las apariencias las únicas en ser renovadas en el tiempo de Año Nuevo; en China también es costumbre saldar deudas y resolver desacuerdos para poder comenzar el nuevo ciclo ligeros y libres de cualquier anclaje negativo del pasado.

El carácter fú (福)

Chújiù-yíngxīn (除旧迎新), que se traduce como ‘deshacerse de lo viejo para hacerle espacio a lo nuevo’, es la frase que representa cómo los chinos se preparan para recibir la llegada del año nuevo. Muchas son las costumbres y tradiciones que en esta víspera responden a la necesidad de recibir el nuevo año de la mejor forma. Pero no todos los cambios se centran en las personas. A medida que caminamos por las calles de China podremos ver cómo los hogares se visten de rojo, el color más auspicioso y que representa la buena fortuna. Las puertas y ventanas son adornadas con este color al que también se le da forma de lámparas, petardos, el animal zodiacal del año entrante, lienzos con frases que traen buenos augurios y el siempre necesario carácter ().

El carácter fú (福)
El carácter fú normalmente se enmarca en un rombo de color rojo y, muchas veces, puede ir intencionadamente invertido.

Suerte y felicidad del revés

El carácter es el que predomina como decoración en la Fiesta de la Primavera y se ve en cada puerta gracias a lo que representa. Este concepto, que significa suerte, fortuna o felicidad, es un elemento fundamental entre los símbolos de esta festividad cuya importancia trasciende lo que define el diccionario. El carácter puede verse escrito en caligrafía o en papel recortado. Normalmente se enmarca en un rombo de color rojo y, muchas veces, puede ir intencionadamente invertido.

Es difícil establecer con exactitud el momento en el que este carácter aparece en las puertas de las casas, pero se sabe que esta práctica data de los tiempos de la dinastía Song (960 – 1279 d.C.). Existen diversas historias que giran en torno al uso de esta grafía como ornamento de la Fiesta de la Primavera.

4717: El año del Cerdo de Tierra en China

Una de las historias que se cuentan sobre el se remonta a la dinastía Zhou y se refiere a la trama de una de las grandes novelas clásicas de la cultura china: Fengshen Yanyi (封神演义). Cuando Jiang Ziya (姜子牙), canciller del Imperio Zhou, fue convertido en un dios, su mujer exigió también ser investida diosa. Jiang Ziya le contestó que ella sería la diosa de la pobreza porque desde su unión él no había visto sino pobreza. Por consiguiente, y cuando la mujer fue elevada a divinidad, se le encomendó como ámbito de protección todo lugar en el que no reinara la buena fortuna. Al enterarse de esto, los pobladores pegaron el carácter en sus puertas para mantener a la pobreza alejada de sus vidas.

El carácter fú (福)
Emperador Zhu Yuanzhang

Otra leyenda tiene que ver con el fundador de la dinastía Ming, el emperador Zhu Yuanzhang (朱元璋). Una vez dicho emperador decidió ocupar la ciudad de Nanjing, ordenó pegar el carácter en la puerta de aquellas familias que lo apoyaban para así distinguirlas de las que eran contrarias a él y asesinarlas. Cuando la emperatriz se enteró, ordenó a toda la ciudad que colocaran el carácter en sus puertas para evitar la matanza. Así lo hicieron todas las familias menos una: en una de las casas fue pegado el revés porque sus moradores eran analfabetos.

Al día siguiente los soldados informaron al emperador de que todas las casas estaban protegidas por este sello con la única excepción de aquella en cuya puerta la palabra estaba invertida. Enfurecido, el emperador dispuso que se matara a la familia que había cometido el error, pero fue la emperatriz quien, en un desesperado intento por evitar que se derramase sangre inocente, le mostró que había malinterpretado el mensaje de esta familia. Si bien era cierto que estaba invertido (, dào: invertido), el verdadero significado de esto era jugar con el sonido de llegar (, dào: llegar), homófono del primero. La mujer dio a entender al soberano que esta familia ya estaba advertida de la visita de su ejército, y que con el carácter al revés la familia quería decir que el emperador representaba a la fortuna (, ) y que el juego de caracteres significaba “la fortuna ha llegado” (福到了,  fúdàole). El emperador, contento con la explicación, aplacó su ira y así se evitó la tragedia.

Cuando el emperador Kangxi (康熙) heredó el trono contaba tan solo siete años y por ello fue su abuela quien lo crió y protegió hasta que él fuera capaz de llevar el control del imperio. Cuando la mujer cayó enferma sin que los médicos pudieran curarla, decidió rezar por ella y aplicar sus conocimientos de antiguas tradiciones y caligrafía. Siguiendo la costumbre, y después de ayunar, el emperador escribió el carácter en un intento por conmover al cielo y traer consigo fortuna y longevidad para su amada abuela.

