El viejo que perdió su caballo (Sàiwēng shī mă). Ilustración de Xavier Sepúlveda.

“El viejo que perdió su caballo” (‘Sàiwēng shī mă’)

La expresión china “cuando el viejo, en la frontera, perdió su caballo, ¿quién pudo haber acertado que ésa era una bendición disfrazada?” (塞翁失马,安知非福 Sàiwēng shī mă, ān zhī fēi fú), se aplica para indicar que no hay mal que por bien no venga. 

“Cuando el viejo, en la frontera, perdió su caballo, ¿quién pudo haber acertado que ésa era una bendición disfrazada?”

塞翁失马,安知非福

Había una vez un noble señor que vivía al borde de la frontera que limitaba con otros estados del norte al que todos llamaban respetuosamente Sai Weng (塞翁, venerable Sai), pues solía aportar perspectivas y puntos de vista muy particulares sobre los asuntos cotidianos, lo que marcaba diferencias con respecto a sus conciudadanos.

Un buen día, el señor Sai perdió su caballo. Aunque todos los vecinos se lo tomaron con gran pena, él dijo con mucha tranquilidad: “La pérdida de un caballo es algo malo, pero igual nos podría traer algo de suerte”.

En efecto, pocos días después el caballo perdido volvió junto a su amo con otro caballo de gran belleza. Los vecinos acudieron a felicitarle y el señor Sai dijo con pesar: “Nunca se sabe si esto puede ser el inicio de una desgracia”.

Su primogénito montaba este caballo a diario, hasta que un día se cayó de sus lomos y se rompió una pierna. Cuando los vecinos acudieron a consolar a la familia, el noble señor les dijo: “Mi hijo ha estado a punto de morir, pero solo se ha roto una pierna, señal de buena suerte”.

Un año después, las etnias del norte invadieron China y los jóvenes aldeanos fueron reclutados para acudir a la guerra. Todos menos el hijo de Sai que seguía convaleciente por culpa de su pierna rota.

Tras la difusión de esta anécdota, surgió un dicho que dice 塞翁失马,安知非福 (Sàiwēng shī mă, ān zhī fēi fú), literalmente “cuando el viejo, en la frontera, perdió su caballo, ¿quién pudo haber acertado que ésa era una bendición disfrazada?” Esto se aplica para indicar que no hay mal que por bien no venga, pues una pérdida puede resultar en una ganancia, o también bajo determinadas circunstancias o condiciones, las cosas malas pueden acabar bien y las buenas terminar mal. 

Más modismos chinos en Revista Instituto Confucio – ConfucioMag

“Taparse los oídos para robar una campana”

  1. “Un hombre del reino de Zheng comprando zapatos”
  2. “Tratar de dirigirse al sur con el carruaje orientado al norte”
  3. “Aprender a caminar en Handan”
  4. “Gastar mil piezas de oro comprando huesos”
  5. “El talento de Bo Le con los caballos”
  6. “Pensar en 3 por la mañana y 4 por la noche”
  7. “Utilizar la lanza más aguda para atacar el escudo más resistente”
  8. “Ver una serpiente reflejada en la copa”
  9. “El utópico manantial de los melocotoneros”
  10. “Tocar el ‘guqin’ a un buey”
  11. “Tragarse un dátil entero”
  12. “Devolver intacto el jade al reino de Zhao”
  13. “Por la gracia del Cielo”
  14. “Taparse los oídos para robar una campana”
  15. “Señalar un ciervo y decir que es un caballo”
  16. El zorro aprovecha el poder del tigre”
  17. “El hombre ingenuo mueve montañas”
  18. “Reparar el establo tras perder una oveja”
  19. “Matar dos águilas con una sola flecha” (一箭双雕)
  20. “Comprar la caja y devolver la perla” (买椟还珠)
  21. “Quedar por detrás de Sun Shan” (名落孙山)
  22. “Aquí no hay 300 onzas de plata” (此地无银三百两)
  23. “De cien disparos, hacer cien dianas” (百发百中)
  24. “Tirar de las plantas frescas para ayudarlas a crecer” (揠苗助长, yàmiáozhùzhǎng)
  25. “Dibujar una serpiente y añadirle patas” (“Huà shé tiān zú”)
  26. “La distancia pone a prueba la resistencia del caballo, el tiempo revela el verdadero corazón de las personas”
  27. “Cruzar un río en la misma barca” (同舟共济)
  28. “Un espejo roto vuelve a estar unido” (破镜重圆, ‘pòjìngchóngyuán’)
  29. “Los jóvenes son dignos de respeto” (后生可畏, ‘hòushēngkěwèi’)
  30. “El que retrocede cincuenta pasos se burla del que retrocede cien”
  31. “Tener bien pensado un plan — El bambú está en el corazón” (‘Xiōng yŏu chéngzhú’, 胸有成竹)
  32. “Apagar la sed pensando en ciruelas” (‘Wàng méi zhǐkě’, 望梅止渴)
  33. “Contemplar el cielo desde el fondo de un pozo” (坐井观天, ‘Zuò jǐng guān tiān’)
  34. “El caballo viejo conoce el camino” (老马识途, ‘Lăomă shí tú’)

pdf

Publicado originalmente en: Revista Instituto Confucio.
Número 23. Volumen II. Marzo de 2014.
Leer este reportaje en la edición impresa

Comentarios

Otros artículos de interés

By 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies