Los motivos de la buena suerte

Los motivos de la buena suerte son una serie de símbolos auspiciosos propios del folclore chino, utilizados principalmente en la pintura y la caligrafía, en la artesanía popular y también como diseños decorativos.

连年有余 (liánnián yǒuyú). Que todos los años haya abundancia.
连年有余 (liánnián yǒuyú). Que todos los años haya abundancia.

Texto de
Lic. Silvia Abollo
Instituto Confucio de la Universidad Nacional de La Plata (Argentina)
阿根廷国立拉普拉塔大学孔子学院教师
El folclore chino cuenta con una serie de símbolos auspiciosos que son los llamados “dibujos de la buena suerte” (吉祥图案 ). Se trata de motivos utilizados principalmente en la pintura y la caligrafía -artes mayores chinas-, en la artesanía popular y también como diseños decorativos (láminas, textiles, porcelana, etc).

Nos interesa destacar la relación que tienen estos motivos con la lengua y la escritura chinas. En principio, entre los más conocidos se encuentran los que implican el uso directo de caracteres (en formas más o menos estilizadas), como 寿 (shòu) que significa longevidad, () buena suerte, felicidad,  o (双喜 shuāngxǐ) doble felicidad, es decir, suerte y prosperidad, símbolo utilizado especialmente en las bodas.

Pero además, hay una considerable variedad de diseños cuya formación está basada en los juegos de palabras. En esos casos, los dibujos resultantes son verdaderos rebús, es decir, esos acertijos formados por la combinación de imágenes u otros signos destinados a hacer adivinar palabras o frases. Como en esos enigmas gráficos, las composiciones se asientan en la equivalencia fonética de palabras diferentes. Ya en los comienzos de la escritura china se aplicó un recurso parecido al del rebús. Se trata de los casos de creación de nuevos caracteres por préstamo fonético, un mecanismo por el cual se anotaba un vocablo con el signo ya existente de otra palabra de sonido semejante. Por ejemplo, el pictograma de un lagarto   con el cual se escribía ese término, fue utilizado luego para anotar la palabra cambio, ya que ambas voces se pronunciaban «yì».

福在眼前 (fú zài yǎn qián). Felicidad ante los ojos.
福在眼前 (fú zài yǎn qián). Felicidad ante los ojos.

Al examinar los “diseños de la buena suerte”, notamos cómo, por obra de la lengua china, han tomado cuerpo una variedad de entidades fundadas en la extendida homofonía del idioma. En este sentido hablamos de “arte de la lengua” aludiendo a su ilimitada potencia de creación. Así el murciélago como animal de buena suerte, ejemplifica estas invenciones, en tanto que su nombre () es homófono de (fú) felicidad, suerte. Por este mismo procedimiento, muchos animales o plantas, adquieren o refuerzan su carácter benéfico. Tal es el caso del loto, (lián) o (), de igual pronunciación que (lián) ligar, unir, sucesivo y () armonía, paz. O los peces, que expresan el deseo de abundancia, ya que su nombre () es equivalente a () excedente, resto. Sobre esta base resultan composiciones bien conocidas como las del “niño sosteniendo un loto y un pescado”, la cual es un rebús de la frase 连年有余 (liánnián youyu), que haya abundancia en años sucesivos, y que supone la homofonía con (lian), loto y () pez.

Son muchos los dibujos que utilizan estas equivalencias fónicas, para transcribir en imágenes, citas literarias, expresiones auspiciosas o dichos. Por ejemplo, en el motivo que integra antiguas monedas y un murciélago se puede leer 福在眼前 (Fú zài yan qián) la felicidad ante los ojos, construido sobre la homofonía de () murciélago y () felicidad, así como la de (qián) moneda, dinero y (qián) adelante.

喜上眉梢 (xǐ shàng méi shāo). Alegría que trepa por la punta de las cejas.
喜上眉梢 (xǐ shàng méi shāo). Alegría que trepa por la punta de las cejas.

Las urracas son pájaros estimados de buen augurio y su nombre 喜鹊 (xǐquè) contiene la palabra alegría (), a la cual simbolizan. Suelen integrar una serie de rebús, como en la imagen que presenta a este pájaro posado en un ciruelo, la cual “escribe” el dicho popular 喜上眉梢 (xî shàng méi shāo) literalmente alegría que trepa por la punta de las cejas, cuyo sentido es “tan contento que se nota en la cara”. El motivo está elaborado sobre la equivalencia de “urraca” y “alegría” y la homofonía de (méi) ceja y (méi) ciruelo.

Estos ingeniosos diseños, forman un vasto repertorio y son un componente singular de la cultura china que vale la pena estudiar y profundizar. Asimismo y no menos importante, constituyen una inapreciable fuente de interés por el idioma que los sustenta.


ic_ESP_01-1

Publicado originalmente en: Revista Instituto Confucio.
Número 1. Volumen I. Julio 2010.

Comentarios

Otros artículos de interés

By 

Boletín de noticias

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR

Suscríbete al boletín quincenal de la Revista Instituto Confucio

Cada 15 días te informamos en tu mail de los mejores reportajes publicados en ConfucioMag

¡Te has suscrito con éxito!

Pin It on Pinterest

Share This