Fue durante la dinastía Qing, en el hogar de Yixin (奕䜣), familiar del emperador Yizhu (奕詝), que otra famosa historia relacionada con el uso del aconteció. La mujer de Yixin ordenó al mayordomo de la casa que este carácter se pusiera en la puerta exterior como tradicionalmente se hacía. Sin embargo, el sirviente al que se asignó esta tarea pegó el de forma invertida por ser analfabeto. La mujer de Yixin, al enterarse del error del sirviente, mandó al mayordomo que lo latigara. El lacayo, para evitar el castigo al sirviente, le hizo ver a la mujer que el significado era el de “la felicidad ha llegado” (福到了, fúdàole) por su semejanza con la voz “la felicidad está del revés” (福倒了, fúdàole). Con ello, no solo ahorró la pena al sirviente analfabeto, sino que además fue recompensado con mucho dinero por su supuesto ingenio.

El carácter fú (福)

El poder del

Existe una versión del carácter que está sobre el resto, considerada como la mejor en todo el mundo (天下第一福, Tiānxià dì yī fú). Fue el segundo emperador de la dinastía Qing quien, al ver a su abuela enferma, escribió esta pieza fundamental de la historia de la caligrafía china. Cuando Kangxi (康熙) heredó el trono contaba tan solo siete años y por ello fue su abuela quien lo crió y protegió hasta que él fuera capaz de llevar el control del imperio. Cuando la mujer cayó enferma sin que los médicos pudieran curarla, el emperador Kangxi decidió rezar por ella y aplicar sus conocimientos de antiguas tradiciones y caligrafía. Siguiendo la costumbre, y después de ayunar, el emperador escribió el carácter en un intento por conmover al cielo y traer consigo fortuna y longevidad para su amada abuela. El efecto fue tal que la mujer no solo se recuperó sino que consiguió vivir hasta los 75 años.

El carácter fú (福)
El carácter fú (福) escrito por Kangxi

A pesar de que Kangxi es famoso por su conocimiento y destreza en el arte de la caligrafía, pocos son los registros que quedan de sus escritos y es este carácter particularmente especial porque es más delgado que otras versiones del mismo carácter y como delgado (, shòu) es homófono de longevidad (寿, shòu) logra unir estos significados de conceptos tan distintos en su caligrafía. Dentro del del emperador Kangxi se pueden también encontrar las grafías “mucho” (, duō), “descendencia” (, zi), “tierra” (, tián), “talento” (, cái) y “felicidad”(, ), por lo que la interpretación dice que en este trabajo de caligrafía se encuentran los significados de muchos descendientes, mucha tierra, mucho talento, mucha felicidad y que, junto con la longevidad, conforman las cinco implicaciones de este . Estos cinco significados del pueden ser encontrados en la vida misma del emperador Kangxi al haber tenido docenas de descendientes, haber expandido el territorio de su imperio, haber sido un emperador con mucho talento que trajo a su pueblo a un tiempo de gran prosperidad y porque fue él uno de los dos gobernantes de China que se mantuvieron en el poder durante más de sesenta años.

El poder que esta sola palabra puede contener es inimaginable y es por esto que su valor y fama atraen cientos de visitas importantes hasta la mansión del príncipe Gong en Beijing, lugar donde se conserva una copia del carácter tallado en una roca de 8 metros.

Al caminar por las calles de China, sin importar el tamaño de la ciudad que nos acoja, seremos testigos de la víspera de un nuevo año dispuestos todos a recibir lo nuevo en casas y con el carácter como símbolo de bienvenida. .

Los rituales de la fiesta del año nuevo chino


 

Revista Instituto Confucio 28

pdfPublicado originalmente en: Revista Instituto Confucio.
Número 28. Volumen I. Enero de 2015.
Ver / descargar el número completo en PDF 

La imagen típica de las pinturas de Yangliuqing consiste en un niño gordinflón con una carpa en sus brazos.

En el pueblo de Yangliuqing se conserva la tradición de decorar las casas durante el Año Nuevo Chino. La imagen típica que aparece frecuentemente en los cuadros de Yangliuqing consiste en un niño gordinflón con una carpa en sus brazos, transmitiendo el deseo de prosperidad durante el año próximo. La elaboración de los dibujos consisten en una combinación de grabado e impresión en una tabla de madera que después se pinta manualmente.

Un reportaje de
Wang Danruo
王丹若
En China, todavía hoy en día, especialmente en las zonas rurales, se conserva la tradición de colocar pareados en las puertas y de decorar las casas durante el Año Nuevo Chino a fin de destacar el ambiente festivo de esas fechas. Los dibujos del año nuevo, siendo una variedad de la pintura tradicional china, se originaron a partir de los retratos del Dios de la puerta cuya imagen se pegaba en la entrada de los hogares como talismán en la China antigua y no se les llamó niánhuà (年画 o estampa de Año Nuevo) hasta la época del emperador Guangxu (1873-1908) de la dinastía Qing (1644-1911).

Pinturas de Yangliuqing

Pinturas de Yangliuqing

Pinturas de Yangliuqing
La elaboración de un dibujo consiste en una combinación de grabado e impresión en una tabla de madera que después se pinta manualmente. Primero se esculpen los perfiles en una lámina de madera y se aplican varias capas de tinta de colores distintos y al final se pinta con pinceles.

La pintura tradicional y popular de año nuevo recurre mayoritariamente a las estampas como herramientas con que se lleva a cabo su elaboración. Estas obras destacan por la aplicación de un estilo sencillo que expresa plena felicidad y fortuna mediante perfiles multicolores y simples. El contenido temático de estos dibujos, aparte de coincidir con las características rústicas típicas chinas, se centra por lo general en las flores, los pájaros, los niños gruesos, las carpas de colores, las leyendas mitológicas o los cuentos históricos, con el objetivo de transmitir la ilusión que tiene la gente de obtener una buena cosecha, salud, prosperidad y una vida feliz.

Yangliuqing (杨柳青, conocida antiguamente como Guliukou) es un precioso pueblo situado a unos 15 kilómetros al oeste de la ciudad de Tianjin, alrededor de la cuenca inferior del río Daqing. Debido a las sucesivas guerras que estallaron a finales de la dinastía Yuan (1271-1368), un escultor de la época se refugió en dicho pueblo y comenzó a realizar retratos y pareados en madera del Dios de la puerta que vendía durante las fiestas tradicionales. Como el negocio prosperó, cada vez más personas del pueblo se dedicaron a esa labor. A partir de la dinastía Ming (1368-1644), el dragado del Gran Canal hizo que llegase el papel de arroz y las pinturas del sur, lo que aceleró el desarrollo artístico de Yangliuqing. A mediados de la Dinastía Qing, todo el pueblo, junto con otros de los alrededores, gozaba de cierta prosperidad patente en el número de tiendas dedicadas a la venta de dibujos y en el número de profesionales que ejercían esta disciplina artística. La diversidad de los dibujos y la gran aceptación por parte de los clientes han hecho de Yangliuqing el pueblo natal de este arte, consiguiendo así su papel fundamental en la historia de los grabados reconocidos junto con los de Taohuawu, poblado cercano a Suzhou, provincia de Jiangsu. Por eso los expertos dicen: “admirad la variedad Liu en el norte y la Tao en el sur”. El máximo apogeo de Yangliuqing se alcanzó durante el reinado del emperador Guangxu (1873-1908), superando la venta anual de estos dibujos los 20 millones de monedas, sobre todo gracias a las ventas realizadas en el norte del país.

La diversidad de los dibujos y la gran aceptación por parte de los clientes han hecho de Yangliuqing el pueblo natal de este arte, consiguiendo así su papel fundamental en la historia de los grabados reconocidos junto con los de Taohuawu, poblado cercano a Suzhou, provincia de Jiangsu.

Los dibujos del año nuevo de Yangliuqing han heredado la tradición estilística de la pintura de la dinastías Song (960-1279) y Yuan (1271-1368), asimismo han incorporado elementos artísticos de grabados de la dinastía Ming y de otras formas de artesanía procedentes del teatro. La elaboración de un dibujo consiste en una combinación de grabado e impresión en una tabla de madera que después se pinta manualmente. Primero se esculpen los perfiles en una lámina de madera y se aplican varias capas de tinta de colores distintos y al final se pinta con pinceles. De hecho, el dibujo acabado destaca por las características del grabado y por el aspecto multicolor y vivo, expresando su gusto folklórico y la peculiaridad china.

Pinturas de Yangliuqing

En 1926, Huo Yutang creó el taller más grande de pintura en Yangliuqing llamado Yu Cheng Hao. Después de la fundación de la República Popular China, el primer ministro, Zhou Enlai, visitó el taller y ayudó en la adquisición de un colorante amarillo que se precisaba urgentemente. En la actualidad, Huo Qingyou, heredero de la sexta generación e hijo de Huo Yutang, sigue llevando a cabo el proyecto ambicioso que su padre creara en el siglo pasado, estudiando y recuperando las técnicas tradicionales que estaban en peligro de extinción, tales como la de trazar, grabar, pintar, dibujar y montar un cuadro. Hoy en día, Huo Qingyou dedica su propia residencia a la construcción de un museo-taller donde se exhibe una colección de más de 400 grabados y un centenar de valiosos cuadros antiguos.

En 1995, durante la celebración de la IV Conferencia Mundial sobre la Mujer de Beijing, Huo Xiuying, sucesora del arte familiar, fue invitada a la representación nacional de las cien artes más destacadas donde enseñó sus dibujos de colores. A lo largo de la primavera del año 1994, aprovechando la exposición cultural que organizó el Museo de Ciencias y Tecnologías Chinas en Suiza, Huo Chengshun, como representante de la pintura folklórica china, permaneció cuatro meses en Lucerna mostrando su peculiar arte.

Teniendo en cuenta que los niños son los más queridos de la familia, se presenta en estos dibujos un niño mofletudo con un cuerpo rollizo, una cara complaciente y un gran pez entre los brazos. Durante el Año Nuevo Chino, el hecho de colocar un dibujo en casa no solo significa la celebración del éxito del año pasado, sino también el deseo de mejorar en el año próximo

Además, la Televisión Central de China (CCTV), la Televisión de Tianjin (TJTV) y una de Taiwán filmaron en varias ocasiones en el taller entrevistas y emitieron programas específicos sobre este tipo de arte. A lo largo de los últimos años han acudido aquí numerosos aficionados extranjeros provenientes de Japón, Corea del Sur, Francia, Suiza, Polonia e Italia, entre otros, quienes han mostrado su interés tanto en el estudio del arte chino como en la propia pintura.

Numerosas obras únicas de Yangliuqing circularon por el extranjero durante la dinastía Qing, con lo que hay diversas colecciones de miles de piezas de este arte en museos británicos, franceses, rusos, japoneses, alemanes, americanos, austriacos y taiwaneses. En efecto, en la mayoría de los libros publicados en el extranjero sobre arte chino se pueden encontrar contenidos relacionados con Yangliuqing. El taller de pintura Yu Cheng Hao, debido a su experiencia, prestigio y tradición, vende sus obras a países como Alemania, Inglaterra, Francia, Italia, Singapur, Malasia, etc.

Pinturas de Yangliuqing
Este tipo de pinturas también se pueden ver en museos y exposiciones de renombre.

En 2006, los grabados de Yangliuqing fueron declarados Patrimonio Nacional Cultural Inmaterial. En 2008, la exposición de los dibujos de Yangliuqing que tuvo lugar en Corea del Sur patrocinada por el Gobierno chino logró una enorme repercusión. Por su parte, un restaurante chino de Múnich (Alemania) muestra en sus paredes varios dibujos de Yangliuqing como motivos decorativos.

En la Expo Shanghái 2010 se exhibió la obra elaborada por Huo Qingyou titulada Celebrando la Expo con alegría, donde podemos ver a varios niños encantadores vestidos con ropa multicolor y bailando danzas tradicionales chinas en compañía de otros que están tocando trompetas y batiendo tambores.

La imagen típica que aparece frecuentemente en los cuadros de Yangliuqing consiste en un niño gordinflón con una carpa en sus brazos, transmitiendo el deseo de prosperidad durante el año próximo (1). Teniendo en cuenta que los niños son los más queridos de la familia, se presenta en estos dibujos un niño mofletudo con un cuerpo rollizo, una cara complaciente y un gran pez entre los brazos. Durante el Año Nuevo Chino, el hecho de colocar un dibujo en casa no solo significa la celebración del éxito del año pasado, sino también el deseo de mejorar en el año próximo. Igual que el pez vivo y el niño gordo que nunca crecen en los dibujos, las pinturas de Yangliuqing han podido mantener su juventud en cuanto a la creación y al encanto artístico se refiere.

Utensilios de la caligrafía y la pintura chinas

Nota:

(1).  (, pez, pescado) es una palabra homófona a (, sobrante, excedente) en chino, lo que da el sentido de prosperidad y riqueza.


ic_ESP_13-1

pdfPublicado originalmente en: Revista Instituto Confucio.
Número 13. Volumen IV. Julio de 2012.
Ver / descargar el número completo en PDF 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies